Recóndita Armonía

08 feb 2016

Carlos Gómez Amat

Por: Rubén Amón

Carlos Gómez Amat no aparece en Wikipedia. No consta su fecha de nacimiento (1926, Madrid), ni la reciente noticia de su fallecimiento. Que le sorprendió demasiado lúcido, consciente como era de su agonía, pero también consciente de que esa lucidez lo había recompensado en el ejercicio de la crítica y divulgación musicales, resueltas siempre desde el criterio y la honestidad, desprovistas de la ferocidad o el veneno de tantos colegas. Gómez-Amat-homenaje-ZarzuelaA cambio, Gómez Amat estilaba la ironía. Y siendo un hombre sabio, culto, polifacético, nunca incurrió en la tentación del engreimiento o la soberbia. Fue un crítico constructivo. Que no tiene que ver con la condescendencia, sino con la lealtad y compromiso hacia un hábitat marginalizado y no marginal del que fue un actor constante y un heredero responsable. Heredero del compositor Julio Gómez, su padre. Al que llamaba su maestro. Y del que nos trasladaba sus enseñanzas, tantas veces aprovechando el interlineado de las críticas que escribió en la SER y en el diario El Mundo. Allí pude conocerlo y trabajar con él. Y abrir los sobres que traía el motorista con sus escritos mecanografiados. Una prosa fluida, un conocimiento vasto, un estilo que impresionaba en la naturalidad y en la amenidad.

Gómez Amat escribía para todos los públicos sin necesidad de trivializarse. Y sin abrumar con el conocimiento. Bien lo había aquilatado en la Universidad (Filosofía y Letras) y en el Conservatorio de Madrid, donde fue profesor de Historia y de Teoría de la Literatura, perseverando en esa relación académica y orgánica con el humanismo.

Haría falta el salón de trofeos del Real Madrid para colocar los premios que le concedieron -dos veces el Ondas, por ejemplo-, aunque me consta que le hizo más ilusión la adhesión a la Real Academia de San Fernando, o incluso el privilegio de escoger su propio asiento en el Auditorio Nacional. Gómez Amat ocupaba “su” butaca en el primer anfiteatro, a la izquierda, compartiendo localidades con su esposa y el matrimonio Marco -Tomás Marco-, de quien fue amigo y defensor, como lo fue de aquella generación de compositores -Luis de Pablo, Bernaola, García Abril, Halffter- que parió el lenguaje de la vanguardia, desmintiendo -así lo sostuvo Amat- que España hubiera sido un erial en tiempos de Franco. Y no lo decía por afinidad al régimen, obviamente, sino por el mérito que conllevaba desenvolverse contra corriente, participar con ahínco en la construcción de una vida musical que ahora nos parece descontada, como un derecho natural, y de la que Carlos fue siempre un silencioso y perseverante evangelista.

Hay 1 Comentarios

Este crítico musical se ha vivido bellos 90 años ! Que Dios lo guarde y compense su clara sapiencia. No es fácil ser crítico de arte alguna. Porque la primera premisa de quien ejerce la crítica es iluminar lo que contempla. Una palabra positiva logra lo que nunca lograrán quienes no poseen ese raro don de bien conceptuar.

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el blog

La ópera no muerde. Como mucho, aburre. Aficiónese o síganos. O haga las dos cosas a la vez. Intentaremos que no se arrepienta.

Sobre el autor

Rubén Amón

Rubén Amón Podría haber sido barítono, podría haber sido pianista, pero el autor de este blog tuvo que resignarse a un teclado más limitado, el del ordenador, para dedicarse al periodismo y explorar, incluso, uno de sus ámbitos más minoritarios, sospechosos y hasta esnobistas: la ópera y la música clásica.

Categorías

Archivo

agosto 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal