Blogs Comunidad Valenciana Ir a Comunidad Valenciana

Francisco Camps y la Gloria de Dios

Por: | 17 de abril de 2014

CampsporTaniaCastroElPaísLeo en 'El País': "El expresidente valenciano ha respondido por escrito a preguntas de las partes en el 'caso Nóos'..." Inmediatamente el periódico reproduce parte de sus declaraciones: "La Generalitat ha actuado siempre bajo el imperio de la ley”.

Hay otras frases dichas a la prensa que tienen su enjundia. Parecen propias de alguien tocado por la Gracia.

Parece alguien que dice recordar lo que sólo recuerda, alguien que sostiene que no recuerda lo que no puede recordar, alguien que afirma que la Generalitat no tiene nada de qué arrepentirse porque sus trabajos eran correctos, una Administración ejemplar.

Francisco Camps ha sido presidente de esta institución. Jamás lo olvidaremos. Ha sido un joven político aspirante a la mayor jefatura de Gobierno. No me refiero a la Generalitat sino a la propia Presidencia de España. Sin embargo, Francisco Camps ha sido un hombre efímero. Cuando digo esto (hombre efímero) no aludo a su hombría o bonhomía. Me refiero a que no pudo permanecer en el cargo sin carga, sin mancha, sin tacha.

CampsGustvoGrilloEFEFrancisco Camps fue grande entre los grandes: logró desbancar a don Eduardo Zaplana Hernández-Soro, quien había sido su remoto avalista. Francisco Camps puso entre las cuerdas al Gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero: o eso, al menos, es lo que el presidente y sus consejeros quisieron creer. Francisco Camps renunció, dimitió. Fue un gesto de gran boato, de mucho teatro. Fue reconocido entre los iguales y a la vez condenado entre los proscritos. Fue representante de la colectividad y finalmente defensor de sí mismo.

En las últimas fotografías se le ve con los ojos entornados; se le ve con unas melenas que no le conocíamos; se le ve con gesto adusto y a la vez sonriente (si tal cosa es posible); se le ve subiendo y bajando, siempre saludando...: ¿a quién?

Los rivales dicen que el ex presidente no tiene nadie quien le escriba. Vive subiendo y bajando escaleras, esperando la rendención. Vive alimentando un rencor chiquitín, aguardando la extremaunción, esa salvación de última hora que le lleve al cielo.

Pero él ya está en los cielos. Francisco Camps pierde su pelo al tiempo que crece su cabellera. Le da un aspecto más senatorial. Como un protomártir. Felizmente, sus declaraciones recientes le han sacado de su cubil. Se doctoró, fue nombrado profesor y acumula una experiencia irrepetible.

¿Por qué no imparte conferencias como los antiguos presidentes?, dicen sus enemigos. ¿Por qué no busca un retiro grandioso en una eléctrica?, dice sus hostiles. No tenemos empresas valencianas, ya no quedan ni bancos ni servicios de comunicación. Lo que aún rula es de milagro. Sin embargo, estamos saliendo del infierno.

Yo sé, por Dios, que él ha estado a la diestra del Padre y que, una vez allí, respondió al creador. No se trataba de responder a un Juez sublunar, sino de contestar a una Providencia mayor. "Francisco", dime, "cuánto gastaste en tus fastos". Es pregunta divina que tiene su aquel. Don Francisco responde: "Nada, Dios mío, sigo viviendo con pobreza de espíritu y con estrecheces, sin apetitos materiales y sin recompensas terrenales".

Resultó convicente. Dios lo dejó marchar y ése es precisamente el instante de la segunda fotografía, el momento de la sensación verdadera. ¿Cómo explicar a esos pecadores la conversación que acaba de mantener con el Sumo Hacedor? Con el rostro algo contrito, Francisco Camps enfrenta la escalera. Deja atrás la Gloria de Dios.

Hay 3 Comentarios

si algo es vergonzoso es que, personajes de este calibre, puedan llegar a gobernarnos

Hay algo que discutí hasta la saciedad con lo más granado de la psiquiatría valenciana. Yo sostengo, desde el principio de los tiempos campsistas, que este hombre no estuvo cuerdo ni en el vientre de su madre, y en ese sentido, el diagnóstico más generoso que podría hacer sería el de una psicopatía mística considerable. La psiquiatría se me enfrenta, diciendo que nanay, que es tipo sano que, como mucho, tiene línea directa con Dios. Tú que tanto sabes, y eres Justo, podrías desentrañar el misterio de si fue el leal Cotino quien dio de alta esa línea, pero obvia las facturas, tengo las fotocopias encima de la mesa y un hijo investigador exilado de estas áridas patrias desde hace unos catorce años, es decir, de cuando aún éramos ricos, o más bien dormíamos el sueño de los :-)
.
¿Hosanna o Aleluya? Lo he olvidado, milito en el laicismo también desde antes de nacer. Démosle voz, pues, a quien realmente sabe de esto, a uno de esos judíos que alegra mi vida, junto con otros Cohen, como Albert, y su Comeclavos y su Bella del Señor, Elías Canetti, Daniel Barenboim, o el excelente y amado George Steiner, quien dijo que jamás tendría un palmo de tierra propio en Sión. Qué excelencia produce siempre la diáspora y qué productos tan mediocres y tristes el catolicismo; y me disculpas el quiebro mental.
.
https://www.youtube.com/watch?v=2FpwjQLZTTs
.
Gracias por el espacio para la catarsis, profesor.

Cuando la población corriente no nos enterábamos de nada, las mismas cosas ocurrían igual pero todo era por el bien patrio, y para mayor gloria.
Y aquí no ha pasado nada.
Pero el ser europeos los españoles comporta el tener que dar explicaciones y enseñar los datos.
Reales y verdaderos.
Mirando debajo de la cama y de la alfombra.
Y es entonces cuando se han de cerrar y vender entidades bancarias con las cuentas arruinadas, y los enormes gastos suntuarios.
A cargo de todo el mundo, a cargo de lo impuestos públicos sin descuento alguno, una fortuna de millones en suma y sigue.
Bajo el imperio de la ley, solo están los ciudadanos ciudadanas, que han de pagar todo el gasto.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Presente Continuo

Sobre el blog

Un historiador echa un vistazo al presente. Éstas no son las noticias de las nueve. Pero a las nueve o a las diez hay actualidad, un presente continuo que sólo se entiende cuando se escribe: cuando se escribe la historia.

Sobre el autor

Justo Serna

es catedrático de la Universidad de Valencia. Es especialista en historia contemporánea. Colabora habitualmente en prensa desde el año 2000 y ha escrito varios libros y ensayos. Es especialista en historia cultural y ha coeditado volúmenes de Antonio Gramsci, Carlo Ginzburg, Joan Fuster, etcétera. De ese etcétera se está ocupando ahora.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal