La baronesa sigue necesitando cash

Por: | 10 de junio de 2013

Baronesa

A la baronesa Thyssen le hubiera encantado que su historia se desarrollara en un lugar como el del cuadro de Paul Gauguin Érase una vez: un paisaje idílico, con montañas al fondo y mujeres adorando la luna. Pero la suya posee otros matices. María del Carmen Rosario Soledad Cervera y Fernández de la Guerra —Carmen Cervera, Tita Barker, viuda del barón Thyssen-Bornemisza, viuda de Tarzán (Lex Barker), ex reina de belleza, mecenas del arte, vicepresidenta vitalicia de la Fundación Thyssen, madre afligida (y tardía), suegra denostada y ama de casa burguesa— es uno de los personajes favoritos de la prensa rosa de España y la facilitadora de que miles de personas disfruten desde hace ya más 20 años de una de las colecciones de arte más importantes del mundo.
Carmen Cervera tenía cinco años cuando vivió la separación de sus padres. Algo que toda su familia prefería callar porque en la España franquista eso estaba muy mal visto. La niña se fue a vivir con su madre y, conforme iba creciendo, le escucha una y otra vez el mismo consejo: “Hija mía, jamás desaproveches la belleza, el porte y la distinción que posees porque siempre te facilitarán el camino al éxito”. No desaprovechó esas cualidades pero también se esforzó por estudiar y aprender idiomas. En Madrid y en Barcelona, en Londres y en Suiza. Siempre en colegios privados.
Cuando cumplió 18 años se presentó al concurso de Miss Cataluña y ganó. Enseguida participó también en Miss España y se llevó la corona. Pero en Miss Mundo alcanzó tercer lugar. No le importó mucho: pronto empezaría a ser modelo y a anunciar relojes. Un día, las finalistas del certamen de belleza internacional fueron a Hollywood y Carmen conoció allí a personajes como Dean Martin, Frank Sinatra y Mariryn Monroe (“era muy chiquita, como una sirena”, recordaría años después).
En un vuelo a Zúrich se enteró de que entre los pasajeros estaba Lex Barker, célebre por protagonizar la saga de Tarzán, y decidió pedirle un autógrafo. Así empezó una relación que tuvo su clímax en 1965, cuando se casaron, y terminó en 1973 cuando el actor murió de un infarto en Nueva York. Ella recibió una cuantiosa herencia y a su hermosura se le unió la riqueza y la fama para hacerla más atractiva. Así que dos años después, Espartaco Santoni, un venezolano productor de cine, se convirtió en su esposo. Pronto se descubrió que él tenía otro matrimonio y que había hecho negocios fraudulentos con el dinero de Carmen. Tita-cervera-3
Quiso ser actriz y participó en dos olvidables películas del “destape”, como se conoce en España a la época del cine en que importaban más los desnudos que los argumentos de los filmes. Tuvo una relación fugaz con el publicista Manuel Segura y en julio de 1980 dio a luz a su hijo Borja. Al año siguiente conoció al barón Hans Haerinrich von Thyssen-Bornemisza, apasionado del arte y pilar fundamental de la aristocracia alemana, de quien tiempo después aceptó ser su quinta esposa.
Fue el barón quien le enseñó a valorar y apreciar el arte. Fue ella quien acercó a su marido a las instituciones culturales de España. Primero a la Biblioteca Nacional y luego a la Academia de San Fernando. A finales de los años ochenta, en esos recintos se presentaron dos selecciones de la colección de la familia Thyssen. El gobierno de Felipe González vio en ella la oportunidad de aumentar la importancia cultural del país albergándola en un museo y poniéndola así a disposición del público. Por un “alquiler simbólico con derecho a compra” y unas “sugerencias decorativas” al Palacio de Villahermosa, la colección comenzó a exhibirse en octubre de 1992.
Pero, por si acaso, el barón se empeñó en dejar “todo atado y bien atado”. Poco antes de morir reunió a toda la familia en la ciudad de Basilea para hacer un pacto: que, a su muerte, la colección de 800 cuadros no fuera una herencia en disputa que ocasionara su separación. El barón murió el 28 de abril de 2002 y, casi de inmediato, la primera esposa y el hijo mayor comenzaron a reclamar 250 millones de euros. Los litigios comenzaron pero Carmen Cervera (“la viuda más rica de Europa”) siempre sostuvo que “el Pacto de Basilea es irrompible.” Y con declaraciones y protagonismos así se haría aún más asidua de la prensa.
La_baronesa_thyssen_3679_530x398En 2006, el entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruíz Gallardón, propuso remodelar el Paseo del Prado, la avenida donde se encuentra el Museo Thyssen. Para eso, era necesario talar algunos árboles. La baronesa se encadenó a uno de ellos, convocó a los periodistas para que dieran fe de su “acción simbólica” y el alcalde se vio obligado a “reconsiderar su proyecto”. En 2007, a los 63 años, dijo que se sentía muy sola, alquiló un vientre en Estados Unidos y adoptó a dos mellizas, Carmen y Sabina.
Antes, Borja acusó a su madre de negarle la herencia que le dejó del barón, quien le dio sus apellidos. Y quiso sacar dos cuadros (un Goya y un Giaquinto) del Museo porque dijo que eran suyos. Su madre no se lo permitió y él puso una denuncia legal. Por eso su distanciamiento se acentúo. Un distanciamiento que comenzó cuando su hijo Borja se casó con Blanca Cuesta, una “chica bien” de Barcelona, y la baronesa jamás vio con buenos ojos esa relación.
En mayo del año pasado vendió La esclusa, de John Constable, una de las joyas de su colección privada (de 240 obras, también expuesta en el Museo desde su ampliación en 2003), por 22 millones de euros. “La crisis nos afecta a todos. También a los coleccionistas. Necesito cash”, declaró a la prensa. Es que necesita mantener sus casas de la Costa Brava, en Girona; La Moraleja, en Madrid; la de Marbella, en Andalucía; y la de Mallorca, en la isla de Palma; entre otras. Y la nómina de casi un centenar de empleados a su servicio. Un año después, sigue necesitando cash y se ha propuesto que un centenar de sus obras se trasladen al Pabellón Victoria Eugenia de Barcelona, en régimen de alquiler.
Las 48 salas del Museo Thyssen, acondicionadas por el arquitecto Rafael Moneo, son una de las muestras representativas de la historia del arte. Ahí están sus grandes periodos y movimientos. Sus grandes artistas. Está el arte del Medioevo y del Renacimiento. Está la pintura holandesa y norteamericana del siglo XIX. Hay impresionismo, expresionismo, vanguardia, modernidad, surrealismo y pop art. Además, en 20 años ha tenido unas 100 exposiciones temporales.
El año pasado, la baronesa —cabellera teñida de rubio, cuerpo esbelto, piernas firmes— invitó a los Reyes de España a celebrar las dos décadas del Museo y a inaugurar la exposición de su querido Paul Gauguin (Viaje a lo exótico) donde, cómo no, está su cuadro favorito: Érase una vez, Mata Mua en tahitiano, donde le gustaría habitar. Untitled

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Periodista en Serie

Sobre el blog

Las “víctimas” de un periodista en serie son muchas y constantes. No tiene relación con ellas. Las elige al azar y sin que tengan conexión unas con otras, en un área geográfica determinada, como Iberoamérica. Les arrebata su historia y la hace pública sin ningún pudor. No planea “entregarse” ni realizar “ataques suicidas.” Este blog es su particular SALA DE RETRATOS. Pasen y lean.

Sobre el autor

Víctor Núñez Jaime es un escribidor de historias. Estudió periodismo y literatura hispanoamericana. Sabe que el periodismo es más de nalgas que de cabeza, porque hay que estar sentado durante largos ratos escribiendo, corrigiendo... Es autor de tres libros: Un periodista ante el espejo, Los que llegan. Crónicas sobre la migración global en México y Una cabrona de Tepito. Ha ganado, entre otros, el Premio Nacional de Periodismo Cultural (México) y el Premio a la Excelencia Periodística de la sociedad Interamericana de Prensa. Con libreta y pluma en mano, sale a por las historias. Contrasta estadísticas con los testimonios de la gente. Visita a los escritores y periodistas de renombre. Está obsesionado con el buen uso del idioma español. Le apasiona leer y estudiar. Devora libros. Él es lo que ha leído. Y también lo que ha escrito.

Archivo

junio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal