Blogs Comunidad Valenciana Ir a Comunidad Valenciana

Que venga Dios y lo vea

Por: | 20 de abril de 2012

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, pide dinero y pasa el cepillo. “Pido un pequeño esfuerzo”. Son “unos pocos euros al mes”, dice. “Entre 8 y 20”, añade refiriéndose a lo que deberán pagar los MarianoRajoyDoctorAFPpensionistas por los medicamentos de acuerdo con su renta. ¿Y por que hacer este esfuerzo? Es “necesario e imprescindible, porque en este momento no hay dinero para atender el pago de los servicios públicos. No hay dinero porque hemos gastado muchísimo en los últimos años”.

¿Hemos gastado muchísimo? ¿Quiénes han gastado muchísmo? Son las 9 de mañana del 20 de abril de 2012 y aún no he visto que el Partido Popular pida disculpas.

Don Juan Carlos ha escenificado su petición de perdón por la cacería. Con la mirada huidiza y apesadumbrada, el monarca dice que no se volverá a repetir. Luego echa a caminar, apoyado en sus muletas. Ya de perfil le vemos un cierto gesto altanero: lo propio de un rey...

Gente menos principal y con mayores presupuestos públicos ha gastado a manos llenas, ha derrochado con liberalidad culpable. Entre quienes han dilapidado parte de los fondos públicos hay numerosos políticos valencianos del Partido Popular que confiaron en un presupuesto inagotable. O en unos créditos inacabables.  

“El Gobierno se ha encontrado con que no tiene dinero para poder garantizar el Estado del bienestar”, ha dicho Alberto Fabra, presidente de la Generalitat Valenciana. Son palabras que pronunció tras participar en la romería a la Santa Faz, en Alicante. ¿Qué hacía allí? ¿Pedir a la Virgen? ¿Confirmar la sólida unión del Trono y del Altar? Romerías...

Habrá que participar en romerías, digo en Manifestaciones, para afear la conducta a un Partido que gastó en Eventos, que derrochó en Regocijos públicos, que vació el Arca. Ya nos ven. Estamos en busca del arca perdida: habrá que echarle imaginación a la cosa para frenar a unos políticos muy peliculeros, representantes que saben agotarnos por exceso, por inundación, por saturación. Que saben exculparse y que dicen estar aquí para salvarnos. No quiero que me rescaten. Quiero que pidan perdón. La mayor parte de los políticos del PP son católicos, ¿no es cierto? Pues eso: que hagan acto de contricción. En una de las oraciones se dice: "Pésame por el infierno que merecí / y por el cielo que perdí".

Que venga Dios y lo vea. 


Hay 5 Comentarios

Bueno, estos políticos parece que vienen de fuera y se han encontrado un solar de pais. Estos no se mojan bajo la lluvia. No soy yo, ni por tanto el pueblo llano, quien ha gastado en organizar grandes eventos, visitas, rentables, del papa....etc. No somos nosotros los que perdiendo algún café y trabajando alguna hora mas, por menos sueldo, tenemos que solucionar las cuentas. Por cierto no se habla de productividad, se habla de mas horas de
Trabajo. Y el suyo, el de los políticos. ¿Es acaso tan importante?,¿Necesitamos tantos?¿Se han planteado algún recorte o disminuir alguno de sus privilegios, y mas aun lo que en materia de ahorro significaría?. No los creo tan tontos pero en estos puntos están todos de acuerdo, incluyendo todo el espectro político. No se salva nadie

un pequeño esfuerzo sería si solo tuvierámos q hacer frente a un copago pero ya se ha convertido todo en un único copago: copago en educación, copago sanitario copago, copago religioso, hipotecario copago alimentario copago sostenimiento casa real. y así hasta el último copago, el celestial.

Yo, que soy un privilegiado, no me he quitado el té y el café. Eso sí, cuando me los tomo, procuro sentirme culpable.

Ya se dice en todas las procesiones, pesoepepe la misma mierda es.
Antes se decía robar, ladrón, y cosas así que todo el mundo entendía. Luego llegaron los políticos amparados por la pasta "sin justificar" y sacaron leyes para protegerse ellos y joder a otros. Con cuatro votos arrasan un país entero y luego quieren que lo paguen otros.
Tenemos que volver al vocabulario antiguo.
Recuperar lo robado, que sin duda está en los paraisos fiscales, y meter en la carcel a muchos en vez de a los pocos que queman papeleras. Digo yo que será peor arrasar un país que quemar un contenedor¿no?

Muy buenas, don Justo. Me hayo contando cafés: los que ya no me tomo y los que ya no me tomaré. A nuestros políticos les debe caer mal tal bebida reconfortante, porque siempre que meten la tijera en nuestras carteras, acaban quitándonos una tacita: "entre 8 y 20 euros" dicen y redondean muy a su estilo, "total, cuatro cafés". Cuatro cafés pues que me tomaré este verano en Italia, allí que son más cortos y no se me atragantan como aquí.
Oiga, y ¿por qué me meten a mí y a los míos en esta ruina? "No hay dinero porque hemos gastado mucho en los últimos años" Yo soy de poco gastar como bien sabe Hacienda y mi banco, y bien sé que no se refiere el "Presi" con su acusación a mis dispendios en comida, cultura y ocio, pero entonces que empiecen a poner nombres y apellidos a quienes han vaciado la caja: a quien se la ha fundido despilfarrándola y a quien se la ha llevado calentita. No hace falta que nadie me diga que es muy difícil lo que pido porque me conozco demasiado bien este patio de Monipodio, pero que empiecen, y como usted dice, don Justo, que se vayan poniendo en cola detrás de su Rey para, al menos, ir pidiéndonos perdón a todos los que nos están dejando sin el café de después de comer. Y continúo su oración, para los que de algo les sirva ésta (he tenido que mirarla en el google porque un servidor nunca fue muy bien en catecismo y no sé si estas cosas cambian mucho con los años): "Propongo firmemente, con la ayuda de tu gracia, hacer penitencia, no volver a pecar y huir de las ocasiones de pecado," A ver si hacen caso y nos dejan tranquilos de una vez. Amén. ¡Ah que se me olvidaba! Nos iremos encontrando en esas romerías, digo en manifestaciones próximas. Un abrazo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Presente Continuo

Sobre el blog

Un historiador echa un vistazo al presente. Éstas no son las noticias de las nueve. Pero a las nueve o a las diez hay actualidad, un presente continuo que sólo se entiende cuando se escribe: cuando se escribe la historia.

Sobre el autor

Justo Serna

es catedrático de la Universidad de Valencia. Es especialista en historia contemporánea. Colabora habitualmente en prensa desde el año 2000 y ha escrito varios libros y ensayos. Es especialista en historia cultural y ha coeditado volúmenes de Antonio Gramsci, Carlo Ginzburg, Joan Fuster, etcétera. De ese etcétera se está ocupando ahora.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal