La vida sin Friends

Por: | 21 de mayo de 2011

Friends

¿Qué tiene Friends para ser una serie que ha marcado a varias generaciones de espectadores? Con marcado me refiero a que ha entrado a formar parte de nuestros recuerdos casi con la misma intensidad que la realidad, que ha logrado instalarse en nuestras existencias. La serie, que relata la historia de seis amigos en Manhattan, a lo largo de una década, se apoya en unos guiones impresionantes, unos personajes que funcionan muy bien porque se mueven dentro de unas características muy marcadas sin agotarlas nunca, un ingenio imbatible en los gags y unos actores estupendos, desde los seis protagonistas hasta el último secundario. Pero hay algo que convierte a Friends en una ficción invencible:  que nos habla de nosotros mismos, es una serie sobre la vida, con la que hemos madurado a la vez que sus personajes.

Creada en 1994 por Marta Kaufman y David Crane, con la producción ejecutiva de Kevin S. Bright, la serie cuenta las relaciones cruzadas de tres amigos y tres amigas en Nueva York: la superordenada, tan frágil como fuerte, Mónica (Courteney Cox), su amiga del colegio, Rachel (Jennifer Aniston), una pija irresistible y egoísta, el complejo y tierno Chandler (Matthew Perry), dueño del mejor humor ácido del sur de Manhattan, el descerebrado, ligón, noble y genial Joey (Matt Le Blanc), la lunática, lúcida y divertida Phoebe (Lisa Kudrow) y el paleontólogo plomizo, listo y buen tío Ross (David Schwimmer), hermano de Mónica.  Las descripciones anteriores son necesariamente reduccionistas: como ocurre en el mundo real, todos ellos están por encima de sus personalidades, incluso de sus destinos.


 

Rachel y Mónica comparten piso justo enfrente del cuchitril en el que están instalados Chandler y Joey. Ross y Phoebe viven en otras partes de Manhattan pero están todo el día allí, sobre todo en la casa de las chicas donde, junto al mítico sofá del café Central Perk, transcurre gran parte de la serie. Friends es relato de seis amigos que se enfrentan a ese proceso único llamado maduración, el viaje de los veinte a los treinta, es la larga narración de una juventud feliz pero no idílica, pero ante todo nos cuenta una sola y gran historia, desde el capítulo piloto hasta el último, el número 20 de la décima temporada (por el embarazo en la vida real de Courteney Cox tiene cuatro episodios menos que las demás): la relación entre Ross y Rachel.

Sin ser cursi en ningún momento, sin caer en el sentimentalismo barato pero sin abandonar nunca la ternura, la serie es al final una vieja historia de chico encuentra chica, aunque la chica tarda mogollón de capítulos en hacerle caso al chico y, cuando comienza a hacérselo, las cosas se complican más todavía ("Nos habíamos tomado un descanso") y así episodio tras episodio tras episodio. Los dos tienen otras historias (Ross protagoniza en Londres la boda más desastrosa del planeta tierra con unos de los giros de guión más brillantes que recuerdo en una serie, en el momento de pronunciar el nombre de la futura esposa), hasta tienen un hijo juntos cuando están separados, pero el eje de la serie siempre pasa por ellos.

 

Cada uno tenemos nuestros episodios favoritos (me encantan todos los del día de Acción de Gracias, todos los viajes al pasado, lloro de risa cada vez que veo el de la chica sucia, el del Armadillo de Hanuka, los que cambian los pisos, el del día sucio de Joey, el del porno gratis) y personajes preferidos (me quedo con Chandler y Mónica, con su historia que basa su solidez en la suma de fragilidades e inseguridades), recuerdo con una sonrisa a todos los secundarios (hasta al pollo y el pato), aunque resulta difícil elegir una temporada por encima de otra, porque forman un conjunto compacto, una narración que avanza constantemente, mientras cambian los personajes y cambiamos nosotros (por eso me alegro tanto de haber sido contemporáneo de Friends, de haberla visto casi entera temporada a temporada, porque crecí con ellos).

Ver Friends a la vez que la ponían en televisión, con unos pocas pero intensas grandes panzadas de DVD en alguna temporada perdida, es una experiencia única: por las risas, claro, por la capacidad para enganchar de un episodio a otro y de una temporada a otra, pero sobre todo por la confianza que uno va tomando con los personajes. En su ensayo sobre Madame Bovary, La orgía perpetua, Mario Vargas Llosa recuerda una frase de Flaubert sobre un personaje de Balzac: "La muerte de Lucien de Rubempré es uno de los grandes dramas de mi vida" (cito de memoria pero creo que se refería al protagonista de Las ilusiones perdidas aunque si hay algo que nunca pierden los personajes de Friends son precisamente las ilusiones). Recuerdo con tristeza y nostalgia el ultimo capitulo, con la misma sensación que provoca la muerte de un escritor querido: nunca más podré leer uno de sus libros, nunca más habrá un nuevo capitulo de Friends, el Central Perk ya forma parte del pasado. Han transcurrido siete años desde aquel último episodio, sigo viéndola a menudo (a veces al azar, a veces mis capítulos favoritos) y le he sido infiel con muchas series que me ha enganchado y fascinado, pero no he conseguido librarme del sentimiento de que me falta algo, de que sin Joey, Chandler, Phoebe, Monica, Ross y Rachel mi vida es un poco más solitaria.

Hay 80 Comentarios

Personajes infantiloides hasta el extremo, los de Bob Esponja y pocoyó son más complejos y adultos, como dice otro comentario ñoña, ñoña, ñoña. Es entretenimiento y comedia y no se le puede pedir demasiada verosimilitud pero igual es problema mío, quizás me gusta el humor más ácido, más el del portero de aquí no hay quien viva, del Dr House dando cortes a memos como los de Friends o Sophia Petrilo la más corrosiva de las Chicas de Oro.

Friends, esa serie que está hasta en la sopa en internet y otros medios, nunca me ha enganchado.

Es entretenidilla y tal, pero de ahi a decir que Friends habla sobre la vida real, sobre nosotros, etc. vamos, es que eso si que me da risa. Esto es a la vida lo que el merengue a la gastronomia.

So say we all!

Sinceramente yo a una comedia le pido que me haga gracia y posiblemente Friends es la serie con la que mas me he reido! La trama sera ñona o absurda pero es tremendamente divertida!!

A mi me parece una serie ñoña hasta decir basta. Mejor comedia de la historia: Seinfeld

con una moralidad moderna que me hubiera gustado vivir, y no la que viví por fallo mio o fallo del entorno . Presenta los valores que quiero para mis hijos.

Hola Guillermo, no te conozco pero, al leer tu comentario de Friends, sé que comparto cosas contigo. Si quieres rememorar algo de todo aquello, debes ver "Episodes", serie UK-US de sólo 7 capítulos de 25 minutos donde Matt le Blac hace de sí mismo, con sus cuatenta y tantos años, sin nostalgias ni recursos mañidos. Volverás a divertirte y emocionarte con un Matt nada reiterativo (como ocurriera en la fallida serie "Joey"). Abur.

sinceramente,siempre me parecio muy cursi ,no creible.ademas de un guion demasiado angelica,no tiene que ver nada con la vida,es la moda estas series tontas ,noto en falta mas series europeas mas realistas,no se popr que se les da tanta importancia a estas series americanas tan progres y repipis,,ya vemos donde han llegado estos actores en cine,como maximo a cuatro comedias de ir por casa..

Hombre..... comparto la opinion de algunos respecto a que es una serie un tanto "melosa" y "suavecita" como para enseñarte nada sobre la vida o hacerte evolucionar como persona....

Para mi, la única serie que lo ha conseguido es la insuperable SIX FEET UNDER (A dos metros bajo tierra)

Lo cierto es que funciona como un reloj, guión, gags, casting, es una sere muy bien hecha y que una temporada tras otra mantiene el nivel.

Criticas, claro, a mi me parece que la gente se identifica porque representa la panda de amigos que desearia tener o en la que desearia estar, no la que tiene, porque son personajes blancos y nunca tienen mala leche, en ese sentido da una imagen irreal del ser humano.
Adicionalmente, es un grupo muy cerrado y endogámico, recordemos que solo falta que Phoebe terminara con Joey para completar el circulo, y los personajes secundarios al final o son frikis o son idiotas, es decir, que es un grupo cerrado y excluyente.

Debo ser de las pocas personas a las que le encanta Friends pero odia la relación de Rachel y Ross, creo que la historia de amor más bonita era la de Monica y Chandler. He visto la serie más de diez veces (no es una exageración), y cuanto más la veo más veo lo insufrible que es el personaje de Rachel, y que si bien en el resto de tramas de la serie queda bien, en esa supuesta "historia de amor" se me hace insoportable.

me encanta, mi serie favorita con diferencia. La estoy viendo entera de nuevo porque, a mi mujer no le gustaba, pero a fuerza de insistir la empezamos a ver y se está enganchando. Vamos por la 2ª temporada y estoy disfrutándala de nuevo. Mi personaje favorito: Ross

A mí siempre me pareció cursi e infantil. Es porno para mujeres.

MARAVILLOSA!!!...Nunca me voy a cansar de verla...nunca dejaré de sentir ese vacio cuando vuelvo a ver el ultimo capitulo...ni siquiera sabiendo que el DVD esta ahi... Friends se basa en las pequeñisimas cosas que forman las grandes cosas de la vida. Siempre hay algo en el dia a dia de cualquiera de nuestras vidas, que tiene algo de Friends...

Cambio de registro: por conciencia me considero un INDIGNADO del 15-M, por edad y experiencia un INDIGNADO televisivo debido a la distancia sideral de calidad, que hay ahora, entre las series españolas y las norteamericanas, británicas y algunas otras ( yo también escribo THE WIRE y RETORNO A BRIDESHEAD con mayúsculas, y añado la sueca Wallander ). Antes de la esperpéntica era de la TV privada, sin embargo, pudimos disfrutar de maravillas como Los Gozos y las Sombras o Fortunata y Jacinta, por citar solo algunas, después ............. si alguien tiene alguna duda de la mediocridad nacional que nos ha caido encima, basta con que compare Urgencias, revisitada actualmente en FDF, con Hospital Central.

Me encató esta serie! Y si, me marcó. Era capaz de pasarme una tarde entera viendo un capítulo tras otro. Me ha hecho reir y llorar y los eché de menos mucho tiempo. Tengo un tazón de Central Perk que una amiga me trajo de NY hace miles de años y lo conservo. Ahora los sustituyo con los protas de Como conocí a vuestra madre. Aunque no es lo mismo... Poco a poco te vas enganchando a sus personajes. Cada época tiene lo suyo

¿Nos habla de nosotros mismos?, ¿Friends habla de la vida misma? jajajaja. Es una grandísima serie, muy buena. Pero a ver...no flipéis. En la vida real la mayor parte de nuestras relaciones sociales transcurren en el lugar en el que más tiempo pasamos, es decir: el trabajo (bueno, ahora por desgracia no). Los personajes de esta serie se pasan el día en casa o en la cafetería, tienen muchísimo tiempo libre aunque se nos cuente que tienen curro. Me recuerdan a los personajes de las novelas de Paul Auster. Repito, es una serie que me encanta, pero está más cerca de los libros de autoayuda que de la realidad. Por favor...cada cosa lo que es.

A mí me encantaba Friends, y sin embargo, con el tiempo me he dado cuenta de que no me identificaba realmente con los personajes, y he llegado a pensar que se trata de una cuestión generacional...
Por el contrario, un día empecé a ver "Cómo conocí a vuestra madre", dándole una oportunidad, gracias a recomendaciones de amigos, a lo que en principio pensaba que iba a ser una copia barata de Friends. Y resulta que me sorprendió, porque no me cuesta nada imaginarme como una más de ese grupo de amigos, tan frikis y tan perdidos en algunas cosas, replanteándose toda su vida a la mínima ocasión... Y eso que reconozco que probablemente Friends sea mejor en general como serie...

renegué de ella mucho tiempo pero acabó enganchándome. mi personaje favorito es rachel, tiene unos giros estupendos. he llorado de risa en la escena en que chandler compra el anillo de boda y phoebe le dice"me han metido en la carcel" "¿qué carcel?" "una pequeña que tienen ahi fuera!", o cuando ross se pone los pantalones de cuero. pero una de las cosas que más me ha gustado es la relación tan especial que tienen Joey y Phoebe, que se deja ver a través de pequeños guiños en ciertos capítulos. la mejor serie del mundo, sin duda.

No hay nada mejor que tragarse 10 capitulos de Friends un sábado por la mañana mientras, no se, limpias o algo.
Genial la serie, los actores, los guiones...

Lo cierto es que Friends lleva acompañandome toda mi vida...y había muchas cosas que yo no entendía de la serie debido a que aún no las había experimentado...Pero es cierto, Friends habla de la vida misma, y presenta situaciones a las que todos nos hemos enfrentado alguna vez en la vida. Existen muchas ocasiones en las que ocurre algo y lo único que se te ocurre decir es "mira, como en Friends". Tengo que reconocer que mi personaje es Phoebe, tan extraña, tan fuera de lo común, tan extraordinaria...y tan humana al fin y al cabo, ya que uno de sus deseos es el muchas mujeres, encontrar al hombre de su vida y casarse. Por lo tanto, mi capítulo favorito es el de la boda de Phoebe...es extraordinario, es genial y siempre me arranca una sonrisa y una lágrima de emoción.

Mi hija se llama Emma! Y si, los echo mucho de menos!

Que gran serie!! Coincido con q a partir de la 8 pierde (en especial joey q se hace demasiado tonto) pero mi serie favorita sin duda!! Mi personaje favorito: Ross. Mis episodios favoritos: o el de "MI bocadillo, MI bocadillo" o el de "Unagi: no es algo que se tenga es algo que se es!!" o en el que Ross no se lee la carta y acaba con el mitiquisimo "Estabamos en un descanso!!!!" (soy un fan de Ross)

Hay días que todavía digo "mira, como en Friends", o que comento con mis amigos (y hasta en mi casa, donde los hemos visto todos, en inglés y en español, más de una docena de veces) "¿te acuerdas de aquel episodio de Friends?". Todavía me acuerdo del día que vi, en la facultad, el vídeo ese en el que Rachel le anuncia a Ross que está embarazada. Qué risa, por favor.

Sin embargo, yo sí puedo decir que las temporadas 8-9 (por todo el lío de Joey y Rachel) fueron las que menos me gustaron y sólo las vi dos veces (algunos capítulos no, claro): cuando lo echaron por la tele y otra vez más. Me superan, recuerdo que estuve a punto de dejar la serie...

Mi favorito es el del cambio de piso, me lo sé de memoria (literalmente) y también me gusta "en el que todos se enteran", me parece muy genial. La echo de menos, como es lógico, y por eso yo también la revisiono de vez en cuando. Me alegra saber que nos pasa a todos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal