Cuarenta años de reality-show (y lo que nos queda)

Por: | 24 de julio de 2011

Cinemaverite

Nunca he entendido lo del reality-show. No me resulta interesante ver a nadie contándome sus chorradas en televisión, simplemente porque yo ya tengo las mías, que son igualmente estúpidas pero que al menos reservo para mis íntimos. 

Para empezar creo que hay algo francamente siniestro en el hecho de observar a unos cuantos memos hacer memeces en prime-time o pasearse por una casa con gafas de sol o verles educar a sus hijos bajo los focos y las miradas de un montón de desconocidos. Más terrorífico me parece aún tener que escuchar a otros memos hablar de los primeros analizando no-se-sabe-muy-bien-que durante horas y horas para después tratar de que nos traguemos la excusa antropológica o -lo que es peor- eso de "ofrecemos lo que la gente quiere ver", lo que equivale a llamarnos idiotas. Sí, hay muchos idiotas pero en el rebaño los hay que gustan de otras hierbas.

 

Lo que desconocía, flaquezas que tiene uno, es que el primer reality de la historia se produjo hace casi 40 años, en 1973, cuando un tipo llamado Craig Gilbert convenció a la familia Loud de que era una magnífica idea meter un montón de cámaras y micrófonos en su casa para que la nación entera pudiera hurgar en sus vidas sin más esfuerzo que el de encender la tele. Gilbert vendió el proyecto a la cadena PBS bajo el título de An American Family en lo que sería emitido como una pieza documental de 10 horas de duración, a dos horas por entrega.

Como es obvio, meter un bisturí y un microscopio en una casa cualquiera tiene sus consecuencias y el proceso acaba convirtiéndose en una autopsia en vivo y en directo donde la traición, las mentiras y el adulterio le explotan al espectador en la cara (no olvidemos que estábamos a principios de los '70). Pero ya se sabe, cuanto peor mejor, así que benditos sean los problemas de la familia Loud, siempre que generen la audiencia necesaria. Una postura que no ha cambiado, a pesar de las cuatro décadas que han transcurrido, y que permite a los mercachifles de costumbre seguir haciendo negocio con el permiso de aquellos que creen que eso de salir en la tele es el súmmum de los súmmum. Total, la dignidad es negociable y "escrúpulos" es -simplemente- una palabra de cuatro sílabas.

 

De todo esto (y alguna cosa más) reflexiona Cinema Verité, una producción de HBO a la que sería un insulto llamar "telefilm" aunque sea un film rodado para la tele. Primero porque en el reparto encontramos a Tim Robbins, James Gandolfini o la maravillosa Diane Lane; segundo porque los directores son Shari Springer Berman y Robert Pulcini, que hace años dirigieron la maravillosa American Splendor; tercero porque eso HBO, y HBO no hace telefilms, hacen películas que podemos ver en la tele.

Cinema verité es una fascinante exploración de la psique del homo catodicus (dicho así para que nos entendamos) capaz de venderse por un plato de lentejas si la recompensa es que te reconozcan la vecina del cuarto y la señora de la charcutería. Es también un curioso experimento que prueba que eso de la evolución es puro mito: puede que tecnológicamente hayamos crecido -vete a saber en qué dirección- pero como humanos seguimos siendo más simples que un político. Nos mueve el mismo afán de que escriban nuestro nombre en alguna parte. Y si puede ser bien grande mejor.

Ya, no todos/as somos iguales, pero digamos que podríamos llenar muchos aviones con el paradigma antes expresado.

No hace falta decir que James Gandolfini y Diane Lane están enormes (la composición del primero es impresionante) y que la película es magnífica. Actualmente se puede ver en el Canal + y aunque me gustaría decir que pronto podrá verse en abierto en alguna otra parte francamente tengo mis dudas: no fomenta la cultura-espectáculo y es más una tesis que un vehículo de entretenimiento... quién sabe, quizás en la 2 en un par de años. Con mucha suerte.

Eso sí, para los realities todos sabemos adonde acudir. ¿verdad?.

 

 

 

 

Hay 5 Comentarios

Para David | 24/07/2011 10:55:56. Esto es un blog de opinión. Si quieres noticias sin más, lee cualquier periódico que ya se encargan de dar noticias asépticas. Nadie te obliga a entrar aquí. Es que, lo que hay que leer, queremos que solo existan las agencias y que se acabe el periodismo de opinión??

Información a secas, por favor, que das tu opinión como si pensaras que nos interesa.

vidas paralelas política vs periodismo: sobre tv y periódicos, En UK, muchos oficiales estaban de hecho comprados por la prensa de Murdoch: unos, cobrando pequeñas cantidades aquí y allá a cambio de pistas y noticias; otros, convirtiéndose en colaboradores de la casa al dejar el cuerpo policial. lo mismo pasa en política, escuela de prevaricación en el partido, breve paso en el gobierno, asegurarse una pensión, luego jubilarse en algún consejo de administración de multinacional por los favores prestados o contactos productivos... estamos seguro que esta es una democracia?

vidas paralelas política vs periodismo: sobre tv y periódicos, En UK, muchos oficiales estaban de hecho comprados por la prensa de Murdoch: unos, cobrando pequeñas cantidades aquí y allá a cambio de pistas y noticias; otros, convirtiéndose en colaboradores de la casa al dejar el cuerpo policial. lo mismo pasa en política, escuela de prevaricación en el partido, breve paso en el gobierno, asegurarse una pensión, luego jubilarse en algún consejo de administración de multinacional por los favores prestados o contactos productivos... estamos seguro que esta es una democracia?

vidas paralelas política vs periodismo: sobre tv y periódicos, En UK, muchos oficiales estaban de hecho comprados por la prensa de Murdoch: unos, cobrando pequeñas cantidades aquí y allá a cambio de pistas y noticias; otros, convirtiéndose en colaboradores de la casa al dejar el cuerpo policial. lo mismo pasa en política, escuela de prevaricación en el partido, breve paso en el gobierno, asegurarse una pensión, luego jubilarse en algún consejo de administración de multinacional por los favores prestados o contactos productivos... estamos seguro que esta es una democracia?

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal