POP etc

11 may 2011

La mansión de Zuckerberg

Por: Tom C. Avendaño

Zuck2 
Mark Zuckerberg se ha comprado una casa. Una mansión de dos plantas y cinco dormitorios, de unos 1.600 metros cuadrados, en Palo Alto (California), a diez minutos de las nuevas oficinas de Facebook. Es su primera casa y le ha costado unos 4,8 millones de euros. Ya está. Ya no hay más noticia.

Lo que venimos a contarles es otra cosa. Es que esa compra, resumible en tres líneas, ha dado pie a innumerables debates en incontables medios (de la amarillista web TMZ a la más reputada Forbes) que han salido sobre el tema.

Que si mucha piscina de agua salada y mucho cuarto con techo de cristal para tomar el sol, pero, vamos, nada que ver con los 20.000 metros cuadrados que tiene Bill Gates; hay que ver qué tacaño. Que si le han timado porque la mansión está en la zona con mayor riesgo de inundación de Palo Alto. Que si esto le pega todo a los Tauros como él e indica que se prometerá con su novia en 2012.

Habladurías, en definitiva, más propias del mundo del famoseo que de un peso pesado de Sillicon Valley. ¿Cómo ha llegado a convertirse el creador de Facebook, ese trepa huraño según nos lo vendió La red social, en una celebrity?

De primeras, la de Zuckerberg es una fama, cuando menos, curiosa. El creador de Facebook no goza del carisma mesiánico que, con mayor o menor justicia, se le atribuye a Steve Jobs; ni desprende esa suficiencia absolutista que, de nuevo con mayor o menor justicia, se le achacaba a Bill Gates en los noventa. Tampoco es un ideólogo a lo Julian Assange. Incluso cuesta meterle en ese mismo saco si no fuera porque él también cambió el mundo con un ordenador y vivió para que la cultura lo contara.

Hasta hace un año, podría achacarse tal insulsez pública a que, a diferencia de sus correligionarios, este hijo de dentista neoyorquino nunca había fomentado el culto a su personalidad. Facebook era una marca y la persona más importante era quien estuviera consultándolo en cada momento. Entonces llegó La red social y deificó el mito fundacional de Facebook asociándolo a las cuitas personales de su creador (reflejado, con una serie de generosas licencias artísticas, como un genio torturado por su hosca personalidad). Él mismo se desentendió inicialmente. De hecho, pasó meses insistiendo en ser el nerd irredento, desinteresado en toda aparición pública que no fuera una conferencia.

Pero con el gesto le bastó. Ya fuera para romper la imagen que la película daba de él o porque se vio en una ola de popularidad en una era en la que los programadores reciben más aplausos que las estrellas de rock, tras el estreno, Zuckerberg empezó a abrirse a los medios. A donar, muy públicamente, 100 millones a la enseñanza pública. A pasar por el rito iniciático de todo aspirante a gigante cultural: grabar un cameo para Los Simpson.

 

Este carrerón parecía culminar en diciembre, cuando fue nombrado personaje del año por la revista Time por ningún mérito que no hubiera logrado en 2009. Pero faltaba el broche final. En enero, el Zuckerberg real aparecía en el capítulo de Saturday Night Live presentado por Jesse Eisenberg (quien lo interpretara en el filme). Ambos zuckerbergs (el retrato asumido por el público y la persona por fin dispuesta a ser asumida) bien diferenciados, bien diferentes. Recitó sus chistes con mayor o menor fortuna, pero con el aplomo de quien quería impresionar (a continuación pueden ver el vídeo completo, si disculpan su baja calidad).

 

Así, Zuckerberg se ha encontrado caminando sobre el terreno del famoseo. Pero, ¿está aprovechándose de una ola de popularidad? ¿O de verdad nos importa, o nos fascina, lo que haga Zuckerberg fuera de Facebook?

Hay tres frases —descontextualizadas con su permiso y bajo la promesa de usar el sentido común— extraídas de la ingente literatura generada por la compra de la dichosa mansión que pueden estar apuntando a la respuesta.

1) "Una gran fortuna conlleva una gran fascinación", apunta Forbes en uno de sus dos artículos sobre el tema. Claro, los ricos suponen un espectáculo desde, al menos, el capítulo 39 del Génesis. No es nada nuevo. Pero el mismo artículo apunta más tarde: "Es normal que la gente quiera saber qué hace este hombre con su dinero". Y de aquí se puede extraer un importante matiz. Su fortuna no se ha hecho por desembolsos puntuales del consumidor; su fortuna la hemos hecho nosotros. Está vinculada a nuestras vidas privadas y a nuestro día a día. Y esto permea en nuestra percepción de él. Hace que interese un poco más qué hace con el dinero. Una cosa es que nos resbalen los ingresos de Facebook. Pero, ¿la fortuna de Zuckerberg, ese humano con cara, nombre y apellidos? Eso somos todos. Como Hacienda.

2) "No vamos a publicar la dirección para proteger la intimidad de Zuckerberg", decía el periódico que daba la exclusiva, el californiano San Jose Mercury News (a las 24 horas, por supuesto, la dirección era de dominio público gracias a la web Real Estalker). Dejando aparte la ironía de que su fama obligue a escudarse de la esfera pública al hombre que más datos privados tiene en el mundo, lo cierto es que Facebook ha creado un ansia de saber que antes no teníamos. La de querer conocer qué hace y adónde va cada persona que nos interesa. Y eso salpica su imagen. Cuanto más se asocie Facebook a Mark Zuckerberg, más cercano lo veremos, y más curiosidad despertará. Es el algoritmo que rige su gran obra.

3) "¿Y ahí te va a caber la colección de sudaderas?", le espeta TMZ. Se refiere a las hoodies que ya son tan seña de identidad para Zuckerberg como el jersey negro de cuello vuelto es para Jobs. Entre una prenda y otra hay una gran diferencia: Jobs logra parecer el austero inventor que, de paso, es rico. Zuckerberg logra parecer lo que es: el milmillonario más joven del mundo (acaba de cumplir los 27). Su edad, su apariencia, nos recuerdan que aún tiene que decidir qué hace con el dinero y con la autoridad, la atención y la credibilidad que le hemos dado. Su trayectoria vital, por tanto, nos interesa.

Si esto no convence, al menos es refrescante ver a un veinteañero comprarse una casa sin hipoteca. Que no es moco de pavo.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 15 Comentarios

Me parece de absoluta justicia que se le aplique la misma "ESTRATEGIA" suya de averiguarle hasta lo últmo de su vida. Tras las "maravillas"· del dinero que ha hecho, las amistades y antiguos amigos que uno encuentra/reencuentra gracias a su red, poblaciones de futuras democracias árabes que concertan sus protestas,etc, también va la sospecha de que nuestros datos son vendidos lo menos a spammers, compañías y nadie sabe que más, que nos puede arruinar la vida. Sin contar acosos, robos, secuestros, y tantas cosas que gracias a facebook también ocurren. Va en el paquete. Me parece genial que el sufra de lo mismo y se le sigan todos los casos, en observación peligrosa permanente, vamos que le hagan la vida un infierno, sin privacidad. Y como dirían los que defienden las redes:"si no le gusta, que abandone facebook, nadie lo obliga a participar", así nadie se molestaría en hablar de él. Un personaje cuyo único mérito es haberse hecho millonario con un engendroque es en 99% perder el tiempo y arriesgarse a arruinarse la vida si te leen tus datos, fotos, etc

Hola a todos. Estamos en un blog, no en El País. El país solo pone un enlace a este blog, como a tantos otros. Si os gusta de que va el blog bien, sino también. Pero a ver si aprendemos a saber donde estamos y que leemos, que un escrito no es solo una sucesión de palabras. Si no os gusta lo que leeis, no lo leais. Y si os aburrís daros con dos piedras y dejad de dar el coñazo. En cuanto lo que hace el creador de Facebook, la verdad es que no me importa demasiado, pero si me parece interesante como reflejo de un chaval medianamente normal que por el éxito de su idea se ve envuelto en un mundo de farándula. En cuanto a las redes sociales solo decir de que (como todo) son positivas o negativas según el uso que se le quiera dar. A mi me ha servido para contactar con amigos de la infancia a los que habia perdido la vista hace 25 años, lo que no es moco de pavo. Eso no quita que tiene sus riesgos, nuestros datos estan en manos de una empresa de la que tenemos que fiarnos sin mas garantias que su palabra, y eso en el mundo actual es mucho, muchísimo.
Un saludo y un poco de respeto hacia todos, que no se puede ir de digno y culto al mismo tiempo que se insulta a escritores, lectores y opinantes.

Ah, este es el blog que rompe una lanza a favor de peña como el "creador" (juas) de Facebook y luego se ríe de las bandas de Metal o similares. Y lo hace comparándolo con Bill Gates, como si fueran pokemons, supongo. A mí éste sí que me parece un hortera, un trepa (no sólo por el retrato que le hacen en "La red social") y otro vendedor de humo.
De hecho, las llamadas "redes sociales" no dejan de ser otra moda hortera, consumista y llena de gente con hambre de frivolidad, alienada por "lo último", sin nada que ofrecer realmente a la comunidad internauta pero con un ego recién descubierto, o más bien, deseoso de ser descubierto por los demás. Obsesión por "ser descubierto" y ser subrayado entre tantos millones y millones de superpobladores anodinos (todos lo somos para la geología, única historia veraz y azarosa). Y de eso vive Zuckerberg. De nuestro vulnerable sentido de lo "social" y lo "popular", tan desesperado como un lunar postizo en la cara de un viejo maquillado y con peluca en el Versalles de Luis XIV, o como los alargadores de pene adquiridos por hombres. Facebook pretende ser la herramienta "social" en un mundo donde la mayoría de seres humanos ni siquiera tiene un ordenador y viven en la pobreza. Y de paso quedas fichado, por cierto, y eres perfilado para futuros estudios de mercado masivos (que es lo que ha quedado de la sociología).

Entra y busca en google "LOS CUENTOS DE FRAN BARRERA"
Busca el cuento "Sangre en el ojo" y descubre quién está intentando salvarnos desde el espacio exterior...

La noticia? sin más, interesante lo justo como para tenerte leyendo. Comentaba por aqui mas que nada para dirigirme a los que estan criticando el articulo en cuestion.

Antes de preocuparme como dicen por ahi si el pais compite con nytimes como dice "Pau" y demas, y esto va para todos los que criticais, me preocuparia mas por mi comprension y por mi vacio cerebral a la hora de ni saber donde estoy.
Señores, estais en un blog sobre y cito textualmente "El consumo pop y sus efectos secundarios. Un repaso indiscriminado a lo más ingenioso, llamativo, ridículo o aburrido de la industria del entretenimiento poniendo el acento en lo peculiar, pero sin renunciar a lo olvidable." Que tengais los santos cojones de criticar una noticia por su contenido, cuando ni siquiera sabeis donde estais, ni sabeis leer para saberlo me parece preocupante.
Es la primera vez que entro aqui, y no he tardado en darme cuenta (solamente mirando el link) que no estaba en elpais, sino en un blog de este que trata sobre lo anteriormente dicho. La noticia en si no me importa, pero eso no quita que se hayan molestado en redactarla, bien o mal, te interese o no.
De verdad, me preocuparia de mi mismo y de lo superficial que soy a la vez de amargado como para criticar de la manera tan maleducada que lo haceis, y encima sin tener ni puta idea de lo que hago.

Por que no vais a casa del vecino a criticar la manera que tiene de decorar su casa? a ver si os meten un par de collejas y espabilais. Cerebrosvacios.

Pues a mi me parece una entrada de blog muy interesante.

puro glamour tecnológico...farándula digital! :)

Y felicidades por el post, agudísimo

Antonio, iLobo, habéis leído el post?

Para los comentarios críticos: no es una noticia, es un blog. A mí me ha parecido interesante.

pero este articulo de que trata? y el pais pretende competir con el nytimes, le monde o the guardian publicando en portada cosas como esta? lamentable, parece un trabajo de un alumno de instituto.

¿Realmente le interesa a alguien si lo es o no?

no tengo nada en contra de las notas de prensa "light" pero es increíble lo superficial del mundo que nos rodea.Que importancia tiene cuanto costó su casa? . que si es tacaño? me pregunto. que adinerado no lo es? . Nadie se hace millonario siendo generoso en cuestiones económicas. por otra parte creo que este muchacho es poco ostentoso, es su personalidad. Se le nota en su manera de vestir, no le gusta ser el centro de atracción, resguarda su privacidad. Eso no tiene nada de malo, pero los chismosos de la farándula y el show business prefieren darle una connotación negativa, ya que el escándalo vende mas.

Vaya porquería de reportaje ! tratar de dar una falsa perspectiva a los lectores sobre una persona que SÍ SABE ADMINISTRAR SU DINERO y NO ES MATERIALISTA en exceso como otros adinerados, debería darles vergüenza publicar semejante basofia, es más, al escritor deberían hacerle una cuenta de Facebook abierta a la critica general, veamos que tan bien reacciona cuando el público se meta o cuestione sus decisiones diarias...

Vaya montón de basura... gasto de tinta, dinero y tiempo.

que tiene de malo, solo porque no compra una casa tan costosa como los demas ricos, es tacaño, que idiotez, el compra algo que le gusta y ya. Posteen cosas mas interesantes. Saludos,

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión

SOBRE EL BLOG

El consumo pop y sus efectos secundarios. Un repaso indiscriminado a lo más ingenioso, llamativo, ridículo o aburrido de la industria del entretenimiento poniendo el acento en lo peculiar, pero sin renunciar a lo olvidable.

Archivo

septiembre 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal