Maria O´Donnell

La cuenta regresiva

Por: | 06 de diciembre de 2012

Faltan horas nada más para que en el reloj den las 12 de la noche del 7 de diciembre. Vencido el plazo, cual Cenicienta, el Gobierno ha prometido que el Grupo Clarín se convertirá en calabaza.

A menos que alguna medida judicial se interponga en el camino, posibilidad nada descartable, a partir del lunes 10 a primera hora, el AFSCA, la autoridad de aplicación de la ley de Servicios Audiovisuales, iniciará el proceso de "desinversión" forzosa de los grupos empresarios que no hayan presentado hasta entonces un plan de adecuación. 

Podrían sumarse otros, pero todo indica que el Grupo Clarín quedará en soledad  y -según el criterio del Poder Ejecutivo- en infracción flagrante.

El AFSCA ha informado que tasará y pondrá a la venta las licencias que excedan el máximo permitido por la normativa y decidirá también cómo deben separarse unidades de negocios (televisión por cable, televisión abierta, radios, canales abiertos y de cable) que son incompatibles entre sí en una misma zona de cobertura, o según la porción del mercado que abarcan del mercado nacional.

Hasta ahora, sólo el Grupo Clarín, que sería el más perjudicado de todos, ha elegido la vía judicial para cuestionar la constitucionalidad de la ley que, a criterio de sus múltiples abogados, viola derechos adquiridos. Pero en tres años sólo obtuvo una medida cautelar, que según la Corte Suprema de Justicia vence el 7 de diciembre, porque tres años resulta un plazo más que razonable para impartir justicia.

El negocio más relevante del Grupo Clarín es la televisión por cable, mucho más rentable que cualquier medio periodístico, pero no es Clarín la única empresa cuyos intereses estarían afectados por la nueva ley. Cualquiera pensaría entonces que el nerviosismo es generalizado. 

Sin embargo, Martín Sabbatella,el titular del AFSCA designado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para estas horas decisivas, le ha quitado en las horas finales cierto dramatismo al asunto.

Sabbatella afirmó que su misión es aplicar la ley, más allá de sus gustos personales. 

Vilamanzano

 

 

 

 

 

 

La norma, según Sabbatella, permite una salida que fue la elegida por el grupo Vila-Manzano, el segundo más importante del país: dividir las unidades de negocios entre sus diferentes socios. 

Resignando algunas licencias marginales del grupo, el empresario mendocino de Daniel Vila y su socio de la política, el ex ministro del Interior de Carlos Menem, José Luis Manzano, se las ingeniaron para presentar un plan que -de ser aprobado por el AFSCA- les permitiría preservar su participación en una empresa de energía eléctrica, mantener posiciones estratégicas en el negocio de la televisión por cable (Supercanal quedaría bajo el control de Manzano) y al mismo tiempo repartir entre diferentes integrantes de la familia Vila licencias que concede el Estado, como el canal abierto América y otros medios audiovisuales.

Fernando Laborda, columnista de La Nación, diario aliado del Grupo Clarín en la pelea contra el Gobierno, especulaba en una columna reciente con que Clarín podría seguir el mismo camino que el grupo Vila-Manzano: “¿Qué hará el Grupo Clarín? Más allá del hermetismo propio de esta disputa, una opción podría pasar por presentar el mismo 7 de diciembre una propuesta de adecuación a la ley, que contemple la división de las sociedades licenciatarias de medios en varias empresas, cada una de las cuales quede a cargo de alguno de los principales accionistas del grupo, esto es, Ernestina Herrera de Noble, Héctor Magnetto, José Antonio Aranda y Lucio Rafael Pagliaro”.

Hace pocas horas, siendo miércoles 5 de diciembre por la tarde, con la cuenta regresiva ya en marcha, entrevisté a Sabbatella en mi programa de radio, y el titular del AFSCA reveló con satisfacción una novedad que el Gobierno había interpretado como una grieta -la primera de relevancia- entre socios del Grupo Clarín. 

Contó que  representantes de Fintech Advisory, compañía norteamericana de accionistas minoritarios (con un 40 por ciento) del paquete de Cablevisión, habían mostrado voluntad de adecuarse a la ley de medios. Al no ser controlantes de la sociedad, no están habilitados para presentar un plan de adecuación ante el AFSCA, dijo Sabbatella, pero él lo tomó la actitud de Fintech Advisory como un señal de debilidad del Grupo Clarín en las horas decisivas. 

Hay 4 Comentarios

España debería instrumentar una ley de medios semejante a la de Argentina para tratar de romper el poder mediático de Prisa y de esta forma que los indignados tengan una voz en los medios en estos tiempos tan sombríos para España. Igual lo veo muy difícil. El estaus quo en el país ibérico esta bancado por el gobierno. Esta periodista sueña con que en Argentina pase lo mismo pero no se da cuenta que en mi país las cosas cambiaron y los monopolios para los que ella trabaja deben ajustarse a la democracia, osea a los designios del pueblo!!!!

El único gusto personal de Sabatella es ser el Apold, el Tato, el Papaleo, de la Emperatriz Cristina Petacci.
Acá no se trata de os intereses de una empresa sino de la libertad de expresión.
¡el tiro x la culata!, jajajajaj

.★★★★¡Una Madre De Miami SORPRENDE A Los Expertos En PÊRDER PESO Con Una Increíble Transformación De 25 KILOS! Presiona Aquí: http://su.pr/1BImX3

Excelente!! Clara como siempre Maria !!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

Maria O'Donnell. Periodista, licenciada en Ciencia Política, trabajó en dos diarios a lo largo de 15 años, fue corresponsal en Washington, y publicó dos libros políticos de actualidad (El Aparato y Propaganda K) Conduce La Vuelta por las tardes en Radio Continental.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal