POP etc

07 jun 2011

Nadie quiere a Paris

Por: Tom C. Avendaño

Paris 

En ese lejano mundo que era la Tierra hace cuatro años, en ese indolente páramo de bonanza que no conocía ni crisis globales ni redes sociales ni revoluciones árabes o ideológicas, nos gustaban cosas que ahora nos cuesta explicar. Cosas que nos recordaban lo bien que estábamos porque estábamos bien.

Entre ellas estaba Paris Hilton.

En aquellos días de despreocupado exceso todavía teníamos energía para interesarnos, por el motivo que fuera, por una chica ingenua, ajena a la clase trabajadora, experta intérprete del papel de rica heredera. Acaparaba las portadas de revistas, lanzaba discos, protagonizaba realities vistos por 13 millones de estadounidenses cada semana, presidía el triunvirato juerguista Hilton-Spears-Lohan. Hasta participaba en vídeos pornográficos de los que luego renegaba. Vamos, que era famosa por todo en general y por nada en particular. Era famosa porque era famosa. Y bordaba ese fenómeno.

Y ahora, tras cuatro años de relativo retiro mediático, se le ha ocurrido volver. Tras una intensa campaña promocional, la semana pasada estrenó un nuevo reality llamado The World According to Paris. Según los datos publicados ayer, tuvo el mérito de interesar a 409.000 personas. Es decir, ni al 4% de la audiencia que su anterior programa.

¿Cómo una experta natural en dominar a los medios y al público ha podido dejar que le atropellen los tiempos?

 

En una entrevista reciente con LA Times, La Hilton dice haber aprendido de sus errores. Cita como ejemplo el no dejarse grabar mientras realiza una felación. Pero es posible que ahí acabe la lista, y que lo que haya aprendido es una fórmula que funcionó en unos tiempos distintos. En este nuevo reality vemos a la Paris de siempre. Mismo pelo, misma sonrisa, mismo discurso balbuciente, misma mentalidad, impostada o no, de niña rica. Y eso es un problema.

 

Porque ahora que la esfera digital hace que todos vivamos en público, siempre hay quienes aprenden más rápido que tú. Las especies evolucionan más rápido. Y ahora los estadounidenses cuentan con una princesa mucho más accesible en la pérfida Kim Kardashian (cinta pornográfica incluida) a una juerguista mucho más descarrilada en Lindsay Lohan, y a unas chicas más exitosas en All About Aubrey (cuyo reality acumula 724.000 espectadores en la misma cadena que el suyo) o Bad Girls Club (1.7 millones).

Y también porque si a Paris Hilton ya no la tragamos es porque ya no nos la tragamos. Ya es innegable que detrás de esa imagen de ingenua cuyo candor encandila a sus seguidores y enerva a sus detractores hay otra mujer, que cumplió los 30 en febrero. Una avezada empresaria que ha ganado suficiente dinero como para que la rica heredera ya no sea tan creíble.

Sus relojes, bolsos, zapatos, atuendos para mascotas, productos para el cabello, pestañas y uñas se venden en 35 países. Sólo con su línea de perfumes, la Hilton ha ganado 1.300 millones de dólares desde 2004. Eso no pasa de casualidad. La fachada de pija excéntrica ya no es tan creíble.

Y ahora que prima el trabajar duro y el miedo al paro, tampoco es tan atractiva. Seguimos pendientes de famosos, sí, pero ahora necesitamos que haya algo que justifique su fama. La Hilton, o al menos la Hilton que ella intenta vendernos, sigue tirando de la fórmula mágica de que la fama genera más fama. Pero las maquinarias que se mueven por inercia tienden a ceder, sobre todo cuando dependen de una pieza tan inestable como la sociedad. Cuando eso pasa, la fuerza centífruga deja de hacer girar la maquinaria y te devuelve al suelo. Y desde ahí el único impulso que queda por suscitar es el más temido por quien ha estado arriba: la pereza.

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

Hay 12 Comentarios

Pues a mí sí me gusta y no pienso pedir disculpas. Eso sí, no la he tratado en persona.

Sé que soy un guarro, pero si me hace lo que le hizo al novio ése del video porno, ya la quiero yo...

Dicho queda: "ha cumplido los 30". Suficiente

Dicho queda: "ha cumplido los 30". Suficiente

Es normal que ha nadie le interese esa telebasura, todavia lo dudabais; CHICA ACABADA
HE ENCONTRADO ESTE BLOG OS LO RECOMIENDO http://daniela113.blogspot.es/1307460797/
ESTÁ CHULISIMO Y ES MUY ORINAL VISITADLO Y CORRED LA VOZ

Este tipo de personas me he dado cuenta de que cuando nadie se interesa por ellas acaban en Valencia.

popo10, cuánta amargura en tu comentario. Quizá el que te confundes eres tú y buscas es un artículo sobre Paris Hilton la trascendencia de un ensayo de Roland Bartes. La frivolidad es sana cuando no viene enmascarada y se presenta tal cual es: divertida, paródica, intrascendente...

Entre peli de Sokurov y novela de Houllebecq, está bien echarse unas carcajadas con estos pasatiempos que lo único que buscan es que nos relajemos un poco y dejemos de estar grises y podridos, como el exterior. Relájate y sonríe, hombre, ya verás como la vida te irá mejor.

Pero déjala que se grabe haciendo felaciones si es lo único que hace medio bien.

Y como no, ya esta el listo de turno para criticar a la forrada niñata esta, con el oportunismo de los datos de audiencia de un reality (uno más) q no tendrá nada de original.
Poco lógico en un periodista estar mezclando las andaduras de una hija de papá (o de abuelo) con las penurias actuales del mundo árabe, o con la actual situación, por no ir tan lejos, del mercado laboral de este país (ya q citas la tan querida crisis). Churras con merinas.

Estarás orgulloso de tu granito de arena a la cultura "pop" de este país, con tu título de periodista.
Nuestra bien querida Paris nunca caerá al suelo, ya que tiene un colchón que no tendremos ninguno de los mortales, mientras aquí en la realidad, estamos pasando penurias, dirigidos por unos políticos q sólo miran por su futuro economico, llevados a la ruina para que ellos puedan viajar en 1era clase.
Enhorabuena por tu blog, imagino q harás un gran aporte a la cultura del país, eso si, el periodismo cada vez es menos informativo y más .... GRACIAS por su aporte

Pues, si nadie la quiere, me la quedo yo :)

la siguiente será la princesa del pueblo y su cohorte de "sálvame"

¿Cómo que nadie la quiere? ¿Es que no se pasa por la piedra a sus motoristas?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

SOBRE EL BLOG

El consumo pop y sus efectos secundarios. Un repaso indiscriminado a lo más ingenioso, llamativo, ridículo o aburrido de la industria del entretenimiento poniendo el acento en lo peculiar, pero sin renunciar a lo olvidable.

Archivo

septiembre 2011

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal