Bienvenidos a la era del porno pop

Por: | 23 de enero de 2012

Christina-aguilera-burlesque-stills-04

Empecé a sospecharlo hace años. Para una entrevista, viajé a un estudio de grabación en medio del campo. Una confidencia:  un estudio es, sin discusión, el lugar más aburrido del mundo si nada tienes que aportar. Así que, mientras el artista concluía sus misteriosas tareas, escapé a la sala de espera, curiosamente denominada “zona de relax”.

El televisor estaba sintonizado en un canal de vídeo musical. Dado que no uso eso en casa, me quedé magnetizado frente a la pantalla. A la hora, ya estaba… alterado, inquieto, sudoroso. Asistía a una sucesión de clips sin presentación; ignoro si fue el azar o si había detrás un programador lúbrico pero todos –repito, todos- los vídeos eran o pretendían ser erotizantes.

¿Qué se veía? Lo mismo que en los anuncios de perfumes pero con guiones más detallados. Playas repletas de diosas retozando. Ambientes tropicales donde el calor invita a quitarse la ropa. Privés de discoteca a dos minutos de la orgía. Tríos en suites de hotel. Juegos sado-maso. Acción sáfica. Modelos kilométricas atraídas a la miel del vocalista famoso. Strippers en la cumbre de sus números. Limusinas cargadas de party girls.  Apolos que ligan con solo una mirada.

Soy todo lo contrario de mojigato pero me ofendió tanta identificación entre éxito y sexo, entre música y desenfreno. Grosero, aunque debo confesar que efectivo: un problema el quedarse con la cabeza caliente y los píes fríos en, digamos, un páramo del Alto Ampurdán. Horas después, adivinando mi agitación,  el artista sugirió visitar un establecimiento cercano, donde trabajaban “unas chicas rusas increíbles”. No, gracias, no voy de ese palo.

Aquel encadenado de vídeos no correspondía a una aberración, comprendo hoy: era Tendencia Dominante. La única diferencia -¿lo llamamos avance?- con el presente consiste en que ahora las imágenes lujuriosas no son exclusiva de artistas masculinos.  Repasando listados de grandes triunfadoras de los últimos tiempos, compruebo que la mayoría utiliza el sexo como argumento principal. Sexo en portadas, letras, videos, conciertos. En contraste, Adele luce como Sor Sonrisa, una monjita extraviada en Gomorra.


Así que puedo disculpar el exabrupto de Christina Rosenvinge, cuando se desmarca del negociado del mainstream femenino, al que define como un “concurso de zorras”. La descripción quizás sea chirriante pero nos entendemos: desde que Madonna legitimó la explotación de la sexualidad en un contexto post-feminista, las llamadas “divas” usan su cuerpo como reclamo, como alarde de poder.

Se me atragantan. No veo nada sensual en las coreografías de Beyoncé y su cuerpo de baile: más bien parece el fruto de infinitas horas de instrucción con un sargento de marines. Rihanna luce más natural, viene de una cultura caribeña con otro sentido de la carnalidad, aunque me cuesta defenderla como icono de libertad sexual tras saber de su renuencia a romper con su pareja, un cabrón de mano larga.

La presión competitiva o la vocación empujan a las cantantes a convertirse en sex bombs, a comportarse como tales: pienso en Christina Aguilera, Paulina Rubio, Shakira o Lady Gaga. Aunque esta última pueda tener otra agenda: una subversión gay friendly, el cualquiera-puede-ser-una-estrella warholiano. La única que insinúa un morbo genuino es precisamente la que más manipulada parecía en sus inicios: Britney Spears.

Con todo, el error consiste en valorarlas puramente como cantantes de pop. No, mire: son vedettes. Artistas de teatro musical, que destacan sus formas. Reinas de la picardía, los dobles sentidos, la belleza insolente. Embaucadoras de machos en celo, paradigmas para jovencitas con ambiciones que nunca leerán el aviso a navegantes que Jimina Sabadú publica en el reciente Mondo Brutto (mañana hablamos de ese reportaje).

Las divas actuales tienen fabulosos equipos detrás: estilistas, compositores, diseñadores, productores, cineastas. Pero son herederas de Joséphine Baker, Ann-Margret, Tongolele, La Maña, Diana Dors, Norma Duval, Abbe Lane. Ellas bailaban, actuaban, rodaban películas, hasta grababan discos. Pero nunca las llamaríamos cantantes: eran vedettes. Como las divas del siglo XXI. Vedettes tan universales que actúan privadamente para la familia Gadafi, los oligarcas rusos o los jeques petroleros. Cuando se descubre a quién ofrecen su “arte”, ponen carita de pena: “somos…¡tan inocentes!”.

Hay 44 Comentarios

¿Pero esto es algo nuevo? Salvo honrosas excepciones (y muy pocas), ¿cuando han triunfado las cantantes feas? Vamos, parece que hemos nacido ayer...

unas guarras, son unas guarras y unas zorras. ¿y este es un critico respetado?

¿Qué naciste, ayer? En serio me parece estar leyendo algo de la era del destape.. ¿Qué se supone que ha de salir en un videoclip si no es un cliché tras otro?

Supongo que preferirás los videoclips de Rosana en la playa...

las brasileñas que señala Ritualista....son feas. Lo que a muchos nos gusta es eso...si queiren POP..excuchen a Bowie o Queen...y dejadnos a las lindas estrellas porno .... las amams

http://www.youtube.com/watch?v=kffacxfA7G4

Lo más extremo de todo esto me parece Justin Bieber... machismo infantil, sexualización prematura... no tiene nombre

Me gusto mucho el comentario. Critica sin temor a ser considerado un timorato. Uno esta cansado de ver la transformacion de alguien con una voz como la de Mariah Carey a ser un monton un par de tetas y minifaldas!. Que si quieren ver vedettes como dices, bueno, pero que alguien rescate a las cantantes de verdad, que queremos seguir escuchando música, y no videos porno!

¡Así tenemos en Miami a la vedette cubana Mirtha Medina!

En estos tiempos el sexo se encuentra en todas partes menos en la cama. Esta aparente libertad sexual, no es otra cosa que la mercantilización de la sexualidad la cual es el complemento idóneo del neoconservadurismo y el moralismo que pretenden controlar nuestra sexualidad de la manera más burda posible.

El problema de estas nuevas chicas,es que son casi todas prefabricadas,y que sus canciones,no tienen ningun carisma,lo mismo la puede cantar una que otra.
Sexualidad en el pop siempre ha habido,Bowie,Donna summer,blondie,madonna, pero claro hacian buena musica...

En la historia de la música moderna (?) hay ejemplos previos a Madonna. Me explico, a las mujeres siempre se les ha querido sensualizar/sexualizar, su imagen debe de ser (por lo menos un poco) sensual. Claro, hay excepciones, pero pienso en The Supremes y cómo se privilegio a Diana Ross (por ser más atractiva) sobre sus compañeras. O toda la sensualidad desbordada de Twiggy. Y luego están Jane Birkin y Brigitte Bardot gimiendo para Serge Gainsbourg. Si, sé que no hay forma de comprar lo que se hacia en los 60 o 70 con lo que ocurre ahora, pero veo una linea "lógica" en este sentido, y que va directo a la sexualización descarada de la mujer.

Es genial, terminaremos pagando a la SGAE por ver calientapollas aficionadas mientras prohiben a las putas profesionales ejercer. Me encanta mi mundo, tu no podrás pagar por follar, pero tendrás que seguir pagando para que te sodomicen, aunque no quieras ni lo uno, ni lo otro. Las Lady Guarras no molan.

La Música Popular Brasileña está llena de cantantes femeninas muchísimo más sexys que cualquiera de estas vedettes norteamericanas y que no usan esta estética de neo-cabaret cutre y rápido porque tienen argumentos musicales de sobra para brillar. Pienso en Marisa Monte, Roberta Sá, Mallu Magalhães, Bárbara Eugênia, Daniela Mercury, Uyara Torrente (de A banda mais bonita da cidade) etc etc

A falta de voz y temas realmente buenos, las Ladys Gagas, Jennifer López, Britney, Katy & Co.. enseñan carne, graban vídeos morbosos y se contonean en los escenarios con dos trapitos tapando algo... Es la música de hoy. Vacía, superficial y entregada al comercialismo más brutal... Ojo, que no digo que no estén para mojar pan estas chicas, pero cantar cantan poco y su música apesta.

Y con Lana del Rey? empezará un nuevo modelo de sensualidad o es mas de lo mismo?

Yo también veo mucho sexo ymucho poro por ahí...así está la juventud también...y no me extraña...con lo que sale en los medios....

Toda esta basura musical trata de rellenar su desgraciado "soul" ñoño y mariconazo con una imagen de bobas semiputas... Qué lejos quedan estas catetas y majaderas de Ari Up y The Slits con sus destapes, Siouxie Sioux con su sostén descubierto o de Debbie Harry con sus gasas semitransparentes.

Solo nos falta la de rusian red enseñándonos las tetas. Estoy de acuerdo en lo genuino de la Spears: esta chica se está ganando un puesto entre l@s grandes.

¡Estamos atiborrados de sexo y ni siquiera mojamos! :D

Hola Diego, te mando el videoclip del single de mi segundo disco "After the blue Times" rodado en el recién desaparecido barco AZOR. Abrazos!!!!
http://www.youtube.com/watch?v=T_WcvG3lIHc&ob=av3e

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Planeta Manrique

Sobre el blog

¡Tanta música, tan poco tiempo! Este blog quiere ofrecerte pistas, aclarar misterios, iluminar rincones oscuros, averiguar las claves de la pasión que nos mueve. Que es arte pero, atención, también negocio.

Sobre el autor

Diego A. Manrique

, en contra del tópico que persigue a los críticos, nunca quiso ser músico. En su salón hay un bonito piano pero está tapado por montañas de discos, libros, revistas. Sus amigos músicos se enfadan mucho.

El Amplificador

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal