¿Hay una vía valenciana?

Por: Josep Torrent | 13 sep 2013

Fue el miércoles cuando centenares de miles de personas salieron a las calles, plazas y carreteras reclamando la independencia de Cataluña. Un proceso político que, quiérase o no y cualquiera que sea su final, tendrá consecuencias para la Comunidad Valenciana. Son tantas cosas las que nos separan de nuestros vecinos del norte como las que nos unen. Ejemplo: una buena parte del sistema financiero valenciano está ahora en manos de entidades catalanas. Pero quienes se supone que nos gobiernan aquí, en la Comunidad Valenciana, no parecen tener el menor interés en atender en serio lo que ocurre al norte del río Sénia. Como siempre se han limitado a agitar el espantajo del anticatalanismo, convertido ya en una suerte de Gibraltar valenciano para evitar que se hable de los problemas internos.

Un días antes de la celebración de la Vía Catalana hacia la independencia, el Consell protagonizaba un ridículo sonado al retirar del orden del día del Congreso de los Diputados el punto por el que se iba a debatir una adicional al Estatut d’Autonomía que políticamente habría obligado al Estado a que sus inversiones tuvieran en cuenta el peso de la población. El presidente Fabra y su equipo prefirieron retirarlo antes que sufrir una ominosa derrota a manos de su propio partido. ¿Es esta la vía valenciana? Mala cosa. Ese camino solo conduce a la desaparición del autogobierno. Tal vez sea eso lo que quiere el PP, pero no se atreve a decirlo.

Hay 5 Comentarios

La Via Valenciana, como cualquier Via, comienza en la actitud personal de cada ciudadano. Hasta que el ciudadano medio valenciano no asuma la necesidad de prescindir de sus actuales responsables, cualquier camino que se tome será de rechifla y chirigota; por otro lado tan a la manera de falleros y otros festeros del lugar. El papel, entre otros, de periodistas y profesionales de la información es, en estos momentos, fundamental para ayudar a la ciudadanía a encontrar esa actitud. Nadie puede ya escaquearse.

La corrupción del peperismo en Valencia ha sido su ruina.Muchos que optarían por una Via de Paisos Catalans están perseguidos y maltratados, una buena muestra son esos España 2000 que se infiltra en toda manifestación por el valenciá y sus adeptos con su prepotencia violenta. Pobre Valemcia.¡Visca el Pais Valencia y Els Paisos Catalans!!

L'atac al valencianisme per part del PP és el camí a l'entrega de les terres valencianes als especuladors de Madrid, qui són en realitat els qui manen ací. Camps, Rita, Fabra, Ciscar són els seus esbirros o correveidiles. El resultat: sense Caixes d'Estalvis, sense agricultura ni indústria, sense Terres Mítiques nim Ciutats de les Arts, sense vergonya....

Es penosa la manipulación desde el nacionalismo catalán. No se pierdan esto: http://xurl.es/idud3

Catalunya és una nació, amb o sense estat, però no ho és sense València - moltes i cordials salutacions

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Josep Torrent

es periodista, delegado de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Casado, con una hija y un nieto. Estudió filosofía y letras en la Universidad de Valencia y Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona.

Sobre el blog

La Comunidad Valenciana no es solo corrupción, ni tampoco fallas, sol, playa y paella, aunque el tópico la reduzca a eso. Este blog hablará de los tópicos, como no puede ser de otra manera. Pero también aspira a contar otras cosas.

Categorías

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal