Cuando una cara famosa no es suficiente

Por: | 11 de febrero de 2014

Intelligence

Steven Spielberg y J.J. Abrams ya conocen esa sensación: respaldan una nueva producción televisiva, su nombre empieza a circular acompañando al título de la serie, se elevan las expectativas gracias (o por culpa) de la aparición de su nombre en los créditos y... Se estrena la serie, no termina de arrancar, no satisface las expectativas y llega la cancelación. Igual que ocurre detrás de las cámaras, los actores también sufren las consecuencias de las altas expectativas unidas a su nombre. En los estrenos de este año hay dos ejemplos de que una cara conocida como protagonista no es bastante para asegurar el éxito de una serie.

Desde que los náufragos del vuelo 815 de Oceanic abandonaron la isla de Perdidos, Josh Holloway no se había dejado ver en televisión más que en un cameo en Community. Por eso, su nueva serie, Intelligence (en España, en Fox Crime), se valía de su rostro para venderse al público. El problema es que eso no es suficiente. En su nueva serie, Holloway vuelve a meterse en la piel de un tipo duro y atormentado (y bastante parecido en su forma de ser a Sawyer, aunque sin su socarronería) para interpretar a un súperagente que, gracias a un chip implantado en su cerebro, puede acceder a todas las bases de datos y fuentes de información posibles.

Aunque la idea pueda ser interesante a priori, el desarrollo de la serie es insustancial y cada capítulo que pasa pierde interés por momentos (y no solo interés: en Estados Unidos, el segundo capítulo perdió casi la mitad de los espectadores del primero). Con una nueva serie futurista de policías por temporada tenemos suficiente, y Almost Human al menos tiene humor, es más entretenida y tiene una pareja protagonista con más gracia y química que la de Intelligence.

 

El regreso de Michael J. Fox a la televisión como protagonista era muy esperado. Las noticias sobre su vuelta a la pequeña pantalla con una comedia inspirada en su vida se siguieron paso a paso. Sin embargo, El show de Michael J. Fox (en España, en Canal + Series), a pesar de tener una premisa que podía dar juego, buena química entre sus protagonistas y el "factor Michael J. Fox", no ha terminado de arrancar. Su audiencia en Estados Unidos se ha mantenido en niveles más que discretos y no remontaba.

La cadena NBC, que hace meses concedió la temporada completa (22 capítulos) a la serie como muestra de confianza en ella, decidió la semana pasada retirarla de la parrilla y dejar los capítulos que quedan por emitir para primavera sin fecha concreta. Aunque insisten en decir que no es una cancelación (no gusta reconocer el fracaso), el hecho es que lo es. Las buenas vibraciones que daba la serie al principio han terminado lastradas por un humor demasiado ligero, demasiado blanco, que daba como resultado una serie demasiado familiar. El lado positivo es que Michael J. Fox tendrá más tiempo para regresar a The Good Wife y aparecerá en varios capítulos del final de la quinta temporada de la serie de abogados. Salimos ganando.

 

Hay 7 Comentarios

Es verdad que la serie no es para echar cohetes. Quizá una cara famosa no es suficiente, pero hay caras y caras, yo le doy una pequeña oportunidad, aunque solo sea por seguir viendo esa cara... ;)

¿Tú te pinchas, Ruska? El personaje de Michael J. Fox en TGW te puede caer mal por ser un cabrón, como tantos otros, pero como personaje es un prodigio y está magníficamente interpretado.

En el clavo da la autora:
A falta de que vuelvan series como suits, the good wife, scandal, the americans, etc. (menos mal que tenemos Justified, Bamshee, y alguna más) uno tira precisamente a ver cosas como Almost human o Intelligence.

Y sí, no alcanzan ni el grado de entretenimiento básico que se les pide. Flojas, flojas.
Uno espera que lleguen a niveles como white collar, que sin ser una serie fantástica resulta entretenida.

Ah, al contrario de Ruska, me gusta bastante Fox como abogado cabrón que tira de su enfermedad para causar pena. Precisamente porque resulta repelente creo que lo hace bien. Aunque todo es una cuestión de gustos.

En esta nueva camada de series, tenemos también cosas como True detective de la que confieso aguanté 10min.: tanto coolismo como que no, me abruma. Y ahí está, considerada ya casi empezar como serie de culto.
Quizá Black Sails mejore un poco el tono. Veremos.

Para gustos colores.

¿Cómo hace Josh Holloway para hablar sin mover la mandíbula? No tengo ni idea pero ni esa curiosidad consigue que aguante la serie...

Es curioso como vemos a los personajes de distinta manera.Al MJFox me encantó solo en los dos primeros capítulos luego...encuanto a su papel en The Good Wife me pareció enrevesado y bien construido,hacerse valer de su minusvalía tiene coj.... por lo demás, ni ganas de ver Inteligence y con Almost Human tuve bastante con medio capítulo ¿sera que somos algo más exigentes?....

Josh Holloway es muy guapo, pero la serie no pinta nada bien. Y la serie de Michael J. Fox no la hemos visto, pero quizás lo mejor habría sido interpretarse a sí mismo como cuando apareció en Curb Your Enthusiasm.

¿Salimos ganando? El personaje de Michael J. Fox en The Good Wife es el peor, de verdad esperaba que le fuese bien su serie para no tener que volver a verle por allí.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal