Tintín, el eterno periodista que jamás escribió un artículo

Por: | 06 de marzo de 2013

The-adventures-of-tintin-movie-image-8

Cortesía de Weta Digital/Dreamworks Pictures, del film Las Aventuras de Tintin, de Steven Spielberg.


No me considero un tintinófilo y a seguro que más de uno pondrá el grito en el cielo para sacarme errores, pero lo cierto es que, treinta años después de la muerte de Hergé, resulta imposible resistirse a escribir unas líneas sobre el periodista más famoso del mundo que jamás escribió nada: el periodista que se convierte en el corazón de la historia, en el protagonista. Cuando las reglas del periodismo dictan que el mejor periodista es el narrador invisible que cuenta lo que ve.

Pero es que Tintín es más. Mucho más.

Tras 23 albumes, traducciones en ochenta idiomas, y más de 230 millones de ejemplares en ventas, uno concluye que Tintín no es solo mero entretenimiento infantil. Spielberg realizó la mejor versión cinematográfica de un personaje que adquiere vida como ningún otro en el papel, el universo al que genuinamente pertenece. Y si atendemos al excelente documental de Anders Ostergaard, Tintin et Moi, el joven reportero resulta la extensión de la vida de un genio como Hergé, el cual supo plasmar en este boy-scout sus ambiciones, sus miedos y crisis personales y los convulsos tiempos que vivió. Hergé trasladó todos esos elementos cimentando su universo paralelo. Y cada vez que abro una de sus páginas, este universo me atrapa.

¿Cual es la razón de su éxito?

Me atrevo a decir que Hergé supo alimentar al mundo de Tintín con las contradicciones, tragedias y alegrías del suyo propio, proyectando sus miedos, sus frustraciones, sus deseos de libertad y sus legítimos sueños. Triunfando donde la mayoría de los creadores fracasan, cuando tratan de insuflar vida a sus muñecos de arcilla, con el vano objetivo de que sean inmunes al tiempo.

Se ha atacado a Hergé por su educación católica; por presentar a un Tintín asexuado; por haber tenido un mentor como el reverendo Wallez, que dirigía una revista ultracatólica como Le Vingtiëme Siëcle, alguien que no ocultaba su admiración por Hitler y los nazis y que tenía un retrato de Mussolini colgado en su despacho (el propio Wallez puso a Hergé bajo la supervisión de su secretaria, con quien finalmente el artista se casaría); por su postura racista y colonial y el trato dado a los nativos en Tintín y el Congo. Incluso se ha llegado a ridiculizar a Tintín en comics alternativos de pésimo gusto donde el reportero, por ejemplo, tenía apetito sexual por Bianca Catasfiore.

Herge
Fotografía cortesía de APF/Getty Images. Georges Remi o Hergé, creador de Tintín.

Todos estos ataques e imitaciones, son, permítanme la expresión, un poco o bastante idiotas según el caso, y siendo elegante, se pueden despachar como anacronismos absurdos, ya que proceden en su mayoría de un mundo mediocre y gris. La mediocridad que precisamente Hergé rechazaba de canto por haberla padecido durante su infancia y adolescencia.

Hergé vivía en Bruselas, en tiempos donde la alianza entre el fascismo y la Iglesia era pan común. Tintín nació como un reportero católico para luchar contra el comunismo, y erradicar el mal. Pero este origen propagandístico también se ha producido en otros comics populares, como el Capitán América. Hace un par de años visité esta hermosa ciudad, y pude comprobar la marca de Hergè en sus calles.

IMG_2541
Tintín y Haddock en una fachada de Bruselas. Foto LM Ariza.

Cuando Hergé decidió que Tintín viajaría a China, el propio entorno religioso del reverendo Wallez le advirtió que no cayera en los clichés que por entonces se tenían de los chinos; gente malvada con coleta y uñas largas que dedicaban su tiempo a maquinar conspiraciones y comían nidos de golondrina.

Hergé conoció a Tchang Tchong Jen, un amigo que le abrió los detalles del universo oriental, pero no supo de él durante décadas. Hergé quedó fascinado y plasmó su primera obra maestra, El Loto Azul, maravillosamente documentada en cada detalle, donde se destilaba como trasfondo el horror de la ocupación japonesa de China. Tintín se liberó de sus ataduras y comenzó a crecer, expandiendo las ansias de libertad del propio Hergé en un mundo acostumbrado a la represión ideológica.

Bluelotus2
Una escena tomada del álbum El Loto Azul. Cada detalle y mensaje escrito en chino estuvo meticulosamente documentado. Dibujos de Tintin cortesía de Hergé/Moulinsart Studios Hergè

A finales de los años treinta, con los soldados nazis desfilando por Bruselas, Hergé siguió publicando sus dibujos en Le Soir, otro diario católico generalista –la anterior publicación fue disuelta precisamente por culpa de la ocupación alemana– y recibió anónimas críticas de lectores desencantados que pedían que no firmara en una publicación que simpatizaba con los nazis, nos cuenta Ostergaad.

Pero lo cierto es que las historias empezaban a retratar la situación de opresión que sufría en entorno del artista. En El Cetro de Ottokar, el personaje malvado es un calco de Mussolini. Y como anécdota, un agente de la policía secreta alemana que visitó su estudio, al ver que uno de los aviones de guerra era un Messerschmitt, le sugirió. "No lo hagas a menudo".

En tiempos de la ocupación nazi, las historias de Tintín se hicieron más fantásticas, dando todo el sabor a la aventura genuina. Tintín busca tesoros bajo el mar, viaja a países andinos para conocer la cultura Inca. En la Estrella Misteriosa, una bola de fuego amenaza con chocar contra la Tierra, el día del fin del mundo, y el héroe siente una angustia existencialista. El futuro de repente deja de existir. Es la huida mental al dominio nazi del propio Hergé (Georges Remi).

Tintin-champignon
Tintin se encuentra con unos extraños champiñones en un meteorito que cayó al mar.Dibujos de Tintin cortesía de Hergé/Moulinsart Studios Hergè

Todo eso nos lo narra magistralmente este documentalista danés. Hergé fue tachado de colaboracionista con el régimen nazi, pero paso un sólo día en la cárcel. Y todos los editores que le apoyaron dieron con sus huesos en presidio. De repente nadie le conocía. Pasó a estar en la lista negra.  ¡Absurdo! Hasta que un editor que había trabajado en la resistencia francesa, Raymond Le Blanc, le propone continuar con Tintín en una revista para niños.

Y más adelante, Tintín llega al Tíbet. Son tiempos donde Hergé quiere salir y sentir la vida al romper su matrimonio por culpa de una atractiva joven que trabajaba en su estudio. Algo maravilloso que le desgarró el alma y que le sumió en una depresión. El pecado, la infidelidad, la idea pasajera del suicidio, la ansiada búsqueda de la pureza blanca en las montañas más altas de la tierra. Todos esos fantasmas están reflejados en una de sus mejores aventuras, Tintín en el Tíbet, donde el reportero se reencuentra con su amigo perdido, Tchang.

09_tintinandi
Tibet
Dos escenas de la magnífica historia de Tintín en el Tibet. Dibujos de Tintin cortesía de Hergé/Moulinsart Studios Hergè

Hergé es quizá uno de los pocos artistas cuyo legado y vida pueden examinarse a través de aventuras cuya arquitectura, sencillez y documentación es tan perfecta que, como novelista, solo puedo sentir envidia y un poco de impotencia. Tiene, a mi juicio, una clarividencia e imaginación similar a la de Julio Verne.

En Objetivo y Aterrizaje en la Luna, realizados mucho antes de la carrera espacial que llevó allí a los astronautas de la NASA, los detalles son asombrosos y resisten los análisis incluso hoy en día. Los cálculos de las velocidades del cohete se corresponden con las distancias a las que se va alejando de la Tierra. Y la idea de unas botas magnéticas para contrarrestar la falta de gravedad dentro de la nave se ajusta mucho a mejor a los parámetros de la ciencia que en Star Wars, donde Harrison Ford y los suyos campan a sus anchas dentro de las naves.

¿Han visto alguna vez a los astronautas de la estación espacial bebiendo agua en microgravedad? Pues comparen este video con las dificultades que tiene el capitán Haddock en tragar su whisky.

  Haddock
El capitán Haddock se queda sorprendido al comprobar que su Whisky flota en microgravedad como una bola. Dibujos de Tintin cortesía de Hergé/Moulinsart Studios Hergé. Video: NASA

En Las Siete Bolas de Cristal, hay una escena en la que una bola de fuego se cuela por una chimenea y da vueltas alrededor de unos alucinados Haddock y Tintín, junto con el profesor Tornasol, hasta chocar contra una momia inca y desintegrarla. Este fenómeno de rayos en bola, según los expertos, no es ficción y puede ocurrir una vez cada millón de descargas eléctricas.

Y en el Asunto Tornasol, escrito en la década de los cincuenta, donde nuestro despistado científico inventa un aparato de ultrasonidos que podría ser usado como arma, comprobamos que Hergè estaba al tanto de las primeras aplicaciones de los ultrasonidos. Llegó a anticipar su uso como medio de destrucción –la pulverización de las piedras en los riñones mediante ultrasonidos solo empezaría a ser una realidad en la década de los ochenta.

1943 The 7 Crystal Balls
Portada del álbum Las Siete Bolas de Cristal. Dibujos de Tintín cortesía de Hergé/Moulinsart Studios Hergè

Y una última nota. ¿Por qué Tintin no envejece? Claude Cyr, pediatra y profesor de la Universidad de Sherbrooke en Canadá, llegó a publicar en Current Science que nuestro joven reportero tenía un daño en la glándula pituitaria situada en la base del cerebro, que le impedía crecer. Lo que mereció un artículo en una revista de prestigio.

Hay 26 Comentarios

Tintín llegó a mis manos de manera accidental una tarde sábado en una librería de mi ciudad que visitaba cuando era niña, de ahí, me he hecho a toda la colección.

El artículo es bastante bueno, aunque difiero en lo que se refiere a la labor periodística de Tintín. Del personaje sabemos que es reportero, debe trabajar para la prensa aunque nunca se conoce para cual periódico por lo que se presume es freelance; realiza periodismo de investigación y aunque ninguna de los libros lo muestra claramente escribiendo y/o publicando un artículo con su nombre, sí es posible inferir que es autor de varias notas de prensa que aparecen.

En Stock de Coque por ejemplo, hay varias notas sobre el caso, ¿por qué una o algunas de las notas no habrían de ser de Tintín? De igual forma en la Isla Negra hay un reportaje al final, ¿por qué no habríamos de pensar que Tíntín escribió sus notas refiriéndose a sí mismo en tercera persona? En Tintín en América hay una viñeta donde un personaje leer un artículo de prensa "Salvado milagrosamente: un joven reportero escapa a una muerte horrorosa (por nuestro enviado especial), ¿por qué no habría de ser ese enviado especial el mismo Tintín?

En conclusión, no se puede afirmar ipso facto que Tintín nunca escribió algún artículo sencillamente porque no se le muestre en alguna historia en esta labor, por los ejemplos dados, cabe la duda razonable de que sí publicaba en forma freelance y cuando hablaba de sí lo hacía en tercera persona.

Una última consideración, ¿cómo sabía la prensa de las aventuras de Tintín, las que él protagonizaba? Si el era la fuente directa de sus propios sucesos, entonces, ¿quién hacía el cubrimiento y vendía la historia detallada al periódico? ;-)

Saludos!

p.d No he leído Tintín en el país de los soviets, que varios referencian aquí y en el que dicen él aparece escribiendo un artículo.

Tintín llegó a mis manos de manera accidental una tarde sábado en una librería de mi ciudad que visitaba cuando era niña, de ahí, me he hecho a toda la colección.

El artículo es bastante bueno, aunque difiero en lo que se refiere a la labor periodística de Tintín. Del personaje sabemos que es reportero, debe trabajar para la prensa aunque nunca se conoce para cual periódico por lo que se presume es freelance; realiza periodismo de investigación y aunque ninguna de los libros lo muestra claramente escribiendo y/o publicando un artículo con su nombre, sí es posible inferir que es autor de varias notas de prensa que aparecen.

En Stock de Coque por ejemplo, hay varias notas sobre el caso, ¿por qué una o algunas de las notas no habrían de ser de Tintín? De igual forma en la Isla Negra hay un reportaje al final, ¿por qué no habríamos de pensar que Tíntín escribió sus notas refiriéndose a sí mismo en tercera persona? En Tintín en América hay una viñeta donde un personaje leer un artículo de prensa "Salvado milagrosamente: un joven reportero escapa a una muerte horrorosa (por nuestro enviado especial), ¿por qué no habría de ser ese enviado especial el mismo Tintín?

En conclusión, no se puede afirmar ipso facto que Tintín nunca escribió algún artículo sencillamente porque no se le muestre en alguna historia en esta labor, por los ejemplos dados, cabe la duda razonable de que sí publicaba en forma freelance y cuando hablaba de sí lo hacía en tercera persona.

Una última consideración, ¿cómo sabía la prensa de las aventuras de Tintín, las que él protagonizaba? Si el era la fuente directa de sus propios sucesos, entonces, ¿quién hacía el cubrimiento y vendía la historia detallada al periódico? ;-)

Saludos!

p.d No he leído Tintín en el país de los soviets, que varios referencian aquí y en el que dicen él aparece escribiendo un artículo.

Y aunque parezca mentira en españa también hay muchos periodistas con «fama» que nunca han escrito un buen artículo. Y buenos artículos o hilos de blogs escritos por no periodistas, ce la vite. http://www.menfoodspain.com

Y aunque parezca mentira en españa también hay muchos periodistas con «fama» que nunca han escrito un buen artículo. Y buenos artículos o hilos de blogs escritos por no periodistas, ce la vite. http://www.menfoodspain.com

Soy un afincionado de tintin, de niño, me la pasaba leyendo sin parar mi collection de libros. ya habia notado que todo lo cientifico era super bien documentado y muy cierto.

Tintin y el Capitán Tan. Por su culpa o gracias a ellos he recorrido medio mundo, para vivir sus aventuras y las mías .

▲▲▲SORPRENDENTE VIDEO Revela Como BAJAR 15KG AL MES ¡¡SIN DIETA!!.
Tu HIGADO es la CLAVE.
▲▲▲ Mira el video aquí: http://su.pr/2we2i5

Como ya han adelantado en los comentarios, Tintín ejerce como periodista en su primera aventura, El País de los Soviets, aunque realmente, lo de ser periodista no es más que una escusa a mi parecer, para hacerlo viajar de un lugar a otro del globo, con mayor (Tintín en el Tíbet, El Loto Azul, El Templo del Sol) o menor (Tintín y los Pícaros) acierto.

Yo aprendí a leer con los cómics de Tintin y a mi parecer, siendo Hergè un hombre de su tiempo como lo fue, Tintín, Milú, Haddock y compañía nunca pasarán de moda.

Nunca he entendido mi entenderé la fascinación por este personaje ni por sus cómics.

http://cocinarconciencia.blogspot.com.es/2013/03/guiso-de-cerdo-con-arroz.html

Tintín escribe un único artículo en El país de los Soviets, se le ve delante de una máquina de escribir diciéndole a Milú: "se trata de escribir un buen artículo" o algo así (cito de memoria). Pero tampoco tiene mayor importancia si escribe uno o ninguno. Ser periodista es una excusa para viajar por el mundo, como lo hacían sus contemporáneos reales a los que Hergé admiraba (Jack London, por ejemplo). Enhorabuena por el artículo.

Un saludo

Mi compañera Emma escribió este magnífico artículo: "Tintín y el Nihilismo". http://astropuerto.com/?p=138

Parsons, creo que vi no lleva tilde...

Si no me equivoco, al País de los Soviets parte en calidad de reportero...

Tengo una duda. En Tintin en El Pais de los Soviets ¿escribe un árticulo cuando viaja en el tren? Al llegar a mi casa lo miraré.
Por otro lado, este es un buen reflejo de lo que supone para muchos (me incluyo) el mundo de Tintin.

Maese Alejandro....¿Quiere usted decir "si" o "sí"?...Y Mademoiselle Ainhoa..":" cuando debe ir una ","...¡Ay, dime de que presumes..!.. Señor Ariza, felicidades por su artículo... Aunque mira que me habré devorado veces la colección completa...y no ví tantas cosas, oye... Ahora lo veré con otros ojos....

Tintin no escribió artículos, que yo sepa, ni mucho menos en Tintín en América. "Yo vine a Chicago para combatir a los bandidos, no para convertirme en un gángster", reza una viñeta. Es toda una declaración de intenciones. Ningún medio periodístico enviaría a su corresponsal para luchar contra el crimen. Sí es cierto que Tintín se disfraza para repartir periódicos, y que en otra de las escenas, le ofrecen suculentos contratos para hacer películas, hablar en la radio o prestar su imagen para publicidad. Y es muy curioso que todas sus hazañas se reflejen en los periódicos y la radio por otros corresponsales o enviados especiales. No hay mención a un artículo suyo con su firma, ni vemos una escena en la que el reportero teclee su máquina de escribir. Quizá los tintinófilos puedan corregirme y encontrar alguna pista en los 23 álbumes, cosa que agradecería, pero sería un fenómeno extremadamente raro. Tintín no escribe pero curiosea e investiga como periodista. Es la clave de su éxito.

Creí que cuando fuera mayor me dejaría de interesar Tintín. Pero sigo quedando hipnotizado por cada viñeta. Cada elemento de cada escena es un icono perfeto.

Buen artículo, hay que mirar a las personas del pasado con perspectiva histórica y no desde el cómodo sillón del presente.

Siento decirle que si ve la película, o por otra parte decide leerse el cómic de "Tintín en América" descubrirá que este personaje si escribe artículos periodísticos, es más, centrado en los famoso "gangsters" y el archiconocido "Al Capone". Luego demuestre que es usted periodista de verdad y antes de publicar un artículo prepárelo e infórmese. No es lo mismo "ni un artículo" que "un artículo".
Saludos

hoy tuitearía :)

http://tintintoday.tumblr.com/

El valor de estos comics es el de haber inspirado a tantas personas a abrir sus ojos más allá del mundo que se levantaba ante ellos, a salir, aunque sea desde el sofá, fuera de sus propias fronteras.

Leyendo el blog del aventurero viajero Antonio Aguilar ( http://www.historiasdenuestroplaneta.com ) veo en vídeo en el apartado de entrevistas que él mismo siendo niño admiraba a este reportero, y basta ver sus historias actuales para creerle.

Y eso hace a Tintín inmortal.

Por mi parte porque crecí leyyendo a Tíntín y me inoculó el interés por viajar y conocer otras culturas.

por favor: es Hergé (el acento está mal puesto la mitad de las veces)

Le felicito por su entrada en este blog. Tintín y su universo particular dan sin duda para muchos análisis y extensos comentarios. Constituyen un comic único y extraordinario, en los que se refleja muy bien gran parte de la evolución histórica del siglo XX.
Se han criticado mucho a Hergè sus orígenes ideológicos, su posible colaboracionismo con los nazis e incluso por su hipotético racismo, en este último caso por el contenido de su album Tintín en el Congo, el segundo más antiguo de la serie y excesivamente simple y primitivo. Pero es que a partir del Loto Azul, la calidad y la complejidad de las historias evoluciona y se enriquece de un modo extraordinario, y la calidad ética del personaje creado por Hergè queda fuera de toda duda.
He sido un lector compulsivo de las aventuras de Tintín, que me acompañaron durante mi infancia y juventud, y conservo toda la colección, de la que me siento especialmente orgulloso. Comprendo que un genio del cine como Spielberg se quedara maravillado con este comic y quisiera llevarlo a la pantalla grande. Personalmente, sólo le pongo un "pero" a las aventuras de Tintín (nada es perfecto en este mundo, ya se sabe); me hubiera gustado que Hergè le hubiera proporcionado una compañera joven y guapa al personaje del joven periodista. El amor y el sexo están totalmente fuera de su mundo, si exceptuamos a la diva Bianca Castafiore, que pretende al capitán Haddock, aunque su personaje resulta demasiado caricaturesco.
Aún así, el universo de Tintín es maravilloso. Felicidades por su post.

Y aunque parezca mentira en españa también hay muchos periodistas con «fama» que nunca han escrito un buen artículo. Y buenos artículos o hilos de blogs escritos por no periodistas, ce la vite.
http://www.menfoodspain.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Planeta Prohibido

Sobre el blog

Un poquito de ciencia impertinente. 2.000 caracteres para divertirse y aprender tomando como hilo conductor los fascinantes hallazgos de la ciencia. Pero además hay atrevimiento. Especulación. La ciencia que tiene sentido del humor. La versión siglo 21 de Robby el robot, el autómata más famoso de la ciencia ficción,El Planeta Prohibido, que era incapaz de herir a los humanos. Nuestro Robby rescata en sus brazos mecánicos a la chica, pero a veces tiene más mala leche queTerminator. En El Planeta Prohibido (PB), una civilización extraterrestre llamada Krell es un millón de veces más avanzada que la humanidad, pero se extinguió en un solo día. Es celuloide, ciencia ficción, claro, pero quizá el conocimiento no baste para salvarnos. Y sin embargo, ¿tenemos algo mejor?

Sobre el autor

(Madrid, 1963) (Madrid, 1963) es periodista y escritor, se licenció en ciencias biológicas y es Master de Periodismo de Investigación por la Universidad Complutense. Autor de cuatro novelas (La Sombra del Chamán, Kraken, Proyecto Lázaro y Los Hijos del Cielo), le encanta mezclar la ciencia con el suspense, el thriller y la historia, en cócteles prohibidos. Fue coguionista de la serie científica de RTVE 2.Mil, ha colaborado para la BBC, escrito para Scientific American y New Scientist, Muy Interesante, y fue jefe de ciencia de La Razón. En El País Semanal se asoma al mundo de la ciencia. Luis habla también en RNE, en el programa A Hombros de Gigantes, sobre ciencia y cine.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal