POP etc

04 jun 2010

Mark Millar quiere dominar el mundo

Por: Borja Bas

Kick-Ass_ok

A sus 40 años, el autor escocés Mark Millar se ha convertido en una de las máximas estrellas del cómic. Fuera del mundillo se le conoce por Wanted (adaptada al cine de manera bastante infiel con Angelina Jolie de protagonista) y por Kick-Ass, que se estrena hoy en España. La película, dirigida por Matthew Vaughn y producida por Brad Pitt, se dibuja como una obra capital para comprender hacia dónde se dirige el género de superhéroes. Después de que nadie se atreviera a producirla, se ha convertido en un taquillaza en EE UU.


MarkMillar bn Millar es una máquina de hacer dinero para Marvel. Posiblemente, la más rentable. Es responsable del cómic con mayor volumen de ventas en la primera década de este siglo, Civil War, y sus ideas campan por la mayoría de las adaptaciones recientes al cine de Los 4 Fantásticos, X-Men o Iron Man. En Kick-Ass se desmarca atendiendo al otro lado: a la gente normal que sueña con convertirse en superhéroe. Todo, teñido de su habitual ultraviolencia, golpes de mala leche y lenguaje censurable. Pero es sólo un paso más en su estratosférica carrera. El talento de Mark Millar está a punto de fagocitar el planeta ocio. Su ausencia de modestia sólo es comparable al calibre de su armamento. Él mismo nos revela los ocho puntos clave de su maléfico plan de dominación mundial.


1. SUPERA AL MAESTRO
“Hace unos años entrevisté para una revista a mi héroe de toda la vida, Stan Lee [creador de Spider-Man, Los 4 Fantásticos, Hulk, Iron Man, X-Men y la mayoría de los superventas de Marvel]"
, recuerda Millar. "Y me dijo: ‘Qué raro que los talentos actuales del cómic os empeñéis en seguir creando a partir de los superhéroes que ya existen en lugar de crear los vuestros propios’. Él creció leyendo Superman o Green Lantern y vivió una fase de rechazo en la que gestó el grueso del universo Marvel. Han pasado como cincuenta años, y desde entonces no ha surgido una auténtica nueva oleada de superhéroes, los más recientes que han cuajado son Punisher y Lobezno, y estamos hablando de principios de los setenta. Hemos dado un par de saltos generacionales desde entonces y nadie parece haber hecho nada práctico al respecto. Desde el punto de vista de la cultura pop urge crear nuevos personajes para el siglo XXI. Y en esas estoy yo”.


2. NUNCA DIGAS NUNCA JAMÁS A LA GRAN PANTALLA
Mientras su amigo Matthew Vaughn, a quien espera para que dirija Kick-Ass 2, prepara X-Men: First Class, Millar extiende sus tentáculos estrenándose como realizador este mismo verano. El plan: crear la primera peli de superhéroes escoceses. En sus propias palabras, “aplicaré las lecciones de bajo presupuesto de District 9, tendrá un rollo a lo Trainspotting pero actualizado y será tan guay como X-Men 2”. No se inmuta cuando le mentas que la productora de Wanted 2 quiere a Kristen Stewart (la Bella de Crepúsculo) como heroína de recambio a Angelina Jolie, ni parece importarle demasiado que la primera parte traicionara su obra original (“Variety le dio cuatro estrellas”, defiende). El truco para evitar el descontento, insiste, es involucrarse de alguna forma en la traslación (en Kick-Ass figura como productor ejecutivo) y tomarla como lo que es: “Un anuncio de cien millones de dólares para mi cómic”.

League_of_extraordinary_gentlemen Vamos, la antítesis de lo que opina su héroe número dos: Alan Moore, que rechazó recibir cualquier tipo de remuneración de adaptaciones de sus obras tras los desastrosos resultados artísticos de las pelis de From hell y La liga de los hombres extraordinarios. “Él tuvo mala suerte. La liga de los hombres extraordinarios es, posiblemente, mi cómic favorito de los últimos 20 años. La peli, sin embargo, es una mierda. Tampoco se puede decir nada bueno de la de V de Vendetta. Entiendo que no quisiera ni figurar en los créditos de Watchmen. Por eso quiero estar involucrado en cualquier adaptación mía. Si vamos a traicionar el original, que al menos el resultado sea chulo”.


 


3. REIVINDICA A JESUCRISTO, EL PRIMER SUPERHÉROE
Millar tiene todo el pescado vendido en lo que Americanjesusvol1 respecta a derechos de adaptación de sus obras. Sólo un cómic se le resiste: American Jesus, la historia de un chaval de 12 años que descubre que es el Mesías reencarnado en la Tierra. En su afán provocador, Millar estuvo incluso a punto de titularlo La Biblia 2, pero lo desestimó en el último momento para no herir sensibilidades. Aunque el daño ya estaba hecho: todo el mundo que lo lee en Hollywood quiere adaptarlo. Con algunos retoquillos. “Sería mi obra más fácil de llevar al cine, porque no tiene efectos especiales. Sin embargo a todo el mundo le da respeto meterse en esta historia. Un tipo vino y me dijo: ‘Me encanta, hagámosla. Pero, ¿te importa que saquemos de ella a Jesús?’. ‘¡Pero si va de Jesús!’, le respondí, ‘¿qué problema hay con Jesús? La gente lo quiere’. Y el tipo me dijo: ‘De acuerdo, conservemos lo del personaje mesiánico. Pero cámbiale el nombre. No sé, llámale Jason o lo que sea’. Y ahí se acabó la discusión. No pienso cambiar el nombre ni la esencia”.

Quienes tengan la ceja alzada, que sepan que Mark Millar es católico practicante. “Para mí la Biblia es el primer libro sobre superhéroes. Todo el Nuevo Testamento, la historia de Jesús, es muy similar al origen de un superhéroe: es un hombre que viene del cielo, tiene poderes tremendos, enemigos acérrimos… Cuando Siegel y Shuster crearon a Superman trataban de contar una historia similar. Si te fijas, Superman está plagado de simbolismo judío. Los cómics comparten una mitología muy similar al cristianismo. Para mí, la Biblia fue tan determinante como Superman para dedicarme a esto”.


4. PRIMERO DESTRUYE A SUPERMAN
Superman_red_son Millar convirtió de un plumazo al héroe de acero en un agente comunista al servicio de la Unión Soviética en la serie Red Son. Un golpe de efecto que en realidad ocultaba el sueño húmedo de renovar a toda costa su personaje favorito (atesora en su casa la capa que vistió Christopher Reeve, por la que pagó 55.000 dólares). Decepcionado por la “imagen intoxicada” filmada por Bryan Singer en Superman returns, se ofreció a escribir un guión gratis para restaurar su honor. Incluso presentó su propia trilogía fílmica a la Warner Bros. reinventando la biografía del superviviente del planeta Krypton bajo su personal prisma. Pero dada su actual filiación como artista de la Marvel (Superman pertenece a DC), su propuesta fue rechazada. La misión de modernizarlo en el nuevo comeback, Superman: The Man of Steel (previsto para estrenarse en 2013), recae ahora sobre su amigo David Goyer, el guionista que contribuyó a revitalizar la saga de Batman en las dos últimas cintas de Christopher Nolan. “No puede estar en mejores manos”, declina. Pero no da por perdida la batalla: “Cuando George Lucas quiso adquirir los derechos para adaptar Flash Gordon y no los consiguió, creó Star Wars. Yo tengo un propósito parecido de crear mi propio Superman, una figura más actual. Aún no puedo revelar muchos detalles, pero el plan ya está en marcha. Y es genial, porque Matthew Vaughn ya ha mostrado interés en dirigirlo. Creo que es el proyecto para el que en realidad llevo preparándome toda la vida”.




5. Y DESPUÉS, A BATMAN
La última creación publicada por Millar (junto a su ya Nemesis1-dc habitual dibujante Steve McNiven) se titula Nemesis (2010), y parte de una simple pregunta: ¿Y si Batman fuera el Joker? “Cuando se lo presenté a Dan Buckley [el jefazo de Marvel], me dijo: ‘Es tan ridículamente obvio que no sé cómo nadie ha planteado antes esa pregunta. Mark, eres el maestro de las ideas simples y estúpidas’. Me lo tomé como un cumplido, por supuesto. Nemesis muestra el reverso de arquetipos como Bruce Wayne o Tony Stark. ¿Y si este genio millonario fuera un cabronazo y lo único que se interpusiera entre él y su dominio de la ciudad fuera la poli? Es la historia de Batman contra el comisario Gordon narrada de la manera más freak posible. O el supervillano versión Seven. Un millonario anarquista alzado contra el pueblo. Para mí tiene sentido, porque el Joker siempre me ha parecido lo mejor de las pelis de Batman, siempre estás esperando a que salga. Pues aquí lo tienes todo el rato”.


6. SÉ EL ENEMIGO DESDE DENTRO
The_Authority_18 Alcanzó el éxito tomando el testigo de Warren Ellis en The Authority, serie de DC donde se dedicó a desmontar tópicos sobre los supergrupos: por mucho que sus protagonistas saltaran de un número a otro enfrentándose siempre a la amenaza definitiva, se llamaban por su nombre propio, lucían uniformes cero coloristas y no temían traspasar la barrera del bien siempre que la misión lo requiriese. A partir de entonces, raro es el superhéroe cuya moral haya quedado intacta tras pasar por la turmix de Millar. Convirtió a Los Vengadores en “personas de destrucción masiva” en The Ultimates. A Los 4 fantásticos, en zombies en Ultimate Fantastic Four. Enfrentó a muerte a Iron Man y el Capitán América en Civil War (el cómic que más copias ha despachado en la pasada década). Trasladó a Lobezno a un futuro dominado por supervillanos en Old Man Logan. Y hasta sacó del armario a puñetazos a Coloso en Ultimate X-Men, desafiando la convención heteropensante. “Tan solo me limito a seguir las consignas de Stan Lee, a romper con el superhéroe como entidad unidimensional. Mostrar que cometen errores o actúan de manera egoísta hace las historias más atractivas”.


7. OLVÍDATE DE MARVEL O DC
A pesar de haber firmado contrato de exclusividad Portada_comic_Kick_Ass_creado_guionista_Mark_Millar_dibujante_John_Romita_Jr con Marvel hasta 2012, Millar desarrolla proyectos como Wanted o Kick-Ass bajo el paraguas de su propio sello, Millarworld. “Antes muchos trabajaban en cómics de Marvel o DC por la pasta y hacían por su cuenta cosas que les resultaban gratificantes creativamente. Ahora puedes firmar un trato de distribución con una gran compañía [como es su caso, con Marvel Icon] y hacer muchísimo más dinero con algo como Kick-Ass. El entusiasmo de tus lectores en Internet es la mejor publicidad, porque es gratis. Si yo hubiera hecho algo como Kick-Ass hace quince años, probablemente habría vendido cinco mil copias, nadie se habría enterado. En la actualidad, sólo en EE UU, ha vendido 1,2 millones de ejemplares en total. Cada número de Spider-Man o X-Men apenas alcanza las 50.000 copias vendidas. Y cuando sacamos la edición en tapa dura en EE UU, en un mes habíamos vendido más de 100.000 copias. Eso es diez veces más de lo que vendería cualquier novela gráfica de Spider-Man. Ha sido una locura. Millarworld está funcionando tan bien porque existe un agotamiento de los personajes del pasado, la gente está hambrienta de nuevas ideas. Ya hemos visto muchas veces a Fénix volver en X-Men o a Lex Luthor buscar la forma de acabar con Superman”. Con esta nueva fórmula a caballo entre la independencia y las superventas, los derechos de explotación del cómic pertenecen en exclusiva a sus autores. “En el caso de Kick-Ass, ese dinero ha ido directo al dibujante John Romita Jr. y al mío. Marvel no ha visto un céntimo de su traslación al cine”.


8. NO RENUNCIES A TU ORGULLO FREAK
El éxito de cómics como Kick-Ass sólo se entiende en un contexto actual, en el que Internet ha pasado de escondite para frikis refugiados tras un nick a pantalla exhibicionista desde la que reivindicar tus 15.000 descargas de fama. “Los superhéroes siempre han ido de la mano de la evolución de la cultura de la imagen: de la viñeta pasaron a fotonovelas, radionovelas, teleseries… Es normal que Internet hoy se convierta en su principal campo de juego”. La proliferación de memes (fenómenos de Internet; en el caso que nos ocupa: tipos que se disfrazan de superhéroe y alcanzan un fuerte impacto viral) y de webs donde inventarse una personalidad superheroica (la más transitada es la World Superhero Registry) encuentran su máxima consumación en la Comic-Con de San Diego (California), la mayor convención del mundo del cómic. Un espacio donde autores como Mark Millar son tratados como auténticas rockstars. Un reducto de freaks hasta que vivió su gran transformación tras el cambio de siglo. “En el minuto en que los superhéroes hicieron ganar cientos de millones de dólares a Hollywood”, especifica Millar, que no se despeina al aseverar que “hoy encuentras más superestrellas del cine en la Comic-Con que en Cannes”.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 5 Comentarios

Estoy esperando la secuela de Kick Ass, espero la terminen pronto!

Saludos.

Kick Ass fue lo mejor en cine que dejó el 2010 para el mundo comic y el mundo friki, espero que sigan produciendo películas del mismo corte.

Un abrazo.

La peli está bastante bien, los momentos gore son descacharrantes pero tiene bastantes bajones. Aún así, Millar es grande.

la película es ENOOOORME

Mark Millar no tiene abuela, desde luego. Grande Mark MIllar!!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

SOBRE EL BLOG

El consumo pop y sus efectos secundarios. Un repaso indiscriminado a lo más ingenioso, llamativo, ridículo o aburrido de la industria del entretenimiento poniendo el acento en lo peculiar, pero sin renunciar a lo olvidable.

Archivo

septiembre 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal