Poco Frecuente

03 oct 2016

Resiliencia II

Por: Álvaro Villanueva

Ante la buena acogida que tuvo el primer artículo sobre Resiliencia, le he pedido a Pilar Vecina que publique otro. No dejéis de leerlo, es muy recomendable.

RESILIENCIA II

En la pasada entrada en la que se habló de Resiliencia, comentamos que una de las piezas claves era la autoestima, el estimarse-quererse a uno mismo.

Considero de suma importancia hablar del concepto de confianza en uno mismo, algo que va inherente al concepto de “Crecer ante la adversidad”.

 

 

 

Muchas son las veces que hablamos con nosotros mismos acerca de personas que, conocidas o no, juzgamos libremente, pero me atrevo a decir que, en muchas ocasiones, con los que más crueles y exigentes nos mostramos es con nosotros mismos…y lanzo una atrevida pregunta al lector que hoy está ante este artículo… ¿Realmente confías en ti mismo? Algo que ayuda a responder a esa pregunta con un no, es el sentir la posibilidad de fracaso, el miedo a no ser lo suficientemente bueno para cumplir con las expectativas de los demás, miedo a ser juzgado como alguien que no es lo valioso que debiera para afrontar determinados retos…¿Pero somos conscientes de cómo la opinión de los demás, sus comportamientos y actitudes, además de sentimientos que provocan en nosotros condicionan nuestro autoconcepto? ¿Alguna vez te has preguntado qué puedes hacer para creer en ti?

A pesar de que esta serie de recomendaciones se pueden generalizar a cualquier persona, me centraré en aquellas que viven en su día a día con una enfermedad poco frecuente y que, como ya dijimos en el anterior artículo, hay una serie de peculiaridades que hay considerar indudablemente.

Considero de gran interés el cambio de percepción acerca de la situación. ¿Qué pasaría si cambiásemos la visión de dificultad por la de reto o desafío? Cuando tendemos a transformar el enfoque de nuestro objetivo y, este, pasa a ser positivo, la motivación aumenta considerablemente, y nos conduce a la acción. Ayer leía una frase que decía, “el destino no es lo que va a pasar, es lo que quieres que pase”. Estaréis de acuerdo conmigo en que hemos deseado muchas veces que algún deseo se convierta en realidad, pero ¿Dónde está nuestro plan de acción para promover que se cumpla? Es iluso desear algo sin considerarnos agentes activos de ese deseo. Seamos capaces de identificar y visualizar qué es lo que nos hace sentir satisfechos ante determinadas situaciones. Hay que adquirir un compromiso con nosotros mismos, con nuestras metas y con nuestro proyecto de vida. Un profesor de máster un día me preguntó: Y tú, Pilar, ¿qué quieres que ponga en tu epitafio?. Hoy yo os lanzo esta pregunta a vosotros ¿cómo queréis ser recordados? ¿qué huella queréis dejar?

Pensemos en metas que queremos alcanzar y que nos van a ayudar a sentirnos mejor con nosotros mismos. Y recuerden, metas realistas e intenten que sean a corto plazo para no desfallecer en el intento y ser invadidos por la frustración.

A coalición con lo anterior, la toma de decisiones suma un papel fundamental en la resiliencia. A veces, nos abstenemos a decidir por el miedo a lo que pueda acontecer después, pero ¿consideráis que ignorar el problema va a hacer que desaparezca o sea olvidado? Tenemos que tener en cuenta que en cada una de las decisiones importantes que tomamos, existen riesgos, ¡sí!. Seguramente muchas veces podemos sentir que no hemos elegido el camino correcto, pero, señoras y señores, lo hemos intentado y, además, seguramente podamos aprender de ese resultado y del cómo se ha gestionado ese proceso, con el fin de reestructurarlo, valorarlo y ponerlo en nuestra mochila como una oportunidad de aprendizaje y orientación para el futuro. Aceptemos el resultado, felicitémonos por haber sido capaz de valorar alternativas y tomar la decisión, algo sumamente difícil cuando lo emocional media entre nuestros pensamientos, pero posible.

El mantener relaciones sanas con otros, promueve que aumente nuestra fuerza personal, nuestra identidad y, además, nos enriquezcamos de sus experiencias, compartiendo las nuestras propias y consiguiendo el desahogo emocional, tan importante en la vivencia de una enfermedad. Por eso cuando caminemos, es conveniente que lo hagamos de la mano de personas que tengan coraje, de los que nos inunden con su alegría, de los que estén dispuestos a actuar, de los que tengan la cabeza en las nubes (soñadores), pero los pies muy bien anclados a la tierra, de esas personas que sean capaces de encender tu fuego interno para que podamos ser más felices y dejemos un mundo mejor del que nos encontramos.

En este punto adquiere gran fuerza el movimiento asociativo. El pertenecer a un colectivo con el que podamos identificarnos, ayuda a gestionar mejor ese proceso de aceptación, a concienciarnos de que el cambio forma parte de la vida y promueve el enfoque a la acción y al compromiso del que hablábamos antes.

Otro concepto que nos ayudará a ser resilientes es mantener la perspectiva. Cuando existe un problema, tendemos a seguir pensando sobre él, parece que no podemos focalizar la atención en otra cosa, incluso, en muchas ocasiones, nos duele hasta la cabeza u otras partes del cuerpo por la tensión acumulada, tendiendo a la psicosomatización (proceso mediante el cual las dolencias de nuestro cuerpo son el reflejo de lo que estamos sintiendo). Entramos en un círculo vicioso difícil de atajar, lo que en Piscología se llama “rumiación”. En estas ocasiones, es conveniente tomar distancia y ser capaces de reconocer las distorsiones cognitivas (errores del pensamiento) que tienden a invadirnos. En otro momento, os hablaré de ellas para que aprendamos a identificarlas y, por ende, cambiar el enfoque que otorgamos a una situación determinada.

Y por último, aunque quedan bastantes aspectos que me encantaría transmitiros, quería realzar el valor del optimismo, del intento de no perder la esperanza. La situación que nos acontece es algo que está ahí, que no podemos cambiar por mucho que nos empeñemos, por eso te animo a que dejes de preguntarte qué temes y te preguntes lo siguiente: ¿Qué deseas? ¿Qué quieres? ¿Qué cosas buenas y realistas esperas? ¿Qué depende de ti para poder alcanzar algo que anhelas? No es suficiente esperar cosas buenas, sino que hay que buscarlas y promover que sucedan. Para alcanzar esto, nuestra actitud es fundamental. Por eso acabo con una frase de Oprah Winfrey que dice así: “El descubrimiento más grande de todos los tiempos es que una persona puede cambiar su futuro con sólo cambiar su actitud”, y yo os pregunto ¿Por qué esperar a mañana…?

Pilar Vecina
@VecinaPilar

Álvaro Villanueva
@alvaro_villanu 

Hay 11 Comentarios

Me ha encantado Pilar. Muchas gracias por este gran artículo.

Me he identificado con varias cosas...Es verdad que, a veces no tomo decisiones por miedo, ha sido un soplo de fuerza para ver la otra cara de la moneda.
Muchísimas gracias por tu tiempo.

MILLONES DE GRACIAS ÁLVARO Y PILAR.
GRANDES SERES HUMANOS.

Gracias a todos vosotros por darme la oportunidad de entender que mi trabajo vale la pena y puede aportar, en mayor o menor medida, algo positivo a vuestras vidas.
Un fuerte abrazo a todos.

Gracias Álvaro por elegir estos temas en tu blog. Gracias Pilar por entender a los pacientes como lo haces. Quien te conoce sabe lo gran profesional y persona que eres.

Qué positivismo. MIL GRACIAS POR ESTE ARTÍCULO

Pilar tus artículos son muy buenos. Nos hacen k pensar, muchas veces nos rendimos a nuestros pensamientos negativos, incluso nos hacemos nuestros propios dramas alimentando unos pensamientos k solo existen en nuestros pensamientos., y esos están manipulados por nuestro ego. Tenemos como tu dices que deseo? Que cosas quiero? Que busco en la vida, tantas preguntas como tu bien dices, y la respuesta esta ahí, pero el ego no , nos deja verla, habrá que seguir luchando para cambiarnos, y ser tan positivos que consigamos nuestros oropositos , nosotros por conseguir como tu ya sabes poder ayudar a nuestros hijos, pues ellos seguro k siendo nosotros positivos conseguirán sus éxitos.
Gracias pilar por tu artículo y gracias pilar por estar ahí.

Me parece un artículo de lo más realista que puede existir en los tiempos en los que vivimos los cuales nos encontramos inmersos en presión,tensión...debido a trabajo o a nuestra vida social, me encantan los artículos que hacen que pares un momento tu mente y te hacen reflexionar al mismo tiempo que te ayudan a gestionar los problemas del día a día , que es lo más importante y la verdad que profesionales como Pilar lo consiguen.
Mi más sincera enhorabuena

En realidad cuando se desea una cosa hay que intentar conseguirla, pero si se fracasa sobreviene la frustración y es entonces cuando necesitas buscar todas las vías necesarias para salir de ella y mantenerte más o menos igual que al principio. Me ha gustado el artículo, gracias.

Me en cantan tus artoculos. Cada uno es mejor del anterior, y estoy seguro que como a mí, a mucha gente les hace ver el futuro con otra perspectiva.

Gracias, Pilar por este tipo de artículos tan bien escritos y asequibles para todos, que nos ayudan y hacen tanto bien.Estamos necesitados de este enfoque de la psicología para afrontar la vida con más esperanza y como un reto.Que "El País" siga contando con tu colaboración.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

Un espacio sobre y para gente poco frecuente, para que vean el vaso medio lleno y piensen que la vida es para disfrutarla.

Sobre el autor

Álvaro Villanueva

Álvaro Villanueva está felizmente casado y tiene cuatro maravillosos hijos. Su hijo mayor, Alvarete, sufre una Enfermedad Rara a la vez que devastadora, lo que le ha hecho despertar su espíritu social. Ahora lucha por mejorar la atención a los pacientes con enfermedades poco frecuentes.

Categorías

Archivo

enero 2017

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal