PlenaMente

17 ago 2016

13 consejos para gestionar conflictos

Por: Patricia Ramírez

Conflictos
Muchas son las personas que huyen de los conflictos. Les resulta violentísimo. Tenemos una imagen negativa de los conflictos porque con toda probabilidad, en el pasado, se gestionaron de forma incorrecta, con agresividad, con reproches y con daño emocional. Y el solo hecho de pensar en repetir una escena similar, lleva a la gente a evitarlos. Pero el conflicto no es más que una diferencia de opiniones o de posturas frente a un tema. Si se aprenden a gestionar con amabilidad y educación, tenemos mucho bienestar y oportunidades que ganar.

¿Cuáles son las consecuencias de evitar conflictos? Desde un problema físico a ser un desgraciado. Sí, sí, reprimir emociones y realizar cosas que no deseamos puede desembocar en trastornos psicosomáticos. Estos trastornos son fruto de estados emocionales como la ansiedad y terminan manifestándose en forma de psoriasis, caída del cabello, dolores de estómago, diarreas, problemas del sueño, alteración de la tensión, dificultades para respirar, comer de forma desordenada o tener falta de apetito, dolores de cabeza, etc. Así que es preferible perder la relación con una persona que la propia salud. De hecho, hay una rama de la psicología, denominada psiconeuroinmunología, que estudia la interrelación entre las emociones, el sistema nervioso y nuestro sistema inmunológico, que es el que nos protege frente al “enemigo”. Por eso es importante que aprendas a gestionar tus conflictos de forma positiva.

¿Con 13 consejitos nos bastará? ¡Seguro que sí!

1. Entiende que el conflicto forma parte de tu vida. El conflicto es algo natural. De hecho es imposible estar de acuerdo en todo y con todo el mundo.

2. Escucha a la otra parte. No te cierres solo a tu idea. Escuchar significa interesarte por lo que te van a decir, por sus argumentos, necesidades, por cómo se siente el otro y por qué motivo necesita resolver algo contigo.

3. Sé empático. Ponte en su lugar, entiende sus emociones y sus motivos. Entenderlos no significa que los compartas.

4. Ten claro cuál es el objetivo común, el por qué os interesa solucionar el conflicto. A veces se pierde de vista el motivo de por qué os queréis poner de acuerdo, y es que existe un bien común que beneficiará a todos si se alcanzara un acuerdo. Así que es importante que este objetivo común esté por encima de las propuestas individuales y se recuerde durante el proceso de negociación.

5. Cede en cosas que no sean muy importantes para ti. Si no hay concesiones no hay negociación. Aprende que ceder no es perder. Es dar un paso para llegar a una solución conjunta.

Ceder

6. No te tomes el conflicto como algo personal. La persona de enfrente puede que no tenga nada contra ti, simplemente no está de acuerdo con tu propuesta. No eres tú.

7. Acepta el derecho de los demás a no compartir tus ideas o tus propuestas. A ti te parece maravillosa o perfecto lo que la idea que tienes. En parte, porque la planteas desde tus necesidades, prioridades, gustos y valores. Pero esto es muy subjetivo y no tiene nada que ver con las necesidades y prioridades de los demás.

8. Desecha la agresividad, tanto verbal como gestual. Sé amable, mantén el contacto ocular, sonríe, ten gestos delicados, no levantes la voz, ni amenaces, ni impongas. No hay ningún estudio que demuestre que a través de la conducta autoritaria resuelvas mejor tus conflictos. Al revés, alejas a la gente de ti. La agresividad llevará a que la próxima vez se planteen seriamente hablar contigo por miedo a sentirse humillados.

9. Olvida la imagen o etiqueta negativa que tengas de la persona hasta ahora. Muchas veces, las expectativas sobre la persona, nos limitan la solución del conflicto. Ideas como “contigo no se puede hablar”, “es que eres muy inflexible y siempre te quieres salir con la tuya”, “tienes la cabeza más dura que una piedra, pero si ni siquiera escuchas”, nos predisponen para tener la misma conversación o discusión negativa que habrás tenido otras veces. Parte de cero y contempla a la persona como alguien dispuesto a soluciones el problema. Y házselo saber; “seguro que hablando de forma relajada terminamos llegando a una solución”.

10. Trabaja la creatividad. No son solo válidas tu postura y la de los otros. Puede haber alguna intermedia. Pero a veces nos ofuscamos tanto en defender nuestro punto de vista que dejamos de ver otras alternativas positivas.

11. Sé agradecido con la actitud conciliadora de los demás. Hará que se sientan reforzados por un comportamiento que favorece el grupo, y lo repetirán. Puedes hacer un comentario del tipo: “Me gusta discutir contigo, es fácil. Me escuchas y entiendes mi postura. Sé que no siempre nos ponemos de acuerdo, pero consigues que me sienta cómoda en una situación complicada”.

12. Si ves que la otra persona se descontrola y te falta el respeto, corta la reunión. Si sigues insistiendo cuando alguien ha perdido los papeles, aumentará el daño y la rabia, pero no las soluciones. Tienes que poner límites a las personas que te hieren: “en este tono no puedo seguir hablando contigo, me estás gritando y me ofendes. Seguiremos hablando en otro momento”. Y te vas del lugar.

13. Si el cansancio se apodera de vosotros, pospón la reunión. Cuando nos sentimos cansados estamos más irascibles y tenemos menos capacidad de autocontrol. También surgirá la prisa por querer acabar y esta puede llevar a precipitarte. Es preferible posponer el momento y seguir cuando os venga bien a todos. Si esto no fuera posible, tratad de hacer una pausa para reponer fuerzas con algo de glucosa y desconectar del momento.

Los conflictos no son negativos, al revés, pueden ser el inicio de algo muy importante. Lo que es negativo es la manera que tenemos de gestionarlos.

Hay 2 Comentarios

No se trata de amar sólo a la familia, se trata de comprender a las personas con las que te topas todos los dias y buscar la forma de tener una relación en armonía, en donde florezcan los mejores sentimientos humanos: la alegría, la empatia, la ayuda mutua, el compartir vivencias, el apoyar ante el sufrimiento, el tratar de comprender los motivos que les llevaron a realizar una actitud que en principio parecía ser negativa, etc...es un trabajo constante con las personas, pero eso es lo que somos:personas y merece la pena el trabajar para llevarnos bien, que es de lo que se trata.
https://youtu.be/A5xm9iA-C8Y

A la pregunta de ¿qué puedo hacer para promover la paz mundial? contestaba la Madre Teresa: “Ve a casa y ama a tu familia”.
La armonía en muchos "espacios micro" nos ayudará a propiciar la convivencia que todos necesitamos. El mundo está encharcado en conflictos, odios y violencias. Podemos empezar a aportar desde nuestras actitudes individuales. https://dametresminutos.wordpress.com/2016/07/28/llueve-sangre/

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

“Las personas felices lo son, no porque tengan más que los demás, sino porque centran su atención en lo importante”. La visión que tenemos del mundo, de nuestro entorno, condiciona nuestro bienestar y con ello la implicación, el compromiso y la actitud que tenemos con nosotros y con los demás. Hay personas que esperan el momento perfecto para dar un paso. Pero el momento perfecto está tan solicitado, que el día que aparezca, habrá que repartirlo entre demasiados. Con este blog te invito a entrenar tus emociones, tus pensamientos y tu actitud. Te invito a responsabilizarte de lo que ocurre alrededor para que no condicione tus decisiones. Tenemos un derecho maravilloso que es elegir. Elige tu modo de conducta, elige lo que quieras ser, elige cómo quieres vivir y sentir.

Sobre el autor

Patricia Ramírez

Licenciada en Psicología, Máster en psicología clínica y de la salud y doctorada en el Departamento de personalidad, evaluación y tratamiento psicológico de la Universidad de Granada, Patricia Ramírez es experta en psicología deportiva (campo en el que ha asesorado a equipos de fútbol como el Real Betis, el RCD Mallorca o el CB Granada) y trabajo en equipo. Colabora en varios medios de comunicación (TVE, El País semanal, Marca…).

Es autora de Así lideras, así compites (Conecta, 2015), ¿Por qué ellos sueñan con ser futbolistas y ellas princesas? (Espasa, 2014), Autoayúdate (Espasa, 2013), Entrénate para la vida (Espasa, 2012), Gestión y Control del Estrés, con Zoraida Rodríguez Vílchez (Conzepto, 2008).

http://www.patriciaramirezloeffler.com/

Archivo

marzo 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal