Recóndita Armonía

12 ene 2016

¡Feliz año!

Por: Rubén Amón

No tendría demasiado sentido ponerse a escribir ahora del Concierto de Año Nuevo si no fuera porque ya circula la grabación oficial del fenómeno (Sony). Va a llegar un momento en que va a aparecer antes el disco que el concierto. Y no porque el oficiante del acontecimiento, Mariss Jansons en este caso, sea un músico previsible ni mecánico, todo lo contrario.

Jansons

No vi el concierto el 1 de enero porque estaba en el desierto incomunicado. Ni lo he visto todavía, pero sí lo he escuchado. Lo cuál permite un análisis descontextualizado. Descontextualizado de la resaca, de los comentarios eruditos y entrañables de Pérez de Arteaga. Descontextualizado incluso de las explicaciones que los melómanos debemos aportar a los familiares o amigos cuando amanecemos el primero de año, respondiendo a cuestiones técnicas o identificando cuántas mujeres hay en los atriles.

Jansons no es una figura popularísima, pero dirigía por tercera vez a los “wiener” en el concierto inaugural, provisto de la condición elemental para acunar a los telespectadores de medio planeta. Que es la comunicación. Estos conciertos, en efecto, requieren un anchorman con idea del espectáculo sin imposturas, un telepredicador más que un “kapelmeister”, razón suficiente por la que Welser Möst se antojaba un tipo demasiado académico para ejercer de timonel de un año a otro. No se iría uno de marcha con él, quiero decir. Ni de marcha Radetzky tampoco.

Jansons en cambio es un director clarividente y desinhibido. Me consta que anda mal de salud, pero dudo mucho que su corazón se encuentre tan deteriorado como apuntan sus facultativos. De otro modo, no bombearía con semejante entusiasmo y tamaña sensibilidad estas músicas tan vienesas y por tanto tan universales. No exentas de cursilería en ocasiones ni de merengue, no digamos cuando se incorporan los angelotes cantores de Viena, pero Jansons tiene el mérito de trascenderlos -la cursilería y el merengue- y dan ganas de ponerse a disposición para que te saque a bailar en cualquier receso.

Hablo de esa coreografía interiorizada que emana de los profesores vienenes. Los prefiere uno tocando la Novena de Bruckner o empleándose en  el repertorio sublime de Strauss el bávaro, pero los adora uno también cuando embelesan a los espectadores con un sonido tan puro y tan opulento -opulento sin abrumar-, haciendo música de cámara y concertando como si respiraran y sintieran a la vez. Que es lo que ocurre.

 

Los contrabajos parecen las columnas de un templo griego. Y los chelos parecen que espesan el chocolate de la resaca, proporcionando una densidad sonora que alivian la ligereza de las maderas o que exageran esos vientos que suenan al bronce de las monedas sepultadas en el Danubio. Se pone uno cursi, ya ven, como debe ser en estos casos. Y no he visto el concierto en TV ni el DVD. He escuchado estupefacto la grabación. He repetido no sé cuántas veces algunos valses (imponente  y deslumbrante, el del Emperador). Y he eludido la tentación de batir las manos en la marcha Radetzky por estricto decoro. Y por despecho vengativo a quienes habían logrado una entrada. Mucho advenedizo, jeques adormilados, japanese-sponsors y el secretario general de la ONU, maestro en jefe de la orquesta más desafinada y melófoba de la tierra. 

No pude hacerlo tampoco -batir las palmas- el 1 de enero. Creo que escogí una localidad remota e ilocalizable para huir de Occidente. Sólo temporalmente. Y no vengativamente, quede claro. En todo caso, mi único reproche toponímico o topográfico sería no haber nacido en Viena. Feliz año.

 

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

La ópera no muerde. Como mucho, aburre. Aficiónese o síganos. O haga las dos cosas a la vez. Intentaremos que no se arrepienta.

Sobre el autor

Rubén Amón

Rubén Amón Podría haber sido barítono, podría haber sido pianista, pero el autor de este blog tuvo que resignarse a un teclado más limitado, el del ordenador, para dedicarse al periodismo y explorar, incluso, uno de sus ámbitos más minoritarios, sospechosos y hasta esnobistas: la ópera y la música clásica.

Categorías

Archivo

agosto 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal