The good wife: del suelo al cielo

Por: | 09 de junio de 2011

Wife 

Cuando The good wife (en España emitida por Fox, dial 21 de Digital +) empezó su emisión el escepticismo era la reacción habitual. Cierto, producían Ridley y Tony Scott; cierto, protagonizaba Julianna Margulies; cierto, la historia parecía interesante. Pero ya se sabe como son estas cosas: al final todo consiste en hasta dónde se está dispuesto a llegar, si se van a atrever a verle las orejas al lobo o van a seguir el camino habitual.

La historia (dicho quede) se basaba en las andanzas de aquel gobernador de Nueva York llamado Eliot Spitzer, que hizo de su honor bandera hasta que finalmente la bandera acabó enredada en su cuello y colgándole del palo mayor. Spitzer, un político de raza y demócrata por más señas, se vio obligado a suicidar su carrera política cuando se difundió su afición a las señoritas de pago. Naturalmente, en ese cuadro tan habitual en la escena estadounidense, su mujer le sujetó la mano en el momento en que el truhán decidió desnudarse ante el respetable.

 

Ese gesto, que tantas veces hemos visto al otro lado del Atlántico (ya se sabe que aquí no dimite ni el kiko) de la esposa de turno aguantando el temporal no se sabe muy bien por qué es el punto de partida de esta serie, que ha pasado de ser una promesa fugaz a un descubrimiento de los que hacen época.

The good wife arranca con la dichosa mano, el dichoso político y la dichosa esposa. Todo huele a dramón palaciego, a intriga de castillo de pega, a vodevil de andar por casa. Sin embargo a medida que la trama se desenrolla -como si fuera una alfombra- la situación adquiere tintes inesperados y se convierte en un thriller sólido, casi rocoso, que combina a la perfección un género tan manoseado como el de los letrados y las togas con el el universo del politiqueo, allí donde las fronteras de la ética se desmoronan y cada uno actúa movido por la inercia de los intereses propios y la promesa del poder absoluto, ese que se resiste al ciudadano de a pie pero que coquetea con el oportunista de turno.

 

Chris Noth, ese gigantón al que conocimos en Sexo en Nueva York, es el esposo sin escrúpulos que empieza su camino en la cárcel y se abre camino hasta la cima sin reparar en gastos. Noth, un tipo encantador, consigue dibujar un personaje malvado-pero-simpático que se balancea en la cuerda floja sin llegar a darse el trastazo, consciente de que es peor parecer culpable que serlo realmente. Alan Cumming, un actorazo descomunal, brilla en su rol de intrigante jefe de campaña, un tipo que sabe las cosas antes de que pasen y que controla el tempo de su trabajo como si tuviera un cronometro incrustado entre ceja y ceja; Archie Panjabi es simplemente deliciosa en su papel de investigadora con mucho que esconder y cuyo pasado jugará un papel primordial en el -progresivo- envenenamiento de la trama.

Y luego está Julianna Margulies, una actriz tan maravillosa (algunos aún nos acordamos de su exhibición en Urgencias) que ocupa más espacio en pantalla del que ofrece el formato. Tenaz, compleja, sensible, brutal... una receta que pone The good wife en órbita con una energía inesperada. De hecho llegados a ese punto donde convergen campaña electoral, traiciones a media luz, confesiones a bocajarro y lagrimas a terceros, la serie ya ha pegado el pepinazo que la ha convertido en un culebrón imprescindible para los teleadictos.

The good wife ya no es ninguna promesa, es una realidad como un templo, un producto impecable de reparto perfecto que desafía a las convenciones catódicas con una irreverencia irreprochable.

Si Robert y Michelle King, creadores de la serie, son capaces de llegar hasta el final esto promete ser de lo más memorable que ha dado la pequeña pantalla en lustros. Y eso sin necesidad de desvaríos, chaladuras o campañas de marketing de medio pelo. Es lo que tiene la calidad: no la paras ni con un montón de abogados.

Hay 36 Comentarios

Voy por el 4 de la segunda temporada y es cierto que a cada capítulo me engancho más. Qué horror, yo que soy de darme panzadas (la primera temporada me la he visto en dos semanas) no sé qué voy a hacer cuando acabe la segunda... ¿Cuándo empieza a emitirse la tercera?

La serie me gusta, pero el episodio del petróleo en Venezuela es de lo más patético que he visto en años, más propio de una serie de tercera de televisión local que de esto, pero se le perdona porque la serie es de lo mejor actualmente.

Creo que todos estamos realmente enganchados,Julianna me da la sensación del deseo truncado,al que se le abre una ventana,ante la segunda "aventurilla"del marido,y se decanta por el amor de su jefe (ahora ya no tan imposible) .A destacar los juicios muy interesantes también..Espero nuevos capítulos,para seguir las movidas de Juliana,que tiene un morbo...

fan absoluta de esa serie. Noth, Cumming y Margulies se salen, y el guión siempre tiene algún giro... tan real como la vida misma.

no olvidemos los secundarios. Los jueces, y como no Michael J. Fox en su papel de abogado con minusvalía pero implacable. En sus ultimas apariciones de la segunda temporada es impagable.
La abogada jovencita inocente (Yo solo soy una chica de Michigan) o la abogada que va con sus hijos a los juicios tambien son impagables.
Si entiendes el ingles bajatela. La segunda temporada es Bestial. y los 23 capitulos se hacen cortos.
Y si no acabas enamorado de Kalinda o Will es que eres de piedra.

Yo enganchado hasta la médula y lo mejor es que la realidad estará a años luz de lo que se muestra y será mucho más oscura y retorcida, seguro. Toni, sólo reseñas a los actores principales pero el resto del elenco es igual de portentoso

Amo con toda mi alma y mi cuerpo a Julianna

http://www.ingenioconsaboralaca.com/2011/05/el-zumito-de-naranja.html

Es cierto, por el tema no parecía que fuese a ser gran cosa pero los guionistas han ido mejorando y ahora lo de los juicios de cada capítulo cada vez importa menos, es el poder y la ambición lo que manda. Se ha vuelto imprescindible.

Genial, de las que no te quieres perder por nada del mundo!

Si me quedase alguien a quien recomendar la serie, lo haría con este post. De hecho, voy a buscar gente nueva para enseñárselo y que así también la vean :)

Síiii, esta serie es totalmente adictiva. Calidad sin trampas.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal