Recóndita Armonía

04 ene 2016

Shakespeare & Verdi

Por: Rubén Amón

 

El año Shakespeare que acabamos de empezar implica un repaso a las 300 óperas que inspiró el bardo. O más que las 300, podría restringirse el enfoque a las tres óperas que escribió Giuseppe Verdi desde la devoción a “papá”.Así lo llamaba, papá, sin haberse conocido, distanciados por tres siglos. Y reunidos imaginariamente por el musicólogo Massimo Mila. Los hizo coincidir en un libro y en una acera poblada de gente. Y se saludaron con respeto.

09_shakeaverdi_lg

Es una escena extemporánea, pero representativa del intenso vínculo que Verdi mantuvo con Shakespeare. Por las óperas que jalonaron su madurez creativa -”Macbeth”, “Otello”, “Falstaff”-, por las óperas que quiso componer y no pudo -”Hamlet”, “Romeo y Julieta”, “El rey Lear” -, y por haber descubierto en Shakespeare el hallazgo de la “parola scenica”, es decir, la proyección escénica de la palabra, su poder dramatúrgico, su resonancia teatral, incluso la facultad de percibir en los textos embrionarios la música que Shakespeare no escribió y que sí predispuso para que Verdi acertara a encontrarla entre los silencios.

 

No se explica la devoción del compositor italiano al escritor inglés sin las traducciones que aparecieron en Italia mediado el siglo XIX y cuyo artífice, Carlo Rusconi, frecuentaba, como Verdi, los salones de la condesa Maffei en las tertulias de Milán que cebaron el “risorgimento” y que catalizaron las inquietudes intelectuales de la época. Verdi era en sí mismo un epígono de Shakespeare, no ya por la prolijidad, la popularidad, la versatilidad, sino porque se había significado por escrutar a las pasiones humanas, casi siempre destructivas, pero provistas de una mirada piadosa a los descarriados y expuestas a las reglas ininteligibles del destino.

 

Harold Bloom decía que Shakespeare enseño a sentir por haber definido con la palabra los sentimientos mismos. Los límites del mundo son los límites del lenguaje, escribía Wittgenstein. Y podría extrapolarse la fórmula al lenguaje musical. Verdi sufrió y amó por todos nosotros. Nos legó sus óperas como si fueran un trasunto del alma humana. Ahí estriba su afinidad a Shakespeare.Verdi se identifica en el universo de Shakespeare porque el escritor inglés, como le sucede a él mismo, confronta al individuo con la conciencia y la identidad. Porque a ambos les preocupa la presencia del mal en la naturaleza humana. Porque les inquieta la relación del hombre con el poder. Porque les obsesionan los instintos. Y porque recurren al sentido del humor cuando se antoja necesario un salvoconducto. O un epitafio. Me refiero a las últimas palabras que Verdi escribió en su ópera definitiva. “Todo en el mundo es burla”. Hablamos de Falstaff. Y de un homenaje de Verdi a Shakespeare que los relaciona entre sí en la idea total del arte como punto de fuga.

 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

La ópera no muerde. Como mucho, aburre. Aficiónese o síganos. O haga las dos cosas a la vez. Intentaremos que no se arrepienta.

Sobre el autor

Rubén Amón

Rubén Amón Podría haber sido barítono, podría haber sido pianista, pero el autor de este blog tuvo que resignarse a un teclado más limitado, el del ordenador, para dedicarse al periodismo y explorar, incluso, uno de sus ámbitos más minoritarios, sospechosos y hasta esnobistas: la ópera y la música clásica.

Categorías

Archivo

agosto 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal