Sin el final que Dexter se merecía

Por: | 24 de septiembre de 2013

Dexter

Esta entrada contiene detalles del final de la serie

Ocho temporadas después, llegó la despedida de Dexter, la serie. Dexter, el personaje, se marchó hace cuatro entregas. Es la única explicación posible al deambular que ha llevado desde que Trinity dejó una huella imborrable (o eso parecía) en su vida. Una gran tormenta desencadena un final que no estuvo a la altura del Dexter del comienzo, pero sí del Dexter del final. Este no era nuestro Dexter. Este no era nuestro final.

El domingo, mientras que buena parte del mundo seriéfilo seguía la gala de entrega de los premios Emmy, AMC emitía el penúltimo capítulo de Breaking Bad (qué poco queda, maldita sea) y Showtime daba carpetazo, por fin, a la serie protagonizada por el asesino en serie al que da vida Michael C. Hall (y que en España se pudo ver el mismo lunes en Fox). Showtime decidió adelantar al verano la última temporada de la serie y, sin querer, dejar todavía más en evidencia la mediocridad de la entrega final. Es imposible competir con el poderío, el cuidado y la maravilla que están haciendo los responsables de Breaking Bad. Y Dexter no pretendía entrar en esa competición. Pero la comparación está ahí. Y duele.

Los últimos capítulos de la serie protagonizada por Walter White no dan respiro, nos tienen con el corazón en un puño. La tensión es máxima. Desde el minuto uno de cada capítulo. En Dexter nos daba igual adelantar escenas o ver el episodio acelerado. Solo queríamos que acabara ya. En ningún momento se ha notado que era una última temporada. Le ha faltado tensión, emoción.

Hubo un tiempo en que Dexter (la serie) fue grande. Cuando Dexter (el personaje) no tenía sentimientos, cuando no sabía cómo comportarse ante Rita y ante los demás, cuando eso de la paternidad le aterraba. Pero llegó Trinity y, con una temporada magnífica y un final impactante, mató a ese Dexter, el que nos gustaba. ¿Recordáis ese escalofrío al escuchar "Hello, Dexter Morgan"?

 

ÚLTIMO AVISO: SI NO HAS VISTO EL FINAL, NO SIGAS LEYENDO

La octava temporada (¿qué necesidad había de llegar hasta la octava? ¿No podíamos haberlo dejado en cinco, y todos tan contentos?) introdujo el personaje de la doctora Evelyn Vogel (Charlotte Rampling) que tanto prometía en el primer capítulo y que terminó desaprovechándose. El nulo desarrollo de los personajes secundarios ha sido uno de los grandes lastres de la serie, y en esta temporada no podía ser menos. De repente aparecía una hija de Masuka... y la historia ha quedado en nada. De hecho, en el último capítulo ni se ha mencionado el tema. Batista ha brillado por su ausencia. Quinn es uno de los personajes más tontos que hay en la televisión.

Y tras una temporada cuesta abajo, llegó el final. Había muchas opciones para ese final, pero parece que los guionistas han optado por la salida fácil. Un final que primero resuelve el futuro (claramente incierto) del pequeño Harrison, que se va a Argentina a vivir con Hannah, una asesina en caza y captura. También hay un final para Debra, que paga por los pecados de su hermano. Por último, tenemos a Dexter yendo hacia la tormenta que se acerca a Miami. Sin que se haya encontrado el cuerpo, la lógica nos dice que ha sobrevivido. Y eso es lo que nos muestran en un epílogo que llega tras un fundido a negro. Un salto indefinido en el tiempo y en el espacio nos traslada al futuro de Dexter: el experto en sangre de la policía de Miami reconvertido en ermitaño leñador. Y su inquietante mirada a la cámara.

¿En serio? ¿Este era el final que Dexter merecía? No lo creo. Es un final que el Dexter asesino de las primeras temporadas no podría sostener (¿ha desaparecido el instinto asesino repentinamente?). Le deja cumpliendo penitencia en una especie de purgatorio que no inclina la balanza ni para un lado ni para otro. Por otra parte, esa mirada final puede estar diciendo que nada ha cambiado para él...

Da rabia. De Dexter esperábamos más. Estirar demasiado la historia ha terminado por hacer que nos diera igual que terminara. Los fans ya pueden respirar aliviados. Dexter ha terminado. Descanse en paz. O no.

Adiós, Dexter Morgan.

Dexter2

Hay 92 Comentarios

Perdonad por el "a cambiado", ya está corregido. Mil perdones por la errata

Gracias a la liga de las "señoritas Rottenmeier" velando por las buenas costumbres ortográficas y por dejar muy claro que la 3ª persona del singular del pretérito imperfecto de indicativo del verbo "cambiar" es: "ha cambiado" y no "a cambiado". Ya tenéis aprobado 5º de E.G.B. Felicidades. Qué coñazo!!

El último plano, con "su inquietante mirada a la cámara" y SIN voz en off, es la prueba de muerte del dark passenger.

Final acorde con el nivel de las últimas temporadas

Pues a mi me ha parecido un final bastante digno, me explico:

1. Era muy improbable que a un autentico depredador lo matará un asesino de pacotilla como el hijo de la doctora Vogel.
2. Sublime como Dexter lo mata en medio de la comisaria
3. Alguien tenia que pagar por Dexter para que su personaje no pierda la esencia de lo que realmente es.
4. Impresionante que Harrelson se quede con Hanna, le añade mas carne al próximo killer pues tendrá mas conocimientos para matar.
5. Nos deja la puerta abierta para un regreso con múltiples tramas.

Para mi ha sido casi perfecto

Pues a pesar de que las últimas temporadas efectivamente iban cuesta abajo, a mi el final me reconcilió con la serie. Una cárcer o una muerte para Dexter no es suficiente sufrimiento para pagar por sus pecados. Todo vuelve al comienzo. Su hermana muere en sus manos, por su culpa y por ello debe acabar en el fondo del mar como el resto de sus víctimas y él, muere también en ese momento para el mundo. Muere su pasajero oscuro. Muere su voz en off. Y decide alejarse de todo lo que le une a la tierra. El mayor castigo para Dexter es perder lo único que amaba (su hermana, su hijo, su novia). Hasta siempre Dexter y gracias

Dexter al final de la segunda temporada se quedó sin historia y empezó la comedia de situación, en que el autohomenaje era tan común que se convirtió en parodia. En cuanto a Breaking Bad, tuvo un bajón en la tercera que hizo que muchos se desengancharan. Afortunadamente se recondujo en la cuarta y, ver estar al final de la quinta es una delicia. Decisiones, que a veces salen bien, a veces salen mal. Me da que Michael C. Hall, en el caso de Dexter, tuvo demasiado mano y convirtió Dexter en una proyección de sus frustraciones como actor a lo Will Smith. En fin...

Mucha más rabia da que hayas escrito "a cambiado" sin hache.

Como que nada ha cambiado para él? Entonces de qué estamos hablando en toda esta última temporada? TODO ha cambiado para él.. por eso, siguiendo las palabras de Sara, es una profanación del personaje, un absurdo. No tiene sentido después de la transformación que ha sufrido Dexter a lo largo de las últimas temporadas, sobre todo de la última. Es absolutamente incoherente. Vamos, yo al menos no le encuentro sentido alguno.

Muy de acuerdo en todo. En realidad, el final de Dexter para mí ya era lo de menos. Fuese como fuese no iba a salvar la temporada, y “Remember the little monsters?”, en general, ha sido tan arbitrario, antojadizo e inverosímil como el resto de capítulos, así que el único morbo era saber qué fortuna le habían preparado a nuestro protagonista. A estas alturas de serie cualquier conclusión me podía servir, y, sinceramente, aunque habría preferido que se saliera con la suya y hubiese terminado felizmente en Argentina con Hannah y Harrison, o que Deb le hubiese pegado el tiro a él esta vez, o incluso que Batista y Quinn le hubieran metido entre rejas para siempre, ya hasta daba por buena esa inmolación tan moralizante y en el fondo poco dexteriana, pero el pegote de la secuencia final con la barba y la leña termina siendo el colofón que se merecía una temporada nefasta e insignificante, tras el rayo de luz que supuso la séptima. Ha sido una tanda recorrida por caminos que no conducían a ningún sitio, por tramas que si en algún momento amenazaban con llegar a algún punto interesante terminaban cercenadas a golpe de ocurrencia improvisada o empantanadas en la intrascendencia. No ha habido hilo conductor ni rumbo definido, pero sí multitud de cliffhangers de última hora que en el capítulo siguiente revelaban su absoluta inocuidad, en una huida hacia delante sin ton ni son y cuya progresiva pérdida de verosimilitud cada vez fue menos tolerable. Les dejo, por si les interesa y con su permiso, mi análisis de la temporada y de su conclusión, aquí: http://elcadillacnegro.com/2013/09/24/dexter-los-restos-del-naufragio/ .Un saludo.

Entiendo que haya fanses de Dexter, como los hay de Justin Bieber o de Hannah Montana, para gustos se crearon los colores. Pero es una serie que, para explicarlo en pocas palabras, le han sobrado seis temporadas y media por no decir siete. Típico rollo americano, ven que algo triunfa y lo estiran como el chicle, basándose en la base de fanses que han obtenido y no en hacer un guión medianamente decente.

No estoy de acuerdo con la mayor parte de tu crítica. La evolución de Dexter personaje nos gusta, la 3 últimas temporadas son muy buenas, nos han hecho mantener la expectación y las ganas de más en todo momento. Quizá el desarrollo de los personajes secundarios en esta última temporada es lo más flojo. El final no me ha gustado, pero porque no quería que Debra muriera, no porque no me parezca un buen final. Leí una entrevista que le hicieron a Jennifer Carpenter en la temporada 8, cuando todavía no se sabía el final, y ella dijo que el final que le daría a su personaje era la muerte

¡Gracias! Me has leído el pensamiento. Yo también lo encuentro un final decepcionante y lo interpreto como una autocondena en el purgatorio por lo sucedido con Debra. Pero es incoherente porque a estas alturas Dexter ya no puede concebir la vida sin su hijo. Y sin la ventaja que le da trabajar en la policia tampoco podrá seguir asesinando según su código. Este final es una profanación del personaje.

De acuerdo con eduardsan, la serie ha tenido unas últimas temporadas flojitas, pero aún así es muy superior a casi todo lo que se hace ahora. El final es acorde con el personaje, se da cuenta que el trato con él solo conlleva dolor y pena a los que le rodean y por lo tanto finge su muerte y se va a vivir solo a un lugar donde se supone que seguirá siendo el vengador justiciero siguiendo el código de Harry

El futuro de Dexter es exactamente el que él mismo quiere desde el principio. Sin familia, sin amigos, sin sentimientos... Al fingir su muerte puede convertirse en un ermitaño solitario y continuar con los asesinatos sin preocuparse por herir a sus seres queridos.

Está muy mal traído y los acontecimientos se suceden de forma un poco rara (venga voy al hospital y robo una camilla con un paciente xD). Sin embargo, no deja de ser un final coherente con la personalidad del propio Dexter.

"ha cambiado"... por favor... "ha" cambiado. Gracias por cambiarlo...

Por dios! duelen los ojos! ..."nada a cambiado para él"... y ¿os llamáis periodistas?

no estoy deacuerdo, me parece un buen final

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal