Una Senyera no tapa el paro

Por: Josep Torrent | 25 abr 2013

Hace cosa de un año las Cortes Valencianas, presididas entonces y ahora por Juan Cotino, y la consejería de Gobernación cuyo titular era,  entonces y ahora, Serafín Castellano, tuvieron a bien encargarle a la Universidad de Alicante la organización de una exposición que recordara el trigésimo aniversario de la aprobación del Estatut d’Autonomía que se inauguró en Alicante con la presencia y los parabienes de uno de sus patrocinadores, la directora general Asunción Quinzá que acudió en representación del consejero de Gobernación, en tanto que el prólogo de catálogo iba firmado por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, para quien la exposición mostraba “un buen número de páginas brillantes de nuestra historia” y animaba a los posibles espectadores a “adentrarse en la realidad de la Comunitat desde una nueva perspectiva [para que] conozcan mejor esta apasionante encrucijada histórica que hace treinta años recorrió este territorio y sus gentes y desde la que emprendió un itinerario que llega hasta nuestros días y se prolonga con pasos firmes hacia el futuro”.

La muestra, que lleva por título Nosaltres. 30 anys del Estatut d’Autonomía, se exhibió sin ningún problema en Alicante y el 25 de abril (aniversario de la batalla de Almansa y Día de las Cortes  Valencianas) se inauguró en el parlamento autonómico con gran consternación de buena parte de los diputados del PP, quienes organizaron un buen cirio por entender que la misma está sesgada hacia posiciones catalanistas. El propio Serafín Castellano ha reclamado que sea retirada del Palau dels Borja y Juan Cotino cumplirá la orden de forma inmediata, faltaría más. El más belicoso, sin duda, fue el portavoz adjunto del grupo popular. Rafel Maluenda, una reliquia de los viejos tiempos, actuó cual Paquita Rebentaplenaris (para quien no se acuerde de ella, un personaje de la transición bien conocida por su capacidad para insultar y amenazar a cargos públicos, básicamente de la izquierda, y por ver catalanistas encubiertos hasta entre quienes comían jamón con pan y tomate) reclamando respeto hacia las señas de identidad valencianas, como si las que se exponían no lo fueran.

¿Cómo llegó la exposición hasta las Cortes Valencianas? Serafín Castellano encarga a Remedios Sánchez, profesora de la Facultad de Derecho que sea la comisaria de la muestra, el catálogo (que, dicho sea de paso, es lo único que ha pagado las Cortes) es supervisado por la propia consejería y presidencia de la Generalitat que dan su visto bueno. Incluso antes de que la exposición viaje a Valencia, el jefe de gabinete del presidente del parlamento valenciano, David Calatayud, se desplaza hasta Alicante y da su visto bueno. No hay ningún problema hasta que se conocen los datos del paro correspondientes al primer trimestre de este año.

Corts

Los datos de la Comunidad Valenciana son aterradores: 727.000 personas (el 29,20% de la población activa) están en el paro. Entre las personas jóvenes menores de 25 años el desempleo alcanza el 55,7%. Desolador. El PP, cuando la oposición plantea temas como la reforma del modelo de Estado, mejoras en la financiación autonómica o critica determinadas política (anti)sociales, acostumbra a despejar los temas afirmando que son cuestiones que no interesan a nadie, que lo importante es la lucha contra el paro. Ayer cambiaron su línea argumental. Lo que importaba era la defensa de las señas de identidad de los valencianos ante el contenido catalanista de la exposición que ellos mismos habían encargado y financiado para que se mostrara en lugar tan solemne como las Cortes.

Hubo un tiempo en que los populares fueron capaces de trasladar la ilusión de ser un partido moderno que sabía conjugar el pasado con los retos del futuro. El PP representaba la modernidad y los valencianos se lo reconocieron concediéndole abultadas y consecutivas mayorías absolutas. De un tiempo a esta parte, sin embargo, están desnortados. La crisis económica y la corrupción han liquidado su credibilidad. Hechos como el protagonizado por Maluenda ponen de manifiesto hasta qué punto han perdido el contacto con la realidad. Los viejos demonios familiares ya no asustan a nadie. Otros son los problemas. El paro, por ejemplo. Y ese drama no se tapa con una senyera por muy cuatribarrada que sea.

Hay 3 Comentarios

utiel yague pues si dice - el pepe representaba la modernidad- que pobra decir el autoe de el pesoe. es parte de ........

Credibilidad y modernidad. Dos términos que se emplean en el articulo y que identifican, o al menos así se pretende, al PP Valenciano. Ustedes piensan, aunque solo sea por un momento que ha sido la credibilidad la que ha dado las mayorías al PP durante estos años en Valencia. ¿Modernidad?, donde, en que, en la visita del Papa o en ¿el accidente? del Metro de la Linea 1 que precedió a su visita, o quizás, tal vez, en las celebraciones de la Copa del América o la construcción del circuito de carreras de la F-!, o, es en las megalíticas construcciones de Calatrava, donde se ponen de manifiesto las excelencias y modernidades del pueblo Valenciano . Seriedad, señores, que ya que nos ha faltado cordura en las acciones de nuestros mandatario...políticos, vamos...., y en la voluntad de unos Ciudadanos que no supieron poner fin a sus desmanes de excelsa gloria romana, no seamos, ahora, caprichosos del lenguaje y queramos ensalzar todavía más nuestros males y desmanes con chanzas y ridiculeces.

“Papi, ¿por qué ya no vamos al cole en coche?” “Porque sólo tenemos el de mami y lo necesita ella para ir a trabajar” “¿Y el tuyo?” “Ya no tengo, cariño. Me lo dejaban en el trabajo y papi ya no trabaja allí” “Y ahora ¿dónde trabajas, en la calle o qué?”

http://unavozlibredel15m.blogspot.com.es/2013/04/16-dias-al-sol.html

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Josep Torrent

es periodista, delegado de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Casado, con una hija y un nieto. Estudió filosofía y letras en la Universidad de Valencia y Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Sobre el blog

La Comunidad Valenciana no es solo corrupción, ni tampoco fallas, sol, playa y paella, aunque el tópico la reduzca a eso. Este blog hablará de los tópicos, como no puede ser de otra manera. Pero también aspira a contar otras cosas.

Categorías

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal