Blogs Comunidad Valenciana Ir a Comunidad Valenciana

En defensa de lo público

Por: | 25 de febrero de 2012

Uno. Sábado, 25 de febrero. Hay convocadas distintas Manifestaciones en defensa de lo público.

Manifestacion1Una de ellas transcurre en Valencia, la ciudad en la que jóvenes y adultos han recibido golpes, mamporros y empujones durante la última semana; la ciudad en la que han sido detenidos bastantes muchachos: tal era el número de los enemigos.

¿Cuál es el estado de ánimo ahora? Hay muy buen clima. Tras horas y horas de espléndido sol en esta localidad, las gentes salen a la calle a hacer ruido, a dar sonido, a manifestarse. Un gentío se concentra y una multitud festiva avanza. Las primeras noticias de la concentración asombran: tal es el número de los que allí están. Les paso inmediatamente las fotografías que me manda mi corresponsal: el autor de las instantáneas es Monigote Valencia.

Manifestacion2Hay bandas de música que ponen en solfa. ¿A quién? Ah, los músicos lo hacen con arte y con sonido. La multitud corea. Ya saben que esto es muy valenciano: lo de poner viento y percusión a las reclamaciones; y lo de callejear, también: tan mediterráneo.

Según nuestros informantes en distintos puntos de la manifestación, no pasa nada. No hay alborotos que pongan en riesgo el orden civil. Según esas misma fuentes, no se divisa al enemigo.

Dos. Como puede verse en la serie de fotografías remitidas por Monigote Valencia, la multitud se agolpa cuando aún es de día. Durante horas, el discurrir cotidiano queda suspendido. En las últimas instantáneas ya es noche cerrada. Hacia las 18 horas, el gentío se convoca y se concentra en los aledaños del Instituto Lluís Vives, muy cerca de la Plaza de San Agustín y, desde allí, comienza la marcha en dirección a la Calle de Colón, Porta de la Mar, Alameda. Es un itinerario diferente del habitual.

Poco a poco, con lentitud procesional, la muchedumbre festiva avanza a lo largo de un recorrido que interrumpe el tráfico, que altera el orden mercantil, que impide el paso de transeúntes y automóviles. Si es por el desorden que una manifestación provoca en el Centro Comercial había razones fundadas para que los guardias de la porra repartieran leña. ¿Que no reprimieron porque era legal, porque había sido autorizada? La policía ha de defender la esfera pública, ha de proteger a los ciudadanos. No está para provocar mayores desórdenes o para marcar el terreno. No hay un frente de batalla. Y esto no es territorio comanche.

Lo público es el dominio de los servicios comunes, el lugar en el que los recursos se ponen al servicio de todos. Pero es también la arena, el teatro de operaciones, dicho esto en un sentido dramático, que no bélico.

El espacio público es el ámbito de la libertad, nos decía Hannah Arendt: es el lugar de la comunicación, allá en donde se vuelcan los diferentes puntos de vista: el número cuenta. Es la esfera de la expresión libre, ese sitio en el que cada opinión pesa y en el que cada individuo la razona fundamentando el habla. Allí, cada persona no vale por su cuna, por su habilidad o por su patrimonio. En el espacio público se argumenta, añade Arendt.

Y es allí en donde se manifiesta la vida activa frente a la contemplativa o productiva. Allí se expresa la colectividad y no el individuo aislado. Arendt defiende la acción frente a la contemplación y frente a la mera fabricación. Y acción aquí significa eso: participar libremente, ejercer el derecho a manifestarse, intervenir razonando. No está mal recordar todo esto cuando pronto nuestras calles serán ocupadas, invadidas, tomadas, cercadas...

Manifestacion4

Manifestacion8

Manifestacion99

Manifestacion10

Manifestacion11

Manifestacion14

Manifestacion16

Manifestacion17

Manifestacion20

Manifestacion21

Hay 5 Comentarios

Y fue precisamente en un espacio público donde un acto democrático y pacífico --la pasada manifestación de estudiantes--, fue desmantelado mediante la violencia por las fuerzas de orden público.
No sé, sigo alicaída. Aunque he de reconocer que estas fotos de Monigote Valencia me han animado un poco.

Por Dios, sr. Calabuig, le agradezco su observación tan atinada y documentada. Espero que no se cumplan sus predicciones y que la dinámica de la mani no se convierta en una parálisis. Un saludo cordial.

Apropiadas las referencias de Hanna Arendt, y con ellas qué buena reinvidicación de lo público como espacio de libertad ¡Qué necesaria la vuelta al espacio del otro porque ya no es ni tuyo ni mío! Ya estamos de vuelta a la calle que es de todos, a ese "no lugar" en cuyo anonimato, y en palabras de Marc Augé, es donde se experimenta solitariamente la comunidad de los destinos humanos.
Es cierto que como decía Kurt Tucholsky: Una imagen dice más que mil palabras (resulta que al final esta frase si que tiene dueño), también es cierto que toda imagen cuenta al menos una historia y no lo es menos el que (y cito de memoria a Peter Burke) "algunos de los problemas que suscita el afán de convertir en escena un relato pueden soslayarse mostrando dos imágenes o más de un mismo acontecimiento" y eso queda reflejado y patente en las fotografías que acompañan, a nombre de Monigote Valencia, la entrada de hoy, dando por bueno el título genérico de este blog y moviéndonos a estar preparados para la siguiente serie de fotografías, para la siguiente movilización (que seguro que la habrá). Lo malo será cuando estas series secuenciales den paso a un friso narrativo continuo, que también tenga mucho que ver con el dichoso tiempo verbal: Presente continuo: Estamos manifestándonos. Hoy es sábado, pues quedamos en la mani...¡A qué parálisis tan absurda nos habrán llevado! pero tampoco será esta la primera vez que le pasa a mi generación. Pero tampoco es este el momento del análisis preciso. Como nos enseñó el historiador Perry Anderson: "Las analogías históricas son pooco más que sugerentes. Pero en ocasiones pueden resultar más frucctíferas que las predicciones".

Me encanta esa expresión: la de faltar, la de que nos han faltado. Es muy valenciana: cuando alguien nos falta es que nos hace un oprobio innecesario. Precisamente lo que hemos vivido con la ostentación de ricachones y los latrocinios...

Enhorabuena!!
Esto es lo que necesitamos los valencianos, manifestemonos pacificamente, dejando bien claro por lo que no estamos dispuestos a pasar!
Que ya está bien... ya se han faltado y reído de nosotros bastantes años los dirigentes valencianos, y una parte importante del pueblo, votándoles sin parar!
¿Es el mismo síndrome Marbellí?

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Presente Continuo

Sobre el blog

Un historiador echa un vistazo al presente. Éstas no son las noticias de las nueve. Pero a las nueve o a las diez hay actualidad, un presente continuo que sólo se entiende cuando se escribe: cuando se escribe la historia.

Sobre el autor

Justo Serna

es catedrático de la Universidad de Valencia. Es especialista en historia contemporánea. Colabora habitualmente en prensa desde el año 2000 y ha escrito varios libros y ensayos. Es especialista en historia cultural y ha coeditado volúmenes de Antonio Gramsci, Carlo Ginzburg, Joan Fuster, etcétera. De ese etcétera se está ocupando ahora.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal