Maria O´Donnell

Sobre el autor

Maria O'Donnell. Periodista, licenciada en Ciencia Política, trabajó en dos diarios a lo largo de 15 años, fue corresponsal en Washington, y publicó dos libros políticos de actualidad (El Aparato y Propaganda K) Conduce La Vuelta por las tardes en Radio Continental.

Postales de la transición

Por: | 24 de noviembre de 2013

Cristina Fernández de Kirchner emergió de su operación, después de 47 días de licencia, algo cambiada. La primera señal, la más superficial, vino de la mano de su vestimenta: dejó atrás el riguroso luto y se dejó ver con una camisa blanca, en el extraño video que filmó su hija Florencia. Por el tono y la actitud, parecía el regreso de una diva a la televisión, antes que la vuelta de una presidenta que busca despejar incertidumbres tras un largo período de ausencia.

Cfk simon

 

Así y todo, el filósofo kirchnerista Ricardo Forster, en un esfuerzo encomiable, interpretó que la presentación en sociedad de dos de los regalos que recibió tras operarse de un hematoma en el cerebro -un pingüino de peluche y de un perro al que bautizó Simón, regalo de un hermano de Hugo Chávez- encerraba un mensaje en verdad profundo. Desde su cuenta @ForsterRicarcardo escribió: “Leer los símbolos, tarea siempre fascinante: entre el pingüino y Simón. Claro y contundente modo de sostenerse en una herencia política”.

El mismo lunes, a las pocas horas, Alfredo Scoccimarro, el vocero de la Presidenta anunciaba cambios en el gabinete. Resultó tranquilizador saber que Fernández de Kirchner había tomado nota de la derrota sufrida en las elecciones legislativas del 27 de octubre, acaecida mientras ella se encontraba de licencia médica.

El jefe de gabinete obediente, el de los mandados sin ningún peso propio, como había sido Juan Manuel Abal Medina, era un lujo que ya no se podía permitir, mucho menos cuando la salud le exige una mayor cuota de delegación del poder. A Jorge Milton Capitanich, alias Coqui, gobernador del Chaco, dirigente pragmático con algún grado de amistad con la familia Macri, muy alejado del discurso militante con lenguaje épico, le gusta hablar de metas. De por sí, las metas son más pragmáticas que "el proyecto".

Capitanich

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y le gusta hablar en público también, y deja que le hagan preguntas. Otra novedad. El nuevo jefe de gabinete ocupó rápido el centro de la escena: juró el miércoles, y al día siguiente recibió a los movileros muy temprano por la mañana, con la promesa de que lo hará todos los días.

No es una máquina de entregar definiciones, más bien les escapa, pero alguna que otra cosa es posible deducir de sus respuestas: buscarán devolverle algo de credibilidad a las estadísticas; van a recortar (por fin) subsidios a los servicios públicos en el área metropolitana; no van a desdoblar (al menos por ahora) el tipo de cambio; e insistirán con los acuerdos de precios, aún cuando con Guillermo Moreno resultaron ineficaces para luchar contra la inflación.

Capitanich habla, y habla también de economía, otra novedad.

  Equipo kicillof

 

 

 

 

 

 

 

Con la salida de me-quiero-ir Hernán Lorenzino, quien seguirá negociando la deuda (y se va por fin, de embajador ante la Unión Europea), los cargos se acomodaron a la realidad. Axel Kicillof, que ya era mucho más influyente que Lorenzino siendo en teoría su subordinado, juró como ministro de Economía. Los cambios le dieron la posibilidad de nombrar a todos sus colaboradores, y ahora el equipo económico tiene la cohesión que antes le faltaba. Horas antes, Fernández de Kirchner había aclarado que, lejos de ahuyentar empresas, se asociará con quien se tenga que asociar, como ya lo hizo con Chevron, con tal de conseguir los capitales necesarios para explorar en Vaca Muerta.

Los dos funcionarios sobrevivientes de la etapa anterior se destacaron en la jura por ser los únicos mayores de 45 años. El secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa, se diferenció también por el traje. Todos los demás adoptaron el mismo estilo que Kicillof: camisa clara, saco oscuro, y nada de corbata. Del equipo de Guillermo Moreno no quedó más que Beatriz Paglieri, quien permanece en la secretaría de Comercio Exterior.

Chau moreno

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La salida Moreno, que lo tomó por sorpresa, debería facilitar el camino para revertir uno de los desatinos más grandes de este gobierno en materia económica, la intervención del Indec y la manipulación de sus índices de inflación, pobreza, indigencia y otros tantos. La despedida “homenaje” que le hicieron a Moreno en el programa cabecera de la propaganda del Gobierno puede resultar un indicio interesante de la inquietud que en ciertos sectores del kirchnerismo duro despiertan las últimas decisiones de Fernández de Kirchner: el temor a que les haya llegado el momento a ellos también (no son pocas las figuras del Gobierno que creerían oportuno cerrar la etapa 6,7,8 de la comunicación dirigida sólo a los creyentes fervientes).

Muchos kirchneristas de la vieja guardia se habían alarmado ya con la elección Martín Insaurralde como candidato en la provincia de Buenos Aires. Ajeno a las críticas, Insaurralde pasó toda esta semana trascendente de paseo en Miami con Jésica Cirio, su novia modelo a quien había acompañado a un desfile de la revista Caras que resultó la excusa perfecta para un encuentro amistoso de la pareja con Sergio Massa y su mujer, Marina Galmarini.

Parejitas

 

 

 

Hacia dónde va el cristinismo en sus últimos dos años de Gobierno es demasiado temprano como para dictar sentencia. Pero decir que todo sigue igual que antes, igual que antes de la operación de la presidenta, igual que antes de la derrota en octubre, equivale a ignorar las señales que crujen hacia adentro de esta fuerza política que lleva diez años en el poder y que ha iniciado una etapa de transición, con destino por ahora incierto. 

Criterios

Por: | 04 de noviembre de 2013

  Sabbatella

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Corte Suprema de Justicia despejó el camino para que la Ley de Medios se aplique de una vez, pero el fallo contiene además una serie de consideraciones que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner ha decidido ignorar, porque limitarían la discrecionalidad que le ha permitido incidir sobre el contenido de una gran cantidad de medios, con una íntima justificación: que debía compensar el peso de las críticas descarnadas del Grupo Clarín.

Según una mayoría de integrantes de la Corte, la ley que obliga al Grupo Clarín a desarmar su poderío mediático mediante la venta compulsiva de licencias (en su mayoría, de televisión por cable) en nada contradice los principios que la Constitución consagra.

Algunos jueces del tribunal –aún con una postura que se adivina escéptica, según la interpretación que recomiendo leer del abogado Gustavo Arballo- plantearon que no les corresponde a ellos juzgar cuáles son las intenciones del Poder Ejecutivo (por ejemplo, determinar si su único objetivo es desguazar a Clarín). Su rol en este caso consistió en examinar si una ley aprobada por el Congreso nacional viola la libertad de expresión.

Una mayoría respondió que la concentración de medios sí puede sofocar la pluralidad de voces, y que no es cierto, como señalaron los abogados del grupo, que sólo medios con una cierta rentabilidad, garantizada por el volumen, tengan la independencia necesaria como para ejercer un periodismo crítico del poder de turno.

Sin embargo, para la etapa que viene -la aplicación de la ley- el fallo considera fundamental que la ejecución sea pareja para todos los grupos de medios.  Si no respetaran los principios de ecuanimidad, entonces sí se estaría lesionando la libertad de expresión, advierte. Porque el trato desigual para diferentes grupos de medios introduce la discrecionalidad, y así surge el riesgo del reparto de premios y castigos según contenidos.

Pocas horas después de que se conociera el fallo entrevisté por Radio Continental a Martín Sabbatella, ex intendente de Morón y hoy titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, AFSCA (aquí el link al audio de la entrevista completa). Hablamos de la notificación al Grupo Clarín de los plazos que ahora rigen para su adecuación y le pregunté por las dos políticas que según el fallo de la Corte sí pueden lesionar la libertad de expresión: el reparto discrecional de la publicidad oficial y el uso de los medios públicos como herramientas de propaganda. 

   Su respuesta:

   - Coincido con las preocupaciones de la Corte, y digo que no hay ningún problema en ese sentido. Ese riesgo no se corre porque la pauta publicitaria se distribuye con un criterio acertado- se plantó Sabbatella.

   - Si no hay ningún criterio (para el reparto de la publicidad oficial)- objeté.

   - Cuando la justicia intervino, en alguna situación en particular, lo que hizo el Estado fue cumplir con los fallos de la Justicia- siguió  en alusión al reclamo de editorial Perfil, que llegó hasta la Corte Suprema, cuando en represalia por sus contenidos decidieron que ya nunca más pondrían ni un aviso.

   - No cumplieron (con el fallo).

   - Se cumple puntualmente y todos los meses se rinde cuenta a la Justicia del cumplimiento de la misma- insistió Sabbatella. 

(Hoy mismo, el director de la editorial Jorge Fotevecchia cuenta en la contratapa el diario cómo después de años de litigio y de muchos fallos favorables, incluido uno de la Corte Suprema, tanto el diario como la revista Noticias siguen siendo discriminados con relación a diarios y revistas de similar tirada. El artículo se titula: "No se cumplen los fallos de la Corte Suprema"). 

   Insistí con Sabbatella:

   -¿Cuál es el criterio? Yo no conozco ninguno…

   - No pertenece a mi área, pero te puedo decir algunas cuestiones concretas. Hay creo que alrededor de 22 mil millones de pesos de publicidad privada anual, y la publicidad oficial no llega al 9% de esto.

    - Eso no es cierto: porque esas cifras no tienen en cuenta ni los organismos descentralizados del Estado ni Fútbol para Todos.

   - Eso es otra cosa. Se distribuye, algo que yo sí conozco, es distintos medios del interior del país que garantizan con un criterio bien federal y bien plural.

    - Sabbatella hablemos de verdad- me impacienté.

   - Estoy hablando de verdad- se ofendió.

   - Criterio quiere decir…- intenté matizar- Cuando uno dice que hay criterios es que yo puedo saber cuáles son los criterios que utiliza el Poder Ejecutivo.

   - Criterio de fuerte contenido federal con distribución en todo el país.

   - No es cierto. Hay cuatro medios nacionales que concentran la pauta y son los más afines al Gobierno, con fuerte concentración en cobertura nacional.

   - Hay una distribución muy federal, en más de 500 medios de todo el país, donde esa publicidad privada no llega porque no les interesa, en cambio a los grandes grupos sí.

   - Puedo entender y estaría de acuerdo: no creo que los medios de mayor audiencia sean los que tienen que abarcar más publicidad. Pero no hay criterios objetivos fijados por ley: manda la lapicera de Juan Manuel Abal Medina (el jefe de gabinete).

   - Es un criterio que tiene esta concepción federal federal que garantiza la pluralidad de voces.

   - No es cierto. No es cierto. Los grandes concentradores de la publicidad oficial son..

   - Así podemos quedarnos toda la tarde..

   - Los que concentran la publicidad concentran la publicidad son (los medios de) Cristóbal López, Szpolsky, América 2...

   - Es tu opinión, no es así.

   (Todos los datos disponibles, que son cada vez menos, demuestran que los medios afines al Gobierno son los que más concentran publicidad oficial: justo ese mismo día tenía en mi programa de radio la columna de Chequeado.com, que le habían dado un "falso" a Sabbatella por este mismo tema).

   - Sinceramente, dan ganas, ahora que tienen el fallo de la Corte que les dice que tienen razón, que es constitucional, que tengamos además una ley que nos indique cómo repartir la publicidad oficial y tengamos medios públicos que sean públicos- insistí.

   - Tenemos un sistema de medios públicos que nos tiene que enorgullecer, hay una transformación extraordinaria.

   - Son dos cosas diferentes: una cosa es la calidad de lo que entrega y otra cosa es que respete el criterio de pluralidad que exige la ley en los noticieros por ejemplo.

   - Veo un noticiero plural.

   - De cual Juan Miceli salió eyectado por una pregunta inoportuna a dirigente de La Cámpora.

   - Yo vi un noticiero plural.

   - ¿Ustedes no regularon publicidad oficial en Morón?

   - Si, regulamos con una ordenanza después de audiencia pública. Es distinto lo que es un gobierno local, de cercanía y proximidad, que la cuestión más general del país.

Todo indica que Sabbatella, ejecutando órdenes superiores, ha decidido desperdiciar la oportunidad que el fallo de la Corte Suprema le ofrece para avanzar sin abrir la puerta a nuevos planteos judiciales. No escucha siquiera voces como la del periodista Horacio Verbitsky, quien desde su columna habitual de Página 12 escribió ayer que ahora sí llegó la hora de regular el reparto de la publicidad oficial (también mencionó que sería oportuno sancionar una ley de acceso a la información pública).

Queda demostrado que, aquella política que algunos postulaban como transitoria (hasta que el Grupo Clarín cumpla con la ley), esconde la intención duradera de utilizar la discrecionalidad del poder para influir sobre el contenido de los medios. 

Campeonas asociadas

Por: | 26 de octubre de 2013

  Cuba3

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los muchachos de la primera del Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) se han ganado esta tarde un lugar en la historia grande de la institución –después de 43 años, se consagraron campeones de la liga de rugby -, mientras que las mujeres del club siguen relegadas a un papel secundario, y no estoy hablando de deportes, porque ellas también tienen sus méritos en hockey.

En un país con más egresadas mujeres que hombres, CUBA -club con múltiples sedes en la zona norte del conurbano- sigue funcionando bajo las pautas de un reducto conservador de familias acomodadas. No acepta socias mujeres. La prohibición persiste aún cuando muchos de sus socios están casados con profesionales, graduadas universitarias igual que ellos, que cada fin de semana alientan a sus hijos en algún partido con los colores del club.

La comisión directiva sólo admite mujeres en calidad de esposas, viudas o hijas de socios hombres; es decir, como asociadas a través de un tercero masculino, que viene a ser el titular del derecho: único caso entre todos los clubes universitarios de la Argentina.

El tema surgió hace algunos días durante una charla de la doctora Carmen Argibay ante una platea mayormente masculina, compuesta por empresarios y gerentes de grandes compañías, en el marco del coloquio de IDEA. Argibay, la primera jueza nominada en democracia para integrar la Corte Suprema de Justicia, expuso sobre la problemática de género en el Poder Judicial. Habló del lactario que han inaugurado en Tribunales para las empleadas del Poder Judicial que amamantan; habló de su casa igualitaria, de su ingreso a la carrera de abogacía con 16 años, de su impulso para fundar una entidad de mujeres juezas cuando percibió las diferencias, de los fueros que aún son muy masculinos, como el federal...

Pregunta va, pregunta viene, alguien del público le preguntó su opinión sobre la discriminación que padecen las mujeres en CUBA. La doctora Argibay estaba muy al tanto del asunto, porque el club tiene muchos socios abogados y jueces, y una sede en la calle Viamonte, cerca de Tribunales, a la que sólo pueden ingresar los hombres. Argibay contó que hace muchos años tuvo la tentación de tomar la causa, pero que desistió porque la comisión directiva tuvo un gesto compasivo con una conocida suya que había enviudado. Para que la familia no perdiera el acceso al club, convirtieron en socio a uno de los hijos de la viuda, sin reparar en que era menor de edad.

Descubrí que el esfuerzo de las mujeres de CUBA por ser comprensivas y no tensar demasiado la cuerda persiste hasta el día de hoy. Un colectivo de asociadas intenta sensibilizar a los hombres a través de una campaña para juntar firmas, pero evita los caminos que podrían producir una confrontación más directa con la comisión directiva.

Las mujeres que apuestan a un cambio "por las buenas" difunden su reclamo en las redes sociales. Han creado una página de Facebook "por la igualdad de género en CUBA" en la que despliegan consignas con humor y carteles ingeniosos, y se prestan a intercambios simpáticos con las posturas más retrógradas de los hombres que, escudados en el anonimato, les ruegan que por favor se dejen de molestar, porque las cosas en club funcionan bien así como están.

Un tal Guillermo, por ejemplo, se molestó ante la posibilidad de permitir el ingreso de mujeres a la sede Viamonte y escribió:

"A gilada del club, no sean tan políticamente correctos. Ya no se podrá ir más en bo...las al bar para pedir algo después de un partido de paleta".

Las mujeres respondieron:

 "Guillermo, si lo que a usted le preocupa es su derecho a andar en bolas despues de un partido de paleta, desde ya le decimos que los que estamos en este grupo creemos que la definición sobre el uso de Viamonte no es un tema fundamental.Esperamos que siga Ud disfrutando de sus partidos de paleta, de sus tragos en bolas en el bar de Viamonte, y de su evidente incorreción política".

Con menos pulgas, una tal Mariana agregó:

"Te aseguro que ni aunque me inviten me interesa entrar al bar nudista de Viamonte, por mi sigan paseándose en bolas todo lo que quieran, pero si ése es el motivo por el que las mujeres no podemos ser socias, con toda incorrección política te digo, !déjense de joder!".

Cuba1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El colectivo de mujeres por la igualdad es inquieto, y sus integrantes no son anónimas, pero no pude lograr que ninguna de ellas me permitiera citarla con nombre y apellido y una declaración: me han explicado que la mayoría decidió que es un paso que por ahora no quisiera dar.

En el muro de Facebook y en el blog están todos los antecedentes, incluso escritos de hombres de leyes que alguna vez también se sintieron ofendidos y buscaron convencer a la comisión directiva de cambiar la interpretación puramente masculina que le otorgan a la palabra “socio” (estamos hablando de un estatuto redactado hace ya casi un siglo, en 1918). El planteo es tan absurdo que, con ese mismo criterio, alguien podría pedir que se declare inconstitucional el voto femenino, pues la Constitución habla de ciudadanos sin distinción de géneroPero no entran en razón. Por ahora, la máxima concesión de la comisión directiva ha sido permitir que las mujeres con cierta antigüedad, en caso de divorcio, puedan permanecer en el club.

Para equiparar derechos, según las mujeres, alcanzaría con darle una nueva interpretación a la palabra socio. Pero la comisión directiva no quiere cargar con tal responsabilidad, o no quiere cambios, y entonces exige que el tema se trate asamblea. Forzar una asamblea, a su vez, requiere de la firma del 10 por ciento de los socios, y si se reuniera, como interpretan que se trata de una modificación del estatuto, exigirían el voto afirmativo de dos tercios de los presentes.  

Las mujeres saben que irían al fracaso, aún en el supuesto caso de conseguir las firmas necesarias para llamar a una asamblea. La vía judicial, en cambio, sería sencilla, contundente. No pueden perder. Pero evalúan que el costo de resolver el asunto en tribunales podría resultar demasiado elevado para la convivencia en el club. La meta que se han fijado es el centenario de la creación de CUBA. Para dentro cinco años, cuando lleguen los festejos del 2018, aspiran a ser un club de socios y socias, un club universitario como todos los demás.

Los nuevos románticos (del periodismo)

Por: | 15 de octubre de 2013

 

Ha nacido una nueva generación de periodistas, tan apasionada por su trabajo como un corresponsal de guerra que se juega el pellejo en cada crónica, pero con una diferencia. 

La pasión de esta nueva generación no está ya en el terreno, sino en las bases de datos, en lugar exacto donde encuentran las claves exponer a las organizaciones criminales dedicadas al tráfico de drogas y personas, y a las grandes corporaciones y a lo políticos corruptos que se esconden detrás de sociedades cebolla o en paraísos fiscales para ocultar su patrimonio. 

El buen periodismo de datos se preocupa también por la calidad de los textos que entrega y considera que la computadora no es más que un punto de partida para una investigación sólida, pero muchas veces su mejor aliado resulta ser un gráfico que le permite desplegar de manera comprensible revelaciones sobre complejos entramados.

Conocí en Río de Janeiro, durante la Conferencia Global de Periodismo de Investigación (GIJC por sus siglas en inglés) el trabajo de uno de los máximos exponentes de esta nueva generación, Paul Radu, un rumano obcecado en perseguir a las redes del crimen organizado con base en Europa del Este y ramificaciones en el mundo entero. 

En distintos paneles -porque expuso en muchos- Radu explicó que su punto de partida responde a una de las máximas más antiguas del periodismo de investigación: hay que seguir la ruta del dinero (follow the money). Radu entiende que los periodistas ahora contamos una gran ventaja, porque internet permite como ninguna otra herramienta seguir el rastro de crímenes económicos que atraviesan fronteras.  

Con acceso a bases de datos del mundo entero, con la ayuda de programadores, hackers de buenas intenciones, y cooperando entre periodistas de diferentes países, Radu transmite la convicción de que el periodismo, en función detective, puede resultar más eficaz incluso que las fuerzas de seguridad, que por lo general tienen pocos incentivos para cooperar de un país a otro.

Radu dirige el Proyecto de Periodismo sobre Crimen Organizado y Corrupción (en inglés OCCRP,Organized Crime and Corruption Reporting Proyect), un sitio que además de exhibir historias propias incluye una herramienta que se ofrece como una suerte de 911 para periodistas de investigación. Desde la página se puede acceder a un conjunto de bases de datos sobre personas, sociedades y corporaciones, así como también pedir ayuda de un experto en caso de no encontrar respuestas. El acceso a datos es gratuito, aunque de requerir ayuda de los investigadores, según los recursos disponibles del solicitante y la causa que persiga, pueden cobrar un honorario.

La vocación docente del proyecto es tan firme que ofrecen videos instructivos en Youtube sobre cómo utilizar las bases de datos que incluyen, por ejemplo, directorios de las compañías con sede en Panamá.

Entre muchos ejemplos de historias de alto impacto nacidas en una base de datos, Radu mostró fotos de una villa perdida en Azerbaijan, cuyos pobladores padecían la falta de agua por un proyecto minero. Los campesinos culpaban de sus desgracias “a los ingleses”: la compañía extractora, que había obtenido un permiso del presidente, parecía tener ese origen. Sin tanto esfuerzo, con algunas búsquedas y ulteriores comprobaciones, los reporteros descubrieron que detrás de la empresa inglesa se escondían sociedades basadas en Panamá, propiedad a su vez de las hijas del presidente de Azerbaijan. 

Encuentro romántica la idea de periodistas colaborando con periodistas, queriendo compartir con el mayor número posible de colegas esa fuente inagotable de historias que son las bases de datos y ofreciéndose además como guías para la búsqueda. 

Después de tanto escuchar hablar de las crecientes dificultades para investigar a las grandes corporaciones y a los políticos corruptos cuando ya no existe financiamiento para el periodismo de calidad o de investigación, mi percepción es que los colegas que saben navegar bases de datos perdieron la nostalgia y saben enamorar a los que vienen en el oficio de revelar aquello que otros quieren esconder. 

 

El Gobierno de los intendentes (del conurbano)

Por: | 30 de septiembre de 2013

 

Massayaliados

 

Antes, los intendentes de la provincia de Buenos Aires se conformaban con ser amos y señores en sus territorios, los municipios. 

Procuraban mantener bajo control al Concejo Deliberante, acceder al mayor numero posible de reelecciones y colocar a un pariente o aliado como legislador provincial; los más ambiciosos soñaban, tal vez, con pasar una temporada en La Plata como ministro del gabinete del gobernador.

Cuando digo antes no refiero un tiempo tan lejano, sino al tipo de liderazgo que construyeron los intendentes bonaerenses a partir de 1983, y a un modelo que funcionó a lo largo de dos décadas. 

La reforma de la Constitución en 1994 inoculó las condiciones que iban a terminar con la era de los caudillos sin ambiciones más allá del terruño, pero su efecto en la dinámica de la política no se hizo sentir de manera inmediata.

Los convencionales constituyentes eliminaron la intermediación del colegio electoral, un sistema que moderaba el peso de la provincia de Buenos Aires en el resultado final de una elección presidencial (muchas veces me he preguntado por qué aceptaron los gobernadores una reforma que debilitó tanto al federalismo, y encuentro la respuesta en el rol de las provincias con riquezas mineras y petroleras, que obtuvieron a cambio la titularidad sobre los recursos naturales).

Con la introducción del voto directo por distrito único, los intendentes del conurbano -el anillo que rodea a la ciudad de Buenos Aires, el territorio mas poblado del país- pasarían a ser los grandes electores de la escena nacional.

Porque además del cambio en el sistema electoral se produjo un fenómeno creciente de "peronización" del conurbano, y el Partido Justicialista ya nunca más dirimió sus internas con el voto popular, como había ocurrido cuando Carlos Menem le ganó a Antonio Cafiero, en el preludio de las presidenciales de 1989. Todo contribuyó para potenciar el poder de los intendentes de distritos populosos, que antes se veían relegados en las grandes ligas por los gobernadores de provincia. Al resolver la interna peronista en su territorio, terminaron siendo ellos quienes inclinan la balanza general a un lado o al otro. 

El rol creciente de los caudillos del conurbano resultó evidente en la elección que Nestor Kirchner le ganó a Menem, en 2003. Kirchner, un patagónico desconocido en el resto del país, se impuso en distritos muy poco poblados, insignificantes para la cuenta general, y sacó la diferencia que lo colocaría en la segunda ronda (de la cual Menem iba a desertar) gracias a Eduardo Duhalde, quien le ofreció los votos del conurbano.

(Ironías del destino: Duhalde había creído que, después de la reelección de Menem, él seria el primer beneficiario del voto con distrito único en todo el país, porque había sido pionero en la estrategia de proyectar el potencial electoral de los barones del conurbano más allá de sus fronteras.)

Kirchner entendió que debía su triunfo a la provincia de Buenos Aires y actuó en consecuencia. En 2005 colocó a su mejor carta, Cristina Fernandez de Kirchner, como candidata a senadora para borrar la influencia de Duhalde de una vez por todas; en 2009, él mismo se mudó de distrito para encabezar (con mucho menos éxito) la boleta de diputados nacionales.

Ahora estamos frente a una etapa más avanzada del mismo proceso: los intendentes ya no se conforman con ser electores. 

Quieren ser protagonistas con la fuerza de los números: el 26 por ciento del total del padrón del país vota en el conurbano. Uno de cada cuatro electores.

El salto en sus ambiciones coincide, además, con una renovación generacional. 

A los nuevos, ya los interesa trabajar para otros. La vieja guardia, la que nació con esta etapa de la democracia -formada por los "viejos" como Hugo Curto (Tres de Febrero), Raul Othacehé (Merlo), o Alejandro Granados (de Ezeiza, recién nombrado ministro de Seguridad)- está en retirada.

Los que llegan tienen otro juego: basta con echar un vistazo a las elecciones de octubre próximo. 

La irrupción del Frente Renovador de Sergio Massa, intendente de Tigre, se impuso como la gran novedad de las primarias. El Frente, según Massa, resultó de una suma de voluntades de intendentes de la provincia de Buenos Aires, del interior y del conurbano, con representación en las principales secciones electorales. 

Massa armó el tablero partiendo de su fortaleza en el conurbano norte (con su municipio como bastión de la primera sección electoral); Dario Giustozzi, intendente de Almirante Brown y segundo de la lista, con área de influencia en el sur (y en la tercera sección electoral, la más poblada); en alianza con los distritos que en otro tiempo fueron los únicos radicales del conurbano, con Gustavo Posse (San Isidro) y Jorge Macri con la pata PRO (Vicente López) y con un grupo con influencia en la franja media, con Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), Joaquín De la Torre (San Miguel) y Gabriel Katopodis (San Martín), todos ellos con la misión de achicar la diferencia que descontaban obtendría el oficialismo en La Matanza, el más populoso entre los populosos. 

Cristina Fernandez de Kirchner respondió al armado de Massa con su misma lógica, una señal temprana de su error de lectura del escenario que se abría en octubre en la provincia de Buenos Aires de cara al 2005. La presidenta eligió para ubicar al frente de la boleta del Frente para la Victoria a un intendente joven, de un distrito grande, con una historia de vida de superación de un cáncer. Así nació Martin Insaurralde desde Lomas de Zamora como candidato.

En los últimos días, desde el campo de Massa e Insaurralde, se acusaron unos a otros de ser candidatos a un cargo que no pretenden asumir, porque -si pudiesen elegir- preferirían permanecer en el terruño que perderse entre 257 diputados nacionales en un Congreso que no ofrece nada muy apasionante para un político sin pasión por la práctica legislativa. 

Pero aquel tiempo ya pasó: los intendentes podían ser candidatos testimoniales, como lo fue Massa de Kirchner en el 2009, cuando se integraban a la boleta por indicación de un tercero (que creía prevenir de esa manera posibles traiciones). Ahora sienten que arriesgan capital propio si defraudan al electorado. Porque juegan por voluntad propia y ponen en riesgo ambiciones propias, las que van mas allá de octubre.

Ezeiza SRL

Por: | 13 de septiembre de 2013

Granados

 

Alejandro Granados pidió licencia en su cargo de intendente de Ezeiza y asumió esta mañana como ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires. Hasta ahí, nada excepcional.

A menos que nos pongamos a discutir sobre el tino del gobernador Daniel Scioli de ubicar al frente de las fuerzas de seguridad a un intendente que en 1999 resistió un asalto a los tiros y declaró:

     - Lamentablemente tuve mala puntería.

Pero quisiera detenerme en otro punto.

En lugar de respetar la sucesión que fija la ley, Granados decidió que las suplencias son un asunto familiar. Un tema que se resuelve en su casa.

     - Le he pedido a Dulce que en este tiempo que estoy a préstamo en la provincia se ocupe de estar al frente de la Municipalidad- anunció.

Dulce es su esposa, Dulce Granados. Dulce es diputada nacional, candidata a la reelección en el mismo cargo en las elecciones de octubre. No detenta ningún cargo formal en Ezeiza.

Dulce y cfk

Según la ley de municipios, cuando el intendente pide licencia o renuncia, asume en su reemplazo quien lo haya acompañado como primer candidato a concejal. En este caso, el cargo, con todos sus atributos, le correspondería a Oscar Cicco, médico, director de un hospital en Ezeiza. Granados tiene reservado para Cicco un papel menor, aunque decoroso:

      - No dudo de que él también va a hacer un esfuerzo grande

A Dulce, una mujer delgada y siempre rubia con el pelo largo que anda por la vida maquillada y de tacos, Granados le legó el poder real y un consejo para que lo ejerza:

      - Que se pinte los bigotes

Porque está por ingresar en un club de hombres.

Ezeiza integra el conurbano de la provincia de Buenos Aires -el cordón que rodea a la ciudad capital, el de mayor densidad poblacional del país-, territorio que no conoce de alcaldesas en ninguno de sus 24 municipios. 

Granados responde al modelo del típico barón del conurbano: asumió por primera vez en 1995 y lleva cinco reelecciones consecutivas en un municipio que desde su creación (como un desprendimiento de Esteban Echeverría) no ha tenido otro intendente. Dulce también lleva cinco períodos como legisladora, alternando entre la provincia de Buenos Aires y el Congreso nacional (es frecuente, como contamos en una entrada anterior en este blog que las esposas figuren en las listas con el apellido de casadas).

En la geografía de Ezeiza, poblada por 160 mil habitantes, resaltan los contrastes entre los countries de la zona de Canning y las barriadas. El aeropuerto internacional que alberga, el más importante del país, representa para Granados una fuente de recaudación que es la envidia de intendentes vecinos. 

Los Granados también han sabido aprovechar la cercanía del aeropuerto para los negocios familiares.

Arrancaron con El Mangrullo, una parrilla de grandes dimensiones y techo de tejas ubicada junto a la autopista, sede de las celebraciones del poder en los tiempos de Carlos Menem. Más acá en el tiempo, los Granados se asociaron con la cadena internacional Holiday Inn y levantaron juntos un hotel cuatro estrellas, de nueve pisos y más de cien habitaciones, pegadito al Mangrullo.

Hotelmangrullo

La construcción del hotel, inaugurado el año pasado, demandó una inversión de 18 millones de pesos. Nunca nadie preguntó por el origen de los fondos que aportó Granados Hermanos SRL, una sociedad integrada por Bárbara, de 20 años, y los otros hijos del matrimonio, que han encontrado ya sus espacios propios de poder, siempre con asiento o vínculos con Ezeiza o el aeropuerto.

Gastón Granados preside el club más importante de la zona, Tristán Suarez, que pelea en la categoría del ascenso con una camiseta a la que en un partido le imprimieron el rostro de Néstor Kirchner, un homenaje reñido con las normas de la AFA, aunque nadie protestó.

Alejandro, el hijo homónimo del intendente, es titular de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), la máxima autoridad nacional en la materia, nombrado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Los Granados han rodeado al aeropuerto de Ezeiza: cobran las tasas que le corresponden al municipio, controlan la aviación y los negocios adyacentes a través de Granados Hermanos SRL. 

Abordar los asuntos de la intendencia como un bien familiar es algo que les resulta natural.

Turbulencias en el relato

Por: | 02 de septiembre de 2013

Los domingos de Cristina Fernández de Kirchner en Río Gallegos o en El Calafate -lejos del centro del poder, con ratos de soledad y algo tiempo libre- suelen inspirar ráfagas de comentarios en su cuenta de Twitter.

En las últimas horas contó que había pasado gran parte del fin de semana con su nieto de 4 kilos en brazos y repasó algunos temas de la semana. Entre otros, el conflicto desatado con LAN, empresa aérea de origen chileno, a la que un organismo de control intervenido por el Poder Ejecutivo -que subsidia con más de dos millones de dólares diarios a Aerolíneas Argentinas- intimó para que abandone en un plazo de diez días el hangar que alquila en Aeroparque para operar sus vuelos domésticos.

La intimación del organismo regulador de aeropuertos, el ORSNA, quedó en suspenso por una decisión de un juez que aceptó un recurso de amparo de la compañía aérea. Pero la bronca de la presidenta no cede, por lo que pudimos apreciar en su cuenta de Twitter:

"Lo de LAN merece párrafo aparte. ¿Alguien imagina si Aerolíneas Argentinas en lugar de ser línea de bandera recuperada… hubiera sido una empresa de mi propiedad y cuando me eligen presidenta la hubiera “vendido”?…"

Sebastián Piñera, su colega chileno, debió vender el 26 por ciento del paquete accionario de LAN antes de asumir la presidencia en Chile, por las normas que buscan prevenir conflictos de interés. Como en Argentina no existen leyes que impidan el ejercicio simultáneo del poder con la gestión de negocios, Néstor y Cristina Fernández de Kirchner aumentaron su patrimonio declarado, entre el año 2003 y el 2012, de 7 millones a 82 millones de pesos.

El dato surge de las declaraciones que fueron presentando en la Oficina Anticorrupción (práctica que este se verá interrumpida gracias a la reforma judicial en la que el Poder Ejecutivo coló una norma que convierte en reservados los datos relevantes de la economía de los funcionarios públicos). Hablando de compañías aéreas, una de las fuentes de ingreso de la familia Kirchner ha sido el alquiler de hoteles que tienen convenios con Aerolíneas Argentinas para alojar a las tripulaciones en El Calafate.

Antes que la presidenta, el titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, había vinculado a su principal competidora en el mercado interno con la dictadura de Augusto Pinochet. En un video que tiene tres años de antigüedad, pero mucha actualidad por su circulación en redes sociales, un Recalde sin saco, con el primer botón de la camisa desabrochado, afirma que su principal obstáculo no son los medios, que siempre todo lo tergiversan, tampoco los gremios, que en su gran mayoría cumplen el rol que les toca. Nada de eso.

 

El verdadero problema -dijo- es su competencia. Porque "no son pichones ni nenes de pecho los que llevaron a la derecha a la presidencia de chilena, estamos compitiendo con la derecha pichonetista instalada en la Argentina".

La aerolínea es controlada por Juan Cueto, un inmigrante cuyo padre republicano fue asesinado durante la guerra civil en España, y sus cuatro hijos, un clan familiar con las lazos con todas las fuerzas políticas, devenido en poderoso grupo empresario chileno. Los Cueto explotaron LAN en sociedad con Piñera hasta que el presidente se vio obligado a vender el 26% del paquete accionario y ellos le compraron su parte hace tres años.

La operación de LAN en Argentina, con más de mil empleados locales, es la tercera en importancia para la aerolínea, ahora LANTAM, surgida de un proceso de fusión compleja y costosa con la brasilera TAM (propiedad de otra familia, brasilera en este caso, los Amaro). Para conocer la estructura de LAN y sus lazos con el presidente de Chile, recomiendo consultar Poderopedia.org, uno de los proyectos periodísticos más interesantes, basado en periodismo de datos, que han surgido en Internet.

Como dice en su página web a modo de presentación, "Poderopedia es una plataforma colaborativa de periodismo de datos que mapea quién es quién en los negocios y la política en Chile. Usando información pública, visualizaciones de datos y tecnología semántica, te ayuda a entender las relaciones entre las personas, empresas y organizaciones de interés público, para reflejar eventuales conflictos de interés y promover una mayor transparencia para todos". Con una simple búsqueda, Recalde se podría haber informado mejor sobre LAN y sus accionistas, a los que ha declarado sus grandes enemigos.

En el video que ahora trascendió, grabado durante un encuentro con militantes de una agrupación kirchnerista, Recalde cuenta que fue a pedirle a Fernández de Kirchner que suspendiera la autorización de LAN para volar ciertas rutas dentro del país, pero que a la presidenta le pareció una medida demasiado arbitraria. La compañía viene denunciando, con mayor o menor intensidad, que trabaja en un clima de mucha hostilidad, porque le cancelaron los vuelos internacionales que salían desde Aeroparque, porque no le autorizan nuevas frecuencias ni charters especiales, a lo que sumó un conflicto con la empresa que proveía el servicio de mangas y que le provocó importantes demoras en su servicio a una compañía que se preciaba de tener mejor puntualidad que Aerolíneas.

Hasta que Gustavo Lipovich -geógrafo, militante de agrupación juvenil La Cámpora, igual que Recalde, y titular del ORSNA- ordenó el desalojo del hangar que LAN alquila, mediante un contrato que tiene unos cuantos años más de vigencia. Los directivos de LAN sostienen que dejar el hangar en Aeroparque, ubicado en plena ciudad, los obligaría a cancelar todos los vuelos de cabotaje.

Aunque el Gobierno afirma que es mentira, LAN alega que, si trasladara las operaciones a Ezeiza (el aeropuerto internacional ubicado a unos 35 kilómetros de la ciudad) perdería toda capacidad de competir con Aerolíneas Argentinas en vuelos domésticos. La respuesta del Gobierno ha sido que Aerolíneas Argentinas es nuestra compañía de bandera, que cubre rutas que LAN ignora porque son deficitarias (aunque los vuelos más deficitarios de Aerolíneas han sido los de Australia) y entonces resulta razonable que el Estado nacional la apoye.

En ese contexto, el tramo más revelador del video de Recalde, que pasó inadvertido, es aquel en el que admite que a pesar de la supuesta recuperación para el patrimonio nacional, después del desastre que fue la administración de Marsans, Aerolíneas en verdad no es una empresa nacional.

"Todavía, técnicamente, es una sociedad anónima privada, conducida por el Estado, pero en su estructura es una sociedad anónima que no se rige por la ley de administración financiera del Estado, ni por ninguna norma que establezca y transparencia y control como que hay en el Estado", se lo escucha decir a Recalde.

Después ocurre algo increíble: tras admitir que maneja más de dos millones de dólares al día sin los controles que tendría si fuese realmente una empresa estatal, habla con desparpajo de su enorme desprecio por los legisladores, diputados nacionales que integran la Comsión de Transporte que, en ausencia de otros mecanismos, debieran acceder a los balances de la compañía, que son un verdadero misterio.

"La verdad es que rendir cuentas ante esa manga de zánganos no es muy satisfactorio, a uno le gusta rendir cuentas y contar ante los compañeros", se sincera sobre el final un Recalde exaltado.

Un dilema bien argentino

Por: | 23 de agosto de 2013

Cupula congreso

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin haber ganado las elecciones legislativas que valen, las del 27 octubre, algunos dirigentes de la oposición ya han comenzado a especular con el siguiente escenario: ¿qué tal si después del recambio juntan fuerzas en la Cámara de Diputados y entre todos eligen a un presidente que sustituya a sus actuales autoridades?. 

!Golpe institucional!, gritan por anticipado desde la bancada oficialista.

No es para tanto.

Sin embargo, el Gobierno tiene argumentos a su favor.

Aún cuando para la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sobrevenga una catástrofe, peor que el resultado de las primarias del 11 de agosto, el oficialismo retendrá la primera minoría en ambas Cámaras del Congreso (porque no arriesga demasiado: pone en juego las bancas obtenidas con su peor porcentaje electoral hasta la fecha, el del 2009). 

El reglamento de Diputados sólo fija una mayoría simple como requisito para la elección del presidente; pero, por usos y costumbres, el bloque individual más numeroso se ha ganado el derecho a conducir la Cámara, aún cuando los demás partidos, todos juntos, pudieran arrebatarle una votación.

Entonces, aquello que un sector de oposición propone no viola el reglamento, pero rompería con una tradición republicana que facilita la gobernabilidad. 

Ahora, el dilema: ¿corresponde cuidar las formas en deferencia a un Gobierno que nunca entendió la diferencia entre ser mayoría y representar a la primera minoría? 

Hace dos años que Fernández de Kirchner, y el bloque oficialista del Congreso, imponen su voluntad sin atender minorías, auditorías ni organismos de control; hace años que manejan los asuntos públicos sin brindar información pública elemental y en una confusión permanente entre asuntos partidarios, propaganda y gestión de Gobierno. Su lógica: ganamos las elecciones, interpretamos la voluntad popular, y al que no le guste, que vaya a las urnas a ver si lo eligen para gobernar

Desde que la presidenta fue reelecta en el 2011 y tomó el control del Congreso con el 54 por ciento de los votos, tan sólo la Corte Suprema de Justicia significó un contrapeso a la elevada concentración del poder en manos del Ejecutivo.

Aunque faltan aún las elecciones de octubre, el resultado de las primarias alcanzó para debilitar la fuerza del discurso de una mayoría prepotente y todopoderosa. El kirchnerismo ya no invoca mayorías, sino que defiende los derechos de una minoría, los de la primera minoría (en agosto, el Frente para la Victoria sumó en todo el país el 26 por ciento de los votos).

Volvamos a la pregunta original: ¿Sería legítimo que todos los opositores, de colores varios, se unieran con el único fin de sacar del cargo a Julián Domínguez?.

Estamos frente a un dilema muy argentino. 

Me refiero a la tentación de ignorar las reglas del juego, de hacer una trampa, considerada menor, frente a los pecados del verdadero tramposo, que no trepidaría en aplastarme si estuviera en mi lugar. El mecanismo justifica la falta propia porque otros hacen cosas mucho peores (en materia de impuestos ya es un lugar común argumentar: no me van a pedir a mi que pague todo, siendo que otros evaden, roban y se gastan toda la plata en corrupción…) 

El peronismo, como fuerza colectiva, no se plantea este tipo de dudas. A lo largo de la historia ha demostrado que no necesita encontrar excusas: ejercita el poder sin especial cuidado por las instituciones ni culpa. 

El problema de fondo es que, más allá de cualquier consideración sobre la legitimidad de sumar voluntades con el único fin de deponer a otro, los rejuntes de la oposición tampoco han logrado ofrecer alternativas eficaces para la alternancia en el poder.

Las fotos del ganador

Por: | 12 de agosto de 2013

Massa

Cuando se supo ganador, después de las nueve de la noche, Sergio Massa apareció eufórico en el centro de convenciones Pipa, ubicado detrás del Puerto de Frutos de Tigre, transformado ya a esa hora en un polo de atracción de economistas y peronistas que alguna vez ocuparon cargos destacados en los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. 

Massa había presentado en las urnas una lista que mezcla intendentes -sobrevivientes algunos de infinitas batallas, otros representantes de la nueva camada- del conurbano y del interior de la provincia; con sindicalistas ortodoxos (Héctor Daer); dirigentes llegados de otras fuerzas (Coalición Cívica); integrantes del PRO de Mauricio Macri, un ex gobernador de la provincia (Felipe Solá); un empresario industrial (José Ignacio De Mendiguren); un actor (Fabián Gianola); y una periodista especializada en asuntos previsionales (Mirta Tundis). 

Pero a la hora del festejo, en el galpón revestido de carteles negro, rojo y amarillo de la campaña de Massa, con el sonido ensordecedor de los bombos que portaban hinchas de Tigre, aparecieron otros protagonistas; dirigentes que también ocuparon, como el intendente de Tigre, cargos relevantes en el Gobierno que ahora aspira a suceder. 

Massa, ex titular de la ANSES, reemplazó como jefe de gabinete de la presidenta Cristina Fernández a Alberto Fernández, el más duradero de la historia del kirchernismo, que ahí estaba, sonriente sobre el escenario. Dos ex ministros de Economía de Kirchner, Rodolfo Lavagna y Miguel Peirano, también se dejaron ver en el centro de convenciones que recibía el viento helado del Río Luján; mientras que el ex titular del Banco Central, Martín Redrado, quedó en una estratégica primera fila. 

Demasiados economistas para celebrar un resultado de una primaria para elegir candidatos a diputados, pero los suficientes como para expresar una apuesta de ciertos sectores al relevo presidencial del 2015.

La foto de quienes subieron al escenario se completaba con dirigentes que tienen su historia en el peronismo de la provincia de Buenos Aires, algunos expulsados del kirchnerismo y otros emigrados por voluntad propia. Además de sumar a Solá, Massa rehabilitó a Juan José Alvarez, el ex intendente de Hurligham y ex ministro de Justicia y Seguridad de Eduardo Duhalde, que parecía condenado al ostracismo desde que Página12 revelara que había sido agente de la SIDE durante la última dictadura militar. También Miguel Angel Toma, titular de la SIDE durante la presidencia de Duhalde, llegó hasta Tigre, aunque quedó abajo del escenario.

Entre los intendentes con muchas reelecciones a cuestas, Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas) y Gustavo Posse (San Isidro) se felicitaban de haber dado, una vez más, el salto oportuno en el momento justo y en la dirección correcta. De origen radical, Posse supo acompañar a Néstor Kirchner, hasta que se volvió un opositor furibundo al gobierno de Cristina Kirchner. Celebraron también los representantes de la nueva camada de intendentes del conurbano, los contemporáneos de Massa, y una de las claves para entender su triunfo.

Darío Giustozzi, intendente de Almirante Brown, y segundo candidato a diputado detrás de Massa, llegó para confirmar que en la tercera sección electoral, la más poblada de la provincia, habían dado una pelea inesperada a la lista que encabezó Martín Insaurralde por el Frente para la Victoria.

En algunos municipios fundamentales de la tercera sección, como La Matanza, Avellaneda, Lanús o Lomas de Zamora, perdían por poco -contó Giustozzi- o incluso ganaban: al final, Insaurralde sacó una ventaja de unos 200 mil votos. Insuficientes para compensar el triunfo contudente que Massa y los suyos descontaban en la primera sección electoral, la segunda en importancia y su bastión territorial.

(El resultado de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias 2013 rompía así una creencia muy arraigada entre los politicos que conocen el conurbano: nadie gana una elección en la provincia sin haber ganado en la tercera sección electoral.)

La lista de Massa se imponía de manera cómoda y previsible en Tigre, Vicente López, San Isidro y San Martín (gestionada por su aliado Martín Katopodis); pero el intendente de San Miguel, su amigo y operador político Joaquín De la Torre, llegó con la sopresa de un resultado muy parejo en los municipios más poblados del oeste del conurbano, que también forman parte de la primera sección electoral, como Merlo, Moreno y Morón. 

Nuevo Encuentro de Martín Sabbatella, ahora a cargo del AFSCA, organismo encargado de aplicar la ley de medios, conoció por primera vez la derrota en Morón; sufrieron también algunos barones expertos en alambrar sus distritos con tácticas que disuaden hasta al más valiente opositor, como Raúl Othacehé en Merlo. Muchos de los intendentes de la vieja guardia acompañaron a Insaurralde, pero pocos fueron capaces de garantizarle una victoria a la presidenta en sus distritos.

La lista de Massa sacó más de medio millón de ventaja en la primera sección electoral, sumó en el interior de la provincia, sufrió más de lo esperado en la costa Atlántica, y dio una pelea muy pareja en los distritos que a largo de estos años le habían entregado sucesivos triunfos al kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires (los mismos que aguantaron el resultado para que el triunfo de Francisco De Narvaéz sobre Néstor Kirchner en el 2009 fuese muy estrecho).

La agencia oficial de noticias Télam elaboró un mapa que resulta útil para comprender el resultado de la batalla territorial entre Massa e Insaurralde:

 

Mapa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el centro de convenciones se sentían protagonistas de una hazaña: la lista de Massa había sumado tres millones de votos; y sin tener representación en ningún otro lugar del país, por el peso electoral de Buenos Aires, se ubicó como la segunda fuerza nacional, detrás del Frente para la Victoria.

El kirchnerismo había conocido la derrota en territorio bonaerense en el año 2009, cuando Néstor Kirchner, después de haber sido presidente, y antes varias veces gobernador de Santa Cruz, encabezó la lista de diputados. Massa, entonces jefe de gabinete, y otros funcionarios e intendentes afines al Gobierno, figuraron como candidatos "testimoniales" para reforzar la oferta electoral. La estrategia no alcanzó para evitar la caída frente a Francisco De Narváez, que se impuso en una elección muy pareja, mucho más pareja que la del domingo pasado.

Foto2009bis

 

En el despacho que ocupa en la municipalidad de Tigre, Massa exhibe una foto con sus compañeros de la escuela secundaria, y le gusta contar que sigue en contacto con la mayoría de ellos, porque sus amigos son los de toda la vida. Las fotos en el mundo de la política, Massa sabe muy bien, actualizan a otra velocidad.

Represor en fuga, y millonario estafador

Por: | 01 de agosto de 2013

Cayman

Jorge Antonio Olivera, el represor condenado por crímenes de la dictadura que fugó una semana atrás del Hospital Militar, podría estar ahora mismo en las aguas cristalinas de un paraíso fiscal. Podría. Dinero no le faltaría, aún cuando la Unidad de Información Financiera (UIF) ordenó congelar sus bienes, le bloqueó el acceso a cuentas bancarias y suspendió el CUIT de un fideicomiso que manejaba.

Olivera burló a la Justicia muchas veces en su vida. Las autoridades que ahora lo buscan acaban de descubrir que el ex militar tiene mucho dinero a su disposición. Según reveló en las últimas horas el ministro de Defensa, Agustín Rossi, han detectado un fideicomiso vinculado a Olivera con un balance de 9 millones y medio de pesos al mes de diciembre del 2010. Saben que el dinero proviene de honorarios que el ex militar, y abogado, fue cobrando de juicios contra el Estado de integrantes de las Fuerzas Armadas y de seguridad por salarios mal liquidados. 

Rossi no debe saber con certeza, o al menos no lo dijo ante los periodistas, que su presa posee además una cuenta en el exterior, a nombre de una sociedad extranjera, con fondos también millonarios. En dólares. La cuenta se alimentó -según la documentación que acompaña una denuncia penal- de una estafa que Olivera consumó contra CarVal Investors, una empresa financiera que forma parte del grupo Cargill, la principal exportadora de granos del mundo, a la que le vendió esa cartera de juicios.

Este otro capítulo de la historia de Olivera arranca en su anterior etapa de prófugo, que se extendió a lo largo de ocho años. Como el ex militar se negaba a compadecer cuando lo requerían, dos jueces de la provincia de San Juan le dictaron sendas órdenes de captura en el año 2000. Con el grado de teniente del regimiento de Infantería, Olivera había integrado el grupo de tareas que secuestró a la modelo franco-argentina Marianne Erize, que permanece desaparecida; y luego se probaría que también participó de las sesiones de tortura que padeció Margarita Camus, hija de un ex gobernador de San Juan. 

El 3 de noviembre del 2008, un equipo dedicado a la búsqueda de personas de la Policía Federal detuvo a Olivera cuando salía de su casa en Vicente López, conurbano norte de la provincia de Buenos Aires. No se había escondido en ningún lado; no había modificado su aspecto, tampoco su identidad. Con su nombre había amasado una fortuna en litigios contra el Estado.

A pesar de su condición de prófugo, Olivera ejerció esos años la profesión de abogado y visitó con frecuencia a los tribunales administrativos de la ciudad de Buenos Aires. En sociedad con Jorge Humberto Appiani (en la actualidad preso en Entre Ríos, también por crímenes de lesa humanidad) Olivera había montado un estudio que encontró en los litigios contra el Estado, en su enorme mayoría de integrantes de la Prefectura, un negocio tan espectacular que le permitió generar una cartera de honorarios en juicios por cobrar valuada en ocho millones de dólares.

Los doctores Olivera y Appiani sólo tenían apuro: sabían que no disponían del tiempo necesario para cobrar todo ese dinero, proveniente de unas 20 mil causas judiciales. A través de un intermediario que se llevó una comisión, ofrecieron a la financiera CarVal que le comprara la cartera de juicios a la mitad de precio. 

Tentado por la alta rentabilidad que prometía, un gerente de CarVal cerró la operación: pagaría 2 millones de dólares a cambio de 4 millones por cobrar en un primer tramo, garantizado sobre el total de la cartera. Luego, a medida que fueran cobrando los demás juicios, irían desembolsando el pago por el resto de la cartera. Crearon un fideicomiso y otro de garantía, e idearon un mecanismo para que los abogados cobraran su parte en una cuenta en el exterior a nombre de una sociedad radicada en Estados Unidos. El estudio jurídico Nicholson & Cano certificó los juicios, pero nadie investigó a la contraparte, cuyos antecedentes habrían saltado con una sencilla búsqueda en Google.

Olivera y Appiani cayeron presos enseguida. Desde la cárcel se las arreglaron para vaciar el fideicomiso de los honorarios que ya habían cedido a cambio del depósito en el exterior. Los informes que el administrador del fideicomiso no presentaba y el resultado de una auditoría encendieron las alarmas en CarVal cuando ya era demasiado tarde. 

Olivera se preparaba para recibir una condena a prisión perpetua. Conoció el fallo el 4 de julio pasado, y a las tres semanas, con alguna complicidad que falta determinar por parte del Servicio Penitenciario y del Poder Judicial, logró un permiso para un traslado temporario a Buenos Aires y otro para acudir a una consulta en el Hospital Militar. El resto es historia conocida: ahí le perdieron el rastro.

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal