La física de Harry Potter o cómo hacerse invisible (según Michio Kaku)

Por: | 08 de septiembre de 2013

  Article-2016078-0BE61548000005DC-996_468x380

Una escena del film Harry Potter y la piedra filosofal. Warner Bros.


El máximo exponente en el campo de lo imposible –literariamente hablando– y la física está contenido en las sagas protagonizadas por Harry Potter, de J.K.Rawling. La primera novela fue rechazada diez veces en el Reino Unido. Pero poca gente sabe que en España, los derechos en español siguieron un tortuoso camino lleno de baches, según nos cuenta el escritor mexicano Juan Carlos León

La historia escrita por esta madre soltera casi sin recursos resultó ser la primera de la saga que más ejemplares ha vendido en la historia de la literatura –las cifras se acercan a los mil millones. Sólo por detrás de la Biblia.

¿La física? La facultad del joven mago para hacerse invisible gracias a una capa, que aparece en la primera novela, Harry Potter y la Piedra Filosofal

No es una novedad en la ficción, desde luego. H. G. Wells ya nos lo mostró en su novela El Hombre Invisible, de una forma mucho más trágica, en la figura de un científico, Griffin, que logra hacerse invisible mediante un suero y cae en un mundo de locura y terror.

El_hombre_invisible_1933_2
Poster promocional de El Hombre Invisible, Universal Pictures.

Cuando se publicó la novela de Rawling, en 1997, muy pocos pensaban que la ciencia pudiera crear materiales capaces de camuflar un objeto y hacerlo invisibles. Esa tela mágica tenía que ocultar el objeto y dejar pasar la luz a su través. Y eso resultaba imposible.

En una ocasión tuve la fortuna de conversar con Michio Kaku, el físico americano de origen japonés que ha proclamado que la física de lo imposible se está convirtiendo en realidad. Hablamos de Harry Potter, y de la forma en la que la ciencia se está acercando cada vez más a la magia.

La invisibilidad rompía las leyes de la óptica, solía explicar Kaku a sus estudiantes. ¿Por qué? Por el índice de refracción, que siempre era superior a uno. Punto. No había discusión. 

Si colocan una pajita en un vaso de agua, la impresión es que la pajita se dobla. ¿Cual es la razón? La luz no van tan rápido en el agua como en el aire. Digamos que va un poquito más lenta. El índice de refracción resulta de la división entre la velocidad de la luz en el vacío –en este caso el aire, aunque no sea el vacío– y la velocidad de la luz en ese medio. 

Por eso se pensaba que, ante cualquier material, el valor de su índice de refracción era siempre superior a uno. Pero ahora, hay que reescribir los libros de texto de las escuelas, me dijo entonces este incansable divulgador y entusiasta de la tecnología.

En la Universidad de Zhejiang, en Hangzhou, un equipo de investigadores han construido una caja para hacerse invisible. Esta hecha de prismas de vidrio de alta calidad que tienen la particularidad de doblar la luz que les llega. 

Los rayos de luz dan un rodeo a la caja, sumergida en una pecera. A través de la caja, vemos perfectamente las plantas del fondo. Pero cuando un pez entra en ella, desaparece. Podemos verlo en este video que ofrece la revista Scientific American, cortesía a su vez de la revista Nature.

 

En esta serie de videos se pueden comprobar los efectos ópticos de las investigaciones recogidas en la revista Nature.


De la misma forma, la caja es capaz de ocultar a un gato cuando entra en ella. Se proyecta a través de la caja una película de un fondo de flores y vemos efectivamente las flores cuando desaparece el gato.

 Los vídeos que aquí mostramos no son efectos especiales ni engaños, como los que abundan en youtube, que muestran a personas ocultándose tras una capa que los hace invisibles mediante trucos digitales. Los experimentos recuerdan un poco a los trucos que los magos usaban en los tiempos victorianos combinando espejos y reflexiones para hacer desaparecer las cosas dentro de una caja. Aunque tales ensayos científicos son mucho más sofisticados. La magia se enlaza con la ciencia.

¿Cómo es posible? El diseño de estos materiales es tan fino que su índice de refracción menor que uno, incluso negativo. Cuando la radiación electromagnética los golpea, estos materiales la desvían y la doblan para que se deslice a su alrededor, en vez de rebotarla. Eso quiere decir que esos materiales se comportan como si fueran invisibles. 

En la Universidad de Duke ya han fabricado una sustancia invisible a la radiación de microondas. Los seres humanos no vemos las microondas, pero si estuviéramos equipados para ello, tendríamos aquí un material que no podríamos ver. Y científicos de Stanford experimentan con materiales con refracción negativa – es decir, invisibles– en un rango de colores que va desde el azul al rojo, aunque sí se ven en los límites del espectro de colores. La invisibilidad total no es una quimera, aseguran. Está cada vez más cerca.

 

 

 

 

 

 

 

 

Hay 1 Comentarios

Muy bueno, como siempre. A mi me encantaría ser invisible para poder espiar a mis vecinitas: http://xurl.es/lcd5n

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Planeta Prohibido

Sobre el blog

Un poquito de ciencia impertinente. 2.000 caracteres para divertirse y aprender tomando como hilo conductor los fascinantes hallazgos de la ciencia. Pero además hay atrevimiento. Especulación. La ciencia que tiene sentido del humor. La versión siglo 21 de Robby el robot, el autómata más famoso de la ciencia ficción,El Planeta Prohibido, que era incapaz de herir a los humanos. Nuestro Robby rescata en sus brazos mecánicos a la chica, pero a veces tiene más mala leche queTerminator. En El Planeta Prohibido (PB), una civilización extraterrestre llamada Krell es un millón de veces más avanzada que la humanidad, pero se extinguió en un solo día. Es celuloide, ciencia ficción, claro, pero quizá el conocimiento no baste para salvarnos. Y sin embargo, ¿tenemos algo mejor?

Sobre el autor

(Madrid, 1963) (Madrid, 1963) es periodista y escritor, se licenció en ciencias biológicas y es Master de Periodismo de Investigación por la Universidad Complutense. Autor de cuatro novelas (La Sombra del Chamán, Kraken, Proyecto Lázaro y Los Hijos del Cielo), le encanta mezclar la ciencia con el suspense, el thriller y la historia, en cócteles prohibidos. Fue coguionista de la serie científica de RTVE 2.Mil, ha colaborado para la BBC, escrito para Scientific American y New Scientist, Muy Interesante, y fue jefe de ciencia de La Razón. En El País Semanal se asoma al mundo de la ciencia. Luis habla también en RNE, en el programa A Hombros de Gigantes, sobre ciencia y cine.

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal