Los amigos de Camps

Por: Josep Torrent | 02 nov 2011

Camps

 

El Consell Jurídic Consultiu (CJC), una suerte de Consejo de Estado en versión valenciana donde, entre otras labores, se analizan las leyes aprobadas por el parlamento autonómico para que comprobar que se atengan a la Constitución y que no entran en colisión con la legislación estatal y las normativas europeas, puede acoger entre sus miembros, por ley, a los expresidentes de la Generalitat que tienen voz pero no voto en sus deliberaciones. Joan Lerma, Eduardo Zaplana y José Luis Olivas, por distintas razones,  han preferido, al menos por ahora, no incorporarse a dicha institución. A Francisco Camps, tras su dimisión por el escándalo de los trajes, le faltó tiempo para reclamar su ingreso en el CJC sin dejar su escaño en las Cortes Valencianas. Formar parte de esta institución lleva aparejado un sueldo de 60.000 euros anuales, coche oficial y despacho propio.

Que Camps vote en las Cortes Valencianas las leyes sobre las cuales se pronunciará en tanto que integrante del CJC no le provoca al expresidente  incomodidad ni reparo alguno, cuando es obvio que alguna incompatibilidad moral debería existir en el ejercicio de  esa doble función. Sería razonable, exigible incluso, que Camps dejara su escaño en el parlamento valenciano; pero no lo hace. ¿Por qué? Según algunas fuentes del PP, todavía no ha renunciado a regresar a su antiguo cargo. Está convencido de que el jurado le declarará inocente y que, exonerado de toda responsabilidad, podrá reclamar su derecho a ocupar su antiguo despacho en el Palau de la Generalitat, con el argumento de que fue el quien ganó las elecciones autonómicas.

Toda esta historia resulta surrealista y merece formar parte del Celtiberia show que tan acertadamente narró el desaparecido Luis Carandell. Pero hay quien no solo la difunde, sino que se la cree a pies juntillas. De donde se deduce que al expresidente no le deben faltar amigos en estas semanas previas al juicio con jurado que empezará el 12 de diciembre.

Que los tiene, amigos, digo, y que algunos no se ocultan es un hecho. Uno de los que más se distingue es el presidente del CJC. Vicente Garrido no duda en acudir al domicilio de Camps para juntos recorrer ambos los escasos 500 metros que separan la casa del expresidente de la Generalitat de la sede del Consell. Y, para que no quepa duda de la amistad entre los dos, Garrido afirma ante quien quiera oirle (el jueves, 3 de noviembre, ante el actual presidente Alberto Fabra) que Camps es inocente y no se le va a condenar. Su afirmación va mucho más allá de la presunción de inocencia. Sencillamente la da por hecha. Cosa que está muy bien en un amigo pero que chirría bastante en boca del presidente de un organismo que debe analizar las leyes. Pero ya se sabe la mano que siempre ha tenido Camps con los responsables jurídicos valencianos, llámense Juan Luis de la Rúa o Vicente Garrido.

En la Comunidad Valenciana casi nadie se escandaliza por nada. En el Consell Jurídic, por ejemplo, se sientan dos políticos que tuvieron que dimitir de sus responsabilidades por verse inmersos en sendos escándalos: El mentado Camps y el exsecretario general de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla. Pero eso no parece importarle a nadie. A ellos desde luego que no y a los que les propusieron, tampoco. Y aún hay quien se queja, entre los socialistas,  de la falta de calidad de la democracia. Ellos mismos.

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Josep Torrent

es periodista, delegado de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Casado, con una hija y un nieto. Estudió filosofía y letras en la Universidad de Valencia y Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Sobre el blog

La Comunidad Valenciana no es solo corrupción, ni tampoco fallas, sol, playa y paella, aunque el tópico la reduzca a eso. Este blog hablará de los tópicos, como no puede ser de otra manera. Pero también aspira a contar otras cosas.

Categorías

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal