El placer de la caza

Por: | 15 de enero de 2015

The-Fall

Hay un pequeño pájaro llamado ortolan. No sería muy admirado ni distinguido si no fuera porque hace décadas que algunos franceses decidieron encerrarlos, cebarlos, ahogarlos en armañac y comérselos. Para hacerlo, se ocultaban detrás de un pañuelo, ya que hay que meterse el pajarito entero en la boca y devorarlo de arriba abajo, rompiendo los huesos con los dientes y masticando sus entrañas. A veces me imagino a los espectadores de La caza (The Fall en su título original) ocultándose con ese mismo pañuelo, sintiéndose cómplices del asesino que corre por la serie, masticando la culpabilidad de desear que vuelva a matar porque no hay nada en televisión parecido a ese sabor. Probablemente, La caza tenga mucho de Hannibal y al revés, pero eso sería una discusión muy distinta.

La cuestión es que La caza aloja en sus entrañas un deseo perverso: uno no puede evitar la sensación de que está viendo una serie en que lo único realmente importante (y aquello con lo que realmente se empatiza) es la caza en sí misma. No hay mucha diferencia (aparente) entre la deliciosa frialdad de la detective interpretada por Gillian Anderson y la bestia atormentada a la que da vida Jamie Dornan: la una ha reprimido sus deseos más oscuros y el otro les ha dado rienda suelta.

La caza es de una complejidad apabullante: no hay palabra sin fondo, ni puntada sin hilo. Cada línea de diálogo añade una nueva capa de densidad a una serie que es capaz de dejarte sin parpadear durante los 50 minutos que dura un capítulo. En eso, este show de Allan Cubitt es un ejemplar único. Además, hay algo terriblemente extraño en la química que desprende la relación entre el depredador y su presa, probablemente porque los dos sean depredadores, aunque se afilen los dientes en cuchillos distintos.

Dornan

Yendo a una definición más o menos ortodoxa de la serie, la cosa no parece para tanto: una policía con habilidad para resolver asuntos peliagudos se desplaza a una ciudad en la que pasó cierto tiempo para tratar de pararle los pies a un asesino cruel y meticuloso y con afición por las mujeres jóvenes. Sin embargo, la definición se queda muy corta.

No hay fuegos artificiales, aditivos o maquillaje de ningún tipo, y parece que la misión de la serie es tratar de sembrar en el espectador algo parecido a la desazón. En un clima lluvioso, donde parece que las cosas sólo pasen de noche y cuando uno teme darse de narices con el cliché, esta criatura televisiva la esquiva y embiste al voyeur (es difícil que alguien en la audiencia crea que su papel se limita sólo a mirar u observar) hasta hacerle sentir desubicado, tan perdido como los protagonistas de la serie.

Lo que sí hay es un latido apenas audible y que sube el volumen a medida que la narración se tensa como la piel de un tambor. En la primera temporada, con el liquidador suelto, la cosa parecía llevar a un choque de trenes que se finiquitaba con una retirada (cuasi) victoriosa del mismo, pero la tele tenía otros planes y era obvio que en la segunda temporada las cosas iban a implosionar: la detective necesita atrapar al malo y el malo quiere atrapar a la detective. El gran hallazgo de esta segunda temporada es —sin embargo— la pausa casi infinita a la que se someten ambos: él sabe que si no vuelve a matar tiene algunas posibilidades de salir del embrollo; ella sabe que la única oportunidad de cogerle pasa (necesariamente) por que vuelva a matar.

 

Ese duelo al modo del Lejano Oeste donde los dos contrincantes se acercan cada vez más el uno al otro mientras en sus respectivos bandos les esperan con fuego amigo (el entorno de los protagonistas es otro de esos detalles que convierte la serie en algo excepcional) es lo más impresionante de La caza: todos esperan que alguien saque la pistola y dispare y lo haga de una maldita vez. Sobre todo el espectador.

Como en Perros de paja (la película de Sam Peckinpah, no ese subproducto que hicieron recientemente), la audiencia necesita con urgencia esa explosión que les lleve a un estado de bienestar, por así decirlo. El problema es que la explosión de La caza no tiene nada que ver con la venganza, ni el deseo, sino que es una necesidad, la instrumentalización de una obsesión enfermiza. Ese retrato descarnado del asesino, un hombre miserable que en ocasiones parece atormentado por su condición y en otras un simple desgraciado que no puede parar de hacer lo que ‘necesita’ (el verbo no es gratuito), es algo que humaniza la espina dorsal de una serie que a veces parece estar en manos de un cirujano.

El equilibrio entre esa precisión narrativa, el talento actoral, una mayúscula fotografía (qué gran trabajo de Ruairi O’Brien) y un silencio que te aplasta los oídos, son el sello de una serie magnífica, con un nivel de excelencia que ya firmarían muchos de los grandes y que demuestra que no hacen falta tramas grandilocuentes para construir algo relevante: en La caza sólo importa lo que vemos y lo que podemos digerir, aunque sea tapándonos con un pañuelo. Por si acaso.

Hay 16 Comentarios

Por pura casualidad encontré la serie y me enganchó. ¿porque este aburrida del mundo? Si, por supuesto, las mentiras aburren y llega el momento en que es imposible distinguir la verdad. ¿por las sensaciones nuevas? No tanto. Hannibal es mucho más tétrica y no la soporté más allá de un par de capítulos. Creo que el principal activo de la serie es la contundencia del relato.

Gran primera temporada y algo más baja la segunda la verdad, pero como actriz Gillian Anderson es fantástica.

sólo me gustó " El silencio de los corderos", Hannibal sólo vi el principio y dejé de verla y esta ni se me ocurrirá, por favor, que morbo, por cierto de cabezona nada ¿eh? que estoy bien proporcionada

uff, suspirar por la cabezona de scully, lo tuyo es grave,amigo,

Yo la recomiendo totalmente. A mí personalmente me gustó más la segunda temporada, pero a gustos los colores. Gillian Anderson está espectacular, es curioso oirla hablar con acento inglés. Es capaz de hablar inglés con acento americano e inglés por su infancia y adolescencia entre EEUU y Reino Unido. A mí me ha sorprendido su interpretación. Quizá el atractivo de la serie (y su cruz, tal vez) es la contención de los personajes, menos el asesino, como dice el post, está desatado. Todo parece que va a explotar en algún momento, pero no. Pura tensión.

A mi me ha gustado, aunque es cierto que en la segunda temporada derrapan un poco.

Gillian Anderson se ha asentado firmemente en el Reino Unido (es americana, aunque de niña ya vivió en Londres unos años). Para los fans que aun suspiren por Scully, recomiendo buscar la más reciente adaptación de la BBC de Bleak House (http://en.wikipedia.org/wiki/Bleak_House_%282005_TV_serial%29) donde se luce como Lady Dedlock.

Si seguramente las habrá, de todas formas yo veo poca televisión, lo que pasa es que pienso que al final la gente termina por creerse lo que ve en la televisión y les cambia la mentalidad a no ser que la realidad cercana sea más valorada por ellos y sea mejor.

Si, lo de los pajaritos y la comparacion con los que vemos series es un poco cutre, pero un mal dia lo tiene cualquiera. Insisto, la serie no vale la pena, hay muchas mas mejores.

Este comentario me recuerda a los programas infantiles en donde con un decorado muy casero y limitado cuentan historias de fantasmas y brujas. Al final toda esa complejidad que quieren mostrar se resume en que es un "duelo a modo del lejano Oeste". Tenemos el listón muy bajo. Lo del pájaro, que no es pequeño, sino tan sólo "pájaro", en español se llama escribano y está prohibida su caza en la UE.

En la primera temporada comencé a la expectativa y acabé "con el alma en un puño". Tensión y de la buena.
Excelente Guillian, tan fría ella!

La serie empezó bien, pero los últimos episodios de la primera temporada aburrían bastante. Asi que paso de ver la segunda temporada. De lo mas mediocre del año para mi gusto. Me quedo con Fargo u otras 10 mucho mejores que con esa serie.

No es para tanto. Y no aguanta una temporada más, deberían haberla terminado y no dejar un final tan abierto que seguro traerá otra temporada más. Me da pereza

yo he tenido el placer de verla a traves del bbc player. Excelente primera parte, la segunda, en cuanto a trama, poco sentido tiene. Se nota el cambio de productor.

De lo mejorcito que he visto últimamente. Muy recomendable. El final me dejó un poco fría, eso sí. Por otra parte, Gillian Anderson se sale. (Y cómo habla... )Solo por ella ya merece la pena ver la serie.

Sólo leer este artículo para darnos cuenta de lo locos que nos estamos volviendo, desde lo del pájaro y su forma de comerlo hasta la insensibilidad del argumento que parece muestra el artículo sobre la película, ¿es que nos aburrimos en este mundo y necesitamos sensaciones nuevas? quizás si, pero al parecer no sensaciones positivas y constructivas sino cada vez más denigrantes.

Totalmente de acuerdo. En mi opinión,sólo algún "exceso en el guión" sobre las cualidades del asesino para ser obra maestra. La actuación de Gillian Anderson genial

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal