Periodismo con futuro

Periodismo con futuro

Con todas las incógnitas del momento, el título de este blog es una afirmación en la que creemos sin dudar. El cómo, quién, dónde y cuándo ya no están tan claros. Queremos abrir un debate sobre el presente y futuro del periodismo y su industria. Sobre nuevas tendencias, contenidos, tecnología, soportes y modelos de negocio. Con información y análisis. Y vivir en primera línea un nuevo ecosistema informativo tan apasionante como incierto.

Un medio personalizado para cada lector

Por: | 13 de abril de 2011

Desde un link en Twitter. Desde un comentario en Facebook. Desde un correo electrónico. A través del teléfono móvil o de una 'tableta'. Y, a veces, también en un ordenador. Avanza la tecnología y los lectores llegan al contenido, cada vez más, desde direcciones diferentes. Ya no hay un camino único, como comprar el periódico o encender el televisor. Ni una rutina, como las noticias de la radio en el coche y el periódico con el café. Ni un momento exacto en el que adquirir y consultar la información. Hay tantos métodos como lectores.

El nuevo contexto de los medios de comunicación presenta un reto excepcional. Los usuarios cada vez tienen más poder y recursos para acceder a las noticias que sí quieren recibir y más oportunidades de evitar el contenido que no les interesa. Las publicaciones, a su vez, se ven obligadas a crear nuevas formas de distribución de su producto.

El iPad de Apple, por ejemplo, ha inspirado la creación de varias aplicaciones que están cambiando los hábitos de lectura. Imagine leer este texto sin el anuncio que ahora te distrae sobre el titular. Ni la imagen que queda a la derecha del texto, parpadeando. Ni los vídeos que a veces arrancan solos. Sólo hay texto. Y con el fondo gris, no este blanco molesto, y el tipo de letra que quieras. Ya está inventado. Las aplicaciones Instapaper y Read it Later te permiten archivar artículos y leerlos después en un iPhone o iPad, libre de distracciones.


Comparación del mismo artículo en las aplicaciones para iPad Instapaper,
Flipboard, Zite y en su diseño original.

Y si te gusta su diseño austero pero prefieres saber qué comparten en todo momento tus contactos en las redes sociales, también hay donde elegir. Flipboard crea una revista con el contenido que sugieren los contactos a los que sigues en redes sociales. Zite, el último estreno, se basa en el tu cuenta de Twitter y Google Reader y las recomendaciones mejoran cuanto más lees.

El resultado son revistas, medios, fuentes de contenido totalmente personalizadas para cada lector. Todas han alterado cómo accedemos a la información, la cantidad de tiempo que pasamos con ella e incluso en qué momento del día leemos.  

"El desafío para la industria es cómo presentar ese material en todas las plataformas que hay ahora en el mercado", explica Joshua Benton, director del Laboratiorio Nieman de Periodismo, en la Universidad de Harvard. El método de distribución tradicional de los medios se enfrenta a una reestructuración. "Antes presentaban la información como un paquete unificado bajo la cabecera. Ahora que hay nuevas herramientas, las noticias tienen que ser algo más", dice Benton.

Nueva tecnología, nuevos hábitos

Un estudio de la aplicación Read it Later demuestra que los nuevos dispositivos crean nuevos hábitos. Los usuarios de la aplicación guardan la mayor parte del contenido entre las ocho de la mañana y las tres de la tarde y lo leen después. La hora de más lectura, en el ordenador, es entre las 18 y 22 horas. El cambio llega con el iPhone. La mayoría de los lectores consulta los artículos entre las seis y las nueve de la mañana, coincidiendo con el viaje al trabajo, y entre las cinco de la tarde y las diez de la noche. Y el horario de mayor audiencia para las televisiones, entre las siete y once de la noche, ya tiene competidor: el iPad.

Readingipad
Estudio de Read it Later sobre consumo de artículos en iPad

Hemos entrado en la era post-ordenador. El periodista especializado Frederic Filloux declaró 2010 "el año del iPad". Las previsiones para 2011 ascienden a 35 o 40 millones de iPad, prácticamente la misma cifra de ordenadores que dejarán de venderse este año. Sólo el 7 por ciento de los norteamericanos tienen uno, pero son el doble que hace apenas cuatro meses. 

"En un mundo donde los consumidores deciden qué noticias quieren recibir y cómo hacerlo, el futuro pertenece a aquellos que entiendan los cambios de comportamiento del público y puedan personalizar el contenido para cada usuario y explotarlo con publicidad", reconocía Tom Rosenstiel director del Centro Pew de Investigación en el último informe sobre el Estado de los Medios.

El 84 por ciento de los dueños de un iPad lo usan para seguir las noticias, según una encuesta del Instituto Reynolds de Periodismo. El 81 por ciento lee libros y revistas. Y más de tres de cada cuatro lo utiliza más de media hora al día. 

Nunca sabremos si los hábitos de los lectores cambiaron porque los dispositivos móviles trajeron el periodismo hasta sus manos. O si las aplicaciones que distribuyen esa información personalizada se adaptaron a las nuevas costumbres de los usuarios. Pero los lectores tienen a la tecnología a su favor. A las aplicaciones para leer, se les han unido páginas web como Longreads, Summify o el mismo blog de Instapaper, que proporcionan artículos largos para leer posteriormente. La comodidad de leer sin distracciones puede hacer que cuando regreses a la página original del artículo, el ruido de links, anuncios e imágenes se haga insoportable.

Y también presentan problemas para los medios de comunicación porque eliminan de los artículos casi toda la publicidad que aparece en las páginas originales -y que suponen su principal fuente de ingresos. "Por eso dudan tanto a la hora de apoyarles", dice Benton. Sin embargo, hay diferencias entre las aplicaciones. Para que un artículo aparezca en Instapaper, por ejemplo, el lector tiene que haber pasado por la página original y guardarlo. En el caso de la revista personalizada Zite, no.

Flipboard se convirtió en la aplicación del año 2010 según Apple y tiene acuerdos legales con varios medios. Zipe ha empezado con mal pie. Está basada en un algoritmo que no obliga a ver la página original del artículo y elimina toda la publicidad. Además carece de un acuerdo con los medios y varios de ellos ya presentaron una carta pidiendo que deje de agregar su contenido.


La aplicación Zite crea una revista personalizada para iPad

El futuro de la industria

"Independientemente de lo perfectos que sean estos programas, están gestando sin ninguna duda el futuro de la industria de los medios", escribe Filloux en el blog especializado Monday Note.

"Las publicaciones han sido muy lentas a la hora de responder a este desafío. Tampoco debería hacerles mucha ilusión perder el liderazgo a los que desarrollen mejores ofertas informativas", comenta Benton. "Los medios que no vean la tecnología como una inversión conveniente, corren riesgos".

El especialista lamenta que las aplicaciones creadas por medios de comunicación -frente a los navegadores, donde cualquier rincón de internet está tan lejos como el siguiente link-, siguen creando un entorno cerrado de información, empeñados en crear la misma experiencia de lectura que en el papel.

Aunque de forma tímida, algunas cabeceras están respondiendo. National Geographic, Forbes, The Guardian y New York Magazine, entre otros, tienen un acuerdo con Flipboard para ofrecer sus noticias diseñadas especialmente para esta aplicación. The Daily Beast añade a su selección semanal de artículos la opción de guardarlos para más tarde. The New York Times experimenta con sus 'recomendaciones' de contenido basadas en los gustos del lector. Y ProPublica coquetea con los ebooks en alianza con Amazon, que ha reinventado el periodismo de largo formato con los Kindle Singles. Por menos de cinco dólares, reportajes de unas 20.000 palabras aparecen de forma instantánea al lector electrónico.

Benton reconoce que hay que esperar para saber cómo evolucionan estas aplicaciones. Su nivel de usuarios es bajo y no funciona en todos los navegadores de internet. "Queda mucho para que sean una verdadera amenaza para los medios. Veremos en dos años", nos dice. "Pero de momento se han dado cuenta de que ya hay artículos y reportajes que funcionan bien solos, sin formar parte de un conjunto".

El desafío, impulsar contenido más allá de la cabecera

"Cuando las publicaciones marcan la agenda tienen el poder de unificar la temática de lo que preocupa a la sociedad. Ahora cada vez más se puede evitar el contenido que no nos interesa, haciendo nuestra selección y consultando la de nuestros amigos", afirma Pablo Boczkowski, investigador y profesor de la Universidad de Northwestern. "La web no sólo suma, también desestabiliza. Ante tal abundancia de lo que nos interesa, decidimos según la afinidad con otras fuentes y las personas que nos recomiendan las noticias".

Los medios ya no pueden basar su estrategia de distribución en los mismos argumentos que hace unas décadas. "El trabajo de hace 50 años es muy diferente al de ahora, han cambiado los patrones. Para entender el consumo de noticias debemos comprender los ritmos de vida cotidiana", comenta Boczkowski. El profesor de origen argentino acaba de publicar "News at Work", un estudio sobre los nuevos hábitos de los lectores y el consumo de información en el lugar de trabajo.

Todos estos cambios también adelantan el final del periodismo presentado en paquetes, bajo una cabecera, y con horarios fijos. Boczkowski habla de una 'balcanización' de las audiencias: "Ahora resulta más difícil armar la agenda. Los medios no dicen qué pensar pero sí sobre qué información pensar. Ahora les cuesta más marcar el ritmo".

Para Benton lo más complejo será presentar el contenido de manera atractiva para tanta gente distinta. "Hace 20 años el periódico tenía un precio único. Ahora van a tener que inventarse algo como hicieron las líneas aéreas, que ponen en un mismo avión a los pasajeros de primera clase, a turistas que compraron el billete con meses de antelación y los que pagaron el doble por adquirirlos a última hora".

Hay 4 Comentarios

Hola Olivia, he echado un vistazo al link que nos has facilitado y me ha parecido muy interesante.

En enlace dirige directamente al blog, pero si navegas por la Web aún pueden encontrarse muchos más ejemplos (videos incluidos) de las nuevas posibilidades de estas tecnologías.

La página corporativa es www.fraileyblanco.com

Te dejo la URL por si quieres profundizar un poco más.

Un saludo a todos.

Raquel.-

Es increíble la revolución que los nuevas tecnologías surgidas entorno a Internet, han supuesto en el mundo de la comunicación. Incluso más que la imprenta con todo lo que ésta supuso.
Y como a raíz de ello han surgido nuevas oportunidades para las empresa que sepan adaptarse. Y estas empresas, dadas las características de la comunicación de hoy en día, tienen una grandísima responsabilidad para con la sociedad.
Hace poco leí un post acerca de lo que hace una empresa santanderina, Fraile & Blanco, me pareció realmente interesante como se han sabido adecuar a los nuevos tiempos. Os dejo el link, si os interesa estos temas, bien merece la pena echarlo un vistazo: http://blog.fraileyblanco.com/2011/05/
Un saludo: Olivia

El uso de nuevas tecnologías para la distribución de la información requiere de mucha habilidad en aquellos que las producen y aquellos que las consumen. Internet ofrece infinitas maneras de estar al tanto de lo que sucede en el mundo. Cada vez son más las formas novedosas de acercarse a la información, no alcanzas a aprender a usar una aplicación que al otro día ya tenes una nueva.
La información se convierte en una mercancía por lo que los que la hacen tienen que estar atentos a las demandas del consumidor. Con tantas ofertas en la web se requiere de un gran ingenio para captar la atención del lector.
Es interesante que se trabaje en nuevas aplicaciones para facilitar la lectura digital y ayudar a la concentración de quien intenta leer una noticia.
Pero a veces no es tan fácil seguirle el paso a cosas nuevas, sobre todo cuando se esta innovando constantemente y uno no alcanza a acostumbrarse a esos cambios. Realmente aquel que no sigue el paso se termina quedando fuera.

Si es verdad, demasiados avances para todos(medios y el lector). Cada vez estas nuevas tecnologías de información nos ofrecen más posibilidaes, dependen de nosotros hacerlas herramientas útiles para la vida. Aún queda mucho por hacer, hay que promover por ejemplo el interés por estos lugares nombrados y sólo es posible ofreciendo información con calidad. Que contagie de alguna manera las ganas de leer , informarse y reflexionar. Son tiempos de adaptación para todos

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre los autores

Especialistas de todo el mundo y periodistas de EL PAÍS reflexionan sin prejuicios sobre lo que ocurre, incluso sin esperar a que ocurra. Desde profesionales que viven en las redacciones hasta quienes dedican su tiempo al análisis en las universidades tendrán un hueco aquí y en el canal de Eskup.

Eskup

Archivo

abril 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal