¿Reforma o ajustes?

Por: | 19 de junio de 2013

1371636680_717834_1371639624_noticia_normal
El Presidente Rajoy acaba de hablar de una reforma de las Administraciones Públicas que será presentada mañana. La mayor parte de lo (poco) que ha anticipado  (véase aquí) son medidas con sentido, pero ajustes de enjundia menor, sea en el terreno del funcionamiento o del presupuesto. Y las que sí mueven grandes cifras, como la eliminación de duplicidades y la reforma local, está por ver que vayan a concretarse y a obtener los frutos esperados.
Habrá que esperar a mañana para conocerlo todo y formarse criterio. Confiemos en que haya más cosas, para que realmente podamos hablar de una reforma. Y en que esa reforma esté bien pensada y tenga por objetivos fundamentales mejorar los incentivos de los empleados públicos y la organización de los recursos, y no solo el de enjugar el déficit y seguir descapitalizando la función pública.

Hay 3 Comentarios

Si hablamos de ajustes de enjundia habría uno que podría acometer el Gobierno de inmediato: eliminar la invasión de todas las esferas de gestión de las administraciones públicas por parte de los partidos políticos a través de su personal “de confianza”, eventuales, asesores, consejeros, jefes de gabinetes, delegados, consultores, coordinadores, directivos y toda una pléyade de cargos de confianza, muy bien remunerados, que se adjudican a ex - altos cargos del partido o del gobierno o de los parlamentos y las corporaciones locales o bien se reclutan entre militantes o empleados del partido de turno, o entre familiares de los altos cargos del partido, o procedentes de empresas y lobbys afines al partido, etc... y que entran en la administración sin ningún procedimiento de concurrencia o competencia pública, sin someterse a un escrutinio de sus méritos o capacidades, sin procedimiento de selección, ocupando cargos que o son superfluos o responden al pago de favores debidos o a la penetración en la administración de intereses privados que se pretenden promover o son simplemente colocaciones nutricias de allegados o bien, en aquellos casos en que son nombrados para puestos con contenido real de gestión, ya existe para ello más que suficiente dotación de profesionales capacitados de la función pública.
Y no es que el Gobierno no sea consciente de que ésto es una lacra que suscita un enorme rechazo social y que cualquier proyecto de reforma que no acabe con ello no tiene credibilidad, pero veamos qué credibilidad tienen sus propuestas, mediante un ejemplo concreto:
El proyecto de Ley de reforma de la Administración Local (D.a.10ª) contempla no la eliminación, sino un tope del total de este tipo de personal, denominado genéricamente ”personal eventual”, que puede haber en cada entidad local, según su población. Para los municipios de más de 500.000 habitantes el límite se fija en el 0,7 % del número total de puestos de trabajo de la plantilla de la entidad local, incluyendo los entes considerados Administración pública según el SEC.
En el Ayuntamiento de Madrid actualmente existen 240 puestos en la plantilla reservados para este tipo de “personal eventual”, ¡240! cargos de confianza de los distintos partidos políticos, mayoritariamente del partido del gobierno, nombrados “por decreto” del alcalde.
La plantilla del Ayuntamiento de Madrid es de 39.800 empleados (Pptos. 2013), contando la totalidad del personal de la administración general y de los servicios, empresas públicas y organismos autónomos (criterio SEC).
Pues bien, aplicando ese 0,7% el resultado es: ¡280 cargos de confianza política! que podrían estar en la administración del Ayuntamiento conforme a ese proyecto de Ley de “racionalización y sostenibilidad” de las Administraciones Locales.
Sin comentarios.

Es un gran fraude mundial. Sin más diatribas.

REFORMA PARA DESPARASITAR EL ESTADO
.
…El Gobierno aprobó el pasado viernes un paquete de medidas anticrisis conducentes a rebajar el gasto del Estado mediante la reforma de las Administraciones Públicas. Pese a que España se sitúa entre los 10 países de la UE con menor gasto público en porcentaje de PIB (un 43,4 %), lo que implica que el problema de la economía española no es el sector público, sino el enorme nivel de endeudamiento, el aumento de gasto público ha sido especialmente intenso entre los años 2005/11, pasando del 38’4 al 45’2%. El fuerte descenso de los ingresos públicos hace ahora más urgente y necesaria la reforma estructural del Estado, a fin de eliminar la grasa sobrante y parasitaria de la Administración pública en sus 3 niveles: central, autonómica y local.
.
…En la base de este problema endémico español se encuentra la fuerte descentralización del Estado. Sólo un dato: mientras en los últimos 30 años la Administración Central ha reducido su nº de funcionarios a la 4ª parte, en las CCAA se han multiplicado por 30 y en las entidades locales, por 4. Pero, en general, el nº de empleados públicos ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos 10 años, debido, entre otras causas, a la falta de expectativas de trabajo, al aumento de la precariedad laboral, al aumento –por ley- de las bolsas de empleo público y a la aparición, a todos los niveles, de entidades públicas fantasma financiadas por el ciudadano de a pie.
.
…Esta insolidaridad nacional alimentada por los diferentes Gobiernos, partidos políticos y sindicatos durante más de 30 años debe acabarse ya. Y para ello el Gobierno actual ha puesto sobre la mesa 217 medidas con las que se pretende ahorrar 6.500 millones de euros para las adm. públ., lo que equivale a 16.300 mill€ para el ciudadano (de forma global, el ahorro sería de 37.000 mill€). Es decir, que si el ciudadano fuera consciente del dinero anual que se gasta con sus impuestos para mantener la superestructura burocrática estatal, autonómica y local, esta ambiciosa aspiración del nuevo gobierno se hubiera producido antes. No ha sido así.
.
…Entre las nuevas medidas para hacer de la Administración un ente mucho más rápido, eficaz y transparente están las de reducir el nº de diputados autonómicos, centralizar las cuentas del Estado en una Tesorería única, dar movilidad a la bolsa de funcionarios, vender los inmuebles inútiles del Estado y crear una administración electrónica para agilizar los trámites de tráfico y sanidad.
.
…Importante sería además unificar las Escuelas de Arte con poco alumnado de algunas comunidades autónomas. Caso de la Escuela Superior de Arte Dramático de Córdoba (Andalucía), donde su especialidad de Escenografía apenas alcanza los 12 alumnos frente a los 300 de Interpretación y Danza. Sería, por tanto, necesaria su unificación con la de Sevilla. También prohibir el trasvase de políticos locales desde las sedes de los partidos o ayuntamientos a las oficinas públicas, como delegaciones u oficinas de turismo.
.
…El problema es que estas medidas no dejan de ser recomendaciones y no imposiciones, ya que las CCAA poseen autonomía en materia competencial para su propia autogestión. Sólo a través del Fondo de Rescate Autonómico, el llamado FLA, que no es otra cosa que un ingreso mensual que Hacienda hace a algunas comunidades autonómicas, como Cataluña o Valencia, el Estado podría tener una mayor influencia –ejercer una mayor presión– en el establecimiento de estas medidas anticrisis contra las setas parasitarias del Estado. Y ojalá sea así.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Res Publica

Sobre el blog

Este es un blog sobre economía pública, sobre gastos e impuestos, sobre descentralización y reforma fiscal. Si pensar en todo lo anterior es siempre importante, lo es más cuando los ajustes aprietan hasta ahogar y cuadrar números se convierte en obsesión. Comparto la opinión de que mirando las cuentas de la res publica se descubre mucho sobre la Sociedad que las soporta y disfruta.

Sobre el autor

Santiago Lago Peña

Santiago Lago Peñas es catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Vigo. Director ejecutivo del grupo de investigación GEN, codirector de RIFDE y director del Foro Económico de Galicia. Columnista de Faro de Vigo y El País y colaborador de Cadena SER. Editor asociado de la revista Hacienda Pública Española/Review of Public Economics.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal