Esos chalados con sus locos cacharros

Por: | 31 de julio de 2011

Sons

Me enganché a Hijos de la anarquía por culpa de Kurt Sutter. Bueno, quizás debería decir que, en realidad, la culpa sería de The Shield ya que Sutter fue el cómplice de Shawn Ryan en la creación del show de Vic Mackey y sus muchachos.

Allí fue cuando muchos decidieron que cualquier cosa que volvieran a firmar esos tipos sería digna de ser vista (ya lo hemos dicho aquí pero The Shield es una serie impresionante), aquí y en Pernambuco.

Shawn Ryan se saco de la manga The Chicago Code, que a pesar de un potente punto de partida acabó por estrellarse en una parrilla cada vez más ambiciosa; Sutter en cambio se volcó en la que siempre ha sido una de sus obsesiones: los Ángeles del Infierno.

Así nació Hijos de la anarquía, una serie que explica la historia de una banda de motoristas dedicados a toda clase de actividades (a uno y otro lado de la ley) que van desde el tráfico de armas al porno.

 

Su cuartel general se encuentra en Charming, un pequeño pueblo en los que nunca debería pasar nada pero que –curiosamente- es el objeto del deseo de todo tipo de maleantes, que lo ven como una magnífica base para la expansión de sus actividades.

Hay de todo: otras bandas de motoristas, supremacistas blancos, traficantes de drogas, etc. El único problema para todos ellos es que los motoristas gastan muy malas pulgas y no tienen ninguna intención de dejar que nadie mangonee en SU pueblo.

Este es en pocas palabras el núcleo narrativo de Hijos de la anarquía, nada del otro mundo a decir verdad.

Lo que convierte la serie en algo extraordinario es –además del progresivo empozoñamiento de las tramas- su reparto, encabezado por dos bestias pardas: Ron Perlman y Katey Sagal.

 

A Perlman no debería hacer falta presentarle, es ese tipo de rostro medieval que es capaz de darle enjundia a cualquier potaje, ya sea moviendo la ceja o utilizando la caja de resonancia que tiene en la garganta. Los fans le recordarán por El nombre de la rosa o las dos entregas de Hellboy.

Sagal es una señora del que uno a veces sospecha que tiene atributos masculinos, un personaje salido de una obra de Shakespeare que cogería a Lady Macbeth y la utilizaría de punching ball mientras con la otra mano se comía una pera. El aficionado más esforzado puede bucear en Matrimonio con hijos, la serie que la descubrió al gran público. Sagal es la esposa de Sutter, así que algunos desconfiados dudaban de si el papel había recaído en ella por méritos propios o por un ataque de nepotismo del creador del asunto. Después de verla en dos episodios les bastó para tragarse sus palabras y reconocer la descomunal entidad dramática que había regalado a su personaje, una suerte de viuda negra que ahora vive con Clay (el personaje de Perlman) y que tiene un hijo (Jax) de otro hombre. Ese hombre, ya criando malvas, es el fundador del motoclub que ahora gestionan ella y su nuevo novio.

El conflicto central es precisamente la tirante relación entre Jax y Clay, con diferentes visiones del futuro de su colectivo y de los métodos de uso del mismo. El primero, un producto de la vieja escuela, cree que la contundencia es la mejor medicina; el segundo apuesta por una línea más diplomática, una política de perfil bajo que permita operar sin asumir riesgos.

 

En esa tesitura vive y respira una serie tensa como la piel de un tambor, capaz de ejercer en el espectador una extraña atracción por sus habitantes: forajidos modernos que aplican su propia justicia sin más límite que el que ellos mismos decidan marcar. Ayuda –y mucho- un reparto de hormigón armado donde destacan Mark Boone Junior, Kim Coates o un brutal Ryan Hurst. Ellos consiguen mezclar en el espectador dos emociones tan distintas como el asco y la empatía. El mix es, ciertamente, contradictorio, pero en él radica la clave del éxito de una serie adulta, implacable, que trata al espectador con respeto pero con distancia.

Hijos de la anarquía tiene momentos de auténtica brillantez y pondremos solo dos ejemplos: el polvo de urgencia entre Jax (magnífico Charlie Hunnam, que no se nos olvide) y su novia, delante de un agente del FBI al que el primero acaba de cargarse; la confesión del personaje de Sagal en la segunda temporada en la que reconoce algo terrible a su marido y a su hijo. Una escena a media luz que demuestra que Sutter también se maneja bien en las distancias cortas.

La serie ha crecido en audiencia en cada una de sus tres temporadas a pesar de no tener nada de complaciente y llevar siempre al espectador a zonas poco confortables. Seguramente es el premio a un show adulto y comprometido, nada preocupado por el qué dirán. La cuarta entrega de la saga arranca en septiembre con un invitado de lujo… o algo parecido: David Hasselhof, que interpreta a una estrella del porno venida a menos. No, no es broma.

En España la emite Fox Crime (Dial 19 de Digital +) y Cuatro se hizo con los derechos en 2009 aunque mucho me temo que la serie sea demasiado incómoda para un canal generalista.

Algo que queda claro es que a los chicos de las motos les queda aún mucha carretera por recorrer. Mejor hacerse a un lado.

 

Hay 20 Comentarios

Estoy en la sexta temporada ... Y creo que habrá 7 y ahí terminara, según Sutter, en un gran charco de Sangre.
Grandes actores y actrices. Interpretaciones magistrales.
Una mezcla de Macbeth y Ángeles del Infierno , que son la versión real de estos moteros de Charming pero en real ...
La obsesión de Sutter dicen .
Nadie es bueno y lo que les pasa lo merecen todos..
Todo es posible y el primer capítulo de la sexta temporada lo deja claro, el ejemplo de la violencia es la locura , los niños imitan y se vuelven forajidos antes de tiempo.
La serie es una orgía de muertes, asesinatos y violencia con el antídoto del " amor" de las parejas y el compadreo de algunos del club , dura a veces y cada vez más como un cómic ... De no creer y disfrutar tal cual.
Para los que nos encantan los sesenta y las motos, woodstock y todo aquello, pensamos que todavía hay moteros , nudistas , ecologistas , rockeros , libres de la atracción de la violencia y del horror de la adición a la adrenalina del dolor.
Paz y Amor.
Salud y larga vida al rock and Roll
( la sangre , sólo en la pantalla ... Pero aquí sabemos que
La realidad , supera a la ficción , tristemente ...
Recogemos lo que sembramos )

es lo unico que veo de interesante en la cartelera de hoy,y es que las motos me atraen desde pequeño y me gustan tanto las harley como las deportivas. que decir de una vida de motero con tu harley a todo tren y tu bolsillo lleno de guita como dios y a rodar lagartija. en fin me gustan muchi las motos y eso de hacer peliculas con harley esta muy bien vivva yo jaja quien si no?

Coincido con Alfredo, la primera temporada era muy buena (si gusta este tipo de series violentas), mientras que la segunda temporada va perdiendo fuerza y lo que es peor, logica: casualidades, acciones sin sentido de los personajes principales dignas de pelicula de terror mala "no habras esa puerta que detras esta el moustro", etc.
Lo visto en el ultimo capitulo de la segunda temporada fue lo que me llevó a abandonar la serie.

Muy buena esa escena de la cárcel entre Jax y Stahl que menciona Jose, también el enfrentamiento entre Opie y Tig.
Ya era hora de que aparte de Sagal y Perlman (impresionantes) y de Hunnam, que se marca una 3ª temporada increble, se mencionase a Bobby, Tig y Opie.
Ansiosos por adentrarnos en la 4ª
@SOASpain

Pues a mi la primera temporada me parece excelente pero la serie fue perdiendo fuelle y el final de la segunda temporada es más malo que un dolor. La tercera me la dejé a medio porque la premisa era tan estúpida y el conflicto de Jax tan inverosímil que me daba igual lo que pasase.

Pues tenía aparcada esta serie porque no acababa de convencerme... pero vistos vuestros comentarios habrá que empezar a darle caña, gracias!
http://www.nakor.es/

Pues tenía aparcada esta serie porque no acababa de convencerme... pero vistos vuestros comentarios habrá que empezar a darle caña, gracias!
http://www.nakor.es/

Me encanta que en CADA entrada haya comentarios metiéndose con la gente que escribe los post, ¡vaya cómo os aburrís, la leche!

Me ha gustado el resumen, que no era fácil precisamente porque han pasado tres temporadas y la 3 ha sido muy inferior a las otras dos (la segunda de lo mejor de ese año, siempre he pensado), porque recoge momentos estelares de la serie y explica con exactitud quién son los personajes y por qué son tan condenadamente buenos.

El primer año que vi la serie me pasé la primera temporada recomendándola a todo dios (pasando dvds y eso), el año pasado me tocó decirle a un montón de gente que había que tener paciencia, que remonta fijo. el segundo año recibía sms cada vez que alguien terminaba un capítulo. fue buenísima.

qué poco nos queda para que empiece la nueva temporada. hell yeah!

No sé yo, pero de The Shield me parece bastante previsible y algo tosca en argumento, y las situaciones no te digo nada, normalmente tres por episodio y con sus distintas brigadas en acción: entrando en los barrios de los malos como Juana por su casa, y siempre siempre con el resultado de que las criaturitas están haciendo algo malo o con las manos en la masa( claro, no te jode).Tampoco tenía importancia si un día se daban un voltio por México y tenían que terminar en dos días con el jefe del asunto.En un periquete pasaban la frontera con el criminal de vuelta metido en el maletero y con pegatinas tapaban los orificios causados en la batalla( ¿había que felicitar al genio del guionista o al de los muchachos de Vic? ).Lo bueno es que los aduaneros mientras tanto van abriendo el maletero de los otros coches... O los complejos que tenía el negro gay no se los tragaba ni Rouco Varela.En fin, García, esa serie bendecida por usted tiene episodios que son bastantes mediocres, por no decir malos malísimos.¿Me puedo fiar si esta viene hecha por los mismos? Uffff, gato...

Pues a mi me mola... una pandilla de cafres que se creen los buenos cuando desde luego de hermanitas de la caridad no tienen nada...pero claro, si los comparamos con los norteños, vale, aceptamos que son los buenos.

Probablemente sea la serie que más me ha decepcionado de todas las que he visto. Quizás sea por las altas expectativas que me habría creado, ya que el tema me resultaba atrayente y había oído críticas muy buenas, pero pronto me dí cuenta de que era una serie de acción sin más, pegar tiros y ver lo guay que es Jax Teller, que como bien dice Rayan, es el personaje más irritante que he visto (aunque hay que reconocer que el actor lo interpreta bastante bien). Por cierto, que alguien me explique donde veís la profundidad de los personajes y el trasfondo shakespeariano, porque a mi las divagaciones de Jax sobre querer cambiar, dudar entre seguir igual y hacer lo correcto, etc. mientras se arregla su perfecta melena y se zumba a toda tía buena que se cruza no me parece muy profundo, me produce verguenza ajena, más que nada.

Habría que resaltar el final de la tercera. Fue un poco engaño. La Sagal es todo en la serie. Resaltar también la banda sonora. Estoy impaciente por la cuarta temporada. Lo de Mitch Buchanan me echa algo para atrás.
´
http://planetamancha.blogspot.com/
http://planetamancha.blogspot.com/2010/11/sons-of-anarchy-en-belfast.html

A Toby Jones, Sutter jamás dijo eso y de hecho se ha hartado de desmentirlo. A ver si nos informamos un poco más y hablamos menos de oídas. Aporto link (http://www.timeoutdubai.com/knowledge/features/15947-sons-of-anarchy-interview, segunda pregunta. Si sabes inglés verás que lo que dice no tiene nada que ver con lo que tú afirmas) espero que tú hagas lo propio (pega en un post el link donde dice que "iría paralelo a Mackbeth -sic- de principio a fin") y ya de paso aprendas a escribir Macbeth. No es tan difícil. Un saludo.

¿Mackbeth?
¿MacKbeth?
Madre mia...

el q ha escrito esto,ademas de llegar con un par de años de retraso(explicar ahora las generalidades de esta serie,despues de 3 temporadas de exito y premios es un poco naif)no se ha enterado bien de la movida.el señor sutter ya advirtio de que el argumento de la serie iria paralelo a mackbeth de principio a fin,es solo una adaptacion del clasico.

Es la serie de mayor calidad desde los Sopranos, un argumento, un guion y una tension llevadas con maestria. El final de la 3ª temporada es lo que me gustaria haber visto en LOST.

A mi es una serie que me recuerda en cierto sentido a los sopranos o al padrino: es una historia muy de mafia. Madres dominantes, padres ausente, e hijos que desean cambiar el destino de la familia. Sin embargo, el contexto es diferente: Tony sobrano supone la ironia posmoderna de una italoamericano que ha dejado little italy, ahora un barrio de chinatown, para vivir en los suburbios de New Jersey para vivir el american dream. Sin embargo estos hijos de la anarquica se resisten a abandonar su pueblo.
Charming es la metafora de todos esos miles de pueblos nacidos a la sol del pacifico que el new deal quiso convertir en la columan vertebral de la nueva america. Desgraciadamente el postfordismo neoliberal de Reagan, Bush, Clinton y Obama les tenia reservado un rol diferente: el olvido. El retiro del estado de estos espacios ha traido la llegada de la laboratorios de metaanfetaminas, la violencia y a las gangs de las grandes ciudades interesadas en encontrar nuevos espacios de operacion fuera de la ley. Como comentan en las primera temporada la banda de motoristas son los restos de una utopia en punto de desaparicion: la california del open road, afectada por el suenho hippyde fundar otras formas de entender la idea de comunidad de individuos que alimento la contracultura de la costa Oeste en los sesenta y setenta.Como todos estos proyectos pronto pasaron de la utopia a la distopia posmoderna. Y sin embargo, de algo queda de todo aquello. Lo interesante es el modo en que los personajes todavia adoptan el rol de ultima linea de defensa contra traficantes de drogas, supremacistas blancos, los intereses de las bandas (gangs) de las grandes ciudades y todo aquello que amanza con aniquilar los ultimos vestigios de lazos comunales que todavia quedan en el pueblo.

En mi opinion es una serie extraña. Encuentras rasgos de serie menor, bastante cutre, como por ejemplo los tiroteos que vemos en algunas ocasiones, entre 20 tios armados con automaticas, y de los que salen ilesos los protas SIEMPRE, y lo que más me molesta de la serie es el personaje de Jax. Es como Astérix. No se puede equivocar. Lo hace todo bien, siempre toma las decisiones acertadas en los momentos adecuados, sale con unas ideas con las que resuelve problemas gordisimos a la perfeccion, es el mas guapo, el mas listo, el que mejor conduce, el mas fuerte, el mas sensato, el más ético... Me irrita. Donde este un buen Tony Soprano como protagonista que se quiten todos estos personajes a lo Jesucristo.

Aun asi, la serie engancha, ya que el guion esta bastante trabajado, a pesar de algun que otro detalle sin demasiada importancia que no esta muy pulido, encontramos bastantes historias interesantes que van tomando forma, y el final de la tercera temporada es sorprendentemente mejor de lo que me esperaba teniendo en cuenta lo que habiamos visto hasta ese momento. La musica es excelente, de lo mejor que he visto, y el reparto es francamente bueno. Espero que la cuarta temporada continue por el mismo camino donde se quedó la serie.

Hay escenas, como dices, que demuestran actores y actrices de altos vuelos. Mencionas dos y yo añadiría una escena más, en la segunda temporada después de la brutal pelea entre Clay y Jax en la cárcel, el diálogo de la agente de la ATF y Jax en la sala de interrogatorios de la cárcel, es sencillamente magistral.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal