'Lost in translation' en las series

Por: | 07 de diciembre de 2011

Traduccion

¿Qué pasos se dan desde que se graba un capítulo de una serie en un idioma que no es el castellano hasta que los espectadores españoles ven el episodio doblado? Es un proceso en el que intervienen varios profesionales cuya actividad es fundamental para que las series lleguen a nuestra televisión. Dejamos a un lado el debate entre series dobladas o en versión original y nos centramos en la complicada labor de los traductores de series, el paso previo al doblaje. Un trabajo que en ocasiones se lleva a cabo contrarreloj y que presenta grandes dificultades.

El traductor, redactor y presentador Xosé Castro describe al traductor audiovisual como "el responsable de adaptar los diálogos al público español, tanto para doblaje como para subtitulación. Crea la versión española a partir de la extranjera". Una vez traducido, se manda al estudio de doblaje, donde puede sufrir modificaciones por "el ajuste (adaptar el texto al movimiento labial de los actores), preferencias del cliente, pequeñas improvisaciones de los actores..."

Las dificultades de la traducción

Uno de los problemas actuales de la traducción de series es el tiempo de entrega del trabajo. Xosé Castro explica que, aunque el tiempo que se tarda en traducir un episodio depende mucho del contenido del mismo, "un capítulo de una serie de unos 20 minutos suele traducirse en uno o dos días. Una serie de unos 45-50 minutos, en 2-4 días".

María José Aguirre de Cárcer fue la encargada de traducir Perdidos. Esta serie, y en especial su última temporada, es un ejemplo claro del escaso margen de tiempo entre su emisión en Estados Unidos y en España, lo que añade dificultad al proceso de traducción. "A lo largo de toda la última temporada, para que la emisión de cada episodio coincidiera con su estreno en Estados Unidos, trabajé con versiones preliminares y a veces incluso tuve que traducir directamente de imagen, sin un guion escrito". Esta forma de trabajar le permitió ver la serie desde otro punto de vista: "Como fan de la serie, me divertían mucho las imágenes preliminares sin retoques de 3D, ni efectos especiales de posproducción. Ver a Sawyer sujeto por un arnés, colgando de un acantilado de cartón piedra con una colchoneta en el suelo me resultaba tan emocionante como si fuera un acantilado de verdad".

 

Otra dificultad con la que se encuentran los traductores de series es mantener la coherencia a lo largo de las temporadas que tiene una serie. "Para ello, creo glosarios con frases recurrentes, latiguillos, nombres de personajes, etc. También procuro conservar todos los guiones originales y mis traducciones para  posteriores consultas", explica por correo electrónico Aguirre de Cárcer, que en este momento está concentrada en la traducción de Futurama, Glee, El cuerpo del delito y acaba de terminar la tercera temporada de Bored to death y la película de Los Muppets

Precisamente Glee es una de las series en la que se está encontrando más dificultades. "Aparte de que contiene mucho diálogo y algunos de los personajes hablan como metralletas, cada uno de ellos tiene su propia forma de hablar, lo que llamamos idiolecto. Rachel, por ejemplo, es muy refinada y directa, mientras que Santana es mordaz, sarcástica, emplea motes y frases rebuscadas. Por otra parte, hay que traducir las canciones para su subtitulado y, en ocasiones, como en el caso de muchos temas de música rap, presentan una dificultad añadida".

 

Diferencias culturales

Sin embargo, a la hora de hablar de los escollos con los que se encuentran los traductores, Xosé Castro no duda en destacar las referencias culturales. "En las series se hace referencia a cuestiones culturales, humorísticas, de actualidad, a modas, personas y tendencias que son conocidas en el país de origen, pero puede que no lo sean aquí". Para hacer frente a esta dificultad, Castro recuerda que "el objetivo de un traductor de series no es traducir diálogos, sino emociones. Si en una escena, los espectadores estadounidenses se ríen a carcajadas o lloran, los espectadores españoles también deben reír o llorar. Esto implica reinventar chistes o hacer referencia a personajes más conocidos para el público español".

Los giros verbales y las frases hechas son muchas veces imposibles de traducir. Imaginemos por un momento que la serie española Aida se exportara tal cual a un país de habla no española. La dificultad es extrema a la hora de traducir guiones en los que buena parte de la comicidad viene por confusiones con el lenguaje, dobles sentidos o por las expresiones propias de un personaje. ¿Cómo afronta un traductor estos problemas?

Xosé Castro explica estas dificultades poniendo algunos ejemplos de expresiones propias de la cultura estadounidense. Traducir literalmente I am in a Spring Break mood ('Estoy con humor de Spring Break') no tiene sentido si se desconoce que esas vacaciones escolares de primavera eran sinónimo en este caso de playa, sexo y alcohol. O la frase Beaches in Europe are a non-stop Mardi Gras, but without the necklaces (literalmente, 'Las playas en Europa son como un Mardi Gras constante, pero sin los collares') carece de lógica si no se sabe que una de las tradiciones del carnaval del Mardi Gras es que las mujeres enseñan el pecho a los desconocidos que les regalan collares.

En este sentido, Castro destaca a la versión estadounidense de The Office como uno de sus trabajos más complicados. "Prácticamente todas las escenas tienen algún juego de palabras o referencia a la cultura, el deporte o el mundo del espectáculo en los Estados Unidos".

El uso cada vez mayor del español en las series estadounidenses está produciendo también muchas dificultades a la hora de traducir y adaptar los guiones a la emisión doblada. ¿Cómo traducir momentos en los que un personaje no entiende lo que dice el otro porque utiliza el español? Inevitablemente, en el proceso se pierden detalles y rasgos esenciales de los personajes.

 El caso de Los Simpson

Una de las series más veteranas, más traducidas y que más dificultades ofrece es Los Simpson. Cada traducción de Los Simpson es un mundo. Y al comparar las versiones dobladas con la versión original siempre se encuentran detalles que cambian ligeramente. En el blog Simpsonitos sus autores y los comentaristas del blog se dedican a señalar las diferencias entre la versión estadounidense de la serie y su traducción al español neutro.

Doh-homerEn España, también es María José Aguirre de Cárcer la encargada de traducir la serie de la familia más famosa de Springfield. Muchos de sus chistes se apoyan en la imagen, "lo cual te limita mucho. Se puede decir que, en algunos casos, más que traductores somos adaptadores porque, al no poder traducir literalmente un chiste, un juego de palabras o una frase hecha, tenemos que basarnos en el gag original para crear uno nuevo".

Sin embargo, procura siempre ser lo más fiel posible y, "al mismo tiempo, acercar los diálogos al espectador español sin recurrir a referentes exclusivos de nuestra cultura. Creo que el espectador debe sentir que está viendo una obra extranjera. Por ejemplo, si aparece el nombre de un personaje público desconocido en España, lo sustituyo por otro, también estadounidense, pero conocido por el espectador español".

Traductores 'amateur'

¿Y su opinión sobre la proliferación de subtítulos elaborados por aficionados a las series en Internet? Xosé Castro destaca la generalizada baja calidad de estas traducciones, aunque "he visto traducciones que son bastante decentes".

Le sorprende que haya quien dedica a esta labor "mucho tiempo personal, sin reparar en que hay personas o empresas que se lucran cómodamente gracias a su trabajo regalado". "De todos modos, como predecía Nicholas Negroponte en 1995, 'la gente no quiere ver mejor la televisión; quiere ver mejor televisión', y eso significa ver lo que uno quiere cuando uno quiere. Las productoras, distribuidoras y emisoras están tardando en adaptarse a este cambio, que ya hace tiempo que está en marcha", concluye.

 

Hay 96 Comentarios

Bueno, yo quiero aprovechar de agradecer a los "traductores amateur", porque hacer algo en forma desinteresada, simplemente para plasmar su nombre en los subtítulos, que muchas veces corresponde a un pseudónimo, y que les debe significar tiempo y esfuerzo, no lo hace cualquiera. Además, para los que dicen que "los subtítulos bajados de internet" son de mala calidad, creo que no han sabido dónde buscar. Hay algunos realmente buenos, con quienes sigo las series sagradamente y no tengo queja alguna.

No se puede negar que en España tenemos un gran retraso con respecto al aprendizaje del inglés, yo creo que en parte se debe a que nos acostumbramos a tener todo doblado, en vez de subtitulado. Y sinceramente creo que es cuestión de acostumbrarse, en poco tiempo la gente se adaptaría y podríamos disfrutar de las voces originales.

Con el debido respeto: no jodas, Traductora, no jodas... Que también la entrada del Cheers patrio tuvo muchos comentarios y no por ello se va a tener que centrar este blog en TV de m, con perdón de la m.


Deberías saber que las audiencias millonarias no van precisamente tras la calidad, y sobre TV de calidad es o que debería ir este blog, no sobre polémicas que arrastren multitudes. Para eso ya están los programas rosa-marrón y los reality.

El que ha dicho que la traducción de doblaje "es lo fácil y no requiere mucha experiencia" desde luego se ha lucido. Además de que requiere un talento específico para la traducción de doblaje (ya que es una forma de traducción con muchas restricciones y muy diferente a otros tipos de traducción), hace falta precisamente mucha experiencia, más que en otras traducciones en las que una buena formación puede ser suficiente. El que ha hecho ese comentario no sé a qué nivel de calidad trabaja en su equipo pero me temo que a uno muy bajo. Las tremendas faltas de ortografía que comete me hacen pensar que no está capacitado para valorar la calidad de un trabajo de traducción y mucho menos para evaluar su dificultad.

Por otro lado creo que, visto el alto interés que ha suscitado el tema del doblaje, debéis publicar más artículos sobre este tema en el blog. El resto de temas se ve que apenas llegan al 10% de interés que ha provocado este.

Por alusiones de nuevo...
@Cisco, ¿hablas por propia experiencia cuando dices que "el traductor cobra menos que el adaptador. La traduccion es lo facil, no hace falta mucha experiencia."?

Por mucho que hayas trabajado en ello, me cuesta creerlo, por la ausencia de corrección ortográfica. Hace unos 10 años que trabajo para una multinacional del subtitulado (todo el trabajo no se hace en España). El sistema no tiene nada que ver con lo que mencionas. En el caso del subtitulado en concreto, primero se hace el spotting, que es ajuste al tiempo y líneas. No necesariamente lo realiza un traductor; es una tarea técnica. A continuación, el traductor traduce conforme a ese spotting o a veces se realiza de forma simultánea por el mismo traductor.
El traductor, actúe como traductor o como revisor (con o sin visionado de vídeo), realiza un trabajo correcto desde el principio. No tendría sentido que tuviera que pasar por varias manos para conseguir buenos resultados. Si el traductor no traduce bien, no trabaja para esa distribuidora y punto. Claro que se pueden cometer errores puntuales, como en el cualquier trabajo, pero nosotros estamos más expuestos al público general y sufrimos unas condiciones que a mí me gustaría que las vierais...
En doblaje no es muy distinto. Primero se hace la traducción para doblaje y luego se dobla (sin contar con que el director o los actores deciden en algunas ocasiones modificar los textos a su antojo y pasar del texto del traductor).
Todavía me cuesta creer que digas que "cualquiera puede traducir profesionalmente en este campo". Pues no es precisamente fácil trabajar en ello, precisamente porque demandas unas actitudes técnicas y una formación elevada.

Para TomMadrid, ¿Qué tal Pelotas? Disponible en la página de TVE

Al que se le ocurrió traducir "The rain in Spain stays mainly in the plain" por "La lluvia en Sevilla es maravilla" deberían darle el Nobel de Literatura!

Este comentario está sólo tangencialmente relacionado con el tema...pero el artículo sobre la pelicula de Angelina Jolie no admite conmentarios. Por favor cuidad más las traducciones en el periodico,son demasiado frecuentes los errores. Dice Rocío Ayuso-o quien le haya traducido el nombre de la novela-que Jolie está denunciada por plagio de una novela que se llama "Soul searching" y lo traducen como "El buscador de almas". Soul searching es rebuscar dentro del alma de uno, no buscar otras almas. También menciona a un tal Braddock, escritor BOSNIO -con ese nombre sinceramente dudo que lo sea.

Sí, Cisco, sí, es mucho más facil adaptar que traducir, sobre todo cuando traduces de idiomas como el chino o el japonés, que se aprenden en un fin de semana... Y se te olvida decir que, por eso de "optimizar" costes, en España son los mismos traductores los que normalmente adaptan los subtítulos.

Tom Madrd, si sabes lo que te conviene, busca series en español pero no españolas. Porque encontrar una buena entre esas últimas es como dar con la aguja en el pajar, if you know what I mean. Suerte.

Para mí es el revés. Trato ver series como Pluton BRB, Qué fue de Jorge Sanz y Crematorio sin subtítulos, pero no es fácil. Mi español no es el mejor! Cada episodio pierdo mucho del diálogo.

¿Oye, basada en estas series, puede alguien sugiera a mí otra series españolas que me gustaría tambien?

Me ha encantado el artículo. Esta profesión siempre me ha fascinado, desde la traducción audiovisual hasta el doblaje de voces. Entiendo que muchas personas prefieran la versión original pero nunca entenderá ni respetaré a aquellos que piden la abolición del doblaje. El doblaje es necesario para la gran mayoría de la sociedad y además da trabajo a mucha gente. Otra cosa es que se exijan más salas en VO o que se pida el DUAL en todas las cadenas (aunque la gran mayoría ya lo ofrecen). Personalmente no tengo preferencia por una versión u otra, simplemente me gustan ambas formas.

Y aunque he visto gran cantidad de películas y series dobladas, mi nivel de inglés es bastante alto, lo suficientemente como para poder seguir una obra sin subtítulos, algo que muchos de los que critican el doblaje y prefieren la VO, no son capaces de hacer.

El problema de la VO es que siempre pensamos en el inglés, pero si ya es difícil encontrar películas en otros idiomas que no sea este, si éstas no se doblaran aún sería más difícil porque si la razón por la que muchas personas prefieren el doblaje a la VO es por no saber inglés, todavía será peor si la película es francesa o alemana.

A todo aquel que esté de acuerdo en la convivencia de ambas opciones les recomiendo la página de facebook: VO sí, doblaje también

Un detalle del que no se habla es que el traductor cobra menos que el adaptador. La traduccion es lo facil, no hace falta mucha experiencia. Posteriormente es el adaptador el que va a repasar todo el trabajo y va ha hacer el trabajo dificil de no solo completar la adaptacion del significado, si no de adaptar los dialogos a la imagen. Un adaptador modifica cada frase y el resultado final poco tiene que ver con la traduccion bruta. Posteriormente el director del doblaje en si sera quien valide el conjunto aportando algunas modificaciones en la adaptacion y, sobre todo, para mejorar la interpretacion. Los actores a menudo proponen también otras versiones de una escena, pero corresponde al director del doblaje aceptarlas o no. En ultima instancia el trabajo es releido y visionado por la cadena que aporta alguna modificacion, a menudo para proteger su imagen de marca (nada de tacos groseros en esta serie por ejemplo) o politicos (ya me estas cambiando este chiste sobre tal politico). En ultimisima instancia, siempre queda la censura para algunos casos muy precisos o los tribunales, que también pueden cambiar o prohibir la emision de un doblaje por multiples motivos (en general de derechos de autor, de falta de pagos, etc), aunque no conozco casos en España. He sido profesional del tema. Actor de doblaje y tradiuctor-adaptador, ademas de locutor de una cadena.

¡Hola!

Soy Eva, la autora del blog El arte de traducir. Lo primero, me gustaría felicitarte por este artículo tan fantástico donde has dado a conocer un poco más esta profesión tan "oculta" y desconocida (para el que además veo que has contado con la colaboración de dos grandes profesionales), y lo segundo, quería darte las gracias por enlazar esos dos pequeños artículos de mi blog que jamás pensé que pudieran ser relevantes para absolutamente nada (fue de lo primero que empecé a escribir en él, ¡así que imagínate!).

He escrito una entrada de agradecimiento; creo que era lo mínimo que podía hacer. Espero que escribáis muchas más entradas sobre el tema para dar a conocer un poco mejor cómo funciona nuestra profesión en el campo audiovisual (veo que la temática ha suscitado un gran debate).

Pues eso, de nuevo, muchísimas gracias, ¡y felicidades por el blog y más en concreto por esta entrada!

Basta ya de elitismos: sólo un bajo porcentaje de la población española ha tenido la oportunidad de aprender el inglés suficiente para seguir una película o una serie de televisión. En mi colegio sólo se estudiaba francés y, sólo a partir de los 14 años, inglés como opcional y pagándolo aparte a precio de oro. Mi familia no podía permitírselo, ya que los seis niños estudiamos con becas que exigían una media de notable para mantenerla al año siguiente. Todos hablamos perfectamente francés y tras mucho esfuerzo e inversión en tiempo y dinero, algo de inglés. Y nosotros fuimos unos privilegiados; sólo el 10 % de los que ingresábamos en el colegio a los siete años terminábamos el Bachillerato, aprobábamos Preu y entrábamos a la Universidad.

@Trujamana y gilygil, perdón me referia a no más doblaje, no a las traducciones.

Estoy de acuerdo con muchos de los comentarios y me parece que estas "adaptaciones" acaban convirtiendo en el producto doblado en otro diferente al original. (Y no hablemos de los cambios raros de voces que transforman a los personajes...)
Entiendo que las referencias culturales pueden ser difíciles de entender, pero somos conscientes de que estas series son extranjeras y a veces es preferible no entenderlo todo a españolizar los chistes de tal manera que los personajes quedan ridículos. Cuando veo series coreanas en v.o., por ejemplo, seguro que me pierdo chistes y detalles culturales, pero eso no quiere decir que no las disfrute. Por suerte, ahora los canales de televisión ofrecen versión original y subtítulos, con lo que sí existe la opción de ver series y películas tal y como se crearon.

Es una lastima que series, pelis o documentales sean traducidos, se pierde completamente el argumentos al "ajustar" los dialogos a la region donde se muestra. Los juegos de palabras, el "chiste" de las frases y demas se vuelve soso al punto que no tiene la gracia suficiente para captar al espectador como en su version original.

Estoy de acuerdo con "Sin paternalismos, please" en que el espectador debe ser capaz de entender las referencias culturales (o buscarlas más tarde en su Blackberry, si así lo quiere). Es parte de la diversión.

Dejar de banda el debate de versión orginal o no. Ni mucho menos.
Lo que podemos dejar de banda es el tema de aprender idiomas o no...pero las voces, los acentos, por favor, un idioma y la forma de hablarlo transmite mucho; si doblamos, lo perdemos. Es mi humilde opinión.

Que manía con compararnos a la baja con otros países. Hace un par de semana estuve en Munich y haciendo la ronda obligatoria por las teles, vi varias series americanas correspondientemente dobladas al alemán. En Francia también doblan, el único país que yo haya visitado donde no tienen esa práctica es en Portugal y por cierto, nadie lo pone como ejemplo ¿por que será?. Coincido con alguien que decía que esta bien que haya opciones a verlas dobladas u original subtituladas y hoy casi todas las cadenas te dan esa posibilidad.

Con tal de que (entre otros horrores) empezaran a traducir "sensible", "ingenuity" y "articulate" por "sensato", "ingenio" y "elocuente", como primer paso ya estaría bien...

Creo que hay muchos que tienen algo mal entendido: ver las series y películas en VO (esto es, en inglés en su mayoría) no implica que uno sepa hablar inglés por arte de magia en dos meses (o los que sean). La VO es una forma de apoyo para mejorar un idioma, pero solamente eso, no va a sustituir horas de estudio y de aprendizaje, estancias en el extranjero, conversaciones con hablantes nativos, entre otros. Me parece que en nuestro país tendemos demasiado pronto a echar la culpa a los demás (¡muerte a los traductores/dobladores!), antes de darnos cuenta de que, a lo mejor, nos da pereza abrir un libro de gramática inglesa, o que preferimos escuchar la radio en español en lugar de oír un poco las noticias extranjeras...

Y si se trata del inglés, el francés, el italiano, por poner ejemplos de lenguas que más o menos estén a nuestro alcance, todavía, pero cuando llegue la hora de ver algo en alemán, a ver quién es el guapo que se traga la versión original sin doblaje ni subtítulos sin estudiar antes unos 5 o 6 años de idioma, tirando por lo bajini.

Me divierten sobremanera los problemas surgidos al doblaje por la extensión del uso del español en series y películas americanas. ¿Mi momento favorito? Película Election. Clase de francés en un instituto americano. Profesora que habla en perfecto francés. Pared del fondo: Bien visibles, una bandera de España y otra de México. El doblaje español aumenta la importancia de la enseñanza del idioma francés sobre el español. Con un par.

No estoy en absoluto de acuerdo con que haya que traducir las referencias culturales para que el resultado en el espectador sea el mismo.


El espectador, si es adulto, debe saber que esta viendo un producto extranjero adaptado, y que como tal, es posible que a veces no se entienda sin información adicional que EL PROPIO ESPECTADOR tendrá que buscar o preguntar, si es que le importa algo.


La alternativa es tratar de estúpido al televidente, porque será para el estúpido o ignorante para quien se estará hablando, y de paso se estará castigando al que sí sabe algo o mucho de esa cultura extranjera.


Por culpa de ese paternalismo para estúpidos, en Futurama terminamos con que el libro "La hoguera de las vanidades" convertido en la biografía de Tamara (!). Porque a los traductores, que sí sabían (espero), les resultó impensable que un espectador español supiera qué podía significar su mención. El resultado, claro, es bochornoso y, por ello, carente de gracia: misión INcumplida.


Y ya que estamos, que yo sepa, lo del Mardi Gras es al revés: si enseñan las tetas, se les regala un collar. De otro modo no se podría sacar la conclusión inmediata de lo muy "slut" que ha sido la chica la noche anterior a la vista de la cantidad de collares de la mañana siguiente (porque si le dan el collar por anticipado y luego ella no las enseña, el collar no se devolvería necesariamente, ¿no?)

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal