El rockero que pretendió matar a Mao

Por: | 30 de enero de 2012

Maoismo-wikicommons Lin Biao family
La familia de Lin Liguo (FUENTE: WIKICOMMONS)

Esto es Historia del siglo XX: un rockero intentó asesinar a Mao Zedong. Podemos llamar rockero a Lin Liguo (1945-1971), en el sentido de amante del rock. Hasta se sentía apostólico: “¡habrá un día en que dejaré que los chinos sepan que hay música tan maravillosa en el mundo!” Previsiblemente, aquel complot resultó una chapuza. Lin Liguo, alías Tigre, era hijo de Lin Biao, segundo de a bordo en la China comunista. Eso explica el tono paternalista de su exclamación sobre las bondades del rock: niño mimado de la nomenklatura de Pekín, tenía acceso a publicaciones y discos extranjeros ¡en plena Revolución Cultural! Hasta se libró del incordio de militar en los Guardias Rojos, una pérdida de tiempo habiendo tantas chicas sueltas.

Ninguna simpatía por el diablo

Mamá le buscaba novias a su altura. Papá le colocó en la cúpula de las Fuerzas Aéreas. Dinámico, Tigre formó pandilla y todos juntos lanzaron una mirada crítica a su alrededor. Tras 22 años de maoísmo, éste fue su retrato de China: “Los altos cargos sienten ira pero no se atreven a hablar. Los campesinos carecen de comida y ropa. La juventud educada ha sido enviada al campo, para trabajos forzados. Los Guardias Rojos, engañados, fueron usados como carne de cañón y ahora son cabeza de turco. Los sueldos de los obreros están congelados, en una explotación disimulada".

Maoismo.RollingStonesUSTour1978Y decidieron actuar, escudándose en el prestigio del padre. Pero Lin Biao era una sombra del gran manipulador de otros tiempos. El duro general había desarrollado fobias al agua, a las brisas. Pasó temporadas de adicción al opio y la morfina. Además, estaba lastrado por su esposa, enamoradiza y liante. En una reunión del politburó, en 1966, debió defender su honor, explicitando que ella había sido virgen antes del matrimonio y que él era el progenitor de sus hijos. Como en un programa de la telebasura.

Tigre y sus compañeros estudiaron diversas formas para matar a Mao, “el mayor tirano feudal que ha conocido China”. Resultaba tarea compleja: el Gran Timonel era paranoico, se rodeaba de una aguerrida Guardia Pretoriana y se desplazaba en tren blindado. Aquí el relato se pone novelesco. Dodo, la hermana de Tigre, odiaba a su madre y era leal al sistema.

Bien pudo ser ella quien delató a los conspiradores o simplemente ocurrió que Mao se adelantó. Perseguidos de cerca, Tigre, sus padres y varios cómplices huyeron hacia un aeropuerto militar. Despegaron en el Trident de Lin Biao, que no había terminado de repostar. Pusieron rumbo a la URSS pero, dos horas después, el avión se estrelló en Mongolia y quedaron carbonizados.

Así concluyó el intento de golpe de estado del rockero Tigre, la más peligrosa conjura interna contra Mao Zedong. Al menos, según la versión oficial: hay demasiados misterios en toda la trama. Todavía se dedican a denigrar a los rebeldes: han publicado transcripciones de supuestas conversaciones telefónicas entre la madre de Tigre y su amante. En Hangzhou hay un “museo de la traición” (¡de pago!) en unas antiguas oficinas de Lin Biao.

Centenares de altos oficiales fueron purgados en 1971, aunque sus desdichas parecen una gota de agua en el océano de sufrimiento desatado por Mao: en los escasos cinco años del Gran Salto Adelante, murieron –victimas de hambrunas, epidemias y violencia rutinaria- unos 45 millones de personas. Una catástrofe tan inimaginable que hay exiliados que le discuten al buenazo de Billy Bragg el usarlo como metáfora en Waiting for the Great Leap Forward.

El genocida, como figura pop

Tras su épica conquista de China, el maoísmo tuvo gran gancho en Asia; surgieron discípulos tan aventajados como los jemeres rojos camboyanos, que batieron cualquier récord en eliminación de sus compatriotas. Lo extraordinario es que alcanzó cierto eco en Europa, donde incluso fue “tendencia” en el mundo pop. Se imitaba a los ilustradores chinos o se tomaban imágenes originales. Hasta ese cazador de curiosidades llamado Brian Eno se inspiró en una ópera revolucionaria para bautizar su Taking tiger mountain (by strategy). Todavía era tendencia en 1984, cuando Holger Czukay, antes en Can, grabó una deslumbrante recreación del himno El Este es rojo. Al menos, hubo quién bromeó sobre moda tan discutible: Nino Ferrer lanzó Mao et moi en 1969.

Maoismo-portadaMatchingMole
Supongo que el tema estará en esos índices de canciones prohibidas en la República Popular sobre los que tenemos noticias regularmente. Ninguna broma: no es capricho que los repertorios de Bob Dylan o los Rolling Stones pasen censura antes de conseguir permiso para tocar en China. Nos explican que Hu Jintao, actual cabeza máxima del régimen, anda ahora muy preocupado por la invasión musical de Occidente. Llama a una guerra cultural y, de paso, busca evitar que surja un nuevo Tigre con ideas locas.

Hay 19 Comentarios

Alucinante que Manriqe se acuerde de Matching Mole, con el inmenso Robert Wyatt. Grande, pero con unas ideas políticas de bombero torero.

Yo tenìa entendido que cuando los rockeros se meten en polìtica es porque no les piratean ni hartos de pepsicola, pero lo del fan metido a terrorista es telecinquero chinesco.

¿No se ha fijado nadie en que la obrera de los Rolling Stones
es anarómicamente imposible? Esas mamarias no son chinas

Mao es uno de los grandes revolucionarios de la historia mundial, siempre estaremos agradecidos a su labor, su figura nos inspira - MAO, POP Y ROCK & ROLL!!!

Lin Piao fue designado en 1966 el sucesor de Mao. Ironicamente, Lin Piao era mas extremista que el propio Mao, oponiendose a un acercamiento con los EEUU. Por muchos anhos su muerte fue un secreto, y cada vez que moria un miembro de la Guardia Vieja y Lin Piao no daba los pesames, cundian los rumores que el habia cruzado el rio Styx.

Los golpes de estado se hacen a pesar de. A pesar de que se tantee a mucho personal que se echa para atrás. A pesar de que el presidente de turno lo intuya. A pesar que los servicios de inteligencia sepan que se prepara algo. Lean el libro de Cercas sobre el 23-F.

Bueno el articulo parece contado afin al protagonista, rapido, ligero y a veces inentendible.

Bueno, de esos tiempos ha de creerse mucho, pero era muy dificil poder concretizar una cospiraciòn como la que acabas de narrar y mucho menos sin contar con el engranaje de una gran parte del poder.

Hay que congratularse de que fracasara el golpe de Lin Liguo. El padre solo controlaba unas pocas divisiones y el Ejercito Rojo se hubiera resistido. Aquello hubiera supuesto una guerra civil cuando China acababa de salir de otra que había durado décadas.

Pues lo siento..., cada vez que voy de compras me convierto al maoismo... ¡con lo cómodo y práctico que sería que hubiera un modelo único de ropa!... se, ya se, todos iguales... pero el tiempo y el dolor de cabeza que me ahorraba en andar probandome ropa, y el coñazo de poner cara de interés cuando mi santa me pregunta ¿me queda bien, cariño?....
Coño!..., Que viva Mao y su puto traje!...

Te has salido de la burbuja Zhu De. ;p

todo lo que paso en China es impresionante, no nos debemos olvidar de Corea del Norte donde el hambre y la represion es terrible, eso si bajo la proteccion del lider sin miedo, ahora un joven de 20 pocos años. Tampoco nos olvidemos Cuba finca particular de los hermanos Castro, y aun habra gente que saldra a defender a estos regimenes...

La atracción del maoísmo entre la politizada juventud europea del 68 no fue meramente una «tendencia» pop. Mao suponía una alternativa atractiva (y distorsionada) al rigor soviético, con apelaciones a la voluntad colectiva, a romper toda jerarquía y orden establecido, haciendo un llamamiento a la juventud para que, con espíritu combativo y romántico, dirigiesen la revolución y la llevasen hasta sus últimas consecuencias.

La atracción del maoísmo entre la politizada juventud europea del 68 no fue meramente una «tendencia» pop. Mao suponía una alternativa atractiva (y distorsionada) al rigor soviético, con apelaciones a la voluntad colectiva, a romper toda jerarquía y orden establecido, haciendo un llamamiento a la juventud para que, con espíritu combativo y romántico, dirigiesen la revolución y la llevasen hasta sus últimas consecuencias.

la historia podría ser interesante si no estuviese contada de una forma simplista y con el tedio que caracteriza a este señor

La canción de Nino Ferrer se llama MAO ET MOA. Gainsbourg no era el único que jugaba con el lenguaje en aquella época.

Acojonante historia

Te esperan unos bonitos trabajos forentales en Mongolia Interior, puto reaccionario.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Planeta Manrique

Sobre el blog

¡Tanta música, tan poco tiempo! Este blog quiere ofrecerte pistas, aclarar misterios, iluminar rincones oscuros, averiguar las claves de la pasión que nos mueve. Que es arte pero, atención, también negocio.

Sobre el autor

Diego A. Manrique

, en contra del tópico que persigue a los críticos, nunca quiso ser músico. En su salón hay un bonito piano pero está tapado por montañas de discos, libros, revistas. Sus amigos músicos se enfadan mucho.

El Amplificador

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal