PlenaMente

21 dic 2016

Lotería, Navidad, año nuevo y las supersticiones

Por: Patricia Ramírez

Superstición
Ser supersticioso no tiene nada de científico. Y a pesar de todo, muchos lo son. La gente necesita creer que puede controlar el destino y el futuro. Y en lugar de hacerlo provocando situaciones que generen un nivel de bienestar o de calidad de vida distinta, lo hacen pasando su billete de lotería por la barriga de una embarazada o por la calva de alguno que se quedó pelón. La persona supersticiosa tiene un pensamiento mágico a través del cual cree que puede modificar el destino. Y utiliza sus supersticiones para beneficiarse. Piensa que así altera el curso de la suerte, y esto le confiere control y le da seguridad. A la gente no le gusta la incertidumbre, les gusta poder predecir y controlar, no les gusta no saber qué va a suceder y tratan de ganar control con una herradura colgada detrás de la puerta.

La única parte controlable de la lotería es que si no compras, la posibilidad de que te toque es cero. Y que cuanto más compras, más aumentas la posibilidad. A la vez también aumentas la probabilidad de convertirte en ludópata.

La ciencia jamás ha demostrado que un pensamiento o un ritual puedan alterar la parte del destino que no controlamos. Pero sí sabemos que podemos hacer o comportarnos de tal manera que atraigamos la suerte: no es lo mismo presentarse a una entrevista de trabajo habiendo buscado información sobre la empresa y el puesto que necesitan, que presentarse a ver qué sucede y a  venir. El primer candidato, si obtiene el puesto, no habrá tenido más suerte, habrá tenido más preparación. En este caso yo no hablaríamos de suerte sino de responsabilidad, de valentía, de esfuerzo o trabajo.

La Navidad está llena de supersticiones. Hay dos momentos especialmente atractivos para los supersticiosos: la lotería y el fin de año. Los dos implican cambios. Queremos que el destino nos traiga cosas buenas y para ello tomamos las doce uvas, metemos un anillo de oro en la copa de cava, levantamos la pierna derecha para entrar con buen pie en el año nuevo, compramos lotería con números que tengan algún significado; algunas familias controlan incluso el número de comensales que invitan a cenar con tal de que no se sienten trece.

Casi todas las supersticiones tienen un motivo histórico detrás que las justifica, pero muchas personas son las que las siguen manteniendo sin saber el origen. Desde el número 13 debido a los comensales que acompañaron a Jesucristo en la última cena, a tocar madera que puede simbolizar la suerte que daba tocar los restos de madera de la cruz en la que fue crucificado Jesucristo. ¿Cuántas personas no católicas habrá que practiquen los rituales ligados a esta religión? Si reflexionas un poco, todo es un sinsentido. Pero esta es la base de la superstición, el sinsentido de lo que se hace.

¿Qué hacer para dejar de ser supersticioso y buscar tu suerte?

Tener un locus de control interno. Las personas tienen que saber en qué medida el éxito y el fracaso en sus vidas, tanto en la personal, como la profesional y familiar, depende de ellos. Y para ello tienen que ser conscientes de sus fortalezas y sus debilidades. ¿Romper un espejo hará que tengas siete años de mala suerte o será dejar de llamar a esa persona que te gusta por miedo a ser rechazado? Cuando tengas buena o mala suerte, analiza, al margen de tus manías, en qué medida interviniste tú. Y saca conclusiones que puedas corregir o repetir.

Las deducciones incorrectas. Si sacas conclusiones del tipo “este año tendré un mal año porque se me olvidó ponerme ropa interior roja”, seguramente que no te esforzarás lo suficiente a lo largo de los 365 días pensando que tú tienes poco que ver con tu destino. Si asocias un suceso determinado con un resultado y sacas conclusiones equivocadas, no te podrás involucrar de forma correcta. Por lo tanto, para dejar la superstición, tendremos que razonar adecuadamente, poner a prueba la superstición, debatir con nosotros mismos y hacer pruebas de realidad.

Las deducciones incorrectas pueden ayudar a proteger tu autoestima, saber que algo ha fallado porque no tiraste la sal por encima del hombro, pero te dejarán vendido. Son una forma de no tener control porque interpretas que lo bueno y lo malo que pasa en tu vida no tiene que ver con cómo intervienes tú.

Planificar y ser organizado, no dejar las cosas a la improvisación. Así no habrá que contar con la buena suerte, sino que será el trabajo, el esfuerzo y la preparación los que te llevan a los resultados. Cuanto más preparado estás para algo, menos suerte necesitas. Cuanto mejor lleves los exámenes de recuperación en enero, menos tendrás que tocar madera para que te salgan las preguntas que sí te sabes. Te dará igual lo que te pregunten porque estarás preparado para contestar a todo.

Crea oportunidades. “A ver si el año nuevo me trae una pareja con la que disfrutar que hace mucho tiempo que no salgo con nadie”. Pero, ¿te has apuntado al gimnasio, a un curso de fotografía, haces por quedar con gente del trabajo después del día, practicas senderismo con gente desconocida? Es decir, ¿haces algo por crear oportunidades en las que conocer a gente?

El azar existe, no lo vamos a negar. Y si no que se lo digan a los que mañana estarán abriendo botellas de champán para celebrar su décimo. Pero el azar, la parte de la suerte que no depende de ti está ahí, pases la lotería por la calva o por la barandilla del metro.

 

Hay 9 Comentarios

Me gusta jugar lotería aunque es cierto que hasta ahora no he tenido suerte con ella. Soy bastante supersticioso y he encontrado una web de apuestas deportivas que hasta su propio nombre hace alusión al tema https://www.trebol-apuestas.com/

Es cierto que la Navidad se aproxima y todo el mundo quiere tener Loteria de Navidad, pero lo cierto es que da menos beneficios que las casas de apuestas, como se puede ver en este comparador de apuestas https://oddspedia.com/es/

La ciencia nos ha despojado de muchas creencias y supersticiones que en otros tiempos hacían al hombre tomar decisiones que hoy nos parecen bárbaras, como los sacrificios en nombre de dioses y religiones. Sin embargo la ciencia no puede convertirse en una nueva religión fanática ni ser la nueva curia sacerdotal. Por eso aún queda una parte que pertenece a lo inefable y que bien podría estar en los números, tal como indicaban los pitagóricos. Les dejo una web interesante sobre esto, por si quieren profundizar: https://significadonumeros.com/

Yo llevo 6 años echando la misma combinación todas las semanas al euromillón y no me toca nada. Ahora estoy probando con las apuestas deportivas https://www.lamejorcasadeapuestas.es

la suerte la construye uno mismo no es necesario supersticiones.

La lotería ya es historia, ahora lo que está de rigurosa moda son las casas de apuestas online https://www.casasdeapuestas.com

La lotería ya es historia, ahora lo que está de rigurosa moda son las casas de apuestas online casasdeapuestas.com

Totalmente de acuerdo en que la superstición no tiene nada de científico pero creo mucho en que lo que nos sucede y nuestro futuro ya está escrito. Existe una pseudociencia llamada numerolgía, os deja una página para saber más: http://significadodelosnumeros.com/ donde comentan que los números determinan nuestra personalidad, vida y futuro.
Creo que en ciertas cosas tienen razón.

Como bien dice el artículo la superstición no tiene base científica ni resultados que lo prueben, pero esto lo deducimos hasta donde nuestras posibilidades y recursos nos permiten sacar conclusiones de pruebas tangibles, dentro de unas reglas y teorías preconcebidas por la experiencia. Esto deja fuera de nuestro alcance todo el resto, como lo es la suerte o los factores no experimentales que afectan a la suerte, como las supersticiones. No está mal tener alguna que otra creencia para aferrarse a la suerte, no?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

“Las personas felices lo son, no porque tengan más que los demás, sino porque centran su atención en lo importante”. La visión que tenemos del mundo, de nuestro entorno, condiciona nuestro bienestar y con ello la implicación, el compromiso y la actitud que tenemos con nosotros y con los demás. Hay personas que esperan el momento perfecto para dar un paso. Pero el momento perfecto está tan solicitado, que el día que aparezca, habrá que repartirlo entre demasiados. Con este blog te invito a entrenar tus emociones, tus pensamientos y tu actitud. Te invito a responsabilizarte de lo que ocurre alrededor para que no condicione tus decisiones. Tenemos un derecho maravilloso que es elegir. Elige tu modo de conducta, elige lo que quieras ser, elige cómo quieres vivir y sentir.

Sobre el autor

Patricia Ramírez

Licenciada en Psicología, Máster en psicología clínica y de la salud y doctorada en el Departamento de personalidad, evaluación y tratamiento psicológico de la Universidad de Granada, Patricia Ramírez es experta en psicología deportiva (campo en el que ha asesorado a equipos de fútbol como el Real Betis, el RCD Mallorca o el CB Granada) y trabajo en equipo. Colabora en varios medios de comunicación (TVE, El País semanal, Marca…).

Es autora de Así lideras, así compites (Conecta, 2015), ¿Por qué ellos sueñan con ser futbolistas y ellas princesas? (Espasa, 2014), Autoayúdate (Espasa, 2013), Entrénate para la vida (Espasa, 2012), Gestión y Control del Estrés, con Zoraida Rodríguez Vílchez (Conzepto, 2008).

http://www.patriciaramirezloeffler.com/

Archivo

marzo 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal