El ataque de los marcianos pequeñitos

Por: | 28 de agosto de 2013

MarsAttacks2

Un marciano amenaza a Jack Nicholson en Mars Attacks!. Cortesía de Warner Bros.


En Mars Attack, Tim Burton repasa la abundante filmografía de las invasiones marcianas en clave cómica. La escena de la paloma lanzada por un hippie y achicharrada por los rayos del marciano que acababa de salir de su platillo “en son de paz” es sin duda de lo mejor de la película.

Burton bebe de la herencia dejada por clásicos de culto como Ultimátum a la Tierra, La Guerra de los Mundos, e incluso películas risibles y muy menores como Invasores Invisibles, de Edward L.Cahn (donde los marcianos son entes invisibles que se apoderan de los cadáveres humanos para convertirles en zombis). 

Mars_attacks
Póster del film dirigido por Tim Burton.

 

Los marcianos no tienen porqué ser altos o bajos, verdes y con muy mala uva. En La Invasión de los Ladrones de Cuerpos (Body Snatchers) son microscópicos: esporas que vienen del espacio exterior –no exactamente de Marte, ya que en el film no se especifica su origen, pero podemos tener la libertad de imaginarlo así en los años cincuenta. Se trata de esporas dispuestas a fabricar vainas para engendrar dentro de ellas cuerpos clónicos copiados de los humanos. 

Algún día hablaremos de la verdadera identidad política de estas esporas, pero lo cierto es que el excelente film de Don Siegel, una obra maestra de la psicología de masas llevada al terreno patológico, es uno de los escasos que sugieren que los verdaderos marcianos –si los asociamos con extraterrestres–son muy pequeños, y no llevan naves espaciales ni pistolas de rayos.

Invasion-des-profana-56-ii07-g
Kevin McCarthy y Dana Winter huyen de un pueblo poseido en el film de Don Siegel.Walter Wanger Productions.

La ciencia estuvo muy cerca de corroborar la identidad de los invasores microscópicos esbozados por este maravilloso director norteamericano. Ocurrió en verano de 1976. La nave Viking 1 aterrizó allí el 20 de julio, y dos meses después, el 3 de septiembre, una sonda gemela, la Viking 2, hizo lo propio a 6437 kilómetros, en otro extremo del planeta. 

Las dos naves eran complejísimos laboratorios equipados con experimentos para la detección de vida. Y el único que dio positivo, en inglés, LR (Labeled Released Experiment o Experimento de Liberación Marcada) sigue dando que hablar. Su autor, el científico Gilbert Levin, está firmemente convencido de que las Viking detectaron vida microscópica en el suelo marciano.

Veamos en detalle en qué consistió este experimento. Las naves tomaron muestras del suelo marciano y lo rociaron con una sopa nutritiva, que tenía un isótopo radiactivo, el carbono 14. Si existiera algún tipo de microbio o bacteria en ese suelo al que le apeteciera ese bocado inesperado, tendría lugar una digestión. Y los gases consistirían en CO2 radiactivo, que sería convenientemente detectado. 

El experimento se realizó cuatro veces con sus controles y en todos los casos los resultados fueron positivos. No hubo un solo fallo.

Se llegaron a calentar las muestras de suelo a ciento sesenta grados para rociarlas después con la sopa. El suelo no generaba gases, presumiblemente porque los microorganismos habrían muerto por el calor. El LR estaba indicando que existía algo en el suelo de Marte capaz de comer y excretar.

En suma, ¡algún tipo de vida!

Sagan_viking
Carl Sagan posa frente a una maqueta a tamaño real de la Viking. JPL/NASA

Los resultados no se aceptaron debido a que las naves fueron incapaces de detectar materia orgánica con otros aparatos. Sin materia orgánica no puede existir vida. Carl Sagan, que tenía un interés enorme en la misión, admitió su decepción. 

El mismo Levin aceptó el dictamen de la NASA. Pero, con los años, se vio que los cromatógrafos de las Viking estaban trufados de errores, e incluso los mismos aparatos aplicados sobre los suelos de la Tierra daban falsos negativos.

Suelo tener contacto con Levin cada vez que escribo sobre Marte, y en cada ocasión, este científico, que ahora investiga como profesor adjunto del Beyond Center for Fundamental Concepts in Science en Arizona, se muestra cada vez más convencido de que las Viking sí encontraron vida. 

En suma, Levin se siente como un hereje. Pero sus convicciones se han puesto a prueba con la llegada de la nave Curiosity, un complejo laboratorio geológico.

La Curiosity no se concibió para detectar vida, sino para estudiar la geología del planeta rojo. En sus tripas, sin embargo, lleva la tecnología más sofisticada para detectar materia orgánica, aparte de una cámara de alta resolución.

Y hasta el momento, los científicos responsables no han informado de la presencia de materia orgánica... salvo unas moléculas orgánicas detectadas en una muestra de suelo que han sido tachadas como producto de una contaminación traída por la propia nave.

Curiosity
La Curiosity en una recreación artística. NASA/JPL

Tengo que reconocerlo, me atraen los científicos que se salen de la norma como Levin. La ortodoxia científica los tacha de herejes. Es cierto que la distancia entre la herejía al fraude a veces es más corta de lo que pensamos, pero francamente, me encantan los herejes como Levin o el fallecido Fred Hoyle, del que hablaremos algún día.

Levin no cree que las moléculas orgánicas detectadas por la Curiosity en una muestra de suelo sean debidas a la contaminación.

Incluso si fueran marcianas, no serían lo suficientemente complejas como para apoyar los resultados de las Viking. Y para colmo, la Curiosity no ha detectado moléculas orgánicas complejas, lo que es un obstáculo considerable.

Pero todavía no se han desvelado los resultados de tales experimentos, argumenta Levin. La historia está lejos de escribirse.

“Por lo poco que sabemos, los escasos datos son consistentes con el hallazgo de vida microbiana que hizo la Viking gracias al experimento LR en 1976”, me dice este experto en un reciente correo electrónico. Apunta además a unas curiosas piedras marcianas recubiertas de una sustancia verde que deberían de ser analizadas por la cámara de alta resolución de la nave, cosa que aún no se ha hecho. “Mi predicción es que ellos no pueden esconder la verdad durante mucho tiempo”.

Marte
Levin quiere que la cámara de alta resolución de la nave examine esa patina verdosa observada en estas piedras de Marte. JPL/NASA.

¿Cuál es esta verdad? Veamos fríamente las posibilidades.

Es posible que Marte sea a la postre un planeta yermo, sin vida. ¿Se imaginan el impacto devastador que ese hallazgo tendría en el programa de exploración marciana? Lean el titular: La nave Curiosity descarta la existencia de vida en Marte.

La gente se preguntaría, ¿para qué gastar dinero en explorar un planeta muerto? Las Viking trajeron esa mismo impresión hacia un público que aún guardaba en la memoria las películas que inspiraron a Tim Burton para su Mars Attacks

Y el precio pagado fue altísimo. Muchos científicos –llamados exobiólogos– que pretendían estudiar el asunto de la vida extraterrestre, fueron borrados del mapa, sin fondos económicos para financiar su trabajo. 

La NASA no estaría muy dispuesta a lanzarse de nuevo a esta piscina. ¿No les parece?

Por otra parte, la NASA tampoco quiere repetir el gran patinazo como aquel famoso anuncio en 1996. ¿Se acuerdan? Un grupo de eminentes expertos,  junto con el mismísimo presidente Clinton, se mostraban entusiastas sobre el hallazgo de pistas de vida en un meteorito marciano.

Diez años después, la comunidad científica trituró a los expertos que habían salido con el presidente para anunciar al mundo la gran noticia. Fiasco, fiasco.

Es solo una impresión personal, pero la ambigüedad sobre Marte podría resultar de una política cuidadosamente calculada. Algo así como no tenemos evidencias de vida, pero sí sospechas de que al menos existió en el pasado...y puede que ahora...quien sabe....Hay que seguir investigando y gastando, y eso me parece estupendo. Y en ese sentido, es concebible que Levin tenga al final la razón.

 

 

Hay 8 Comentarios

Tiendo a pensar que es probable que en Marte haya habido esbozos de vida en algún momento, lo que me genera ciertas dudas es la necesidad de gastarse una pastizarra en explorar este planeta. Y no es que no sienta curiosidad por conocer este y otros datos que puedan surgir, es que los presupuestos que manejan estas misiones, de conocerse en detalle, escandalizarían a más de uno.

Luis, muy buen artículo

Federico Moran me transmite los siguientes comentarios por Whattsup que reproduzco aquí para el interés de los lectores.

-La Curiosity lleva un instrumento diseñado por españoles del CAB, en Centro de Astrobiología. Es una estación meteorológica que forma parte de las pruebas que esta haciendo la misión para medir la temperatura, humedad, vientos de la atmósfera marciana, etc, datos de gran valor.
Por otro lado estoy convencido de que en Marte hay materia orgánica. ¿Por qué? Un simple experimento como el de Stanley Miller es capaz de producir aminoácidos y otros compuestos orgánicos. Además, se ha detectado materia orgánica en meteoritos no marcianos, como azúcares, aminoácidos y bases nitrogenadas. Y también se ha detectado materia orgánica en polvo interestelar: adenina, moléculas aromáticas con anillos de benceno, etc.
Es altamente probable que en Marte exista síntesis de materia orgánica. Obviamente esto no implica que haya vida. Pero sí el combustible de la vida.
En el CAB se esta desarrollando además un instrumento que permitiría hacer un análisis de detección de vida, en base a la detección de moléculas producidas por bacterias. Se trata del SOLID. Con Tecnologia de "microarrays" se fijan anticuerpos a una batería grande de moléculas orgánicas y se comprueba si hay hibridación.

En ningún momento mantengo en el artículo que la NASA esté ocultando algo. Es la opinión de un tipo que me merece bastante respeto como Gilbert Levin y creo que tiene todo el derecho a decir lo que piensa.
A lo largo de la narración se deja claro precisamente lo contrario: la NASA se ha precipitado, especialmente con el tema del meteorito, y con los precedentes de la experiencia del Viking. Y debido a la interpretación de los resultados globales, no sólo el experimento LR, toda esa nueva ilusión para tratar de encontrar vida que está en los cimientos de la astrobiología –una especialidad inventada por la NASA– estuvo a punto de venirse abajo.
¿Y si realmente Marte fuera un planeta completamente muerto? Es un tema que me parece extraordinariamente interesante. Y puestos a especular, a la NASA le interesaría ocultar este hecho –que en Marte no hay ni hubo ningún tipo de vida–que evidentemente lo contrario.
Es mi impresión personal. El tema de la detección de vida supone un desafío especialmente complejo. Las Viking y sus ingenieros se la jugaron, tiraron una moneda al aire, hicieron historia, fueron valientes...y salió cruz.
Tuve la ocasión de preguntarle a Charles F. Bolden, el administrador general de la NASA, por qué no se habían repetido los experimentos de la Viking en el siglo XXI, donde disponemos de una tecnología fabulosa a impensable en 1976.
Desde entonces, la NASA ha enviado estaciones y laboratorios de GEOLOGÍA, no de BIOLOGÍA, a Marte.
Como buen político, Bolden me respondió con una evasiva, contestando que se habían llevado a cabo los mismos experimentos. ¡Y amigos, esto es una sabia mentira! No se han llevado a cabo tentativas biológicas de detección de vida directa. Parece un tema tabú que se deja para el futuro.
Es posible que los experimentos de la Viking fueran imperfectos. Pero Levin me cuenta que el LR se utiliza de forma estándar en los sistemas de purificación de aguas para el consumo humano ya que es muy efectivo a la hora de detectar bacterias y medir su concentración.
Por tanto, ¿oculta la NASA pruebas? Yo creo que no. Pero la detección directa de vida es un asunto del que puede quemarse los dedos y de ahí su prudencia.

Entonces la NASA, una agencia que en la actualidad cuenta con una preocupante falta de presupuesto, se esfuerza por ocultar (no una sino varias veces según el autor) el que sin lugar a dudas uno de los mayores descubrimientos de la historia de la ciencia que, a su vez, le reportaría una inyección de fondos sin igual.

Si mañana el ROBOT (no nave) Curiosity descubriera vida en Marte se abriría un nuevo horizonte en la investigación espacial. No creo que sea algo dificil de entender: se enviarían más naves, más robots (por no hablar de un posible programa tripulado) y esto se traduciría en una mayor investigación, incluidos los progamas de exobiología (por cada exobiologo que trabaje, habrá 5 ingenieros, matemáticos o físicos que planifiquen las nuevas misiones)

Un poco de seriedad, por favor.

Entonces la NASA, una agencia que en la actualidad cuenta con una preocupante falta de presupuesto, se esfuerza por ocultar (no una sino varias veces según el autor) el que sin lugar a dudas uno de los mayores descubrimientos de la historia de la ciencia que, a su vez, le reportaría una inyección de fondos sin igual.

Si mañana el ROBOT (no nave) Curiosity descubriera vida en Marte se abriría un nuevo horizonte en la investigación espacial. No creo que sea algo dificil de entender: se enviarían más naves, más robots (por no hablar de un posible programa tripulado) y esto se traduciría en una mayor investigación, incluidos los progamas de exobiología (por cada exobiologo que trabaje, habrá 5 ingenieros, matemáticos o físicos que planifiquen las nuevas misiones)

Un poco de seriedad, por favor.

Antes y ahora el mundo está infectado de extraterrestres, ejemplos sobran: Atila, Nerón, Torquemada, Hitler, Stalin, Pinochet, Videla, Bush, etc., etc. Estos seres putrefactos siempre han sentido y sienten un enorme placer en la muerte de otros, incluyendo torturas y genocidios. Nada tienen que ver con lo humano.

Muy buen trabajo, aunque yo la verdad no creo que haya nada más de lo que vemos. De todas formas, para mi los verdaderos marcianos son: http://xurl.es/9oxqz

A todo el mundo le gusta estar en un sitio verde, lleno de vida y habitado por seres inteligentes.
El desierto es muy duro de soportar, ya sea helado o seco, es un sitio hostil para con la vida.
Al menos el tipo de vida que los seres humanos necesitan vivir, y en las condiciones necesarias para su desarrollo.
Los extra terrestres, si los hay, tal y como como nosotros los pensamos, y si han venido a la tierra, seguro que ya no se han ido a ningún otro sitio.
Y menos si han probado el jamón serrano, el tinto de verano fresquito, y una buena rodaja de melón.
Conseguir todo eso, es de un mérito impresionante, y que además sea auto sostenible y auto suficiente, aun lo es mucho más.
No nos puede quedar ninguna duda al respecto, si existen los extraterrestres están ya aquí desde hace mucho tiempo, es lo normal.
Y es lo que haría cualquiera que fuera listo, ayudando a mejorar aun más las cualidades de todo lo que ya tenemos y disfrutamos.
En estrecha colaboración con todo el mundo.
Aunque la diferencia de inteligencia y cultura fuera un abismo, el lenguaje de la vida es universal.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Planeta Prohibido

Sobre el blog

Un poquito de ciencia impertinente. 2.000 caracteres para divertirse y aprender tomando como hilo conductor los fascinantes hallazgos de la ciencia. Pero además hay atrevimiento. Especulación. La ciencia que tiene sentido del humor. La versión siglo 21 de Robby el robot, el autómata más famoso de la ciencia ficción,El Planeta Prohibido, que era incapaz de herir a los humanos. Nuestro Robby rescata en sus brazos mecánicos a la chica, pero a veces tiene más mala leche queTerminator. En El Planeta Prohibido (PB), una civilización extraterrestre llamada Krell es un millón de veces más avanzada que la humanidad, pero se extinguió en un solo día. Es celuloide, ciencia ficción, claro, pero quizá el conocimiento no baste para salvarnos. Y sin embargo, ¿tenemos algo mejor?

Sobre el autor

(Madrid, 1963) (Madrid, 1963) es periodista y escritor, se licenció en ciencias biológicas y es Master de Periodismo de Investigación por la Universidad Complutense. Autor de cuatro novelas (La Sombra del Chamán, Kraken, Proyecto Lázaro y Los Hijos del Cielo), le encanta mezclar la ciencia con el suspense, el thriller y la historia, en cócteles prohibidos. Fue coguionista de la serie científica de RTVE 2.Mil, ha colaborado para la BBC, escrito para Scientific American y New Scientist, Muy Interesante, y fue jefe de ciencia de La Razón. En El País Semanal se asoma al mundo de la ciencia. Luis habla también en RNE, en el programa A Hombros de Gigantes, sobre ciencia y cine.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal