PlenaMente

07 sep 2016

Razones para leer Razones para seguir viviendo

Por: Patricia Ramírez

20160831_205522
¿Qué ocurre cuando un libro te revuelve, te despierta, te emociona, te abre los ojos y te inspira? Que necesitas compartirlo con la gente a la que quieres. Mi amiga Beatriz Muñoz, autora de Mindfulness Funciona y con un criterio exquisito para los libros, me dijo “Patri, tienes que leer Razones para seguir viviendo, de Matt Haigh”. No hay un solo libro que no me haya recomendado Beatriz que no haya devorado y agradecido. De verdad, hay tanto para leer, que tener a alguien con criterio que seleccione, es un lujo. Beatriz también fue quien me recomendó leer La Trampa de la Felicidad, de Russ Harris, el libro más recomendado a mis pacientes desde que lo leí. Una joya de la autoayuda.

Así que me compré Razones para seguir viviendo. A medida que me metía de lleno sentía como el autor daba en el clavo con el sentimiento depresivo, cómo explicaba con facilidad la cueva en la que se hunden las personas con tristeza, apatía y anhedonia, el perro negro, lo difícil que se hace vivir, interpretar y comprender bajo ese estado de ánimo. El problema de las enfermedades psicológicas es que no generan tanta empatía como las enfermedades físicas, porque es difícil comprenderlas. Cuando ves a alguien con un brazo roto, es sencillo entender sus limitaciones; cuando ves convaleciente a un enfermo después de una intervención, eres capaz de sentir lo que pueda estar sintiendo. Pero la gente, por lo general, es poco capaz de comprender y sensibilizarse con un depresivo o con un ansioso si no ha vivido la experiencia. Esta falta de empatía lleva en muchos casos a lo peor; a hacerles sentir culpables por no valorar lo que tienen y a decirles que les falta actitud y agallas para enfrentarse a la vida. Se termina interpretando que la persona no tiene ganas de trabajar, que es holgazana y muchos otros juicios de valor que hunden más al que padece el trastorno.

El libro tiene una descripción maravillosa, sencilla, explícita y clarificadora de cómo se siente alguien con depresión y ansiedad. A pesar del dramatismo, en ningún momento parece una historia dramática. Es una historia llena de vida, amor y esperanza.

Matt Haig describe con todo acierto un sentimiento común a los depresivos, ¿cómo puedo sentirme así con el nivel de bienestar que tengo, del cual debería estar disfrutando y valorando ahora? No solo es un sentimiento que padece la persona con depresión, sino que este se convierte en una exigencia por parte de quien les rodea. Muchos son los que se pasan todo el día recordándoles que hay otras personas que no tienen trabajo o que otros tienen enfermedades supuestamente más graves, etc. Toda una serie de comparaciones que buscan abrir los ojos a quien sufre. Pero que consiguen el efecto contrario, hacerles sentir culpables por no saber apreciar y valorar su vida y su estado de bienestar.

El libro tiene distintas partes. En la última, en la que describe todo aquello por lo que merece la pena vivir y los tratamientos y herramientas que le han servido, hay una definición de atención plena (mindfulness) que abre los ojos al más ciego “Imagina que todo el tiempo que tuviéramos estuviera contenido en una botella, y nos lo entregaran. ¿Cómo haríamos durar esa botella? ¿Bebiendo a sorbos, despacio, apreciando el sabor, o engulléndolo de un solo trago?”.

Muy acertados con todos los consejos que da sobre la necesidad de descanso, la meditación, el mindfulness, la aceptación o la idea de dejar de luchar y hacerse amigo de los estados anímicos de uno mismo. Esta idea de dejar fluir lo que ocurre a nuestro alrededor en lugar de estar luchando a cada momento, forzando con ello situaciones y emociones que terminan por reventar, da resultados muy positivos en las terapias de tercera generación que hoy en día presenta la psicología.

No soy quien para recomendar leer nada, pero creo que la visión que ofrece el libro es ideal para aquellos que conviven o acompañan a una persona con depresión o ansiedad. Saber comprender a las personas con las que convivimos forma parte del amor. Y para los que se sienten tristes y ansiosos, leerlo permite darse cuenta de que no están solos y que no son tan diferentes como ellos se veían.

Es alentador leer como alguien que ha atravesado un momento tan duro explica que para él, ahora, ha perdido valor, que ha dejado de tenerle miedo, que sabe que “la depresión es más pequeña que tú. Siempre será más pequeña que tú, incluso cuando la sientas inmensa. Ella actúa dentro de ti; no tú dentro de ella. Puede ser una nube oscura que pasa por el cielo, pero -si esa es la metáfora- tú eres el cielo”.

Y por último, hay un capítulo maravilloso en el que describe sus 40 consejos para saber cómo vivir: “Escucha más de lo que hablas”, “Sé amable”, “No te preocupes por cosas que probablemente no sucederán”, “No necesitas que el mundo te entienda”. ¿Has pensado cuáles son los tuyos? Igual es un ejercicio que deberíamos realizar de vez en cuando. Hay tantos detalles que nos pasan desapercibidos, que no vivimos orientados al presente.

Razones para seguir viviendo no es el libro que pueda sustituir el trabajo multidisciplinar de los profesionales de la salud, no te cura la depresión. Ningún libro es capaz de sustituir la labor de un buen profesional y del adecuado tratamiento. Pero sí es el libro que permitirá comprenderte si sufres en estos momentos un estado de animo depresivo o comprender a los que sufren. La comprensión lo facilita todo.

Hay 4 Comentarios

Hoy leer ésto me salvó la vida

Leer ésto hoy me salvó la vida

Gracias Patricia, me sigue encantando tu blog.
Se lo regalaré a mi gran amigo.
Un abrazo

A mí hay un libro que me causa una emoción muy especial. Si lees esto lo entenderás: https://dametresminutos.wordpress.com/2015/08/12/mi-libro/

¡Y quizás hasta copies la idea!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

“Las personas felices lo son, no porque tengan más que los demás, sino porque centran su atención en lo importante”. La visión que tenemos del mundo, de nuestro entorno, condiciona nuestro bienestar y con ello la implicación, el compromiso y la actitud que tenemos con nosotros y con los demás. Hay personas que esperan el momento perfecto para dar un paso. Pero el momento perfecto está tan solicitado, que el día que aparezca, habrá que repartirlo entre demasiados. Con este blog te invito a entrenar tus emociones, tus pensamientos y tu actitud. Te invito a responsabilizarte de lo que ocurre alrededor para que no condicione tus decisiones. Tenemos un derecho maravilloso que es elegir. Elige tu modo de conducta, elige lo que quieras ser, elige cómo quieres vivir y sentir.

Sobre el autor

Patricia Ramírez

Licenciada en Psicología, Máster en psicología clínica y de la salud y doctorada en el Departamento de personalidad, evaluación y tratamiento psicológico de la Universidad de Granada, Patricia Ramírez es experta en psicología deportiva (campo en el que ha asesorado a equipos de fútbol como el Real Betis, el RCD Mallorca o el CB Granada) y trabajo en equipo. Colabora en varios medios de comunicación (TVE, El País semanal, Marca…).

Es autora de Así lideras, así compites (Conecta, 2015), ¿Por qué ellos sueñan con ser futbolistas y ellas princesas? (Espasa, 2014), Autoayúdate (Espasa, 2013), Entrénate para la vida (Espasa, 2012), Gestión y Control del Estrés, con Zoraida Rodríguez Vílchez (Conzepto, 2008).

http://www.patriciaramirezloeffler.com/

Archivo

marzo 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal