EL PAÍS que hacemos

EL PAÍS es arcoíris abstracto en ARCO

Por: | 24 de febrero de 2017

 


Pabellón 7 del IFEMA. ARCO, la gran feria de arte contemporáneo de España, sita en Madrid. Una gran pantalla muestra un fluctuante arcoíris de píxeles. Son estelas, las que dejan los vídeos más vistos de EL PAÍS y aquellos de plena actualidad. Es la obra que ha elaborado el artista Daniel Canogar para el stand de EL PAÍS. Es también la obra que se encontrarán los asistentes a la feria en su ticket de entrada. Un viaje a la abstracción desde lo más concreto y, a priori, menos abierto a la interpretación: las imágenes del día. El pulso (visual) de la actualidad en los 500 videos más vistos de EL PAÍS. Su título, Ripple, estela. Su puesta de largo coincidió con la visita de los reyes y el presidente de Argentina Mauricio Macri al evento, tal y como puedes ver en el video que acompaña esta noticia. 

"He estado pensando mucho en la abstracción. Como una forma de intentar representar una realidad que se está haciendo cada vez más difícil de captar. Tal vez, por el exceso. Vivimos en un mundo de información visual que por la cantidad de información nos ha anestesiado", explica Canogar desde el interior de su stand, un espacio en negro con la pantalla al frente y una herradura de futones, también negros, en los que acomodarse para observar en un silencio cómodo y apacible.  

El proceso técnico tras el arte de Ripple exigió de sucesivas iteraciones hasta encontrar el algoritmo que permitiera el efecto estético buscado. Canogar desarrolló el proyecto junto con el ingeniero Diego Mellado, con el que lleva trabajando desde hace ocho años. En él hay claves ocultas que ligan la obra a los orígenes del periodismo: "El traqueteo, ese movimiento en zigzag con el que van cayendo los videos, intenta emular al télex [sistema que permitía el envío de noticias a los teletipos]. Me gustaba ese guiño a la tecnología del periodismo del pasado conectado con el presente". Cada estela está formada por tres píxeles, los tres centrales a cada video que cae en esa lluvia infinita de actualidad.  

La meta de Ripple, para Canogar, está clara. Invitar a la reflexión. Y también ofrecer una herramienta para asir lo real, que se nos escurre entre los dedos en esta época tan cambiante. "El no poder interpretar la realidad lleva a la psicosis. Este tapiz para mí es un intento de crear un nuevo tipo de coherencia u orden en ese caos. Y es un orden abstracto, porque las herramientas del realismo no me sirven para esto", explica Canogar.  

"Esta obra refleja la transformación digital de la que el vídeo es el símbolo más evidente. Son los colores de la actualidad. La actualidad deja un rastro de colores, te cae encima en cascada y está en continuo cambio. Esa es la obra y eso es hoy un perfecto reflejo del periodismo", ha subrayado Antonio Caño, director de EL PAÍS. Los que quieran reflexionar, tomando asiento en un futón, tienen hasta el domingo 26 para visitar ARCO. 

Hay 2 Comentarios

Son especialmente vulnerables los tejados de viviendas antiguas, porque si se hacen daños en la cubierta, y se rompen las tejas, o se producen grandes agujeros en el tejado, después hay una filtracion de aguas de lluvias que acaban arruinando toda la casa y los enseres y bienes que se encuentran en el interior.
En construcciones típicas del Bajo Aragón, de estructura vertical, con un ambientes situados uno sobre otro, si se daña la cubierta, se puede destruir toda la casa.
Se pudre todo por el agua y la humedad. Las vigas antiguamente eran de madera de troncos. Eran materiales pobres del lugar, en pueblos rurales de España.
Tienen un valor histórico- cultural que hay que conservar y restaurar.
En Alcañiz quieren destruir todo.Destruir incluso alas personas, en su integridad y dignidad. Es una infamia.

Son, en realidad, un atentado muy grave a la integridad de las viviendas y de las personas , y a sus derechos.
Se estan investigando los hechos y los responsables.
Los culpables deben ser castigados.

Parece que en el pueblo de Teruel, en Alcañiz, en el Bajo Aragón, hay personas o instituciones que hacen daños a los inmuebles del centro histórico, a propósito, de manera deliberada,para decir luego que se encuentran en mal estado de conservación, y les envían una carta diciendo que si en 30 dias no hace obras de reparación, le van a ejecutar, o sea le tiraran la casa al suelo.
En ausencia de los propietarios, que viven en la ciudad, o están de viaje, se hacen maniobras de mala fe para confiscarles la vivienda y convertirla en un solar de propiedad del Ayuntamiento, sin pagar nada a los propietarios o herederos.
Acosan y derriban sin piedad, causando graves daños a los bienes de las personas, y después no quieren pagar los daños, no quieren indemnizar, y dicen que hay que tirar la casa al suelo, y que hay un seguro que responde.
El seguro, tampoco quiere pagar nada, y se burlan de la ley y de los derechos de las personas.
Existe mala fe, hay una obstrucción para no indemnizar los daños a nadie y un procedimiento administrativo basado en falsedades, que se retrasa durante mucho tiempo.
Todo es un delito penal, una corrupción urbanística, y una complicidad y encubrimiento entre corruptos.
Hay una investigación sobre estas actuaciones urbanisticas con fraudes, cobros y ganancias personales,.
Existe una violencia despiadada incluso contra obras de arte.Contra los bienes que se encontraban en el interior de las casas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre EL PAÍS

EL PAÍS es el líder de los medios en español y una referencia del periodismo en el ámbito hispanoamericano. Fundado en 1976, el periódico ha evolucionado con los tiempos y hoy ofrece a sus lectores información en todos los formatos posibles: de la web a las aplicaciones, pasando por las redes sociales o los contenidos audiovisuales. Con redacciones en Madrid, Barcelona, Washington, México y Sao Paulo y una extensa red de corresponsales, es un medio global en constante transformación.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal