POP etc

24 nov 2010

Carles Congost: nostalgia por una adolescencia no vivida

Por: Popy Blasco

"Mi vida sería otra si hubiera tenido taquillas en el instituto". No lo dice nadie en concreto. Lo dicen 22.806 personas en una página de fans de Facebook que lleva el mismo nombre.


Las cheerleaders, los nerds y los anuarios de instituto que habitan los recuerdos fílmicos de toda una generación criada al amparo del cine de John Hughes no sólo han regresado con Glee o Scott Pilgrim contra el mundo. También aterrizan en los templos del arte contemporáneo, donde el deseo oculto por experimentar una juventud que nunca vivió ha llevado a un artista catalán a convertir el imaginario high school americano en alimento para un recuerdo inventado. La cultura pop entendida como metáfora del conflicto generacional y la forja de la propia identidad.

Carles congost 

 
A través de los códigos de la estética adolescente yanqui, el fotógrafo y videoartista Carles Congost (Olot, Girona, 1970) lleva desde mediados de los noventa revisando el debate entre alta y baja cultura en salas de medio mundo, del Reina Sofía, de Madrid, al PS1 MOMA, de Nueva York. En 2004, Retorciendo Palabras, el videoclip de Fangoria con Pablo Rivero y Elsa Pataky, un homenaje del artista al universo Marvel, entró en rotación en el medio mainstream por antonomasía, la televisión, culminando así una carrera consagrada a sus dictados.

 
Su última obra, un falso tráiler llamado Bad painting y colgado en la web de Dis Magazine, es un nuevo hit en las redes sociales.

 
Hasta antes de ayer, consumir material adolescente en la edad adulta era considerado, en el mejor de los casos, un placer culpable. ¿De qué le acusan más: de infantil o de pervertido?
De pervertido no, en todo caso de infantil. Mi obra es bastante blanca. Revisando el libro que me hizo el MUSAC me di cuenta de que mi obra, en su conjunto, es muy limpia. Lo que sí es cierto es que el género Porky's me interesa más para pervertirlo que para formar parte de él. Física o química no me interesa nada.


¿Por ser un producto actual y nacional, exento del elemento nostálgico?
No se trata tanto de nostalgia como de exotismo. Es cierto que gran parte del placer que genera la estética high school viene del hecho que la asociamos a la primera vez que fuimos al cine, pero lo que nos llamaba la atención de ella era su exotismo. Los institutos americanos nos parecen más sofisticados. Un equipo de rugby nos resulta más sexy que uno de fútbol sala. Es una imaginería que, al rescatarla, puedes apoderarte de ella para transformarla. Reorganizarla a tu favor.


¿Qué le atrae tanto de la juventud?
Sinceramente, creo que se debe a una cierta melancolía por cosas que nunca experimenté, por situaciones que jamás sucedieron. Al menos, no de las forma que el arte me ha permitido contarlas.

Backpackers_2005 
'Backpackers' (2005).


Físicamente, parece usted el eterno adolescente. Su obra también. Da la sensación de que ambos estén en constante lucha contra el tiempo.
Me resulta chocante causar esta impresión a punto de cumplir cuarenta. Mi imaginario artístico funciona de manera independiente a mi edad.


¿Hasta cuándo puede uno seguir sintiéndose adolescente?
Poco tiempo. La adolescencia se sufre y se vive en comunidad, y uno no puede vivir en una comunidad que no le corresponde. La propia comunidad se encargaría de echarte. Otra cosa es tener que vivir como una persona vieja.


¿Qué distancia hay entre eso y ser un viejo verde?
No tiene nada que ver. Uno puede ser un viejo verde llevando una vida adulta y haciendo cosas de gente adulta. Rodearse de juventud y sus referentes no le convierte a uno necesariamente en un viejo verde.

Adult Contemporary  2009 

'Adult contemporary' (2009).

¿Podría inspirarle la fealdad?
Sí. Hay veces que uno puede sentir el deseo de hacer las cosas de otra manera.


¿Bad Painting es un cortometraje? ¿Es videoarte? ¿Importa? La situación y los personajes apuntan hacia las películas de terror adolescente. Es un cliché que funciona por si solo, como concepto. Desde ese punto de vista, podría considerarse vídeoarte, pero he querido llevarlo hacia terrenos claramente cinematográficos.


¿Cuáles son sus películas de horror adolescente favoritos?
Carrie siempre me ha parecido un peliculón, la más. Teen Wolf, un caramelito empalagoso, pero irresistible. Y Pesadilla en Elm Street, la idea más brillante.


¿A quién le gustaría hacer un videoclip?
A Hurts. Les sacaría algo más despeinados.


¿Existe algún componente político en tu obra? ¿Es la juventud necesariamente apolítica?
Mis personajes son apolíticos. Aunque hay algunos que aparentan ser de derechas, conservadores. No retrato a gente marginal. Hay un componente político en mi obra desde el momento en el que trato temas de género y entendimiento. Trato el inconformismo, pero no de un modo reaccionario, al contrario.


¿Es un retrato frívolo?
Un poco como las canciones de los Pet Shop Boys, que hablan de política de un modo lúdico y hedonista, para un público masivo.

Congostelpais 
Congostelpais foto 
Fotografía de una obra de Carles Congost en la portada de EL PAÍS, 14 de febrero de 2002.

 

¿Liga más desde que es un artista reconocido?
A veces noto que se me acercan para hablarme de mi obra, pero yo tengo una barrera con eso. No me gusta que la gente se sienta atraída hacia mí por algo que no sea yo mismo.


¿Acaso no es su obra una parte de usted?
Lo es, pero ese interés me echa un poco para atrás, me vuelve maternal. Les doy conversación, pero no provoco que la cosa vaya más allá.


Razone su fascinación por la belleza nórdica, latente en Bad painting y en muchas de sus otras piezas.
Yo intento ser intuitivo con aquello de lo que dispongo. Lo primero que tenía era la casa, y la casa de Bad painting me pedía un nórdico. Aunque, por supuesto, el físico del actor representaba para mí el exotismo del que te hablaba antes, más cerca de la magia del cine y de la tele que de mi propia realidad.


Como gran fan de Madonna, ¿cree que volverá para aplastar a Lady Gaga?
No. Ahora mismo Lady Gaga está colaborando con grandes artistas, tiene los tentáculos muy bien colocados. Lady Gaga ha llegado para suplantar a Madonna. Son la misma cosa.


¿Pueden las estrellas del pop considerarse artistas de la performance?
Siempre lo han sido. Lady Gaga lo evidencia, pero Madonna ya lo fue, o David Bowie o Marilyn Manson. No diferencio entre las estrellas del pop y los artistas de la performance.

We Can Change The World III (2009) 
 'We can change the world' (2009).


Bad painting va de muro en muro. Como agente de prensa, Facebook no tiene rival.
Desde luego. Las fórmulas de difusión anteriores a Internet han quedado obsoletas. Lo peor es que, ante tanta información, no sepamos distinguir aquello que nos conviene del resto y pensemos que todo es lo mismo.


¿Cómo combate usted esa saturación?
Me provoca ansiedad el hecho de acumular discos que no escucho o películas que no veo. Lo que no puedo ver o escuchar más de tres veces no va conmigo y, por lo tanto, no lo quiero en mi estantería. Tampoco en mi disco duro. 


Defina a su comprador.
Muy diferente a lo que uno puede imaginar.


¿Vende ahora menos obras que en 2000?
Los efectos de la crisis en el arte han sido devastadores. El mercado cayó en junio de 2008. Es una situación que ha evidenciado la fragilidad del tejido sobre el que se sustenta nuestro éxito.


¿De qué vive, entonces?
He vuelto a dar clases, organizo talleres y he comenzado a trabajar en publicidad.


¿Qué campañas ha hecho?
Por ejemplo, una para Fundix. Se llama Sartenazo a la gloria. Hicimos una página web.

 


¿Cómo le trataron los galeristas neoyorquinos que conoció en la PS1 del MOMA?
Existe cierto complejo español, uno que todos podemos sufrir en un momento dado. Un galerista muy importante de Chelsea, que llevaba a artistas como Juergen Teller, se interesó por mi obra. Me pidió un dosier, un proyecto, y yo pensé que eso no era posible, que se lo iba a enviar y que al final me iba a decir que no. Y no le envié nada. No sé si me volverá a ocurrir algo así, pero en ese momento me paralizó.


¿A quién admira entre sus contemporáneos?
Hace poco he descubierto las películas y las instalaciones para museo de Apichatpong Weerasethakul. También a Terence Koh. Y llevo años siguiendo a Christian Jankowsky, Phillipe Parreno o Douglas Gordon. A nivel nacional destacaría a Francesc Ruiz, Joan Morey, Mabel Palacín, Bestué-Vives o Cristina Lucas.


Carles Congost participará Dublin Contemporary 2011, macroevento artístico comisariado por Rachael Thomas celebrado en septiembre y octubre del año que viene.  
 
 
 
 

 

 

 

 

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 5 Comentarios

Pablo Rivero y Pataky, la sublimación de la raza ibérica

El vídeo de Fangoria no se ve

Carles Congost es el mejor artista contemporáneo de este país. Estupenda entrevista.

hay un mystique determinado sobre él...

Carles Congost en la portada de El País!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

SOBRE EL BLOG

El consumo pop y sus efectos secundarios. Un repaso indiscriminado a lo más ingenioso, llamativo, ridículo o aburrido de la industria del entretenimiento poniendo el acento en lo peculiar, pero sin renunciar a lo olvidable.

Archivo

septiembre 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal