PlenaMente

21 may 2016

Para que te respeten, hazte respetar

Por: Patricia Ramírez

Un árbitro en un partido de la liga inglesa. / REUTERS
Un árbitro en un partido de la liga inglesa. / REUTERS


El respeto es clave para el buen funcionamiento de las relaciones personales. Permite un trato justo y honesto, sentirse valorado y apreciado. Pero, ¿qué claves nos ayudan a ser respetados por los demás?

Solemos ser respetuosos con las personas que nos parecen dignas de admiración. Tanto por sus valores, por su lucha, por cómo se entregan a los demás o por cómo se superan. También respetamos a quienes arriesgan su vida para salvar a otros (como los bomberos en un rescate), a las personas generosas y altruistas, a las personas inteligentes, con talento o que comunican bien. Valoramos y respetamos todo lo que no nos vemos capaces de dar o hacer. Valoramos a las personas que tienen valores como la valentía, la generosidad, el trabajo, el esfuerzo, la inteligencia o el talento. Este sobre todo es un respeto basado en la admiración.

Las habilidades también son claves. Las personas socialmente habilidosas saben recibir elogios, no les da vergüenza que les alaben, saben expresar crítica y recibirla. No tratan de justificarse ante la crítica. Se defienden de forma asertiva cuando se sienten tratados de forma injusta. No son personas sumisas que tragan con todo, saben ponerse en su sitio, sin agresividad y sin ira.

La persona sumisa, que permite que la humillen, suele relacionarse con personas que aprovechan esta debilidad suya, con los tóxicos, autoritarios, manipuladores, porque son la diana perfecta para proyectar sus malas formas. Los sumisos suelen hacer reflexiones del tipo “a ver si soy yo el que atrae este tipo de personas”, y en parte es así.

Uno de los motivos por el que no se defienden es por su falta de habilidad o por miedo a perder la relación. Pero el que te falta el respeto, tanta paz lleve, como gloria deja. No tenemos que retener a nuestro lado a personas que nos hacen daño.

No tener claros tus límites o no saber cómo defenderlos es otro de los motivos para que te falten el respeto. En la vida tenemos actividades a las que no queremos renunciar o cosas que no queremos tolerar. Tenerlo claro permite defenderse en el momento en el que ocurren o estar preparada para decir no. Hay límites con los hijos, con la pareja, en el trabajo, en actividades cotidianas. Las personas no conocen cuáles son los tuyos, aunque por sentido común se puede deducir que todo lo que no quieras para ti, no lo practiques con los demás. Pero como existen personas que se aprovechan de la debilidad de otras, lo correcto es dejar claros cuáles son tus límites. Si eres de las personas que los desconocen, prueba a hacer el ejercicio de definirlos. ¿A qué no me gusta renunciar? ¿Qué es importante en mi vida?

Aceptarte, valorarte y quererte tal y como eres. El respeto que te tengan en gran parte viene de cómo te percibes. Necesitas hablar bien de ti, tener una visión en túnel más focalizada en lo que sumas, en lo que aportas. Ten consciente la historia de tus éxitos y trabaja tu talento. Y no te compares con los demás. Tiendes a compararte siempre en las carencias y no en las riquezas personales. No somos iguales y por ello tú eres único.

La coherencia es digna de respeto. Ser coherente con lo que dices que eres. Las personas indecisas, poco honestas, cambiantes, que hoy dicen blanco y mañana negro, que no mantienen un argumento sólido o lógico, no suelen ser dignas de respeto.

Otro punto importante es dedicarse tiempo a uno mismo. Saber que merecemos nuestro espacio, que no tenemos que renunciar a nuestro tiempo por muy madres, amigos o trabajadores que seamos. Dedicarte tiempo y además, pensar que te lo mereces. Renunciar a ti mismo termina por anteponer siempre las prioridades de los hijos y así crías hijos exigentes e intransigentes con tus necesidades. E igual que pasa con los hijos ocurre con la pareja, con los amigos y con los compañeros de trabajo. Tu tiempo es importante. No tienes que justificarte.

El optimismo y la energía positiva forman parte del respeto. Una persona asertiva, positiva, que busca soluciones, es alguien que se expresa de esa manera. No está todo el día hablando de desgracias. Hablar todo el día de problemas te presenta ante los demás como una persona con pocos recursos, a la deriva. Nadie quiere unirse a las personas que no tienen control sobre sus vidas. Hasta ahora no se ha demostrado que las personas negativas tengan más éxito en la vida.

Forma parte del respeto, sobre todo del que tú te tienes a ti mismo, bajar las expectativas. Ni eres superman ni superwoman. Nadie te ha pedido perfección. Las exigencias impiden que llegues al listón que te has marcado, y terminas por enfadarte y transmitir tu rabia a los demás. Si nunca te ves bien, tampoco transmitirás esa imagen. No hables mal de ti, ni de que eres incapaz, ni de que las cosas no te salen como te gustaría. Das una imagen de fracaso cuando seguro que eres maravilloso.

Acepta los elogios, ¡te los mereces! Hay personas a las que les da vergüenza que les reconozcan lo que hacen. Le quitan importancia, les cuesta mantener el contacto ocular, ni siquiera dan las gracias. Cuando alguien te agradece algo, mira a los ojos, sonríe y agradece el piropo. ¿Por qué? Porque te lo mereces, porque eres bueno. Esa es la imagen que se tienen que llevar de ti. Este tío es grande.

Hay 4 Comentarios

Qué se puede hacer? cuando una persona no respeta a nadie, le gusta faltar al respeto a los demás, burlándose de ellos,ya sea por su apariencia física, forma de vestir, etc. Le gusta agredir a los demás pero no le gusta que lo agredan, es un cobarde?

Muy bueno. Me ha servido de gran ayuda. Te sigo en redes sociales, me encantan tus libros y artículos 🤗

Pues , de verdad, yo pienso que todas las personas merecen un respeto sean como sean, por el simple hecho de ser una persona humana se lo merecen; otra cosa sería las conductas de cada cual, que pueden corregirse o no, pero a la persona hay que respetarla, al igual que todo lo que nos rodea. El respeto empieza cuando tu eres capaz de respetar y eso es algo que se tiene que transmitir a nuestros hijos y descendientes.
En una ocasión le ofrecí ayuda a un amigo, pensando que la necesitaba, me contestó de una forma brusca, casi insultante y con mucha soberbia, le pedí perdón y le contesté que pensaba que necesitaba que lo ayudara, desde entonces no he vuelto a hablar con él , pero su reacción fue realmente exagerada, hubo una falta de respeto hacia mi persona pero no por eso me voy a apenar, también les faltan el respeto a mucha gente que intenta trabajar , o intenta vivir entre nosotros, y ellos también se merecen un respeto, una ayuda y un saber escucharlos.

Para mí esta es una buena fórmula para la vida: No te tomes tan en serio https://dametresminutos.wordpress.com/2015/04/04/no-te-tomes-tan-en-serio/
vía @jiribas

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

“Las personas felices lo son, no porque tengan más que los demás, sino porque centran su atención en lo importante”. La visión que tenemos del mundo, de nuestro entorno, condiciona nuestro bienestar y con ello la implicación, el compromiso y la actitud que tenemos con nosotros y con los demás. Hay personas que esperan el momento perfecto para dar un paso. Pero el momento perfecto está tan solicitado, que el día que aparezca, habrá que repartirlo entre demasiados. Con este blog te invito a entrenar tus emociones, tus pensamientos y tu actitud. Te invito a responsabilizarte de lo que ocurre alrededor para que no condicione tus decisiones. Tenemos un derecho maravilloso que es elegir. Elige tu modo de conducta, elige lo que quieras ser, elige cómo quieres vivir y sentir.

Sobre el autor

Patricia Ramírez

Licenciada en Psicología, Máster en psicología clínica y de la salud y doctorada en el Departamento de personalidad, evaluación y tratamiento psicológico de la Universidad de Granada, Patricia Ramírez es experta en psicología deportiva (campo en el que ha asesorado a equipos de fútbol como el Real Betis, el RCD Mallorca o el CB Granada) y trabajo en equipo. Colabora en varios medios de comunicación (TVE, El País semanal, Marca…).

Es autora de Así lideras, así compites (Conecta, 2015), ¿Por qué ellos sueñan con ser futbolistas y ellas princesas? (Espasa, 2014), Autoayúdate (Espasa, 2013), Entrénate para la vida (Espasa, 2012), Gestión y Control del Estrés, con Zoraida Rodríguez Vílchez (Conzepto, 2008).

http://www.patriciaramirezloeffler.com/

Archivo

marzo 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal