El lago del despropósito

Por: | 23 de octubre de 2013

Topofthelake

Solo hay una razón (una sola) para aguantar la interminable Top of the lake: Elisabeth Moss.

Que la actriz era una fuerza de la naturaleza ya había quedado claro en Mad Men, donde robaba escenas a diestro y siniestro. En Top of the lake demuestra que puede encabezar un reparto, aun con un guion delirante y una colección de tópicos (por retorcidos que estos sean) que convierten la palabra ‘insulso’ en un piropo.

Nada de ello se sospecha al abrir la puerta a la serie: el primer episodio es fenomenal, el villano transmite malas (por buenas) vibraciones y la presentación funciona como un reloj. Se pueden intuir meteduras de pata (la obsesión del jefe de policía por su pelo; el malo malísimo del pueblo) pero la narrativa recuerda a la de Atom Egoyan en El dulce porvenir (ese pueblo privado de su futuro) o al de la magnífica Guerreros de antaño, de Lee Tamahori. La localización geográfica (Queenstown) funciona perfectamente como tercera pata del relato y la sombra de Lynch (quién si no) planea por el relato.

Todo un espejismo.

Topofthelake1

Lo primero que hay que decir de Top of the lake, que ha sido comparada hasta la extenuación con Twin peaks, es que sus personajes se esfuerzan por ser extravagantes, singulares: raros.

En la obra de Lynch lo onírico, la singularidad y la extravagancia son algo orgánico y –precisamente por ello- surgen de forma natural. Para el realizador todo surge casi por defecto y sin esfuerzo, no hay subrayados, ni diálogos articulados para que comprendamos lo ‘especiales’ que son los protagonistas de sus fábulas. Simplemente no te cuestionas por qué se comportan de un determinado modo porque, como decía Jessica Rabit, “es que me han dibujado así”. Esa es la gracia de Lynch, como la de aquel Tim Burton primerizo, la creación de mundos con lógica propia que viven de una semántica absolutamente personal. Mundos que no responden a las reglas habituales pero que son coherentes en su articulación interior porque sus creadores son criaturas distintas. El espectador lo percibe de buenas a primeras y esa es la gracia del asunto: no hay ni un milímetro de más en los perfiles porque sus personajes no necesitan ningún empujón.

Top of the lake es el reverso tenebroso de esa idea: la excentricidad es bella. Desde el principio los diálogos son mangueras por donde salen todo tipo de historias pergeñadas simplemente para que nos demos de cuenta de que ‘este pueblo no es normal’. El rol de Holly Hunter (pobre mujer) es la muestra más clara de esa manía de los responsables de la serie de conducir por el lado equivocado, empeñados en darse la gran castaña: le ponen un pelucón, la ponen a soltar memeces y pretenden que el público pique, como si fuera una Zelda Rubinstein de serie B.

Algunos ejemplos:

-Tiéndete aquí y cúrate a ti misma, como un gato.

-¿Te mueres de cáncer? No hay nada raro en ello, morir es natural.

-Tu cuerpo sabe qué hacer, síguele.

Holly

La ridiculez llega a tales extremos que uno llega a pensar que la propia Hunter optó por darle al personaje una vena paródica con la esperanza de salvar algo de terreno. Lamentablemente, en una serie dedicada a la autocontemplación y entregada al hedonismo, lo de un personaje con sentido del humor se antoja imposible.

Luego están los (sobre)saltos narrativos: ahora es verano, ahora otoño, ahora invierno, ahora todo a la vez. Ahora hace dos días que la niña ha desaparecido, ahora hace cuatro meses. Ahora todo el mundo la busca, ahora ya nadie se acuerda de ella. Un capítulo tiene el foco en la llegada de la detective interpretada por Elisabeth Moss y otro no se acuerda ni de que existe. La gran revelación de un episodio es ignorada al siguiente; del (supuesto) thriller se pasa al drama, luego al thriller de vuelta y de allí a la comedia (involuntaria, naturalmente). Parece que el director nunca sabe lo que quiere contar o cómo quiere contarlo.

Los hombres son malos o muy malos (excepto en el caso de un adolescente o el del novio de la protagonista, que – obviamente- sufre de un gran tormento interior) y el pueblo está lleno de tipos raros o muy raros. La revelación del pasado de los protagonistas está hecha de una forma tan chapucera que es risible y el GRAN giro final (a lo Darth Vader) es de chiste. Ni más, ni menos.

 

Cuesta comprender cómo un material a priori tan sabroso puede convertirse en un disparate tan gigantesco. Sin embargo, echando un ojo a los títulos de crédito la respuesta se antoja clara: Jane Campion.

La directora de El piano quiere meter una pie en la tele y casi se queda sin él: su atmósfera enfermiza es tan inofensiva que el bostezo y el aburrimiento tardan poco en llegar dando paso al cabreo a medida que llegamos al –absurdo- desenlace. La realizadora neozelandesa, responsable de tonterías como Holy smoke o En carne viva, confunde medio y mensaje y demuestra no entender cómo funciona la televisión moderna. El tempo de la serie es incomprensible, como si el formato se le atragantara por culpa de un arco dramático que nunca parece encajar en el metraje: algunas tramas sufren de hiperescritura y otras se dejan al azar (esas señoras en pelotas que parecen ejercer de bisagra emocional entre los protagonistas).

Para el recuerdo quedan escenas como la del funeral (con concierto) de uno de los protagonistas, donde uno entiende en su totalidad el concepto “vergüenza ajena”.

Curiosamente, la serie encajó palos tremendos en su estreno en la BBC y críticas benévolas en su debut estadounidense, en el Sundance Channel.

Top of the lake es la demostración de que hay mil maneras de estropear una buena idea y de que es posible utilizarlas todas de golpe. Menos mal que siempre nos quedará la Moss.

Hay 38 Comentarios

Finalmente una buena (y objetiva) crítica. Gracias Ana.

Me ha sorprendido bastante esta crítica porque los argumentos son muy pobres, sin matices, y desprende un odio inusitado. En muchos casos, su crítica se basa más en el insulto que en el análisis constructivo.
No me entiendan mal, respeto que esta serie no le haya gustado, pero me parece que no ha entendido algunas cosas, sobre todo las que tacha de ridículas. Y es normal en cierta forma, que lo que uno no entiende resulte extraño y ajeno.

Cuando dice que "sus personajes se esfuerzan por ser extravagantes, singulares: raros", creo que está equivocado. Sus personajes, en general, son realistas. Personas rudas que conviven en una zona aislada, endogámica, con sus propias leyes. En contraposición, han introducido el personaje de Holly Hunter (el único personaje raro) para crear un contraste con el carácter básico de otros personajes . Esta serie comparte cierta atmósfera con Twin Peaks, pero sus situaciones y personajes no son nada surrealistas, son crudos, frios y realistas. No, no hay humor, eso es cierto. Esta es una serie que trata temas sórdidos, sin humor.

El personaje de Holly Hunter, según esta crítica: "con pelucón y soltando memeces". Yo también creo que no es muy acertado, pero puedo entender el por qué de este personaje y qué función cumple en la serie. Esta mujer, una especie de pope "new age", es la persona a la que todas las mujeres desesperadas acuden a pedir consejo. Es como "la montaña de basura" de Los Fragels. Se supone que es una señora a la que algo le ha hecho click y ha visto la verdad sobre la existencia, que ve más allá... No le importa lo superficial (se ha dejado el pelo crecer y con canas...) Este es un enfoque bastante budista, filosofía que no comparto, pero entiendo que a la autora le preocupa. Le preocupa la enfermedad y la muerte, y la enfoca desde diversos ángulos.

Me parece muy interesante el consejo que le da GJ a la madre de Robin en sus últimos días de vida: "No hay nada raro en ello, morir es natural. Sólo cambian los átomos" filosofía budista en contraste-unión con la nihilista, cuando la madre de Robin le deja un mensaje a su hija. Algo así como "Me voy. Desaparezco. Ya no hay nada más..."

El retrato tanto de hombres como de mujeres es bastante negativo y no deja en buen lugar a la especie humana. Al margen de los personajes protagonistas, que son "normales", los hombres de esta serie son malvados, básicos, violentos, orgullosos... y las mujeres son débiles, cobardes, acuden a ver a GJ. para que resuelva sus problemas en vez de enfrentarse ellas mismas. La lectura más que feminista, es de desprecio por la humanidad en general. Y al final GJ las abandona, sólo pueden salvarse a sí mismas. No hay misticismo que valga. No hay nada. El mensaje final es bastante nihilista.


Este infraser es tonto y no tiene remedio. Igual se piensa que con este tipo de escritos provoca y mola... pero los señores del periódico deberían mandarlo a cagar, por muhco que su papi sea accionario de Prisa o amigo personal de alguien muy importante en el periódico (digo esto porque de lo contrario no me explico como le dejan escribir, imagino que pagarle no le pagarán, claro).
Señores de la dirección del País. Lean ustedes los comentarios cada vez que este tonto de la baba escribe algo. En general el nivel de la pandilla basura que escribe en este blog es muy muy bajo, copian cosas de aquí y de allá, encima muchas veces ni se enteran porque están escritas en inglés... pero lo de esta ameba clama al cielo.
Sobre la serie... una obra de arte, sólamente la fotografía y la localización sería de oscar si fuera cine. Que el personaje de Holly Hunter sobra? Pues quizás no sea el punto más destacable de la serie... pero bueno. El País es en general un buen periódico y te dejan a tí escribir, majete ;)
Guión soberbio, actores impresionantes (claro, el infraser habla de la Moss... como sale en Mad Men, le suena y de la Hunter porque como ha hecho alguna peli... pero del impresionante Peter Mullan ni palabra, y es probablemente el mejor), la fotografía y localización antes mencionada... Cuando se hacen series así se entienden esos comentarios que dicen que la producción para la tele está superando en calidad a lo que se hace para los cines

Flipo con los comentarios. Decir que el artículo está mal escrito es de ahora me enfado y no respiro. Ya quisiéramos muchos escribir así, joder. Cómo está el patio.
Hay series buenas y malas, que pueden y no pueden gustar. Igual que hay música buena y mala y lieratura buena y mala. Hay series buenas con fallos, pero hay series lamentables que defenderlas es delito. Y ahí no hay gustos ni tonterías. Top of the lake es mala tirando a malísima, pero con un personaje como el que interpreta Holly Hunter sólo hay un veredicto: ridícula.

Por primera vez estoy de acuerdo al cien por cien y punto por punto con Quinta Temporada. el personaje de la Hunter es lo más tonto y risible que ha parido la televisión en años. Todo es tan impostado, forzado, ridículo...dios, esa peluca. Ella no es una actriz interpretando, es una tía disfrazada de no sabe qué para carnavales. Qué tontunada de serie y más todavía porque, encima, se toma en serio a sí misma. Pathetic.

Seguimos con el estilo macarra. Me apasiona ver como algunos comparten el analisis del triste artículo de TG, seguro que les encanta Lost o algo "con mucha acción". Y luego son ellos mismos los que sacan sus teorias casposas sobre feminismo y machismo, cuando lo que tenemos aqui es una serie de calidad, nada mas. Venga, todos a ver a la Bigelow y a su propaganda norteamericana. Es que pensar es muy cansativo, mejor entretenerse con unas buenas palomitas

Me apasiona ver lo sensible que están algunas con ciertos temas, el feminismo rancio campa a sus anchas. La serie es plana y llena de momentos curses, lo único destacable es su ambientación. Jane Campion es la típica directora de un solo éxito quitando El Piano que ha envejecido muy mal, su filmografía no es para tirar cohetes, ojalá aprendiera un poco de Kathryn Bigelow y escapada de ese discurso clasista y feminismo victimista.

Unas de las mejores series de los últimos 10 años. Un serie que ha cosechado solo buenas críticas. Me la vi del tirón, enganchado. El artículo de TG es un desastre, no se ha enterado de nada, es una mala copia de una critica (mala) de Boyero. No sé que pintan estos críticos fans del estilo macarra en un periódico tan prestigioso como Él País. Pero lo peor no es el estilo ese, es la superficialidad de la crítica y no ver lo evidente. Que desastre, vergüenza ajena, vergüenza real, no de ficción.

Toni, no tienes ni **** idea de series. Lo que es un despropósito es este artículo.

estimado: Kapanga | 23/10/2013 17:57:39, tienes razón, son siete capítulos y he visto los siete, con mi mujer, uno detrás de otro ... aunque me haya equivocado al recordar el número, y sigo diciendo que es la mejor miniserie que he visto nunca

Vi haciendo un enorme esfuerzo los dos primeros capítulos y luego la dejé por insufrible, infumable, demasiado pagada de sí misma, sin ritmo y un largo etc...

PD.- para @Víctor el de "Asesino en Serie" se llama Alberto, no Julio... Monumental tu cagada, amigo

Yo puedo pillarle o no el punto a algo, pero, ¿”ridículo”? ¿Dónde nos deja eso a los que nos ha gustado? Vale, todos tontos a los que nos la pegan con películas pretenciosas, que pensamos que por rebuscado es mejor. Creo que con argumentos como los del artículo: “falta de coherencia en su articulación interior”, excentricidad gratuita, diálogos absurdos o fallos en la construcción del thriller, se puede criticar el cine expresionista alemán, a David Lynch (y Twin Peaks), los Cohen, Orson Welles, Tim Burton,... Por una u otra de estas razones los criticaban en la universidad sin quitar valor a su obra. Creo que cualquiera que hace un esfuerzo como el que requiere una película o una serie merece una consideración, mayor si encima le pone intención. Hablar de serie ridícula y luego enchufarse el siguiente capítulo de Scandal no se ajusta a la idea de lo que debería ser el trabajo de un crítico. (http://blogs.elpais.com/quinta-temporada/2013/08/la-madre-de-todos-los-placeres-culpables.html)

Julio Rey -asesino en serie- te da mil vueltas.

Artículo mal escrito, con erratas (García, Channel es con dos "n"!) y superficial. Parece escrito por un crío de 12 años en la escuela. Qué le ha pasado a El Pais que siempre intenta crear polémica de la nada? La influencia de Boyero que escribe críticas como si estuviera hablando en el bar de la esquina ya con cuatro cervezas encima se nota mucho en sus lacayos. Como dijo Machado, el vano ayer engendrará un mañana vacío y por ventura pasajero. O sea Toni, para que hasta tú lo entiendas: nadie se acordará de tus lamentables escritos en el futuro, afortunadamente. Porque obviamente no has entendido nada y los mediocres siempre ponen a parir las cosas que no entienden.

Yo no sé de donde has sacado que esta serie tiene malas críticas en los medios británicos. Cinco estrellas en el Telegraph y cuatro en el Guardian (la derecha y la izquierda se ponen de acuerdo en algo, ya ves).

Sólo por ver un retrato no tópico de un gurú contemporáneo (basado en U.G.Krishnamurti, a quien la directora conoció) por primera vez en una serie de televisión o una película, ya vale la pena esta serie, que por lo demás también está muy bien. Que quieres que te diga.

Es una serie rara, densa, si, con algunos desaciertos pero interesante y original . Dirigida por una mujer cuyas películas no se ajustan al lenjuage hollywoodiano , la serie de jane Campion no es la excepción y es una de las mejores que he visto.

La serie arranca bien, pero estoy de acuerdo con el firmante de la critica, es tendensiosa, aburre yno termina de cerrar ninguna historia. Es una pena,porque pintaba muy bien y a pesar de los fallos tiene buenos momentos. Pero la verdad es que no trmina de cerrar. Por cierto josemanuel, son 7 capitulos, asi que no se que serie has visto...

Bueno parece claro que hoy la gente no esta muy de acuerdo con la entrada de Toni Garcia. Personalmente yo tampoco lo estoy; ni en el contenido, ni en el tufillo a artículo "quiero crear polémica de la nada". Porque sinceramente decir que esta miniserie es un despropósito parece un tanto forzado. Te podrá gustar más o menos, resultar cargante, lenta o lo que sea pero de ahí a tildarla de lamentable..... lo dicho suena a alguien queriendo llamar la atención.
Nosotros hablamos de ella hace ya muchos meses y desde luego la opinión es bien distinta..http://www.bandejadeplata.com/series-de-television/top-of-the-lake-capitulo-piloto-2013/

Vaya, al machito de Tony no le gusta ver en una serie a hombres malos y/o raros. Debe de ser que el mundo está lleno de hombres muy buenos y muy normales. Qué mal les sienta el discurso feminista a algunos.
En cuanto a la miniserie, me gustó bastante, muy conseguida la atmósfera y bastante bien narrada.

puff .... una de las mejores miniseries que he visto ever .... está claro que el autor del artículo tiene gustos diferentes

muy recomendable, vimos los 5 capítulos uno detrás de otro como una larga película ... muy buena y recomendable

otras series que me han encantado : breaking bad, dexter, lost, a 2 metros bajo tierra, battlestar galactica, nip tuck, the l word, the good wife, the shield, 24, mad men, etc. etc ... para que os hagáis una idea si os merece la pena verla

lo que no me gustan son las comedias, y menos con risas enlatadas, igual es esa la diferencia con el "periodista-blogero"

Las obras de arte (y 'Top of the Lake' lo es) no sólo hay que verlas y encontrarles la gracia, también hay que entenderlas. De lo mejorcito de lo que llevamos de año. Las frases de Holly Hunter que, a juicio del triste bloguero son objeto de burla, son la esencia de un personaje que entiende que la mejor manera de aceptar la muerte, el dolor, el odio, es mirándolas cara a cara, sin angustias, porque al final dará lo mismo. Es una filosofía de ver la vida que hace que todo un grupo de mujeres con el alma herida se agrupen en torno a ella. Muy chistoso. No te has enterado de nada, Toni García. Como si la hubiera visto mi gato.

Será que la serie no es lo suficientemente hipster para ser apreciada ;-)

El Blog del despropósito, debería llamarse este Blog del periódico del despropósito. Desde que El Pais contrató a Boyero y puso a los becarios a escribir de cultura, esto ha ido de mal en peor.

El único despropósito aquí es el artículo del Señor García. Este blog es una broma. No había más que ver qué series eran candidatas a las mejores de la historia, jajaja

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal