Blogs Comunidad Valenciana Ir a Comunidad Valenciana

Javier Marías y Julio Camba

Por: | 12 de abril de 2013

VIDASESCRITASLa semblanza es un género francamente difícil. Has de proporcionar los datos básicos de un personaje que el público no tiene por qué conocer. Has de provocar el interés en un tipo humano que de entrada no tiene por qué despertar atención alguna. Sea una celebridad o sea una persona del montón.

¿Qué es una persona del montón? No hay tal cosa. Todos somos interesantes vistos de cerca. Con lupa se nos ven los poros, las impurezas de la piel, esa rugosidad imperfecta. En fin. En cambio, de lejos nos desvanecemos para acabar siendo algo borroso e indefinible: el grueso o el paisaje nos desdibujan. Mala suerte.

Pero que ese individuo sea finalmente captado con palabras y que, además, sea trazado en sus rasgos esenciales es tarea colosal. ¿Rasgos esenciales? ¿Y qué es tal cosa? Lo que uno dice de sí mismo no es necesariamente lo que lo otros destacarían. Lo que uno menciona de sí mismo no es forzosamente lo que los demás subrayarían. Por tanto, en una semblanza, el escritor escoge un episodio o rasgo y hace de dichos elementos el objeto de su trazo. O de su caricatura.

VidasescritasgrandeSin duda, Julio Camba supo describir a tipos de los que no sabía demasiado. Supo captar lo pintoresco o lo estrafalario. O supo precisar lo común. En el libro que ha compuesto Francisco Fuster para Fórcola con trozos y restos de Camba hay páginas memorables (descúbranlas...): Caricaturas y retratos (2013). Y ese volumen me reconcilia con las efigies literarias, algunas tan egregias.

Desde que Javier Marías publicó Vidas escritas (1992) no había leído nada que me estimulara especialmente. En Camba hay socarronería. Y saludable ignorancia, el atrevimiento del caricaturista. Mucha osadía. En Marías hay ironía, un dibujo fino y poco exhaustivo. Un simple gesto, mohín, actitud o además del retratado le sirven para perfilar.

Para algunos, Vidas escritas es el mejor libro de Marías: en el elogio hay una maldad, pues la semblanza es un género menor comparado con la novela. Yo prefiero al Marías irónico y desenvuelto, con desparpajo y manías, aquel que transita los géneros: los grandes y los chiquitos. No siempre coincido con sus juicios y con sus alardes, pero sus escritos me hacen despertarme e interesarme por cosas que no me conciernen. O sí.

¿Camba? Caramba, descúbranlo. Hay que admirarlo por sus defectos, no por sus cualidades: justamente lo que él decía de Pío Baroja. “No le he admirado, a pesar de sus incongruencias, sino por sus incongruencias, ni a pesar de sus faltas gramaticales, sino por sus faltas gramaticales, ni a pesar de sus ideas absurdas, sino por sus ideas absurdas”.

Pues eso.

Hay 9 Comentarios

Oh, vaya.

Recuerdo recuerdo, pero también te recuerdo que yo no soy nadie, y que sin embargo tú desempeñas una cierta función intelectual y pública, aunque no tengas una excesiva relevancia, y que esta actitud infantil y estas rabietas te dejan en muy mal lugar. Un poco de control, amigo, que parece mentira que seas catedrático, ensayista, historiador, y todo ese chorizo que te describe, cuando a la hora de la verdad un comentario que no te hace gracia porque no coincide con tu forma de entender las cosas te desestabiliza de tal modo. Escribir en un lugar abierto a la crítica como es este te expone a opiniones diversas, y supuestamente deberías ya de tener algunas tablas para leerlas ¿no? quiero decir, leerlas tranquilamente, rebatiéndolas o contestándolas sin necesidad de demostrar nada, ni mucho menos agarrarte a una simple y feliz palabra al final de párrafo como ha sido majo para intentar, con verdadera desesperación, dejar bien claro no sé qué. He sentido, al leer tu absurda y ridícula ira, por un lado una pequeña vergüenza ajena ante una inmadurez tan obvia y tan abiertamente expuesta, y por otro un gran alivio de haberme alejado en su día de los estrechos círculos académicos y de esa espiral hacia el reconocimiento que vuelve a las personas inseguras y nerviosas como tú. En todo caso te deseo la mayor de las suertes en todos tus asuntos, y si vuelves a tratar cualquier tema que me interese, volveré a leer tus puntos de vista, esté de acuerdo con ellos o no. Pero no te preocupes que no comentaré nada...

"melonadas" je je
http://www.newshub.es/ noticias en tiempo real, 1.424.858 artículos en 42 categorias quality. un producto heeloo.es


Muchas gracias por sus recomendaciones. Siempre es bueno aplicarse la misma medicina que recomienda a los otros. Recuerde que todo empezó con las melonadas...

¡Madre mía!! ¡qué insistente y cabezón! ¿cómo puede afectarte tanto el simple comentario de una desconocida? sinceramente, estoy asombrada. Sólo es una opinión, hombre, nada más. Una forma de ver las cosas que no coincide con la tuya. No pasa nada. Los pájaros seguirán cantando en los húmedos bosques y los niños comprando globos. Los lectores de tus libros y artículos, disfrutándote de igual manera. Me temo que no soy yo la que tiene múltiples compromisos y está, sin duda, estresada hasta un grado poco aconsejable. Mejor disfruta del fin de semana y procura no dar tanta importancia a cosas que no la tienen, anda. En buena hora se me ocurre decir nada...

¿Majo? ¿En qué escuela de buenas maneras aprendió usted a dirigirse a sus interlocutores? ¿Quizá en los Salesianos?

Ni hay que abombar el pecho, ni hinchar nada, ni mucho menos aún ser una persona con múltiples compromisos, para leer una tontada semejante y encima repetida, y dar una opinión al respecto. Ni todos los mortales por el hecho de serlo escriben con erratas ni con faltas. Ni es perder el tiempo abrir un enlace al ver el nombre de Marías como referencia, pues su escritura es, pura y simplemente, una maravilla. Lo que descubras una vez que lo has abierto y leído es ya otra cosa. En fin. Tampoco me parece normal que vaya hacia atrás con una Ducati ¿no es una moto? ni deja de ser ridículo plantear a un lector de un periódico si está desfasado, cree estarlo, lo que le pasa y lo que no. Resumiendo: qué infantil todo, y qué penoso. Como todo lo que hayas escrito sea en esta línea, majo...

Entiendo su dolor y su malestar. Una prosa limpia y sin faltas es un regalo de los dioses. Los que somos mortales escribimos con faltas, con erratas. No necesitamos abombar el pecho ni hinchar la sintaxis. Entiendo que usted sea una persona con múltiples compromisos y que le resulte enojoso leer tantas melonadas. No sabe lo que hay en la Red. Hasta gente que pierde el tiempo leyendo lo que no le interesa... A mí --a veces-- me pasa lo mismo. Cuando sucede eso, me cojo la Ducati --real o virtual-- y emprendo un viaje rezagado: marcha atrás. A algunos les pasa eso: que la Ducati les hace estar desfasados cuando creen estar a la última.

¿Pero por qué escribe la gente tantas melonadas? ¿no he admirado a Baroja a pesar de sus faltas gramaticales sino por sus faltas gramaticales? ¿y por qué además las repiten luego aquí? es que no entiendo nada, la verdad. Cuántas tonterías hay que leer al cabo del día.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Presente Continuo

Sobre el blog

Un historiador echa un vistazo al presente. Éstas no son las noticias de las nueve. Pero a las nueve o a las diez hay actualidad, un presente continuo que sólo se entiende cuando se escribe: cuando se escribe la historia.

Sobre el autor

Justo Serna

es catedrático de la Universidad de Valencia. Es especialista en historia contemporánea. Colabora habitualmente en prensa desde el año 2000 y ha escrito varios libros y ensayos. Es especialista en historia cultural y ha coeditado volúmenes de Antonio Gramsci, Carlo Ginzburg, Joan Fuster, etcétera. De ese etcétera se está ocupando ahora.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal