Sherlockeando

Por: | 11 de enero de 2012

Sherlock

En 2007 HBO produjo la película (para televisión) Stuart, a life backwards. En la misma (una auténtica maravilla) muchos críticos estadounidenses profetizaron la llegada de dos auténticos pesos pesados de la interpretación: Tom Hardy y Bennedict Cumberbatch. El primero, Hardy, era un prodigio físico que –paradójicamente- era capaz de ofrecer unos registros emocionales apabullantes; el segundo, Cumberbatch, era un tipo con cara de interrogante, uno de esos hombres de los que nunca se sabe muy bien qué están pensando y que no solo aguantan la mirada del espectador sino que se la devuelven. En realidad, los críticos ingleses ya conocían al actor por su precioso retrato del científico Stephen Hawking (Hawking) en 2004, pero –ya se sabe- hasta que uno no cruza el charco parece que no existe… o algo parecido.

 

Los que atisbaron el –futuro- triunfo de esos dos milagros con patas no se equivocaron ni un apice y en 2011 ambos son ya actores consagrados. Hardy atacó con Warrior (inédita en España, la película-bofetón de 2011) y ya ha rodado la tercera entrega del Batman de Nolan, donde interpreta a Bane, un villano con la titánica tarea de hacer olvidar al Joker. Su colega, Cumberbatch, ha firmado El topo, puesto la voz –por partida doble- para El hobbit, prepara el nuevo Star Trek y acaba de estrenar con Spielberg (Caballo de guerra).

Sin embargo, Cumberbatch ha tenido tiempo de parar su ajetreada carrera cinematográfica para rodar la segunda entrega de la serie que le ha granjeado fama y fortuna entre los teleadictos: Sherlock

Ya con la primera temporada, esta serie de la BBC (¿y de quién iba a a ser?) creada por Mark Gatiss y Steven Moffat levantó el aplauso de los fans y de los expertos en esto de la caja tonta. La revisión del personaje creado por Sir Arthur Conan Doyle, modernizado de forma ejemplar sin dejar de lado las constantes vitales del personaje, fue un exitazo y el rostro de Benedict Cumberbatch ha tenido mucho que ver con ello.

Sherlock trae el legendario detective hasta el s.XXI. Espigado y repelente, no fuma en pipa (aunque se permite algún cigarro ocasional), toca el violín, abusa de su móvil (y especialmente de los sms) y es tan asexuado como el bueno de Sheldon Cooper, con el que también comparte su absoluta indiferencia hacía las convenciones sociales. Se aburre fácilmente, viste con clase pero más por una cuestión de comodidad que por otros factores. Su mejor (y único) amigo es el doctor Watson y sólo le interesa una cosa: los retos, en forma de casos -a primera vista- imposibles.

 

En la primera temporada, y con la ayuda de Martin Freeman (otro pedazo de actor, que interpreta a Watson) se sentaron las bases para una narración viva, enérgica, que vive –básicamente- en la química de la pareja protagonista. Diálogos pulidos (marca de la casa), dirección más funcional que de virguerías y –sobre todo- una espléndida traslación del universo de Conan Doyle a los códigos contemporáneos usando la tecnología como máquina del tiempo.

Fueron tres episodios, dos de ellos memorables, con un villano discutible (aún hay que ver si ese Moriarty -interpretado por Andrew Scott- puede estar a la altura del reto o tiene que tirar de histrionismo cada vez que se encuentre con Sherlock) y el goce de contemplar a Cumberbatch, ese tipo de mirada jeroglífica que se mueve como una gacela con prisas. Esa criatura insolente de ojos pequeños y cuerpo de bailarín es el corazón y las venas de la serie: pocos rostros son capaces de acumular tanta tensión con un simple guiño o de resultar tan seductores sin perder ni una gota de excentricidad.

 

La segunda temporada parece –a todas luces- mejor. El primer episodio (del que hablamos hoy aquí) es magnífico, con un guión brillante y la impresión de que probado el vehículo ha llegado el momento de darle al acelerador. Así que retomando la acción donde la dejamos al final de la primera entrega, Sherlock y Watson vuelven a su rutina diaria de casos absurdos (magnífico el montaje de clientes imposibles a los que cabe estar atento porque desvelan pistas importantes) hasta darse de narices con un cliente con galones. El ritmazo del capítulo, la impresionante complicidad entre el detective y su ayudante, la gran cantidad de guiños a Doyle (desde el contador del blog de Watson parado en 1895 –año en el que el escritor decidió cargarse a Holmes- a esa foto donde el sabueso luce la gorra que le inmortalizó), la aparición del personaje que podría romper esa anemia emocional de Sherlock  y –especialmente- la utilización del humor como desengrasante de la trama convierten esta segunda temporada en un banquete para los sentidos.

Sherlock es una de esas series que serán recordadas muchos años después de que finalicen y nosotros tenemos la suerte de estar viviéndola en vivo y en directo. Solo cabe pedirle a Cumberbacth que no se deje deslumbrar por los focos y las alfombras rojas y vuelva al detective siempre que el material valga la pena.

No podemos acabar este post sin hablar de Steven Moffat (el guionista responsable de la resurrección del Dr.Who y del Tintín de Spielberg) que le ha insuflado aire a la serie, le ha hecho coger músculo y la ha puesto a correr como si la persiguieran una horda de caníbales. Pocos proyectos catódicos cuentan con un showrunner tan brillante y arrojado como Moffat y esperemos que el hombre no se aburra ni quiera dedicarse a otros asuntos. Sería una auténtica jodienda (con perdón).

Por si acaso, la tercera temporada parece ya confirmada, así que nos queda diversión para rato. De momento la segunda temporada de Sherlock se estrena mañana en nuestro país: TNT, dial 24 de Canal +, a las 22.15.

Buen provecho

Hay 56 Comentarios

Los dos salen en Tinker, Taylor, Soldier, Spy.

Se escribe finalicen, no finalizen. Es vergonzoso.

Estoy de acuerdo: Tom Hardy y Bennedict Cumberbatch, dos grandísimos actores. A Hardy no hay quien lo pare en el cine en estos momentos de lo cual nos alegramos!

De los tres primeros episodios, efectivamente, dos son digno de Sherlock pero hay uno, ahora no sé si el segundo o tercero (hablo de memoria), donde Sherlock se enfrenta a un tío pelele, mediocre, en el que el guionista alarga y alarga intentando hacer el más difícil todavía y termina por cansar y por vérsele más de la cuenta el andamiaje( vamos, que uno no puede creerse que Sherlock necesite tanta energía para tan poca cosa) .No sé si Toni García se refiere a este en particular, no considerándolo del todo memorable.Para mí fue ese el más decepcionante.La serie en sí está muy lograda, la ambientación y la música, ese punto de acción, dan en el clavo, en las descripciones deductivas sin embargo Sir Sherlock va con demasiadas prisas ( todo muy tecno), pero aun así consigue cierto misterio y enganche( aunque mucho se le debe al personaje en sí).Espero que en la segunda temporada hayan afilado un poco más el lápiz( por ejemplo se hayan releído la obra maestra Estudio en escarlata) y los "efectos" cocainómanos no le lleguen al espectador antes que al mismísimo Sherlock. Ah, y por supuesto que tampoco olviden que antes lo fue Basil Rathbone.Larga vida a Sherlock.

Si al final con esto de los blogs se trata de informar, no estará de más decir que Sherlock también se estrena mañana, día 12, en Antena 3.
Si mal no recuerdo, en TNT se estrena la segunda temporada y en Antena 3 la primera, así pues quien no la haya visto que se pase por el abierto (la serie vale muy mucho la pena) y quién esté esperando la segunda temporada que haga caso a Toni García y se pase por TNT.

...tres episodios, dos de ellos memorables...

¿De qué episodios habláis?
No nos dejéis vuestras impresiones a medias porque no es momento de ir dejando las cosas sobreentendidas.
Saludos.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal