Hace 20 años, también estábamos en la ruina

Por: | 28 de septiembre de 2012

 
 

El clip de En un Mercedes blanco


Cuando acabó el verano de 1992, España amaneció con una resaca mortal. Algunos de los fastos de aquel año –Olimpiadas, Expo- habían resultado triunfales pero, al hacer las cuentas, el país se descubrió en crisis: agotado y arruinado.

¿Arruinado? No en lo cultural. Ese año merece ser recordado también por la floración de una figura mayor. Hasta Échate un cantecito, Kiko Veneno era considerado un artista de culto, otra forma de decir es-bueno-y-no-se-come-un-rosco. José María López Sanfeliú podía haber participado en dos de las obras más revolucionarias de la Transición (Veneno, La leyenda del tiempo) y colaborado en la creación del personaje de Martirio pero, ah, no vendía bajo su nombre. Y en España, madrastra feroz, abundaban y abundan los artistas con problemas para llegar a fin de mes.

 

Kiko 2o añosPero el Kiko Veneno de 1992 ya no era el nómada hippy que había grabado con sellos grandes y pequeños (CBS, Nuevos Medios, Twins) supuestamente con mínimos rendimientos comerciales. A los 40 años recién cumplidos, había asimilado duras lecciones de arte y vida. No estaba reconocido; algunos incluso le culpabilizaban por haber encaminado a los hermanos Amador hacia la "música moderna". Responsable de una familia, había conseguido un empleo alimentario en la Diputación sevillana, nada glamouroso: se ocupaba de catalogar, revisar, renovar las infraestructuras culturales. Humildemente, había logrado la cuadratura del círculo: trabajo de base por las mañanas, tardes reservadas para las canciones.

Las de Échate un cantecito se beneficiaban de sucesivas revelaciones. Por ejemplo, vivir los Carnavales de Cádiz y comprobar que, a pesar del barullo, se entendían perfectamente las letras. Comprender, además, que ya había superado el rol de gurú de la contracultura sureña, "me junto con toda clase de delincuentes".En 1992, poseía coplas de amplio espectro, capaces de pulsar las cuerdas emocionales del gran público más sensible. El problema era cómo llegar a esa tropa, quizás desencantada de la movida y dudosa ante el naciente noise pop.

Había talento bruto y se curraba en equipo . Aparte de sus instrumentistas, desde 1989 Kiko tenía como sparring creativo a Santiago Auserón, que le hizo entender la importancia del trabajo artesanal, el valor de la métrica y la sonoridad, la necesidad de pulir las genialidades, el compromiso de desechar letras o músicas hasta llegar al diamante de muchos quilates. Kiko ya lo intuía; ahora sabía cómo llegar. 

 

  

 Kiko Veneno canta Joselito y recuerda la labor de Jo Dworniak

Auserón sirvió de puente hacia Jo Dworniak, el británico que ayudó a dar forma universal a los cantecitos. Unos días en Sevilla y, ya en Londres, un mes largo de producción. Ahora, con el rescate y reproducción del diario de la grabación en la versión ampliada de Échate un cantecito, somos testigos del proceso: no hubo milagros, el asunto consistió en "prueba, error y vuelta a insistir". En esas páginas amarillas, Kiko también dejó hueco a los testimonios de nativos y visitantes: músicos, familia, Auserón. Estaban haciendo Arte Grande mientras asimilaban la "London experience". Un documento iluminador, con un Kiko ilusionado y tenaz: el último día, horas antes de tomar el avión de vuelta, ante la consternación de los ingleses, estaba cantando por enésima vez Joselito, finalmente convencido de que "ese soy yo".

Échate un cantecito fue un disco de primavera que salió en otoño y que ayudó a superar los excesos del 92. Kiko retrató la ignorada España real y consiguió compartir sus visiones intimas. Nos deslumbró un filósofo callejero que se expresaba con puntería verbal, con genuino humanismo, con resonancia emocional. El arte sevillano de facturar canciones desde el underground alcanzaba madurez y universalidad.

Échate un cantecito rodó con impulso propio: era un álbum que revelaba su grandeza sin prisas, sin campañas de televisión ni apoyo de las radio-fórmulas. Ventas discretas pero continuadas. Su consagración ocurrió al año siguiente, con una prodigiosa gira por teatros, Kiko Veneno y Juan Perro vienen dando el cante (que algún día habrá que rescatar ¿no, Santi?). Aquella fue la celebración del reencuentro del talento y su audiencia natural, punto de partida para el derrame de una música genuinamente propia, un rock de madera noble, energizado por ritmos brasileños y aires cubanos, con África en el corazón. Y tan español, tan genial como el gazpacho.

 

 

La desfachatez de Kiko al traducir a Bob Dylan
 
* Esta entrada de Planeta Manrique corrige y aumenta un texto -escrito exclusivamente por y desde el cariño- para la edición 20 Aniversario de Échate un cantecito.

Hay 8 Comentarios

Chico Ocaña solo tiene el tema "Echo de menos" del cual se lleva el mismo porcentaje que Kiko, aparte de lo que se lleva la editorial, no se le consultó a Chico en cuanto el reparto y se siguió adelante,si éste no hubiera estado de acuerdo con lo que había podía haber reclamado en cualquier momento al servicio jurídico de la SGAE y nunca lo ha hecho, otro tema es que no se hablen, pero eso quizá entre en la intimidad de ambos.

Gracias Diego por el artículo que precisamente ilustra y desarrolla lo que apunté en mi comentario anterior, aunque me sugiere una reflexión. ¿no crees que tanto KiKo sin los Amador y Santiago Auserón sin Radio Futura se pierden un tanto en sus universos personales perdiendo frescura y conexión con el público?.

Tengo una grabacion en cinta de cassete de Kiko Veneno+Juan Perro; un directo que emitió Radio 3 y es una genialidad con las guitarras de Raimundo. El Cantecito de Kiko y el primer disco de Juan Perro (grabado en los estudios Egrem) son dos joyas auténticas del mejor pop español. El siguiente disco de Kiko: "Esta muy bien eso del cariño", me parece una digna continuación. Incluso en el Punta Paloma hay grandes canciones luego en "la Familia Pollo" bajó mucho el nivel...al igual que los siguiente discos de Auserón. Los verdaderos hallazgos estan en "Raices al viento", los siguientes flojean sobre todo en las canciones, "Raices" es un obra total...

¿Qué lío, no? Desde hace años cuando voy a Kiko pongo No Pido Mucho y La Casa Cuartel (¡cómo bendigo a Quique González cuando la nombra) y ya me vale......
Y Ocaña lo que dice es que se lo pregunten a Kiko y, concretamente sobre el 'tú me estás queriendo a mi/ un 15% menos no me lo niegues' (Veneno, Está Muy Bien Eso Del Cariño, 1995) aunque dice que hay más. Pues eso, que alguien le pregunte a Kiko, porque me parece que aquí el anfitrión...........

de la única canción que aparece en este disco, que es coautor Chico con Kiko, es de "Echo de Menos" que la compusieron para Martirio. En el Cantecito, Chico Ocaña no participo. Fue Santiago Auseron quien estuvo apoyando a Kiko como bien relata Diego Manrique en este articulo.

Sr manrique , un dia podría hablar de la relacion y posterior pelea entre kiko veneno y Chico ocaña (Martires del Compas) , que es coautor de algunas de estas canciones....Es imposible conseguir informacion del tema

Gracias

Quizá la mejor reedición de la historia de la música popular.Todo un puntazo lo del diario de la grabación del disco.
Grande Kiko

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Planeta Manrique

Sobre el blog

¡Tanta música, tan poco tiempo! Este blog quiere ofrecerte pistas, aclarar misterios, iluminar rincones oscuros, averiguar las claves de la pasión que nos mueve. Que es arte pero, atención, también negocio.

Sobre el autor

Diego A. Manrique

, en contra del tópico que persigue a los críticos, nunca quiso ser músico. En su salón hay un bonito piano pero está tapado por montañas de discos, libros, revistas. Sus amigos músicos se enfadan mucho.

El Amplificador

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal