Tardes de oro

Por: | 30 de abril de 2011

Laschicasdeoro3 

 A veces nuestra memoria personal es lo menos personal de nuestra memoria. ¿Podría Bonnie hacer la narración íntima de sus fechorías sin contar con Clyde? ¿Cabe imaginar –ya que hablamos de series- un relato de las hazañas de Starsky en la que no se dé voz a Hutch?

Yo creo que no: para evocar lo que significaron para mí Las chicas de oro necesito compartir el recuerdo con la persona con la que disfruté sus aventuras, con la que me aprendí de memoria sus mejores chistes, con la destrocé cintas y cintas de VHS de tanto rebobinar y reproducir sus capítulos y con la me que sigo riendo gracias a la colección completa de dvds que le he ido regalando por Navidades. Así que invito a mi hermana Bea a entrar al blog, porque esto es tan personal que lo tenemos que resolver entre los dos.

Imaginad. Santa Cruz de Tenerife, 1986. La segunda cadena había llegado ya a Canarias con el extraño nombre de UHF, siglas que sonaban a tostón y avistamiento de OVNIS. Porque hasta poco antes sólo se veía la primera, salvo que soplara el viento fuerte del noreste, y entonces pillábamos la portuguesa de Madeira, o viento fuerte del sureste, en cuyo caso orientando convenientemente la antena sintonizábamos la marroquí: a cual más pintorescas ambas por cierto.

Pero no divaguemos. Aquel año yo estaba en el último curso de la EGB y mi hermana pequeña andaba por cuarto o quinto. Llegábamos del colegio en la sobresaturada guagua 3 –cuatro niños por asiento, diez en la bancada de atrás para facilitar la tarea de piojos y liendres, único huevo animal con capacidad de salto- y después de las clases de tenis con las que mi padre pretendía hacer de nosotros unos deportistas –risas enlatadas-, tocaba enchufarnos a la tele y tragarnos lo que echaran. Unos días, bazofia, pero otros, como les contaremos ahora, oro puro. Y nos callamos y le damos a rec, que suena el Thank you for being a friend.

Miami, 1985. Cuatro señoras de mediana edad engullendo tarta de queso en torno a una mesa de cocina combaten el insomnio con anécdotas sobre los hombres, los duros años de la posguerra siciliana o el incomparable espectáculo de lanzamiento de arenque en la Feria Anual de Saint Olaf. Las chicas de oro, la serie de humor que en los años ochenta y primeros noventa protagonizaron Betty White, Rue McClanahan, Bea Arthur, y Estelle Getty (Rose, Blanche, Dorothy y Sophia en la ficción) tenía a su favor unos personajes perfectamente definidos (la ingenua, la coqueta, la lista y la -más- vieja) y la originalidad de contar como protagonistas con tres señoras viudas y una divorciada, que, superada la cincuentena, en vez de esperar a sus nietos tejiendo calceta, salían con hombres, participaban en concursos de la tele o escribían sentidas cartas a Gorbachev para detener el avance nuclear.

Eran los últimos años de la Guerra Fría, los tiempos de Reagan y del primer Bush, la aparición del SIDA, las hombreras y una moda en general de dudoso gusto. Pero para los que veíamos la serie desde nuestros televisores españoles de cadena casi única, EE UU o Miami (para mí eran un mismo país cuya capital estaba en Nueva York) era un lugar extraordinariamente moderno donde a las mujeres no se les pasaba el arroz, vivían juntas como un grupo de universitarias y siempre tenían un buen plan con el que alegrarnos la tarde. Las chicas vestidas con colores pastel, impensables en señoras de nuestro entorno, compartían el precioso chalet propiedad de Blanche Devereaux, recibían las visitas del único ex marido vivo, Stan Zbornak, un perdedor con un peluquín barato, y combatían las vicisitudes propias de la convivencia, la condición femenina y los años con una mezcla perfecta de ácido humor y mucha ternura.

No eran ñoñas como Bill Cosby y su perfecta familia afroamericana, aunque se llamaran a sí mismas “tesoro” o “gatita”, y pese a que muchos de sus capítulos terminaran en un abrazo colectivo la convivencia estaba lejos de ser perfecta. Sacudían las anécdotas de Rose sobre su pueblo natal a golpes de periódico, celebraban las gracietas de Stan con comentarios del tipo “eres un cerdo en un traje barato”, y trataban temas como la homosexualidad masculina y femenina, la impotencia o las enfermedades venéreas con una soltura que en España nos resultaba desconocida. En una época en la que la corrección política no había impregnado aún cualquier forma de manifestación artística, se podía bromear con casi todo sin caer en el mal gusto (Blanche salió con un ciego y un parapléjico,

Rose lo hizo con un acondroplásico que la dejó por no ser judía).

Y la falta de temor a ofender dio como resultado algunos de los mejores diálogos de la serie.
Rose: ¿Puedo hacer una pregunta tonta?
Dorothy: Mejor que ninguna otra persona que conozca…
Rose: ¿Los negros de qué color tienen la caspa?
Dorothy: Los negros no tienen caspa, Rose. Dios decidió no añadir problemas a su existencia.


Realmente fueron pioneras en muchas cosas y mucho más modernas que las chicas de la series del nuevo siglo. Les preocupaban los hombres, pero no anhelaban un marido, y ya no tenían edad para estar desesperadas. Por eso los niños las entendíamos tan bien porque parecían adolescentes disfrutando la vida sin la presión del tiempo. El reloj biológico había dado las doce y no había razón para apresurarse, estaban de vuelta pero con la ilusión intacta. Sophia lo explicó muy bien en una frase:

-Me pondré una copa de champán, nunca sé si voy a llegar a fin de año.

 Y como detalles cómicos algunos hallazgos magistrales: los espacios míticos de Saint Olaf, una versión noruego/americana de Lepe, en el que hombres y animales se revolcaban juntos y con igual entusiasmo en una hilarante idiocia, y el asilo de Prado Soleado, de donde Sophia se había escapado tras un oportuno incendio; escenas para la posteridad como la indiscreta compra de condones,

o capítulos que hicieron época y acuñaron slogans como aquel “trincar la pasta” que corearíamos durante semanas en el patio del colegio.

En los últimos años nos ha sorprendido la muerte de tres de sus actrices (curiosamente Betty White, la más anciana de las cuatro, en cuyo honor el municipio real de St. Olaf creó el premio Rose Nylund de excelencia civil, sigue en activo). Pese a la lógica de los hechos, al final y al cabo ellas ya eran mayores cuando nosotros éramos niños, entristece pensar que Dorothy, Rose, Blanche y Sophia no volverán a reunirse. Para los niños y los adultos de los ochenta ellas siempre serán nuestras chicas. Ahora que las redes sociales glorifican cualquier rasgo de carácter en mujeres de cierta edad, alguien debería tener un recuerdo para ellas: señoras que hace más de veinte años nos enseñaron que había vida después de la menopausia.

Hay 19 Comentarios

Cuántos recuerdos! Un post muy completo. Precisamente ayer rememoré esta fantástica serie en mi blog. Aquí os dejo el post, por si tenéis curiosidad ;)

http://seriesanatomy.blogspot.com.es/2013/12/el-seriatrico-las-chicas-de-oro-golden.html

Saludos!

Adoro esta serie.La recuerdo como algo maravilloso de mi niñez en los 80´s.Y vista hoy es una serie muy moderna para la epoca,y desde luego sigue siendo muy entretenida.
Las cuatro actrices eran geniales.

Atención a las distribuidoras, me encantaría que la colección de DVDs la completaran porque yo que soy fan de la serie me he tenido que conformar con los 3 primeros volumenes de dvds y los 2 últimos que son los que faltan, sólo se han distribuido en EEUU y UK, y aquí en España y en Sudamérica, nada de nada. Ya esta bien de tomarnos el pelo a los que somos coleccionistas o fans de una serie. Luego dicen que piratéan los dvds. Un poco de respeto. Gracias y perdonadme mi enfado pero es que las distribuidoras no toman nota de las necesidades de los coleccionistas. A lo mejor les iría mejor el negocio...

Fantástico post, enhorabuena.El ejemplo del diálogo que aquí pones de ejemplo es magnífico.Me estoy imaginando una serie actual en la que en vez de mujeres, fueran hombres y no se caparan (feminoidemente) los diálogos tal como en las Chicas de Oro...Sin duda el mundo se ha hecho un poquito más soso e idiota.Si se entera Pajín y otras....A ver si un día recuerdan ustedes Apartamento para tres.Saludos

Buena prueba de que las Chicas de Oro triunfaron es que aún, veinte años después, pronunciarlas palabras "Saint Olaf", "imaginad: Sicilia, 1948...", o "Prados Soleados"...siguen haciéndonos sonreir. Ay, qué momentos!

Las series empezaron a perder gracia cuando la fiebre de lo políticamente correcto nos invadió. Las que aún me hacen reir son precisamente las que se pasan la corrección por el arco de triunfo, o al menos, lo intentan (véase "Padre de familia" o "Aída").

Me ha encantado este entrañable homenaje. He llegado a emocionarme pues me ha hecho revivir momentos inolvidables de mi adolescencia. Gracias

Míticas 'Las chicas de oro'
Yo también quiero ser como ellas 'de mayor'...
Y totalmente de acuerdo con Beau Geste sobre Enredo. Una serie sencillamente fan-tás-ti-ca. Y absoluta e injustamente olvidada.
Creo que es la primera vez que veo una referencia a la serie fuera de los evocadores comentarios que intercambio con mi hermano.
Me encantaría volver a verla!!!!!

Por qué en vez de hacer tanta serie porquería de producción propia no reponen estas buenas series de antes? Y por qué ya no hay ciclos dedicados a directores o actores? Antes hacían ciclos de Cary Grant, Marlene Dietrich, Mitchell Leisen... Dónde están las pelis clásicas en b/n?

Que bueno! Que gran serie, de las mejores series femeninas de la historia!!!!!!

Tantos y tan buenos recuerdos de esta serie... qué gran artículo! Gracias.

Tantos y tantos buenos recuerdos... gran artículo!

Las chicas de oro han hecho más por la liberación de la mujer y por la tercera edad que el Ministerio de Igualdad y el IMSERSO juntos

¡Qué grandes, las chicas de oro! Y qué bueno el sketch de los condones, por Dios!!!!! No lo había visto, es genial

Yo de mayor quería ser como las chicas de oro (a ser posible, como Blanche)...es de las pocos propósitos que mantengo firmes desde la niñez.

Cada vez que veo una reposición de esta serie, me emociono tanto... Me transportan a mi adolescencia y primera juventud, esa época tan compleja como divertida. Estoy tan agradecida a esta serie, de verdad. Estoy completamente de acuerdo contigo. Gracias por este homenaje.
Ps.: En este grupo de Facebook, en inglés, siempre ponen trocitos o recuerdan diálogos : http://www.facebook.com/GoldenGirls

Lamentablemente para tí y tu hermana, os perdísteis Enredo (Soap http://www.imdb.com/title/tt0075584/), serie creada también por Susan Harris 8 años antes, que fue aun más rompedora.

Qué mala fue la versión de Las Chicas de Oro que hicieron en la primera

http://www.ingenioconsaboralaca.com/2011/04/te-ruego-me.html

Creo q todos los que merendábamos nocilla en los 80 apreciamos este homenaje. Muy bueno!!!

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal