¿De verdad todavía queremos conocer a la mujer de Ted Mosby?

Por: | 17 de mayo de 2013

Comoconoci

El límite entre lo romántico y lo moñas es dramáticamente sutil. De hecho, el mismo detalle puede pasar de enamorar a resultar pasteloso hasta la indigestión según el contexto, la persona, el momento y una larga lista de etcétera. Bien lo sabe Ted Mosby, soñador soltero y enamoradizo, protagonista de la serie Cómo conocí a vuestra madre, que lleva años cruzando una y otra vez la frontera. Robar por amor una trompa azul expuesta en un restaurante: bien. Decirle “te quiero” a una chica que acabas de conocer: mal. Organizar una cita de tres minutos para conquistar a tu doctora: bien (¿o mal?). Obligar a la mujer que amas y que quiere renunciar a su boda para huir contigo a disculparse primero con su exprometido: mal, mal y mal.

Y así, capítulo tras capítulo. “Chicos, os voy a contar la historia de cómo conocí a vuestra madre”, le suelta el Ted de 2030 a sus hijos en la frase que da comienzo e hilo conductor a la serie. Y que se ha revelado una auténtica trampa: los pobres jóvenes llevan ocho años anclados al mismo sofá conociéndose al dedillo todas las relaciones, euforias, borracheras y depresiones de su padre pero sin saber apenas nada del encuentro con su progenitora. De acuerdo, la madre llevaba un paraguas amarillo. Y sí, era compañera de piso de una chica con la que Ted salió. Pero, ¿cómo demonios se conocieron?

 

Por fin, el último capítulo de la octava temporada dio un gran (bueno, tras ocho años...) paso adelante: desveló la cara de la futura pareja de Mosby. Enseguida la serie pasó a ser trending topic mundial en Twitter, medios de todo el mundo publicaron la noticia con foto incluida (e insultos de cuantos se tragaron el spoiler) y la emisora de la serie, CBS, ha lanzado una campaña llamada #wemetthemother [hemos encontrado a la madre]. Aunque, un momento. ¿En serio? ¿A estas alturas de verdad importa todavía quién es la (des)afortunada?

¿Sí? ¿No? “¡Sí! ¡No¡ Tesssssoro”, diría Gollum. Definitivamente no, sostienen los exfans, que han pasado de preguntarse quién sería el gran amor del buen arquitecto a querer saber solo cuándo terminará esta agonía. Por cierto, el final empezará este otoño, con la confirmada y última novena temporada, cuyos eventos se desarrollarán todos a lo largo de un solo fin de semana.

 

Los datos de audiencia muestran sin embargo que la serie ha aguantado relativamente bien el paso del tiempo, oscilando entre los ocho y los nueve millones de espectadores en EE UU. Aunque otra cosa es saber si ese público sigue allí por entusiasmo o por inercia. En realidad, basta con un experimento. Pregúntenle a cualquiera que vea o haya visto la serie: soltará un cóctel de bostezos, “qué pesados son” y “¿todavía sigue?”, aliñado por algún suspiro y algún “ya no es lo que era”.

Difícil llevarles la contraria, a partir de los personajes. El divertido ligón Barney, clave del éxito de las primeras temporadas, es ahora un novio fiel y, digámoslo, aburrido. La intrigante Robin ha pasado a ser una neurótica sin personalidad. Y la surrealista pareja compuesta por Lilly y Marshall, cuyas peleas y paces suscitaban gracia y afecto en el espectador, se ha convertido en un matrimonio normal y corriente que no sale, cuida de su hijo y habla en primera persona del plural. 

 
Y luego está Ted. “Esta es la historia de cómo pasé de ser un chico romántico y atractivo con el que toda mujer se casaría a un melancólico resignado que le pide respuestas al destino”, debería haberles avisado Mosby a sus hijos. Tras esparcir demasiada miel por el mundo, volver a ligar con la práctica totalidad de sus exnovias y seguir atrapado detrás de su primer gran amor, Robin Scherbatsky –¿y si al final la chica fuera ella? Ha aparecido la madre de sus hijos, pero no tiene por qué ser también su pareja-, Ted ha convertido su entusiasta caza del alma gemela en un paseo a ciegas por una carrera de obstáculos: solo avanza despacio, y a tropezones.

Ted
Despacio ha avanzado en general toda la serie. Las primeras temporadas mezclaban pasos adelante en la trama con capítulos más anecdóticos, pero todo parecía confluir hacia el desenlace. Cada nueva aventura era una etapa más del viaje rumbo a la chica ideal. Hasta que el tren se paró y allí estuvo años, cogiendo polvo y oxidándose. De acuerdo, Juego de Tronos lleva tres temporadas y el maldito invierno sigue sin llegar pero al menos hay tensión, diálogos brillantes, muertes y amenazas. Nadie pide que explote el MacLaren’s pub o que Ranjit sea en realidad el padre de Robin, pero sí algo, algún evento reseñable que no sea el regreso del Capitán o Marshall atrapado en el tejado de su casa.

Ay, cuánta melancolía. Ni que fuéramos Ted Mosby. Año tras año, la serie que muchos compararon con Friends ha perdido su brillo, su humor, su romanticismo y sus protagonistas: en definitiva, su esencia. Un desastre, vamos. Así que, antes de aplazar la respuesta y hacerles a los lectores un Cómo conocí a vuestra madre, ya se puede contestar: no, a estar alturas ya carece de sentido saber quién es la pareja de Ted.

Mosby
Sin embargo, hay veces –pocas, eh- en las que la antigua chispa se asoma, como si estuviera escondida por algún lado, bajo una capa de más de lo mismo. Hay diálogos, hay momentos, hay guiños que le hacen a uno pensar: ¿Y si volviera? ¿Y si de repente los guionistas recuperaran un rumbo perdido hace ya demasiado? Aunque no son más que destellos de esperanza, que se apagan con el siguiente capítulo. Es, por decirlo a la Mosby, como esos amores que han terminado y en los que cuesta aceptarlo y entender que la emoción del principio ya no existe. Mejor dejarlo, entonces. Mejor no ver siquiera la novena temporada.

Y aun así muchos la seguirán. A lo mejor negándolo. A lo mejor para no tener la sensación de haber desperdiciado tantas horas. Tal vez por solidaridad con los hijos sentados en el sofá. O quizás simplemente porque, aunque ya no importa en absoluto quién es la madre, quieren que la historia del pobre Ted termine, y bien. Así de romántico. Así de moñas.

Hay 74 Comentarios

Yo espero grandes cosas para la novena temporada, porque para mal o para bien, confío en esto último, tendrá que ser totalmente distinta a todas las vistas hasta la fecha. Y eso creo que le sentará muy bien. Tendremos que esperar, por suerte, sólo hasta después del verano. En cuanto a la madre, a mí me convence, me parece adorable. Y me alegro de que hayan apostado por un rostro casi desconocido. La chica no tiene mucho currículum en cine y televisión, pero como actriz de musicales en Broadway sí tiene bastante nombre. Mis impresiones sobre la temporada en general y el MOMENTAZO en particular, en http://elcadillacnegro.com/2013/05/15/como-conoci-a-vuestra-madre-un-billete-a-farhampton/ , con su permiso y por si a alguien le interesa. ¡Un saludo!

@ RAUL (se escribe Raúl): ¡¡Pero qué dice este hombre!! ¿cómo puede decir que se dice "porqué" y quedarse tan ancho? el "porque" es de "porque yo quiero" y la sílaba tónica es la primera (por), pero si dices "por qué", cuya sílaba tónica es la segunda (qué), TIENES OBLIGATORIAMENTE QUE SEPARAR EN DOS PALABRAS ESA EXPRESIÓN, o al menos así lo recoge la ortografía básica española. Repasemos la primaria antes de hablar de estas cosas. Muchas Gracias.

Me hace mucha gracia que alguien hable de alargar una serie y para ello escriba un texto de (nada más y nada menos) 11 párrafos....

Ahí lo dejo

Pues a mí me parece una de las mejores sitcoms que se han hecho desde Friends. Está claro que no se trata del mismo tipo de serie, y compararlas sería un error, pero por mucho que los críticos se quejen con la serie, lo que vale es la audiencia. Y ahí sus cifras son MUY BUENAS. Además hay giros de guión inesperados pero que muchas veces en capítulos anteriores te dan señales que pueden dar a entender dónde acabará la historia. Sin duda, al menos para mí, merecerá la pena "perder el tiempo" viendo las 9 temporadas una y otra vez. Y sé que las temporadas 4, 5 y 6 son las menos fuertes, pero siguen siendo ENORMES y los guiones son buenos en todas las temporadas. El guión es perfecto y los actores hacen MUY bien su trabajo. Aunque esto es una opinión personal.

Si que estiran la serie pero aun resulta entrenida

En primer lugar, se escribe: "pero no tiene porqué ser también su pareja", en lugar de "por qué".
En segundo lugar, afortunados son los yankees y los habitantes de otros países donde pueden ver series de televisión de forma ordenada. Aquí, en España, los canales "secundarios", suelen poner los capítulos mezclados, repetidos, cambiando los horarios, interrumpiendo a los actores en mitad de una frase o en mitad de una palabra para pasar a interminables minutos de publicidad y, así, hasta el cansancio.
Atentamente.

He de decirte Tommaso q a mí lo q se me ha hecho larguísimo ha sido tu artículo, no veía el momento de acabarlo, practicamente te columpias en casi todo lo que dices y desde luego te sobran como poco los tres o cuatro ultimos parrafos, la serie ha perdido algo pero aún tiene gracia y sigue siendo de lo mejor que hay hoy en día en la parrilla, por tanto vale la pena que la alarguen....

Hay que entender que es un análisis subjetivo y como tal, se puede respetar. Empecé a ver la serie hace tiempo, tampoco me entusiasmaba pero poco a poco le iba cogiendo el gusto. Después de ver que no iba a ningún lado, que la madre sólo era una mención, me aburrí y dejé de verla hasta ahora que ha recuperado en gran parte su esencia. Esos giros en el guión (Robin y Barney, Lily y Marshall) le han dado otro punto de vista, el tiempo ha pasado y los personajes han madurado (¿alguien pretendía que Barney no dejase de ligar con todo lo viviente?).
En cuanto a eso de: "aunque ya no importa en absoluto quién es la madre" me parece que le falta un ME. Explicación. Estamos ante un análisis subjetivo y parcial de algo, no podemos pretender entonces que de nuestro gusto salga un universal. Es la opinión del autor, perfecto; pero no vale para todos.

Yo sólo espero que no la caguen tanto, TANTÍSIMO, como la pobre serie Héores, que empezó tan, tan, tan bien....

Con esta serie pasa como con "El mentalista". Ya empieza a cansar John, el rojo.

La serie ha sido de lo mejorcito de los últimos años pero estas últimas temporadas, excepto capítulos sueltos, está siendo un blufff.... ¿No estáis cansados ya del tema de Robin?? Tío, déjalo ya! En mi opinión se están pasando con este tema desde hace ya muchos, muchísimos capítulos.
Por otro lado, quería preguntaros una duda que me corroe. Yo estoy segurísima de haber escuchado en el capítulo que presentaban a Don (exnovio de Robin, compañero de curro que luego se fue a Chicago) como "...and that is how she met your uncle Don...". ¿A nadie más le suena haber visto eso? Porque de ser así y no haberlo soñado, a estas alturas de la vida ¿cómo van a hacer para que acaben juntos?

No estoy de acuerdo con el análisis. De acuerdo, soy fan de esta serie desde que la descubri una tarde cuando pasaba desapercibida entre la parrilla de LaSexta, pero a día de hoy, ha recuperado parte de su interés.

El motivo? Fácil, con las prisas por cerrar la serie se podían dar 2 casos: o que esta terminara por acabar de una forma bizarra y sin sentido, o que todo cuadrara perfectamente. Y a mí me parece que los productores ya tenían en mente este final hace ya 7 temporadas.

Sí, es cierto que la han alargado más de lo que debieran (sobran la mitad de la 5º, 6º , 7º y primera mitad de la 8º temporada), pero aun así, la pareja Robin y Barney dan más juego que en su primera unión; Marshall sigue siendo el bonachón de siempre y Lily una absurda consejera que pone cordura en el grupo.

Y un punto: quizás la consideremos la heredera de Friends por las similitudes, pero son 2 series dificilmente catalogables a pesar de ser sitcoms que narran las aventuras de un grupo de amigos. Si Friends no hubiera existido, nadie hubiera dado un duro por conocer a la madre de Ted Mosby; y si la HIMYM fuera un argumento lineal, no hubiera pasado de la 2º temporada.

Además, ¿cómo tenéis el valor para decir que esta serie es demasiado larga y mientras tanto seguir ensalzando la eterna Friends (10 temporadas!!)?

En fin, aquí un fan al que han despertado de nuevo el interés :)

Yo ya me aburrí de ver la serie... me parece ya rizar el rizo demasiado con lo de la mujer de Ted Mosby y por eso dejé de verla.

Cada capítulo que veía era peor que el anterior...

Tanto Ted, o como se llame, como el actor que lo interpreta son insoportables. Ñona no es ajustado. En este momento me recorre la espalda un escalofrío solo de pensar en el personaje masculino que se casa y hace aspavientos. Y en el actor que lo interpreta. Sin obviar que el imbécil encontrará a su esposa en en institución benéfica. ¿Es así no?

Nos encantaría que siguiesen con la serie...sigue siendo de nuestras favoritas :)

http://monasdeseda.com

Podías ver la serie entera para hacer este articulo, y no creo que nadie esperara a ver que Robin era la madre porque desde la temporada dos, Ted siempre se refiere a ella como la tia de los niños. ¿Diálogos brillantes? los tienes a paladas. No importa, cuando Juego de tronos llegue a la quinta temporada y la cierren, podrás hacer un articulo igualito que este

Guión agotado en estas últimas temporadas, la 8ª está siendo decepcionante. No sé si es cuestión de cambiar la fórmula (en Friends, por ejemplo, que con el paso del tiempo va incluso ganando, les aguantó) o el equipo de guinistas...

La octava temporada e sun relleno constante, podríamos haber pasado de la séptima al último capítulo de la 8ª y no hubiera pasado nada...

Bueno, tampoco creo que el objetivo de la serie solamente sea conocer a la madre de los hijos... aunque la historia avance poco, cada capítulo es muy bueno de manera aislada, y en eso consiste, en verlos y entretenerse.

A mi Ted ya es el que menos me interesa de toda la serie. Su obsesión de casarse y de hacerlo con la mujeres perfecta raya el problema psiquiátrico. Menos mal que están los demás personajes. Aún así lo sigo viendo a gusto.

No compares esto con Friends porque saldrían perdiendo estos en todo.

pues los que estamos enganchados lo vemos ya como un: "venga coño!" deseando que termine, aunque en mi opinión lo que ha sobrado han sido 8 capítulos por temporada aprox.

típica crítica a una serie que lleva años en televión. Hace años, si el periodista hablase de Friends, habría dicho lo mismo: "chenler" y "mónica" = pareja aburrida. "Jogui" ligón que siempre hace las mismas gracias; Jennifer Aniston, neurótica... bla bla bla.

Totalmente de acurdo!! Han estirado demasiado la historia. Esta última temporada (y alguna más) se las podían haber ahorrado.

http://areaestudiantis.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.