Recóndita Armonía

02 feb 2016

Y en su lugar actuará... Javier Perianes

Por: Rubén Amón

Pensaba tomarse el día libre Javier Perianes recién llegado de Alemania. Y estaba comiendo con su señora en Madrid cuando lo sondearon para tocar con la Orquesta del Concertgebouw de Amsterdam. Era una propuesta indeclinable, con la única salvedad de que tenía que aceptarla  no en 2019, tal como se programan estas cosas, sino  a las 19,30. Y respondió que sí. Una reacción instintiva de la que ni siquiera tuvo tiempo para arrepentirse. No tuvo tiempo en sentido literal, acaso unos minutos de ensayo de emergencia con los profesores de la orquesta holandesa y el maestro Bychkov.

La proeza y la carambola se explican porque había enfermado el pianista contratado para el concierto, Jean-Yves Thibaudet, dejando vacante su asiento en el Emperador de Beethoven, obra sublime del repertorio que el público conoce de memoria... y que Perianes había interpretado en París el 17 de noviembre, es decir, el mismo día en que los teatros de la capital francesa acordaron sobreponerse al trauma de los atentados.

PERIANESS

Regaló entonces la propina de un Nocturno de Chopin. Y volvió a regalarla anoche, como si fuera la expresión de un sortilegio íntimo. Perianes había arriesgado mucho aceptando la convocatoria,  una decisión entre la temeridad y la valentía -o al revés- que le abría al mismo tiempo la oportunidad de tocar con una de las mejores orquestas del mundo, acaso la mejor como planteaba una encuesta de la revista "Gramophone".

Y le salieron muy bien las cosas. Le acunaron los profesores del Concertgebouw en el tiempo lento del concierto. Participaron de una versión  contenida, emotiva. Javier Perianes no tocaba con los bíceps, lo hacía con las yemas de los dedos, subordinando el virtuosismo a la expresión, recreando una transparencia que permitía reconocer la música de Beethoven entre líneas e identificar los síntomas de un amor a primera vista.

Se ha hecho grande la carrera de Javier Perianes. Ha adquirido un vuelo imponente. Premiado en sus discos de Harmonia mundi. Y reconocido en la asiduidad con que frecuenta las mejores orquestas, Chicago, París, Londres y Viena entre ellas, pero nunca había tocado en España con una agrupación de la talla del Concertgebouw.

Por eso dijo de sí  antes de pensárselo. Y por la misma razón agradeció sin disimulo las ovaciones a todos los espectadores y a uno solo, Alfonso Aijón, filantrópico patrón de la música nacional y mentor de tantas carreras. Javier Perianes es una de ellas y una de las más relevantes. Beethoven lo puso a prueba y Beethoven lo hizo emperador, por mucho que el artista onubense persevere en su modestia de monaguillo.

La sorpresa del concierto fue en cierto modo la única. Quiere decirse que la Orquesta del Concertgebouw es muy previsible. Alucinantemente previsible, más en concreto. Bychkov concibió una Vida de héroe ofensiva en la opulencia del sonido, en la calidad, en el equilibrio cromático. Tanto impresionaba la categoría de los solistas como lo hacía la expresión colectiva. Doce chelos como doce apóstoles. Y nueve trompas de ardor metafísico que lograron, incluso, sofocar las epidemias de toses y de tisis tan frecuentes en el Auditorio Nacional por la gloria de Richard Strauss.

 

Hay 4 Comentarios

ninguna orquesta ACUNA al solista, concertante de turno o director invitado o quien sea, exepto que lo sea de su propia plantilla que es otra cosa y en buena hora que así lo haga ya que obliga al invitado a que dé todo de sí aunque más no sea por obligación, verguenza, o simplemente acepte el desafío

ninguna orquesta ACUNA al solista, concertante de turno o director invitado o quien sea, exepto que lo sea de su propia plantilla que es otra cosa y en buena hora que así lo haga ya que obliga al invitado a que dé todo de sí aunque más no sea por obligación, verguenza, o simplemente acepte el desafío

Sincronicidades de la vida, haciendo de su vocación una profesión inigualable!!! Enhorabuena, la valentía puesta al servicio de un publico, que le hace reconocible en su pais valorandole y admirándolo!!! Esto es Amor a lo que hago!!❤️

no soy un melómano empedernido, pero ayer en el concierto Javier PERIANES me hizo sentir emociones hasta ahora desconocidas para mi. Le seguiré en el futuro. GRACIAS

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el blog

La ópera no muerde. Como mucho, aburre. Aficiónese o síganos. O haga las dos cosas a la vez. Intentaremos que no se arrepienta.

Sobre el autor

Rubén Amón

Rubén Amón Podría haber sido barítono, podría haber sido pianista, pero el autor de este blog tuvo que resignarse a un teclado más limitado, el del ordenador, para dedicarse al periodismo y explorar, incluso, uno de sus ámbitos más minoritarios, sospechosos y hasta esnobistas: la ópera y la música clásica.

Categorías

Archivo

agosto 2016

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal