Volando con Denzel Washington (pero al revés)

Por: | 20 de febrero de 2013

Denzel_flight_rect-460x307
Foto cortesía de Paramount Pictures

Esta vez no vamos a hablar de sexo no sea que se dispare la audiencia, aunque ciertamente el protagonista de esta magnífica película, El Vuelo, de Robert Zemekis nos presenta a un Denzel Washington sublime, que va cargadito de alcohol y cocaína antes de emprender un vuelo que marcará su vida. Seguramente a los pilotos no les va a hacer mucha gracia que nuestro alcoholizado Washington se ponga a los mandos de un avión que lleva más de un centenar de viajeros –contando los tripulantes– en estas circunstancias, pero amigos, esto es el cine. Y la primera media hora es un ejemplo de tensión cinematográfica controlada por el maestro Zemekis, que voy a tratar de sintetizar en un par de líneas.

Después de un despegue entre turbulencias, el avión de Denzel alcanza la velocidad de crucero hasta que en el minuto 29 del vuelo su avión empieza a caer prácticamente en pedazos. Para entendernos, pierde la hidráulica del timón de profundidad, que no es otro que el de la cola del avión. Cuando eso no funciona, me cuenta un piloto experimentado como Iván Gutiérrez (director técnico del Colegio Oficial de Pilotos), el avión no puede ir en línea recta con respecto al suelo. O bien la cosa le pilla a uno con el morro hacia arriba, o bien hacia abajo. Y al pobre de Denzel le pilla la cosa con el morro bajado, así que tenemos la escena de pánico garantizado, un avión que desciende en ángulo y sin control. ¿Cómo salir de esa?

Entonces Denzel decide algo completamente insólito: da la vuelta al avión para volar al revés. Eso lo hemos visto en las acrobacias aéreas y en películas como Top Gun, en la que el bueno de Tom Cruise se le daba de maravilla volar al revés y dar vueltas y vueltas a su caza. El caso es que Denzel, al colocarse al revés, consigue estabilizar el avión durante algo más de un minuto, tiempo que aprovecha para darse de nuevo la vuelta, planear y tomar tierra en un descampado plagado de mormones, aunque el avión y unos pocos tripulantes y pasajeros (creo que en total eran seis) pasan a mejor vida. Pero la mayoría de los viajeros se han salvado.

Y ahora me pregunto, ¿es eso posible? ¡Un avión comercial volando al revés!

Gutiérrez, que conduce habitualmente aviones de pasajero, no lo cree probable. Le pone un "dudoso" a este asunto, sobre todo porque los aviones no están fabricados para volar morro abajo. No sabe de ningún caso, aunque al parecer los productores de El Vuelo sugieren que el film estuvo inspirado en un accidente ocurrido en 2000 con un avión de Alaska Airlanes, en el que los pilotos pudieron intentar algo parecido. Pero nuesto experto no cierra del todo esa posibilidad siempre que el avión no permanezca más tiempo del debido del revés. Hay una rendija de realidad en el improbable guión de la película.

    Bueno, no quiero ponerme serio, aunque es probable que El Vuelo no llegue a proyectarse en los viajes trasantlánticos (al contrario de lo que se proyecta a los pasajeros de un avión en Aterriza como Puedas). Les aseguro que los aviones que cogen todos los días son mucho más seguros que los taxis y autobuses del aeropuerto a casa. Me declaro defensor del derecho a volar, pese a estos tiempos un poco tormentosos que ojalá escampen. Por cierto, ¿alguien quiere explicarme por qué un avión vuela? 


85022main_Airplane_Lift Wingairflow
"Lift" significa sustentación. Lo vemos a la derecha, el ala seccionada ("airfoil") y el flujo de aire ("airflow"), que es más rápido por encima que por debajo. Por eso se produce el empuje hacia arriba. (Dibujos cortesía NASA).


Voy a intentarlo en un párrafo final. Echen un vistazo a las alas. Se darán cuenta que por encima están curvadas, mientras que por debajo están planas. No es por casualidad. El aire que resbala por encima del ala va a mucha más velocidad que el aire que corta por debajo. La física dice que debajo del ala, al discurrir el aire más lentamente, se crea una presión más alta que por encima. Esa diferencia empuja el avión hacia arriba. A mayor velocidad, más sustentación. ¿Sencillo, no? La vida puede seguir siendo bella a bordo de un avión.

 

 

Hay 5 Comentarios

Me esperaba alguna explicación un poquito más elaborada que "le preguntamos a un piloto y cree que casi seguro que no". Y lo de por qué vuelan los aviones es un pelín más complejo. Como han dicho más arriba, por esa regla de tres ningún avión podría volar al revés, cuando basta ver cualquier exhibición para ver que lo hacen sin mayor problema.

Mi razonamiento es muy sencillo: si el ala esta diseñada para crear zonas de alta presion por debajo y de esa forma generar sustentacion hacia arriba... Al darle la vuelta al ala la zona de alta presion estara por arriba y el empuje sera hacia abajo no? En otras palabras, has convertido el avion en un Formula1, yo creo que se iria contra el suelo en un santiamen. Sin contar que girar un jumbo de esos 360 grados debe ser como intentar que un elefante haga el pino puente.

Muere más gente al año por ataques de elefantes en la India que por accidentes de avión. No tenemos que tenerle miedo a los aviones, ya que como bien dice el señor Ariza en su artículo, es uno de los medios más seguros.

Muere más gente al año por ataques de elefantes en la India que por accidentes de avión. No tenemos que tenerle miedo a los aviones, ya que como bien dice el señor Ariza en su artículo, es uno de los medios más seguros.

Soy un viajero habitual, ya que vivo entre Londres y Madrid, por lo que me veo obligado a coger aviones cada dos semanas por cuestiones profesionales. El famoso ''miedo a volar'' se produce, precisamente, por el desconocimiento generalizado de la ciencia del avión. Al no saber cómo funcionan, se crea un miedo irracional basado en los pocos accidentes fatales que se han producido a lo largo de la historia. Muy pocos, diría yo, una cantidad ínfima en comparación con los accidentes de automóvil que ocurren todos los días. En un avión hay mucha más ciencia que en un coche, en el que el factor humano es casi determinante. Pese a todo ello, no quisiera verme en la situación en la que el piloto volara boca abajo para salvar nuestras vidas. Escalofriante.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Planeta Prohibido

Sobre el blog

Un poquito de ciencia impertinente. 2.000 caracteres para divertirse y aprender tomando como hilo conductor los fascinantes hallazgos de la ciencia. Pero además hay atrevimiento. Especulación. La ciencia que tiene sentido del humor. La versión siglo 21 de Robby el robot, el autómata más famoso de la ciencia ficción,El Planeta Prohibido, que era incapaz de herir a los humanos. Nuestro Robby rescata en sus brazos mecánicos a la chica, pero a veces tiene más mala leche queTerminator. En El Planeta Prohibido (PB), una civilización extraterrestre llamada Krell es un millón de veces más avanzada que la humanidad, pero se extinguió en un solo día. Es celuloide, ciencia ficción, claro, pero quizá el conocimiento no baste para salvarnos. Y sin embargo, ¿tenemos algo mejor?

Sobre el autor

(Madrid, 1963) (Madrid, 1963) es periodista y escritor, se licenció en ciencias biológicas y es Master de Periodismo de Investigación por la Universidad Complutense. Autor de cuatro novelas (La Sombra del Chamán, Kraken, Proyecto Lázaro y Los Hijos del Cielo), le encanta mezclar la ciencia con el suspense, el thriller y la historia, en cócteles prohibidos. Fue coguionista de la serie científica de RTVE 2.Mil, ha colaborado para la BBC, escrito para Scientific American y New Scientist, Muy Interesante, y fue jefe de ciencia de La Razón. En El País Semanal se asoma al mundo de la ciencia. Luis habla también en RNE, en el programa A Hombros de Gigantes, sobre ciencia y cine.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal