'Hannibal' no se corta

Por: | 04 de marzo de 2014

Poster

Hay pocos personajes de ficción tan perturbadores como el doctor Lecter. Y hay pocas series tan inquietantes y a la vez tan atrayentes como Hannibal. Su primera temporada fue de menos a más, envolviendo al espectador en una atmósfera enfermiza de cuyas redes es complicado escapar una vez que te atrapa. La historia se fue volviendo más oscura y perturbadora según avanzaba, según los personajes desarrollaban su personalidad y la complicidad con el espectador permitía que lo explícito y lo implícito fuera cada vez un paso más allá. La segunda temporada (de la que en Quinta Temporada ya hemos podido ver los dos primeros capítulos gracias a un pase organizado por AXN, la cadena que estrenará en España la segunda entrega el 3 de abril) no se corta en mostrar y en sugerir.

Hannibal

Hannibal regresa por la puerta grande. Cocinando sus famosos platos. Y con pelea a vida o muerte en breve un flashforward para regresar después al punto en la que habíamos dejado a los protagonistas. Will Graham en la cárcel, culpado por unos crímenes que no recuerda, pero que poco a poco va siendo consciente de quién le ha hecho esto. Por otra parte, Hannibal comienza a ocupar el puesto que antes tenía Will como ayudante del FBI en un cambio de roles que nos prepara para una temporada que, por lo visto en este arranque, no parece dispuesta a hacer concesiones. Si el primer capítulo empieza con la tensión por las nubes, el segundo comienza con una de las escenas más desagradables (rozando el gore) de la serie. Eso por no hablar de las nuevas delicias culinarias que prepara Hannibal en su equipadísima cocina y cuya preparación se muestra con todo lujo de detalles.

Y detrás de los personajes, los actores. Mads Mikkelsen luce como nadie las corbatas horteras que caracterizan al Lecter de la televisión y el impermeable transparente que utiliza para los trabajos más sucios y con el que no necesita perder estilo mientras asesina, corta o hace lo que corresponda. Hugh Dancy tampoco se queda atrás como sufridor paciente de las consecuencias de la extraña relación que establece su personaje con el de Mikkelsen. Para más inri, y derrochando fuegos artificiales, el regreso también recurre a Gillian Anderson, la psicóloga de Hannibal. ¿Qué más se puede pedir?

Will

Hannibal vuelve en lo más alto para celebrar que el año pasado el canal NBC renovara su confianza en ella in extremis (fue la última serie de la cadena en conseguir la renovación) por culpa de unos datos de audiencia que no acompañaron. ¿Una serie demasiado oscura para un canal en abierto estadounidense? Quizá, pero también es verdad que sin Hannibal, nos perderíamos una de las mejores producciones de la actualidad, una de las que tiene las cosas más claras. Una ficción que sabe qué es y lo que quiere dar. Bryan Fuller, responsable de la serie, parece dispuesto a echar el resto en los nuevos capítulos por si fueran los últimos. Esperemos, recemos, roguemos que no lo sean.

Mientras, disfrutemos. Bon appetit.

 

Hay 27 Comentarios

Totalmente d acuerdo con Desirée. La única explicación para una artículo tan elogioso es que la serie la emiten en Canal Plus, compañero de El País en el Grupo Prisa.

Este Hannibal lecter de perturbador no tiene nada. Es una serie correcta, sin más. Se recrea en la estética formal pero carece de lo más importante: tensión.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal