PlenaMente

18 feb 2017

El sufrimiento del malpensado

Por: Patricia Ramírez

Fiarte de la gente malpensado
El sufrimiento y la justificación del malpensado

Ser malpensado tiene un motivo racional: prevenirte de quien pueda herirte. Pero también acarrea mucho sufrimiento. Las personas que esperan cosas negativas de los demás, como traiciones, infidelidades o deslealtades, sufren más y no siempre se protegen mejor. Y también hacen sufrir al otro.

El engaño forma parte de nuestras costumbres. Engaños pasivos y engaños intencionados. Y no me refiero solo el fraude del que te cuela un billete de diez euros falso cuando te paga o del que te dice que no puede hacerte un favor porque tiene que visitar a su madre en el hospital cuando ni siquiera la madre está enferma. La falta a la verdad, a la sinceridad y a la información contrastada y rigurosa es un mal común en nuestra sociedad. Vivimos en mundo hiperinformado, pero no documentado. La gente opina sobre lo que sabe y lo que desconoce. Muchos afirman ideas, teorías, paradigmas sin base científica alguna. Las postulan como verdades absolutas y el común de los mortales, con menos conocimiento que ellos o ansioso y vulnerable de encontrar solución a su peso, su altura, su calvicie, su depresión, su colesterol, sus problemas de pareja, le sigue como quien sigue al profeta.

Con tanta desinformación, con tanto vende humos, con tanto falso conocimiento, es normal que terminemos malpensando. Aunque sea solo por proteger nuestra salud y la saturación de información que recibimos. Así que uno de los motivos por los que la gente piensa mal de otros es el hecho de que navegamos en un mundo en el que la información no está contrastada, un mundo en el que todo vale. Esto ha llevado en muchas ocasiones al desengaño. Y lo malo del desengaño es que funciona como la confianza, que una vez que se pierde, recuperarla es harto complicado. Desconfiamos de lo que leemos y de lo que vemos. Lo que hoy dicen que es bueno para la salud, mañana nos cuentan que era un estudio poco riguroso. Y al final todo es producto del marketing y de los intereses económicos y comerciales de unos cuantos.

En este sentido deberíamos diferencia al malpensado, inflexible y terco que vive en un mundo en el que todo es un engaño y en el que no se fía de nadie, de la persona flexible, que busca y fomenta el pensamiento crítico, que está abierta a aprender, a contrastar y a ser rigurosa con lo lee y escucha. Hay una diferencia entre pensar que todo es mentira y que todo el mundo te va a fallar y quien busca la verdad o contrastar opiniones. El primero sufre, el segundo disfruta y se siente orgulloso de su curiosidad y descubrimientos.

Al margen de la información, hay mucha persona malpensada debido a una escala de valores en la que ha sido educada o que le viene fruto de sus experiencias. Cuando te educan en un ambiente de sobreprotección, en el que tus padres te previenen de que tengas cuidado con la gente, que la mayoría te clavará la puñalada trapera en cuanto pueda, que los amigos no son tan amigos como uno cree, que quien puede te engañará, te saltará o te hará la cama, terminas por pensar que la gente realmente es así, aunque no hayas tenido la experiencia directa. El problema es que si tu mundo está montado sobre estas teorías, tendrás relaciones personales y profesionales distantes, desconfiadas y superficiales. Si no te fías de la gente tampoco podrás ser franco con tus sentimientos, con tu información y te costará compartir tu trabajo y tus ideas. Vivirás con el desasosiego de que tarde o temprano la gente te va a fallar. Y eso sí es verdad, tarde o temprano, alguien, en algún momento, te fallará. Pero alguien no es todo el mundo. ¿Te vas a privar de tener relaciones francas, emotivas, profundas e intensas por el miedo a que alguien te falle? ¿No será más sencillo actuar con un poquito de prudencia pero dando la oportunidad a la gente de mostrarse cómo es? ¿Tú sueles fallar a la gente de forma intencionada, sueles ser desleal, timador o un pillo? Imagino que no. ¿Por qué los demás iban a ser distintos, o por lo menos, la inmensa mayoría? Vivir con miedo, desconfianza e incertidumbre forma parte de la vida, pero no con aquello en lo que igual nos podríamos relajar. Acuérdate de tratar al que llega de nuevas a tu vida como si no tuvieras experiencias negativas pasadas. Todo el mundo se merece un trato que parta de cero, que no acarree las piedras de tu mochila. Como te gustaría a ti que hicieran contigo.

Hay un término medio entre ser prudente y ser desconfiando y malpensado. No se trata de que des tus claves de todo nada más conocer a alguien, pero tampoco de que pongas a esa persona a prueba continuamente o que no compartas información íntima que refuerza nuestros lazos afectivos.

La factura que te pasa ser un malpensado es que vives con más sufrimiento y estrés que los que tratamos de pensar que la gente es buena, con buenas intenciones, y que el mundo, dentro de sus peligros, es un lugar en el que se puede vivir tranquilo.

Algunos consejos para vivir tranquilo pero sin miedo a ser siempre engañado.

Trata de no compartir al inicio de una relación o con gente poco cercana temas e información que sean sensibles: datos muy personales como tus claves, etc.

No anticipes que la gente te va a fallar, porque terminarás interpretando comentarios y actuaciones de forma negativa aunque no lo sean.

Cundo tengas dudas de algo que te digan, actividad o plan que te propongan que suene mal, pregunta. ¿Cuál es la intención, para qué hacemos esto, por qué necesitas esta información, para qué la quieres? No te sientas obligado a compartir o realizar nada que te genere dudas, pero tampoco te cierres en banda sin saber el motivo.

La transparencia es un ingrediente de las relaciones francas. No te guardes un as en la manga. Es preferible perder la relación que tener que estar controlando lo que dices en cada momento.

Trata de relacionarte con personas con una escala de valores similar a la tuya. Es la mejor manera de que no te fallen. Cuando compartes valores, todo fluye.

Hay 6 Comentarios

Hay que ser desconfiado. Es la unica defensa ante la traicion. Casi toda persona tiene su precio. Este mundo esta enfocado desde la competividad. Nos adoctrinaron desde la familia y el pupitre. Tambien hay que resañar que hay personas mas envidiadas que otras y por lo tanto mas vulnerables a la traicion. Pura quimica

Se dedican a tirar casas al suelo sin tener ni el permiso o consentimiento de los propietarios, y sin un sentido urbanistico, solo les mueven los intereses, y los negocios relacionados con su ambiente clientelar, y de amiguismo partidario.
No hay otro sentido lógico ni técnico.
Lo malo llegará cuando se descubra todo. Se han pasado mucho.Han intentado incluso atentar contra algunas viviendas legalmente establecidas desde hace hace muchos años, y restauradas, reformadas, cuidadas, habitadas, con las personas dentro y sus bienes, enseres, y cosas de valor.
El asunto del Plan General es solo una fachada, una pantalla, una apariencia, un pretexto, lo importante son sus negocios particulares y familiares y partidarios, sus ingresos, intereses, y billetes de 500 euros en sobres y bolsas.
Han hablado mucho por teléfono móvil y todo se ha escuchado.Hay mucha información. Pueden acabar como en Valencia.
Alli lo que faltan son areas verdes, espacios comunes, mas amplios, no otras construcciones y parkings, con tantos automóviles en calles tan estrechas.
Hay que obedecer las normas de la Unión Europea, no los intereses económicos locales y personales.
Hay algunas casas que si se podrian derribar, comprandolas a los propietarios, pero otras no.

El acoso y derribo generalizado es una guerra sucia ilegal,parecida al terrorismo. Es un delito ambiental, y municipal, contra la identidad cultural de Teruel y sus bienes arquitectónicos de origen popular y rural.

También hay que decir que en Alcañiz, algunos funcionaios, o politicos hacen mucha obstrucción, violan y atropellan y vulneran los derechos legítimos de las personas.
Se meten en situaciones muy desgraciadas.
Hay que resolverlo mientras existe una situación, y se está a tiempo.
Después ya no se puede hacer nada, y llegan las consecuencias inevitables.
Toda España está muy podrida.

En Alcañiz existen varios conflictos peligrosos e la gestión de la situación urbanística del Casco Viejo, o Centro Histórico, porque existe un afan por tirar casas al suelo y apoderarse de los solares, por parte de algunos funcionarios municipales, que hacen negocios lícitos y corruptos con empresas de construcción, cobran dinero por adjudicar obras públicas, y son complices y encubridores de los enormes sobrecostes o sobreprecios, porque en la práctica cuestan mas del triple de lo normal., y lo que hacen es muy diferente de lo que aparece en los planos.
También hacen graves daños contra los bienes de propiedad privada, y después se niegan a repararlos o a indemnizar. Dicen que tienen un seguro, y ya está , se sienten con total impunidad, no responden de nada.
El seguro, con su complicidad, tambien se niega a pagar nada, así que se inventan todos una tardanza, unos retrasos, una burocracia delictiva, con unos procedimientos administrativos fraudulentos, abusan y se burlan de las personas.
Todo es muy grave y peligroso, y terminará muy mal.
Deben dimitir de inmediato de sus cargos, y pedir perdón por los inmensos daños que han estado provocando.
Tendrán denuncias penales.
Les ha investigado una empresa de detectives, con un escáner desde el Castillo, con escuchas telefonicas y grabaciones,son muy corruptos.
El poder no dura siempre.
Hay que resolver esta peligrosa situación lo antes posible.
Estos tipos, acosan, manipulan, engañan, roban, derriban, amenazan,violan,abusan,sobornan, mienten, falsean, con arrogancia y prepotencia. Se creen por encima de la ley.
Actualmente las agencias pueden saber todo, con un barrido del espacio radioléctrico.
En la Unión Europea ya existían expedientes con sospechas sobre algunas cosas de Alcañiz.
Con la transparencia todo se puede saber.
Terminará muy mal.

Excelente artículo! Suelo estar atento a sus publicaciones las cuales considero un gran aporte. Un abrazo, saludos desde Chile

Gracias por compartir tus conocimientos, tu experiencia, te leo cada semana, bueno, mas bien todos los días, muchas de tus reflexiones las leo y releo y la verdad, me aportan mucho y puedo ir mas relajado por el mundo.. Un saludo desde Paraguay!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

“Las personas felices lo son, no porque tengan más que los demás, sino porque centran su atención en lo importante”. La visión que tenemos del mundo, de nuestro entorno, condiciona nuestro bienestar y con ello la implicación, el compromiso y la actitud que tenemos con nosotros y con los demás. Hay personas que esperan el momento perfecto para dar un paso. Pero el momento perfecto está tan solicitado, que el día que aparezca, habrá que repartirlo entre demasiados. Con este blog te invito a entrenar tus emociones, tus pensamientos y tu actitud. Te invito a responsabilizarte de lo que ocurre alrededor para que no condicione tus decisiones. Tenemos un derecho maravilloso que es elegir. Elige tu modo de conducta, elige lo que quieras ser, elige cómo quieres vivir y sentir.

Sobre el autor

Patricia Ramírez

Licenciada en Psicología, Máster en psicología clínica y de la salud y doctorada en el Departamento de personalidad, evaluación y tratamiento psicológico de la Universidad de Granada, Patricia Ramírez es experta en psicología deportiva (campo en el que ha asesorado a equipos de fútbol como el Real Betis, el RCD Mallorca o el CB Granada) y trabajo en equipo. Colabora en varios medios de comunicación (TVE, El País semanal, Marca…).

Es autora de Así lideras, así compites (Conecta, 2015), ¿Por qué ellos sueñan con ser futbolistas y ellas princesas? (Espasa, 2014), Autoayúdate (Espasa, 2013), Entrénate para la vida (Espasa, 2012), Gestión y Control del Estrés, con Zoraida Rodríguez Vílchez (Conzepto, 2008).

http://www.patriciaramirezloeffler.com/

Archivo

marzo 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal