La madre del cordero

Por: | 21 de marzo de 2013

Batesmotel

A priori Bates motel era una apuesta sumamente arriesgada y los precedentes así lo indicaban. El último precedente fue aquella ridiculez dirigida por Gus Van Sant que consistía en calcar plano a plano Psicosis con la ayuda de dos actores tan planos (o directamente malos) como Vince Vaughn y Anne Heche. El problema de trastear con un personaje tan icónico como Norman Bates en 2013 es en realidad un cuchillo de doble filo: uno, el desconocimiento que las nuevas generaciones de televidentes tienen del personaje original; el otro es la dimensión que Bates tiene para los cinéfilos de todo el mundo. Tratar de encontrar el balance entre ambos mundos es la clave para que una serie como Bates motel funcione.

Efectivamente, y visto el primer capítulo, la serie tiene su aquel aunque –básicamente- se olvide un poco de la obra original (por mucho plano calcado y mucha cortina de la ducha que se empeñen en mostrar) para buscar un acercamiento algo más radical, con más esqueleto de horror que de cualquier otro género aunque con un pie en el drama (obligatorio si uno tiene en el reparto a un tipo como Freddie Highmore) y el meñique en el thriller. Así, la serie puede verse perfectamente sin haber visto Psicosis y es igualmente disfrutable para los que rindan pleitesía a Hitchcock. Este hecho es por sí mismo meritorio, acostumbrados como estamos a la apología de la simpleza normalmente plasmada en personajes con el volumen que un papel de fumar.

 

En Bates motel hay –desde el principio- una voluntad de enfrentamiento con el espectador, que incluye una violación, un asesinato y un esbozo del que sin duda será un proceso de acoso y derribo contra un adolescente. Esa especie de misión que consiste en dotar de códigos adultos a un producto televisivo aparece de cuando en cuando en la pequeña pantalla pero últimamente parece una plaga (con acepción positiva, que quede claro) con series como Hannibal, Top of the lake o House of cards. Son series que no rehúyen la complejidad aunque a veces tengan que ceder en determinados aspectos (en el caso de Bates motel, la trilladísima trama de instituto con el pobre Norman tratando de encontrar su camino entre efluvios adolescentes) porque no todo el monte es orégano.

Se agradece además eso que los anglosajones llaman production values y que agrupa todo aquello que actúa como envoltorio del producto en si mismo. En ese sentido la fotografía de Tom Yatsko (que ya hizo un magnífico trabajo con la textura de series como Alias o Touch) y el diseño de producción de Mark S. Freeborn son de auténtico lujo. Freeborn, que es un señor cuyo nombre no aparece nunca en los papeles, es el tipo al que series como Millenium o Breaking bad deben su look y en Bates motel demuestra que sabe exactamente el aspecto que debe tener el establecimiento para resultar asfixiante. El remate es un vestuario que juega a dos bandas: por un lado ese aspecto sesentero de los protagonistas y especialmente el de la señora Bates, una especie de revisitación del ama de casa de toda la vida, y por otro el del resto del pueblo, especialmente el de las adolescentes que rodean a Norman. Es una forma (quizás no demasiado sutil pero absolutamente efectiva) de señalar el camino que separa a madre e hijo de una sociedad que les lleva algunos años de ventaja.

 

El gran activo de la serie y lo que hemos dejado para el final es Vera Farmiga. La actriz (que ya demostró en Infiltrados – de Martin Scorsese- que era una auténtica bestia) clava al suelo el personaje más complejo de Bates motel, esa madre dominante, ruda en ocasiones, cuya vena psicópata se intuye en ese tono calmo al que siguen explosiones de ira (siempre de baja intensidad gestual pero rotundas en lenguaje) y que considera a su hijo una especie de caja fuerte cuya combinación está solo en sus manos (las de ella). Farmiga es el alma de la serie, el factor que demuestra que la apuesta es seria y que los productores creen en un reparto sólido como base del éxito.

Sin embargo –siempre hay peros- la cuesta abajo por la que va a despeñarse la familia Bates puede resultar demasiado indigesta para el espectador por una razón muy simple: va a ser complicado empatizar con alguien de un modo razonable. Norma tiene un punto demoníaco; Norman tiene un punto lelo; los del pueblo son una plaga. Solo el sheriff parece un personaje querible pero su rol se antoja excesivamente secundario. De esa conexión con el respetable va a depender la suerte de Bates motel, que –de momento- es una serie con muy buen aspecto. Veremos.

Hay 5 Comentarios

También la hemos visto, la audiencia no ha ido mal, pero habrá que ver. Os dejamos otra crítica
http://www.elsolitariodeprovidence.com/2013/03/bates-motel-episodio-1x01-la-critica.html

Yo me guardaría mucho de hacer remakes, precuelas o secuelas de auténticas obras maestras porque siempre acabas quedando en evidencia.
Lo mejor que puede hacer esta serie es huir, lo que pueda, de la original.
Esto también va por la madre del otro cordero, el de los silencios.
´
http://planetamancha.blogspot.com.es/

¿esta ambientada en la actualidad? para ser fiel a los personajes originales deberia ambientarse en los años 30 o 40....

La verdad es que pinta bien la serie, habrá que darle una oportunidad.

Vera Farmiga es una crack, en Up in the Air estaba genial interpretando al personaje de una manera muy natural. En La Huérfana daba un tour de force muy digno, y era lo único que se salvaba de El niño con el pijama de rayas

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal