El Lobo Feroz contra Superman

Por: | 04 de agosto de 2011

Powers

 

Al analizar la temporada televisiva que abrirá el telón en septiembre hallamos series de inspiración años 60 como Pan Am y The Playboy Club, dramas teen como Ringer o Revenge y mucha chicha -y alguna que otra morralla- en las series de chicas; desde la indie y minimalista Whitney, hasta el reboot de Los Ángeles de Charlie. Pero entre toda esa oferta se han hecho hueco dos subgéneros fantásticos de los que merece la pena hablar: aquellos protagonizados por héroes del cómic y criaturas de cuentos de hadas. Hablamos de Powers, Once Upon a Time y Grimm. La estética fairytale también se está dejando notar en la gran pantalla y empieza a amenazar a los justicieros enmascarados.

Típica historia. Un individuo cualquiera descubre que tiene poderes sobrenaturales. Puede volar. Puede distinguir que el vecino es un Gollum en potencia. Puede resolver crímenes comiéndose una hamburguesa. Igual sucede con los cuentos de hadas, sólo que esta vez con Caperucita Roja y Blancanieves de por medio. Pero echa el freno... Al menos Powers, Once Upon a Time y Grimm no son lo que parecen a primera vista. Hay que examinarlos con lupa y, como pasaba con la Caja de Pandora, abrirlos con cuidado. Puede que haya fantasía en todos ellos, pero esto no es sinónimo de pobreza. Basada en un cómic una y en los cuentos populares de Perrault, Andersen y los Grimm las otras dos, deberían dejar en ridículo a las insípidas The Cape y Wonder Woman. Deberían.

 

Powers adapta las historietas de Brian Michael Bendis y Michael Avon Oeming y nos zambulle en un mundo noir habitado por personas normales y extraordinarias. Ponle un chorrito de látex líquido al güisqui que bebe Sam Spade y tendrás a Christian Walker, su protagonista. Un tipo de espalda ancha, pocas palabras y muchos secretos. Un superhéroe que pierde sus poderes y que cambia su piel por la de un detective de homicidios. Todo le va de perlas hasta que su falsa comodidad se derrumba cuando le asignan como compañera a Deena Pilgrim, una poli sexy y masculina a partes iguales. Jason Patric (Speed 2) será Walker y Lucy Punch (Bad Teacher) su nueva acompañante.

Onceuponatime Para Scott Tipton, entomólogo de superhéroes y autor de la prestigiosa columna Comics 101, "la televisión es el formato perfecto para el género porque ofrece un sinfín de matices [...] The Walking Dead [cuya segunda temporada se estrenará en EE UU el 16 de octubre] está hecha para la pequeña pantalla por su énfasis en los personajes y sus historias a largo plazo". Pero, ¿por qué nos gustan tanto los superhéroes y los cómics? "En el fondo, todos sentimos que el mundo es injusto", responde Tipton. "A todos nos gustaría que alguien lo arreglara. Ser capaz de hacer cosas imposibles como volar o correr a una velocidad inimaginable... No podemos salvar el mundo, pero sí asegurarnos de que nuestro pequeño rincón permanece intacto. Y por eso extrapolamos nuestros tímidos esfuerzos a las colosales buenas intenciones de los superhéroes".

Puede que Smallville haya echado el cierre y que la Wonder Woman de NBC haya fracasado. Sin embargo, ABC prepara una versión televisiva de El increíble Hulk con Guillermo del Toro y otra serie con una superheroína con estrés postraumático que se convierte en detective. Showtime adapta la ganadora de un premio Eisner Chew y  el cine tiene en la recámara a Capitán América, The Dark Knight Rises o Man of Steel. En el camino se ha quedado Locke and Key, que Fox estaba desarrollando con los productores de Fringe. En la Comic Con se proyectó el piloto pero de momento ninguna cadena va hacerse cargo de ella.

Morningglories Robert Kirkman, creador de The Walking Dead, ya señala Morning Glories de Nick Spencer y Criminal de Ed Brubaker como novelas gráficas que merecería la pena adaptar, y Tipton nos sugiere el Starman de James Robinson. La primera es como Perdidos sólo que en un internado muy elitista; la segunda [disponible en Panini Cómics], una de polis sobre crecer en el lado opuesto de la ley -cruda y realista como Gotham Central-, y la última [en Planeta DeAgostini] nos sumerge en la vida de Jack Knight, hijo de un héroe de la Edad de Oro que acepta a regañadientes convertirse en el sucesor de su viejo.

Blancanieves, 'Wicked' y la pornografía

Quizá espoleados por la inocencia que exudan series como Glee, las cadenas también se han empeñado en reunirnos frente al televisor para volver a hablarnos de cuentos de hadas. Y esta vez no son pasteleros con poderes sobrenaturales como en Pushing Daisies, sino las clásicas Blancanieves y Caperucitas. ABC tiene en el horno junto a Salma Hayek una mini sobre Wicked, el superventas precuela de El mago de Oz, pero además cautiva con Once Upon A Time, un desfile folclórico con dos realidades distintas y personajes como la Reina Malvada, Rumpelstinski o El Príncipe Encantador. Muy parecida al cómic de Fábulas en su planteamiento y con tintes de Stephen King, tiene lugar en la ficticia ciudad de Storybrooke (Maine, EE UU), donde habitan los personajes de cuento sin recuerdos de su verdadera naturaleza por culpa de una maldición. Así, Blancanieves se convierte en una profesora de colegio y el Espejo Mágico en un reportero chismoso al servicio de la alcaldesa y villana de la historia. Los productores de Perdidos Edward Kitsis y Adam Horowitz están detrás del proyecto con un reparto liderado por Ginnifer Goodwin (Big Love) y Jennifer Morrison (House).

 

Maria Tatar, experta en cuentos de hadas y directora del programa de folclore y mitología en la Universidad de Harvard, no ve "nada malo" en que este tipo de fábulas se reinventen y oscurezcan. Hollywood trabaja en versiones adultas de Peter Pan, La Sirenita, La Bella y la Bestia o Hansel y Gretel y desarrolla hasta tres versiones de Blancanieves de aire gótico y tenebroso. "Tiene sentido porque los cuentos de hadas fueron la televisión y la pornografía del pasado", explica Tatar. "Cuando se contaban alrededor del fuego eran a menudo groseros y violentos y contenían múltiples episodios de asesinatos, incestos y abuso infantil. No soy admiradora de cada versión que se hace de ellos, pero constituyen una fuente de experiencia que nos ayuda a cumplir nuestras fantasías y superar nuestros miedos. Son una brújula que nos guía en el peor de los casos posibles. Hable con ella, de Pedro Almodóvar, es una magnífica interpretación de La Bella Durmiente".

Starman Grimm contiene todos estos elementos y camufla su fingido candor ofreciéndose al mainstream en tarro de procedimental. Suma la Bella Durmiente a Bones y voilà. Un drama policíaco en el que un detective de Portland llamado Nick Burckhardt (David Giuntoli, Privileged) descubre que seres sobrenaturales se ocultan entre nosotros y que su misión es defendernos. Menos mal que tendrá ayuda, sobre todo la de un lobo reformado (Silas Weir Mitchell, Prison Break). ¿Necesitamos tanta fábula? "Más que nunca", responde Tatar. "Joseph Campbell decía que los cuentos eran para los niños y los mitos para los adultos. Yo coincido más con Levi-Strauss. Cada interpretación de un cuento es una especie de mito. Necesitas creer para cumplir tus sueños. Y los cuentos de hadas nos empujan a creer".

Hay 10 Comentarios

Yo mataría por una serie que adaptara (bien) el Starman de Robinson. Lectura obligada para todos aquellos que quieran sorprenderse con un tebeo de superhéroes reflexivo, pero emocionante, romántico y épico.

Me gustó el blog, que no lo conocía. http://periodistayenparo.blogspot.com/

Evasión, evasión y evasión... La realidad está tan jodida que necesitamos escaparnos a otros mundos cada vez más, y poner la tele sale más barato que coger un avión.
La materia prima parece buena, ya veremos el producto final.

Coincido con Chamo San la serie de cómics Fábulas (FABLES) de Vertigo recomendadísimo os lo aseguro!

Para los que no la conozcan la serie de cómics Fábulas (FABLES) de Vertigo es muy recomendable. Las portadas de James Jean son verdaderas obras de arte.

Que comer cuando ves tus series favoritas?
http://www.tuppermenu.com

En realidad, como se señala en el artículo, los cuentos originales (no las versiones dulces que nos han llegado) eran crueles y sanguinarios. En Cenicienta, las hermanastras se cortan los dedos de los pies para que el zapato de cristal les entre; en Caperucita, el lobo feroz es destripado y luego le llenan el estómago de piedras para que se ahogue. En Peter Pan, el niño degolla uno a uno a todos los piratas (y un largo etc.)
Pero bueno, me estoy enrollando un poco. Yo lo único que saco en conclusión es que hay más de una serie que se parece (detectives + fantasía). Quizá deberían dosificar un poco, porque nos van a saturar.

Parece que la fantasía se va a hacer un hueco entre las series adultas, dejando a un lado el rollo adolescente de Supernatural, Buffy o Smallville.
Espero una nueva era en este estilo ^^

Vea el escándalo de José Luis Rodríguez Zapatero con su esposa aquí en vivo 111
http://alturl.com/4juev

No veo la necesidad de tanta fábula. Esta bien que se adapten libros y comics pero creo que es inabarcable y no se puede ver todo. Sería más selectivo.
´
http://planetamancha.blogspot.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal