Red de Casas del Ministerio de Exteriores

Casa Asia

Empresarios y representantes de instituciones españolas y filipinas debatieron el pasado mes de noviembreen la ciudad de Davao, y en el marco de la VIII Tribuna España-Filipinas, nuevas formas de colaboración económica para lograr un mayor desarrollo conjunto y, en concreto, identificaron el desarrollo de infraestructuras y de fuentes de energía renovables como dos de los sectores en los que ambos países podrían beneficiarse.

La octava edición de la Tribuna España-Filipinas, organizada por Casa Asia, la Fundación Santiago y el Consejo de Negocios Filipino-Español, contó con la presencia de una delegación de empresarios españoles y la participación del ministro de Economía de Filipinas, Carlos G. Domínguez, y del entonces Secretario de Estado de Asuntos Exteriores y de Cooperación de España, Ignacio Ybañez.

"Tenemos una relación especial con Filipinas y queremos intensificarla aún más. Nuestro objetivo es fortalecer los lazos económicos", señaló ante la prensa en Davao, Ignacio Ybáñez. "Estamos seguros de que hay muchas áreas en las que podemos colaborar", y destacó en concreto las infraestructuras, el turismo y el desarrollo rural. Según Ybáñez, "también queremos ayudar a reducir la pobreza en el país, y promocionar el uso del español como idioma extranjero en Filipinas".

Por su parte, el ministro de Economía Carlos G. Domínguez apuntó al posible incremento de las inversiones de empresas españolas en el sector energético, un mercado que el presidente del país, Rodrigo Duterte, afirmó esa semana que quería abrir al mundo. "Reconocemos que España es uno de los países líderes en energía solar y sabemos que hay muchos proyectos que están pendientes. Por supuesto, estamos mirando la tecnología española", aseguró Domínguez.

Para Francisco Moreno, representante de la compañía constructora española OHL: “Filipinas es una zona que tiene una relevancia estratégica importantísima, y tiene, además, un déficit de infraestructuras”.“Hay una oportunidad y un campo tremendo en Filipinas", afirmó el empresario.  

En este sentido, el filipino Karim García, de la compañía Metro Pacific Investment Corp., reconoció que Filipinas "necesita carreteras, aeropuertos, ferrocarriles y muchas más infraestructuras". "Especialmente en el Área Metropolitana de Manila, donde tenemos muchísimo tráfico y deberíamos empezar a construir sistemas de transporte público subterráneo", expuso García, que recordó que España tiene varias empresas punteras en la construcción de túneles. García también señaló que Filipinas necesita fuentes de energía alternativas a las plantas de carbón y yacimientos de gas.

"Hay mucho negocio en Filipinas y muchas cosas por hacer. Los dos países compartimos los mismos principios, las mismas creencias, le damos importancia a las mismas cosas", comentó José Ignacio Hualde de Solarig, empresa que trabaja en el desarrollo de proyectos de energía solar en Filipinas desde 1997. "No es fácil entrar en Filipinas, pero hay que tener paciencia, se puede hacer", manifestó, y destacó que muchas zonas del archipiélago filipino aun no cuentan con una fuente de electricidad.
Según Hualde, el impacto de las inversiones de empresas energéticas españolas en Filipinas es notable y ha mejorado la calidad de vida de los habitantes de la zona de manera excepcional.

El presidente del Consejo de Negocios Filipino-Español, José Leviste, destacó que una buena relación económica entre Filipinas y España supone no sólo un mayor acceso para el país asiático al mercado de la Unión Europea (UE), sino también a Latinoamérica. En su opinión, "la relación con España es una oportunidad para nosotros, y es claramente una relación estratégica".

Además de debatir sobre oportunidades en infraestructuras y energía, los asistentes al foro hispano-filipino conversaron sobre la posibilidad de incrementar el comercio bilateral de productos agrícolas, así como las posibilidades de fomentar el turismo y el idioma castellano en el archipiélago asiático.

También acudieron a la tribuna el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Filipinas, George Barcelon; el director general de la Casa Asia, Ramón María Moreno; y el embajador de España en Manila, Luis Calvo, entre otras personalidades.
La Tribuna España-Filipinas, celebrada por primera vez en 2005, tiene lugar en España y Filipinas de forma alternativa y su objetivo principal es potenciar las relaciones bilaterales, especialmente en el ámbito económico, pero también en el político y cultural.


Este artículo se enmarca dentro de la octava edición de la Tribuna España-Filipinas, celebrada en la ciudad filipina de Davao el pasado mes de noviembre de 2016 y organizado por Casa Asia.

Montse Morata


Si bien la famosa dedicatoria que el escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry dirigió a su amigo León Werth “cuando era un niño” en El Principito se ha convertido en una de las más recordadas de la historia de la literatura, menos conocido es el origen de esta dedicatoria, escrita por Saint-Exupéry durante su exilio en Estados Unidos para el amigo judío que durante la Segunda Guerra Mundial sufría la persecución del nazismo.

“Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona grande. Tengo una seria excusa: esta persona grande es el mejor amigo que tengo en el mundo. (…) Tengo una tercera excusa: esta persona grande vive en Francia, donde tiene hambre y frío”, decía el aviador al comienzo de un relato erróneamente considerado un libro infantil, ya que la intención de su autor no fue escribirlo para los niños sino para el niño que vive en cada adulto.

Saint-Exupéry había conocido al escritor y periodista Léon Werth a principios de los años 30 través de su común amigo René Delange, redactor jefe del diario L’Intransigeant. Werth había desarrollado un pensamiento pacifista que ejercería una influencia considerable sobre Saint-Exupéry por la rectitud moral y la coherencia de sus argumentos, nacidos de su propia experiencia en la Primera Guerra  Mundial. La profunda amistad y la complicidad intelectual entre ambos se mantuvo de por vida con un diálogo que tuvo un claro reflejo en sus respectivas obras. En el caso de Saint-Exupéry no sólo dirigió a Werth su dedicatoria de El Principito, en el que los baobabs han sido vistos como un símbolo del nazismo que debía exterminarse desde la raíz, sino que también escribió para él, desde su exilio en Nueva York, su Carta a un rehén. Publicada en 1943, el texto surgió del prólogo que inicialmente el aviador había escrito para el manuscrito de 33 jours que su amigo, retenido en la Francia ocupada, le había confiado. En este libro Werth relataba los 33 días de éxodo que en 1940 había vivido junto a la comunidad judía durante su retirada forzosa desde París a Saint-Amour, en el Jura. Saint-Exupéry llegó a conseguir un contrato para el libro con un editor que finalmente renunció a publicarlo. Fue entonces cuando decidió publicar por separado esa carta al amigo judío atrapado en Francia que hacía extensiva a todos los rehenes de la invasión nazi. “No hay punto de comparación entre combatir en libertad y ser aplastado en la noche. No hay punto de comparación entre el oficio de soldado y el oficio de rehén. Vosotros sois los santos”, concluía el piloto en un texto que también fue recogido en la revista L’Arche de Argel, lo que provocó que un colaborador próximo al general Charles de Gaulle, al cual Saint-Exupéry se había negado a apoyar, renunciase a seguir escribiendo para esta publicación.

Un mensaje encubierto en la “nariz roja de Israel”

No fue el único mensaje de apoyo que Saint-Exupéry dirigió a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial, ya que este compromiso también se manifestó en su anterior libro, Piloto de guerra, publicado en 1942 en Estados Unidos y que se convirtió en un alegato a favor de la participación norteamericana en la guerra. La obra es el testimonio de la misión de reconocimiento aéreo que el piloto había realizado en 1940 sobre la ciudad de Arras para tratar de romper la ofensiva alemana sobre Francia. El libro tuvo un gran éxito en Estados Unidos, donde la prensa llegó a decir que era la mejor respuesta de las democracias al Mein kampf de Hitler. En Francia, sin embargo, fue prohibido por Charles de Gaulle mientras que el Gobierno de Vichy lo autorizó en un primer momento con reservas y después acabó ordenando su retirada tras conocer la repercusión que estaba alcanzando entre la Resistencia, que lo leía clandestinamente. También recibió feroces críticas de la prensa colaboracionista al descubrir las repetidas e intencionadas alusiones que el escritor hacía a la “nariz roja de Israel”, con la que se refería insistentemente a la nariz judía de su amigo y camarada de escuadrilla Jean Israël, un célebre piloto francés que en el momento de publicarse Piloto de guerra estaba recluido en un campo de concentración de Silesia después de que su avión fuese abatido por el ejército nazi. Durante su cautiverio, a Jean Israël le llegaron noticias de la repercusión que estaba teniendo en el libro, que llegó a leer gracias a que otros judíos consiguieron introducir un ejemplar oculto en el campo de concentración.

“Se muere por un pueblo, no por una multitud. Se muere por amor al Hombre si éste es la clave de bóveda de una Comunidad. Se muere sólo por aquello por lo que se puede vivir”, decía proféticamente en Piloto de guerra el escritor que combatió el nazismo hasta acabar desapareciendo, en la mañana del 31 de julio de 1944, en un vuelo de reconocimiento aliado sobre la Francia ocupada.

 

Montse Morata (Madrid, 1976) es periodista, doctora-investigadora y profesora colaboradora de la Universidad Complutense de Madrid. En su tesis, Premio Extraordinario de Doctorado, realizó una investigación pionera sobre la obra periodística de Antoine de Saint-Exupéry que la llevó a trasladarse durante un año a París invitada por el Centre d’Histoire de Sciences Po. Fruto de esta labor ha publicado Aviones de papel, la primera biografía completa del escritor y aviador francés en España, que resultó finalista del Premio Biografías y Memorias 2016 de la editorial Stella Maris.

El pasado 9 de febrero participó en el Centro Sefarad - Israel en "Saint- Exupéry, amigo y defensor de los judíos durante la II Guerra Mundial", en el que se analizaron algunos de los aspectos menos conocidos de la vida y la obra del escritor.

Enrique Mendizabal, onthinktanks.org

 
El pasado mes de diciembre, tuvo lugar el II Encuentro de Think Tanks africanos y españoles en la sede de Casa África, en Gran Canaria. Este encuentro presentó una oportunidad para estrechar lazos y explorar oportunidades de colaboración a futuro, en base a la generación y el intercambio de ideas de política pública.

Los think tanks, o centros de pensamiento, no son un fenómeno nuevo –ni una importación norteamericana de fines del siglo veinte- como muchos creen. Si bien la etiqueta es reciente, estas instituciones han existido desde que las autoridades públicas empezaron a buscar el asesoramiento de expertos privados. En España y en América Latina los predecesores de los think tanks modernos pueden encontrarse en las llamadas Sociedades de Amigos del país. En África muchos trazan sus orígenes en las escuelas de servicio público o en centros de investigación agrícola del periodo colonial.

A medida que los Estados se fueron profesionalizando, también lo hicieron estos espacios,  mediante la formación de cuadros de investigadores y asesores profesionales y la captación de fondos de fundaciones, agencias públicas, organismos internacionales e individuos políticamente activos en búsqueda busca de políticas públicas mejor informadas. El auge de la democracia también creó nuevos espacios en los que la sociedad civil organizada, en este caso en forma de think tanks, puede buscar informar el debate y la política pública.

Los think tanks tienen capacidad de incidir en la agenda pública, en las decisiones políticas y en la ejecución de programas. De ahí que sean objeto de atención de grupos, públicos y privados, en busca de argumentos convincentes que apoyen sus intereses. Su incidencia no se limita al ámbito nacional, sino que también investigan y buscan informar a organismos supranacionales y multilaterales.

En la medida en que los retos a los que nos enfrentamos son cada vez más complejos e interconectados, los think tanks de todo el mundo están a la búsqueda de nuevas alianzas internacionales. En este contexto el encuentro entre think tanks españoles y africanos cobra mayor relevancia.

Los think tanks congregados en Casa África en diciembre 2016 pusieron de manifiesto retos que deben estudiarse y resolverse en conjunto. De ellos cabe destacar el fenómeno de migración desde África a Europa, que responde a factores de “expulsión” y “atracción”, en particular en lo referente a las oportunidades de estudios y empleo para los jóvenes africanos; el clima de inseguridad y la radicalización de jóvenes en ambos lados del Mar Mediterráneo; el flujo ilegal de capitales desde el continente africano al europeo, y que contribuye, entre otras cosas, al crimen organizado que afecta a ambas regiones; o el cambio climático y la búsqueda de estrategias de mitigación y adaptación al mismo. En particular, concentraron el interés y el esfuerzo de los participantes durante la jornada la búsqueda de estrategias de crecimiento inclusivo, la elaboración de una agenda común de seguridad y el estudio de soluciones coordinadas para tratar las causas de la migración.

El reto, tanto para los think tanks españoles como para sus pares europeos, está en pensar en África no tanto como en un sujeto de cooperación para el desarrollo, sino como un socio emergente capaz de aportar, con experiencia e ideas, soluciones a problemas comunes. Más allá de sus problemas, que han sido tradicionalmente el foco del trabajo de los think tanks y organizaciones civiles volcadas en la lucha contra la pobreza del mundo desarrollado, África es también un continente de oportunidades, que sin duda son de interés para los centros de pensamiento españoles especializados en las políticas económicas o comerciales de nuestro país.

Casa África ha ofrecido por segunda vez un punto de encuentro para el intercambio de estas ideas, que tienen el potencial de fortalecer tanto las relaciones entre instituciones de gran importancia para la política pública en España y en África, como en general las relaciones entre Europa y el continente africano.

Este artículo de Enrique Mendizabal, se enmarca en la reunión entre think tanks españoles y africanos, que tuvo lugar el pasado mes de diciembre en la sede de Casa África

Casa Asia

Recientemente ha tenido lugar en Casa Asia la sesión titulada “Hong Kong como plataforma para el acceso a los mercados de China continental y del sudeste asiático” en la que distintos especialistas en materia financiera, logística y fiscal, que trabajan sobre el terreno, han dado a conocer las claves para aprovechar las oportunidades de negocio que presentan estos países asiáticos, así como la importancia de un enclave estratégico como Hong Kong, que actúa de facto como hub para operar en estos países.

El primer experto en intervenir en la mesa redonda, que ha moderado  el director de Economía y Empresa de Casa Asia, Amadeo Jensana, ha sido Rosanna Terminio, Managing Partner de Asecorp China. Terminio ha centrado su intervención en destacar tres aspectos: las posibilidades de negocio de un gigante como China, que se encuentra en fase de transición hacia una terciarización de su economía con un enorme interés en innovación; un mercado como el que representa ASEAN, que ha constituido una comunidad económica (AEC) para crear un espacio regional único, abierto a  las inversiones en infraestructuras; y, finalmente, una ciudad como Hong Kong, cuya centralidad geográfica la convierte en una plataforma de primer orden para las empresas que quieren invertir en Asia-Pacífico.

Claudi Calvera, Regional Sales Manager de Kerry Logistics, ha hecho hincapié en las ventajas de Hong Kong como hub logístico para llegar a los diez países de ASEAN, tanto como centro de producción como centro de consumo. Calvera ha asegurado que operando desde Hong Kong se reduce el tránsito de transporte a un máximo de 10 días, tres veces menos que si se hace desde China continental.

El tercero en intervenir ha sido Xavier Serrado, Asia Regional Manager de CaixaBank. Serrado ha dicho que Hong Kong es un lugar casi imbatible que cuenta una ventaja principal con respecto a otras jurisdicciones ya que tiene a un país detrás: China, y una moneda propia el renmimbi, y esto, ha enfatizado, es fundamental. Hong Kong recibe al año 54 millones de visitantes, de los cuales la mayoría lo hacen por negocios. Y es que, para Serrado “es muy fácil hacer negocios desde Hong Kong, y además te encuentras a todos los países que quieren invertir, por eso no es casual que se haya convertido en un gran hub tecnológico”.

Le ha seguido, Álvaro de Luis, socio de Net Craman, Abogados en Asia, que ha destacado las ventajas de Hong Kong desde un punto de vista jurídico y fiscal. De Luis ha dicho que Hong Kong no impone prácticamente restricciones a las inversiones extranjeras, existe libre movimiento de capitales, bienes de consumo y activos intangibles, aunque es necesario o bien constituir una sociedad o registrar la sociedad extranjera. De Luis también ha dicho que al ser un territorio aduanero separado de China continental, su régimen comercial es uno de los más abiertos del mundo. En cuanto al tipo de compañías, las de Sociedad de Responsabilidad Limitada son las más frecuentes, ha informado, mientras que en materia fiscal el Impuesto de Sociedades se sitúa entre un 16,5 % - 0 %, y, en cambio, no hay el impuesto del IVA.

Francesc Caudet Garcia, International Tax Manager de Camper, ha sido el encargado de exponer al público asistente la experiencia empresarial de esta marca de calzado en Asia. Gaudet ha comentado que dieron el paso en los años 90 en Japón para estar más cerca de los distribuidores, y más recientemente optaron por centralizar una parte de la producción en Cantón, mientras que desde Hong Kong es donde se encuentra su base logística de distribución.

Finalmente, Virginia Seoane, Marketing Executive para España y Portugal del Hong Kong Trade Development Council, ha clausurado la mesa redonda agradeciendo la participación de todos los ponentes (Asecorp China, Kerry Logistics, CaixaBank, Net Craman Abogados, y Camper)  y ha animado a las empresas y profesionales presentes a invertir en Hong Kong.

En suma, Hong Kong es la cuarta región más rica a nivel mundial en términos de renta per cápita, y es un destino financiero líder en el mundo. Gracias a su consideración de Región Administrativa Especial cuenta con un sistema legal y financiero muy beneficioso para las empresas extranjeras que deseen implantarse y hacer negocios desde esta ciudad.

Este artículo, se enmarca dentro del Encuentro empresarial: “Hong Kong como plataforma para el acceso a los mercados de China continental y el sudeste asiático” que tuvo lugar en la sede de Casa Asia en Barcelona el pasado mes de diciembre.

Sobre el blog

La Red de Casas es un instrumento de la diplomacia pública española, compuesto por Casa África, Casa de América, Casa Árabe, Casa Asia, Casa del Mediterráneo y Centro Sefarad-Israel. Su finalidad es fortalecer la cooperación política y económica, el diálogo intercultural, el mutuo conocimiento y los lazos de España con los distintos ámbitos geográficos en los que actúan. Este blog dará voz a las personalidades políticas, institucionales, sociales y culturales que participan en las actividades de las Casas y servirá para invitar a las actividades que se organizan. Web: www.reddecasas.es Twitter: @ReddeCasas.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal